Revista Dedal de Oro N° 74

 

Embed or link this publication

Description

Revista cultural del Cajón del Maipo para Chile y el mundo. Aquí leerás literatura, poemas, crecimiento personal, tradiciones, leyenda e información turística. Bienvenidos.

Popular Pages


p. 1



[close]

p. 2



[close]

p. 3

Dedal de Oro 1

[close]

p. 4

2 Dedal de Oro

[close]

p. 5

Dedal de Oro 3

[close]

p. 6

CRÉDITOS Editor y Director Juan Pablo Yáñez Barrios. DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS Dirección de arte Edición de textos Vania Ríos Molina. Consejera de cultura legendaria Diseño Web Impresión Dirección Postal Domicilio Teléfonos Correo Electrónico SitioWeb Facebook PUNTOS DE VENTA 4 Dedal de Oro

[close]

p. 7

06 08 10 12 16 20 21 23 26 28 29 32 35 38 39 40 42 44 47 50 52 53 54 56 58 En San José de Maipo, hay CULTURA Cuento originario/ Origen Fauna / El Tucúquere Historias de un profesor, huaso y arriero / Pajaritos Crónicas Cajón del Maipo / Extraño personaje, digno de un cuento No Alto Maipo /Alto Maipo no es de interés nacional, porque hoy la energía está sobrando. No Alto Maipo /El Proyecto Alto Maipo se instalo en nuestra comuna sin permiso Tren Patrimonial / Estación El Ingenio 1964 Tren Patrimonial / Un ferrocarril sin suerte Homenaje / El Volcán Alto Maipo / Brigada Vial, poder femenino Notas de un doctor Astronomía / La búsqueda de otro planeta tierra Radio santec / Los animales y sus maravillos aptitudes terapéuticas Radio santec / ¿Qué hace que los perros sean tan extraordinarios? Página de Boff / Prevención del suicidio Explora / La luz desde el prisma de la fotosíntesis Encaminándose hacia la seguridad y la liberación / Tom Heckel Artistas del Cajón / Maria Gloria Moreno Sámara / Viejas Recetas Matsuo Basho / Antonio Gil Linterna- tura / La Polilla Ciega de la Quebrada Linterna- tura / El cámino del Fenix Juegos/ puzzle Cosas de las letras Dedal de Oro 5

[close]

p. 8

EN SAN JOSÉ DE MAIPO, hay CULTURA EXPOSICIÓN LEYENDAS DEL CAJÓN DEL MAIPO PROYECTO ESTADIO SAN JOSÉ DE MAIPO 6 Dedal de Oro

[close]

p. 9

PROYECTO DE AGUA POTABLE Y ALCANTARILLADO 2015 Dedal de Oro 7

[close]

p. 10

CUENTO ORIGINARIO Origen Ilustración: Ketrawe Cecilia Sandana González 8 Dedal de Oro

[close]

p. 11

s us seres . Dedal de Oro 9

[close]

p. 12

FAUNA EL TUCÚQUERE PRÍNCIPE DE LA NOCHE Karma Pema Dorye 10 Foto: Eberth Zambrano Dedal de Oro

[close]

p. 13

entro de la variada avifauna del Cajón del Maipo, destaca un ave rapaz nocturna que se caracteriza por su canto. Los mapuches le llamaban “Ñacurutú” o “Raiquen”, el nombre mas popular es “Tucúquere”. El Tucúquere (Bubo magellanicus) es un ave rapaz que esta especializada en la captura de presas. De hábitos nocturnos y crepusculares, esta ave se caracteriza por su canto “tuuucuquereee”. Habita desde Arica a Cabo de hornos, mide entre 45 y 55 cm y posee una envergadura alar entre 110 y 120 cm. La cabeza esta cubierta de plumas y bajo ella las orejas poseen asimetría (una está más alta que la otra), esto le permite mediante triangulación calcular con precisión de donde proviene el sonido y luego lanzarse a su presa, todo esto se realiza mediante sincronizaciones laterales y rotatorias de la cabeza, a esto se conoce como “escucha direccional”. que la humana en lugares con poca luz, ya que poseen ojos muy grandes provistos de pupilas con una extraordinaria capacidad para dilatarse (y dejar entrar por tanto la máxima samente la que le permite capturar sus presas. El oído es más importante. Puede rotar la cabeza en aproximadamente 270 grados. Esto de la cabeza le permite tener un campo de visión mas amplio. absolutamente silencioso que hace que sus presas no sean capaces de escuchar a los búhos mientras vuelan. La disposición de los dedos de las patas hacen que la garra sea una trampa perfecta, ya que dos dedos están dirigidos hacia delante y dos Posee ojos grandes con un iris amarillo y una cabeza grande y redondeada. Posee penachos que sobresalen de la cabeza. en el bosque. roedores, que son la base de su dieta, con algunas variaciones res pueden alcanzar casi el 70% del total de presas en su dieta. - D las ciensias sociales. Cuando llegué a vivir al Cajón del Maipo, conocí a un señor no decirlo, con su amiga la madera. En mi casa hay un sinnúmero de mesas, bancas, percheros, portavasos, portallaves y otros objetos que nacieron de su imaginación. Mediante esta nota, creo oportuno despedir a don Juan, quien pudo volar como un “Tucúquere”, libre por los aires. un ave majestuosa, con una biología compleja que ha inspiraDedal de Oro 11

[close]

p. 14

HISTORIAS DE UN PROFESOR, HUASO Y ARRIERO Ilustraciones: Ketrawe Zorzal Humberto Calderón Flores 12 Dedal de Oro

[close]

p. 15

las huellas y los caminos polvorientos de nuestra extensa comuna, que en suerte pude recorrerla en sus poblados y la cordillera misma. Los recuerdos llegan a torbellinos. Cómo poder separarlos para expresarlos con claridad. Acude a la memoria la plaza de nuestro pueblo con hermosos y bien cuidados prados por los jardineros municipales, hombres maduros, don Claudio Acevedo y Evaristo Basualto. Los prados estaban limitados por unos arbustos pequeños, siempre bien podados. Los extremos norte y sur tenían molduras de ligustrinas de hojas perennes siempre brillantes y muy bien cuidados. El centro de la plaza tenía una pileta en forma de 8 y un puentecito curvo al centro. En el agua siempre limpia se deslizaba un cardumen de carpas, pececillos de colores que los visitantes sabían respetar. En los grandes árboles anidaban diversos pajarillos que se alimentaban en los prados. Al amanecer era grato escuchar el gritos del chuncho –que la creencia popular dice que anun- Q ué hermoso es recordar, pero con dolor, la abun- cia alguna desgracia o muerte- se oían desde los árboles de alguna casa. En los prados de la plaza veíamos correr a los zorzales, que de pronto se detenían, con las alas algo extendidas, la cabeza inclinada poniendo oído para escuchar el deslizarse de una un rápido picotón sacando la lombriz para su propio alimento, o para sus crías en primavera, las que crecían en un muy bien construido nido que en su interior era hasta embarrado. Las diucas entonaban su cantar melodioso en las mañanas azuloso con manchas blancas, bajando de los árboles a buscar comida junto con los chincolitos que nos indicaban dónde ubi- ducida en Chile en el año 1904, avecinada en los aleros de dancia. En bandadas numerosas producían un gran bullicio al Chercán Chincol Dedal de Oro 13

[close]

Comments

no comments yet