Persistencia en el alma

 

Embed or link this publication

Description

proyecto expositivo

Popular Pages


p. 1

Persistencia en el alma. Beatriz Guerra Álvarez

[close]

p. 2



[close]

p. 3

Historia del arte. Surrealismo. Arturo Caballero Bastardo.

[close]

p. 4



[close]

p. 5

Introducción.

[close]

p. 6

Voy a trabajar sobre el surrealismo, tratando en particular de Salvador Dalí (11/5/190423/01/1989), Todos conocemos sus obras y su estilo paranoico-critico. Este artista no solo fue pintor sino que se ocupó de ámbitos tan variados como de dibujo, de fotografía, deescultura, de diseño, de letras y de escultura. También colaboro con Luis Buñuel en obras maestras de cinematografía. Salvador Dalí atrajo inmediatamente la atención de sus amigos y la del público. Nadie alcanzará la maestría en el arte de sorprender para gustar. Dentro del ámbito de la pintura, tuvo varias etapas en las que se diferencian el naturalismo, que más tarde lo utilizó en el surrealismo dando materialidad a esos fantasmas y figuras que salían de su cabeza; también tiene una etapa dadaísta y cubista. De ellas me voy a centrar en el Surrealismo, muy conocido por su gran numero de cuadros, con muchos de ellos marcó la historia y el corazón del surrealismo. En un primer momento entró en el movimiento surrealista liderado por André Bretón, pero debido a su carácter desmesurado del surrealismo, la ideología anarquista de los sueños y de la pintura, su deseo del dinero y sus farsas, Bretón le expulsa del movimiento. Salvador Dalí encontró el tema de sus pinturas en su propia disposición psíquica y que a partir de ella créo conscientemente cuadros que parecen irracionales, enigmáticos y complejos. No fue extraño que el mismo artista se incluya en muchas de sus representaciones y se presente como una figura encubierta o como una fisonomía desfigurada. Debido a este comportamiento del artista creó una iconografía daliliana que adjuntare al final, para así entender que significado adquiere cada representación. Los temas, los paisajes, los personajes que aparecen en la iconografía de Salvador Dalí , particularmente en las obras creadas entre 1929 y 1939, cuando codificaba su lenguaje formulaba un mundo que acabaría siendo el suyo, proceden de lo más profundo de su personalidad. Él mismo había afirmado en más de una ocasión: “Toda mi obra es un reflejo, uno de los innombrables reflejos, de lo que hago, escribo y pienso”. Las imágene s y los mundos que Dalí trasladó a sus cuadros siguen conmocionando a los espectadores y provocando el deseo de descubrir los enigmas de un pintor que cada día nos interesa más como artista y como personaje, porque en el fondo lo que hacía era buscar formas de conocimiento, ideas, sensaciones que después espresaba con cualquiera de los lenguajes que dominaba, porque probablemente su objetivo final era luchar contra los límites, vinieran de donde vinieran: de la sociedad y sus costumbres, del arte y su historia, de la religión y sus manifestaciones, del pensamiento y sus tradiciones, etc. Lo que es absolutamente evidente es que siempre tuvo claro que la pintura seria su principal medio de expresión. Pintó los primeros cuadros con seis años, destacó en clase de dibujo, se relacionó con artistas amigos de su padre, a los catorce años escribió artículos para la revista de su instituto, sobre Miguel Ángel, El Greco, Velázquez, Durero, Goya, Leonardo, etc., y, finalmente, convenció a su padre para que le dejara estudiar bellas artes en la Academia de San Fernando de Madrid, ciudad donde llegará consciente de sus dotes y su talento. Su forma de vestir, de actuar o de pintar eran atípicas y cada vez más provocativas. Sabía que era un genio y por ese motivo todas sus actividades y manifestaciones estaban dirigidas a demostrarlo. Sus primeros tanteos pictóricos, novecentístas, impresionistas, cubistas, etc., podían cambiar de forma, pero tenían en común el fondo: las continuas elucubraciones que alcanzaban el grado de tormento físico y angustia psicológica que fácilmente podemos percibir en sus cuadros.

[close]

p. 7

Por ello la intención de esta exposición es poder mostrar como refleja cada momento importante para Dalí. Iniciaremos la muestra con el primer manifiesto surrealista, llamado ”La revolución surrealista”, junto a una fotografía del tríptico del Bosc o en el que se pueden ver inicios del surrealismo pero no son definidos como tal, pues muestra una visión del paraíso y del infierno de una forma no realista por lo que se le puede considerar surrealista “avant la letre” También vamos a poder contemplar una de sus colaboraciones con Luis Buñuel: “El perro andaluz”. Nos interesa mostrar: Cómo desde un principio Dalí enseña los fantasmas y sueños que lleva en su cabeza, pero cuando encuentra el amor y vive junto a él nos deja ver lo que se le pasa por la mente con tres cuadros de los cuales se muestra uno en la exposición y de los otros dos están adjuntos una fotografía junto al cuadro que se muestra. Otra de las etapas que nos interesa es en la que pinta su cuadro más famoso surrealista que marcó la historia del surrealismo, su cuadro más famoso posiblemente, titulado “La persistencia de la memoria”, también conocido como los relojes blandos. Este cuadro se hizo muy famoso no solo porque sea algo completamente surrealista, sino porque no son los fantasmas monstruos o ilusiones que crea Dalí ante cualquier cuadro sino que utiliza los relojes cotidianos que se podían ver en cualquier lado, usando algo común para mostrar lo que verdaderamente pensaba de ellos. Podremos leer una frase que define a Dalí como “Mís tico y narcisista, impúdico exhibidor de todas las circunstancias íntimas de su vida y quizás uno de los mayores pintores del siglo XX, Salvador Dalí convirtió la irresponsabilidad provocativa no en una ética, pero sí en una estética, una lúgubre estética donde lo bello a no se concibe sin que contenga el inquietante fulgor de lo siniestro”. Otra etapa de la vida de Dalí fue lo relacionado con la guerra, Dalí compuso “Composición blanda de judías hervidas” más tar de renombrado “Premonición de la Guerra Civil”. Más tarde la Segunda Guerra Mundial provocó en Dalí una nueva forma de ver las cosas, se centr o en el precio de sus obras y más tarde recobró la iconografía renacentista, recreando un mundo sin conflictos en los que metía en sus cuadros. Podremos leer otra de las frases que describió a la muerte de su gran amigo intimo Federico García Lorca, al respecto: “ Lorca tenía personalidad para dar y vender, la suficiente para ser fusilado, antes que cualquier otro, por cualquier español.", este suceso conmocionó a mucho escritores y artistas de la época, esa etapa fue muy dura. Más adelante pinto el cuadro “Mercado de esclavos con el busto evanescente de Voltaire”, tras la segunda guerra mundial vuelv e la destrucción de poblados y la obsesión por las ruinas. Este cuadro esconde el busto de Voltaire compuesto por dos mujeres. El mismo Dalí se protege de esta etapa gracias a su amada musa Gala, escondiendo el miedo y terror junto al amor. Presentamos otro de los cuatros importantes de Dalí muy conocido y muy i mpresionante a la vista por su composición, “ El sueño causado por el vuelo de una abeja alrededor de una granada un segundo antes de despertar”, esta composición deja ver una gran locura y sueños de la m ente, en esta obra vuelve

[close]

p. 8

su estilo paranoico critico debido a que Gala la protagonista del cuadro levita dormida plácidamente desnuda en un paisaje marítimo en calma, junto a ella una granada está suspendida en el espacio con una abeja revoloteando a su alrededor, también hay otra granada de la cual surge un pez del que a su vez de su boca surgen dos tigres enfurecidos y una bayoneta que despertara a Gala. Esta es la obra en la que se ven por primera vez los elefantes de Dalí, también se encuentra la fotografía del cuadro llamado “Los elefantes” compuestos por dos elefantes idénticos al que aparecen en el cuadro anterior, estos elefantes se componen de patas finísimas casi invisibles con un obelisco a la espalda de cada elefante. Esta última es posterior. Por ultimo una fotografía que se compone de una foto del artista junto al logotipo que creó para la empresa de caramelos de Bernat, que hoy en día conocemos todos y que realmente nadie es capaz de creer que alguien que pintó el famoso cuadro de “la persistencia de la memoria” con sus relojes blandos fue capaz de crear en 1969 un logotipo de una empresa de caramelos que conocemos hoy en, usada en ropa moderna y en los caramelos de toda la vida, y desde entonces siguió así, apenas ha variado pero sigue utilizándose la margarita amarilla que utilizó Dalí en su primera representación del logotipo. Estas obras, representativas de sus etapas dejan ver que Dalí a pesar de diferentes estilos y composiciones, y aunque trabajase también con la fotografía, el cine, las letras o el dibujo, perfectamente paranoico-crítico. Me parece perfectamente legítimo que mis enemigos, mis amigos y el público en general, pretendan no comprender el significado de las imágenes que surgen y que transcribo en mis cuadros. ¿Cómo queréis que las comprendan si yo mismo, que soy quien las "hago", tampoco las entiendo? El hecho de que yo, en el momento de pintarlos, no entienda el significado de mis cuadros, no quiere decir que no lo tengan; al contrario, su significado es tan profundo, tan complejo, coherente e involuntario, que escapa al simple análisis de la intuición lógica. Para reducir mis cuadros al idioma corriente, para explicarlos, es necesario someterlos a análisis especiales de preferencia con rigor científico lo más ambiciosamente objetivo posible. Toda explicación surge, pues, a posteriori, una vez que el cuadro existe ya como fenómeno. Toda mi ambición en el plano pictórico consiste en materializar con el ansia de precisión más materialista, las imágenes de la irracionalidad concreta. Que el mudo imaginativo y la irracionalidad concreta sea de la misma evidencia objetiva, de la misma consistencia, de la misma dureza, del mismo espesor persuasivo cognoscitivo y comunicable que el mundo exterior de la realidad fenoménica. Lo importante es lo que se quiere comunicar; el tema concreto irracional. Los medios de expresión pictórica se ponen al servicio de ese tema. El ilusionismo del arte imitativo más abyectamente arribista e irresistible, los hábiles trucos del trompe-l'oeil paralizante, el academicismo más analíticamente narrativo y desacreditado, pueden convertirse en jerarquías sublimes del pensamiento al acercarse a las nuevas exactitudes de la irracionalidad concreta, a medida que las imágenes de la irracionalidad concreta se aproximan a la realidad fenoménica, y los medios de expresión correspondientes se acercan a los de la gran pintura realista Velázquez, Vermeeer de Delft, pintar realistamente según el pensamiento irracional, según la imaginación desconocida. Fotografía instantánea en colores y a mano de imágenes superfinas, extravagantes, extra -plásticas, extra-pictóricas, inexploradas, super-pictóricas, super-plásticas, desilusionantes, hipernormales, débiles, de la irracionalidad concreta... DALÍ, Salvador.-La conquista de lo irracional. París, 1935. (Fuente: DALÍ, Salvador.-Sí. Seix Barral; Barcelona, 1977)

[close]

p. 9

Iconografía daliliana. A Alpargatas. Dalí las utiliza como símbolo patriótico y autóctono de su tierra, pues formaban parte del vestuario oficial para bailar la sardana. Árbol. Representación de las actividades de voyeur desarrolladas por Dalí ante su miedo a la impotencia. Emplea para ello un árbol alto por su cualidad de observatorio, como el ciprés. Arpa. Representa melancolía y nostalgia, aunque también se asocia a la muerte y, dependiendo del contexto, puede tener connotaciones fálicas. B Burro. La imagen de un burro putrefacto indica una crítica a la tradición del romanticismo catalán. La actitud del burro evoca el deseo sexual. C Cajones. En la obra de Dalí, las personas con cajones son casi tan conocidas del público como sus relojes blandos. Especialmente su Venus de Milo con cajones de 1936 y El escritorio antropomórfico de 1936. Dalí quería presentar en imágenes las teorías psicoanalíticas de Sigmund Freud, quien descubrió que el cuerpo humano puramente platónico en la época de los griegos, está hoy lleno de cajones secretos que sólo el psicoanálisis puede abrir. Calaveras. Imagen terrorífica de la muerte. Es un símbolo de la muerte y de la fugacidad de la vida en la tierra. En ocasiones encontramos calaveras distorsionadas que Dalí emplea, entre otras cosas, debido al impacto visual que le causó el que su padre les educara sobre la sexualidad mediante libros de medicina que mostraban imágenes de enfermedades de transmisión sexual. Cerezas. Esta fruta, en la dualidad del racimo, expresa la inocencia y la culpabilidad sexual de los primeros recuerdos infantiles. El momento del nacimiento y consiguiente expulsión del paraíso, ubicado en el vientre materno, se designa mediante la caída al vacío. Ciprés. Símbolo de la muerte por su ubicación en los cementerios. Su rectitud y altitud simboliza la unión entre lo terrestre y lo divino. Dalí también lo asocia con el recuerdo de su tierra natal, el Empordà, donde hay muchos cipreses. Columnas, ruinas. Representan el paso del tiempo y de antiguas generaciones perdidas. Dalí recuerda las ruinas de Ampurias y la arquitectura orgánica de Gaudí. D Dientes. Según Freud se trata de un símbolo sexual. E Erizo de mar. Era la comida preferida de Dalí, un marisco con el que se identifica pues, al igual que el animal se protege gracias a su esqueleto exterior, el artista se protege también mediante las distintas capas de su personalidad.

[close]

p. 10

Escaleras. Dalí utiliza este objeto como símbolo del acto sexual. Aumenta y exagera el tamaño de las escaleras sugiriendo que se necesita de mucho esfuerzo para subirlas, transmitiendo así un mensaje de ansiedad sexual e impotencia. Espirales. Esta forma simboliza la proporción y perfección de ésta como obra divina. Dalí establece mediante este elemento una relación con el arte del renacimiento, ya que la proporción y la armonía eran temas de gran prioridad. Excrementos. Se trata de un elemento de terror. H Hormigas. Estos insectos transmiten represión y provocan repulsión al espectador y son uno de los elementos más presentes en la obra de Dalí. Huevos. Símbolo relacionado con la matriz y que implica un retorno hacia ésta como lugar paradisíaco. Por su forma y dependiendo del contexto hacen referencia también a los ojos. Representan también la incapacidad de fecundación, o del orgasmo onanista abortado de fines reproductivos, como sucede en los Huevos al plato sin plato. I Instrumento musical. Cuando aparecen derretidos simbolizan que las bellas artes occidentales son destruidas e inútiles ante la guerra. J Jarro. Utilizado a la manera freudiana, representa el útero o la mujer como recipiente. La rotura del jarrón equivale a la pérdida de la virginidad. Jirafas quemadas. Representan lo ilógico e irracional. Judías. Dalí las asocia con actos caníbales. Aparecen en los cuadros cuando hay una situación explícita de violencia, destrucción y canibalismo. Dalí ve a la judía como una legumbre insípida, pastosa y melancólica. L Langosta. Este marisco constituyó una de las obsesiones de Dalí a lo largo de su vida. En sus memorias afirma “ la historia de este terror continúa siendo para mí uno de los grandes enigmas de mi vida”. “¡Langosta -insecto repugnante” Horror, pesadilla, verdugo y locura alucinante de la vida de Salvador Dalí”. En su obra, la langosta – posada en los labios del masturbador – refleja el miedo da Dalí ante diversas situaciones, sobre todo sexuales. León. La cabeza de un león se equipara a varios significados centrados en deseos salvajes y terroríficos, donde sus fauces abiertas simbolizan el sexo de la mujer con el consiguiente miedo a ser devorado. Con un pie encima de la bola simboliza las leyes y, por tanto, al padre, también representado en la metonimia de la parte por el todo vista en el tintero de la notaría donde trabajaba. Dalí lo relaciona con el terror a causa de la imagen que tenía de este animal sobre su cama y que le aterrorizaba día y noche. Llave. Imagen que sugiere el acceso a la mente. Puede ser también un símbolo fálico y una referencia al sexo masculino. Para Freud, la mujer se simboliza como si fueran habitaciones que se pueden abrir o cerrar con una llave M

[close]

p. 11

Máquina de coser. Elemento recurrente en el vocabulario daliniano de madurez, es metáfora del acto sexual en el movimiento de la aguja. Mariposas. Símbolo de la metamorfosis que hace referencia al cambio y la transformación. Mesa. La visión de una mesa en el transcurso de un sueño, es representación del lecho que, con la aparición de ambos elementos (la mesa y un pájaro o un avión que representan la capacidad o acción de volar), es una referencia al matrimonio. Moscas. Representan el miedo. Con sus múltiples ojos ven el mundo de diferente manera, igual que Dalí. Muerte. Dalí siempre la consideró como algo bello, en contraposición con lo erótico que le parecía algo feo. Mujer de blanco con aro. Representa a la prima de Dalí, Carolineta, que murió cuando él era joven y sus fantasmas aparecen en varios de sus lienzos. Muleta. Representa el horror del artista a su impotencia sexual, a la muerte y también representa el instrumento utilizado por gente elitista y aristócrata. N Niña con cuerda. Símbolo de la infancia y la inocencia. O Ojos. Símbolo de la percepción que hace referencia a la figura del espectador-observador. Se asocia también al ojo con la castración mediante el mito de Edipo, según el cual este personaje, tras darse cuenta de la tragedia que acaba de protagonizar (mata a su padre y se casa con su madre), decide sacarse los ojos. P Pan. Símbolo de la vida, el pan como alimento básico. Se puede leer también en clave fálica y eucarística. Pez. Referencia a los genitales femeninos y al pene masculino. Connotación totalmente sexual. Perro. Animal que representa la fidelidad, compañero del hombre. Es una figura que adopta distintos significados en las distintas etapas de la obra daliniana. Piano. Instrumento musical relacionado con la infancia de Dalí: su estancia con la familia Pitxot y el piano de cola sobre el que su padre exhibía abiertos los libros de medicina mostrando enfermedades venéreas. La tapa del piano que aparece como una gran sombra en los cuadros del artista transmite el temor que provoca la posiblidad de que la tapa caiga sobre los espectadores. R Reloj derretido. Uno de los símbolos, si no el más, conocidos de la obra de Dalí. Estos relojes blandos representan el paso del tiempo y su irrelevancia como oposición al reloj rígido y al hecho de estar pendiente de un horario. Dalí pretende transmitir la idea de que el tiempo y el espacio son relativos dependiendo del espectador. Rosas. Símbolo de la belleza y la sexualidad femenina. Rocas, piedras. Recuerdo del paisaje natal de Dalí. S

[close]

p. 12

Saltamontes. Animales por los que siempre sintió una fobia patológica debido a un trauma infantil: adoraba a los saltamontes de pequeño hasta que un día cogió una babosa y le pareció que su cara era la de un saltamontes. Esta repulsión llevó a que incluso sus compañeros del colegio le escondieran saltamontes en sus libros y su mesa. Asimismo, este animal representa el canibalismo y amenaza sexual cuando se encuentra en la boca de un personaje. Es también un símbolo de su padre, a quien no quería T Teclado. Esta parte del piano experimenta la metamorfosis de convertirse en los dientes de las calaveras de los cuadros del artista. El teclado es el enlace entre el piano y los libros de medicina sobre enfermedades venéreas que el padre del artista colocaba sobre el mismo. Tinteros. Representan, los acuerdos que el padre del artista alcanzaba en su trabajo como notario y se relaciona también con lo erótico y sexual. V Vela. Una vela débil pronta a derretirse, representa el miedo a afrontar el coito debido a su creencia de estar incapacitado para satisfacer a la mujer. Z Zapatos. Su afición fetichista por este elemento se remonta a la adolescencia de Dalí. En su opinión el zapato es “el objeto más car gado de virtudes realistas, en oposición a los objetos musicales, que intenté siempre representar como abollados, aplastados, blandos; un buen ejemplo son mis violoncelos de carne podrida”.

[close]

p. 13



[close]

p. 14



[close]

p. 15



[close]

Comments

no comments yet