Embed or link this publication

Popular Pages


p. 1

FRIEDRICH NIETZSCHE SELECTIVIDAD ANDALUCÍA SANTIAGO NAVAJAS UNIVERSIDADES DE

[close]

p. 2

SELECTIVIDAD - PAU PRUEBAS DE ACCESO UNIVERSIDAD - ANDALUCÍA FRIEDRICH NIETZSCHE EN SELECTIVIDAD Exámenes de Filosofía Guía de lectura y exámenes oficiales Modelo de examen resuelto, esquema, resumen, texto seleccionado comentado, recomendaciones para superar el examen de selectividad SANTIAGO NAVAJAS JOHN RAWLS, POR SANTIAGO NAVAJAS

[close]

p. 3

“FRIEDRICH NIETZSCHE EN SELECTIVIDAD” © 2014 by Santiago Navajas www.santiagonavajas.com Todos los derechos reservados. «Cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública o transformación de esta obra solo puede ser realizada con la autorización de sus titulares, salvo excepción prevista por la ley. Diríjase a CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos) si necesita fotocopiar o escanear algún fragmento de esta obra (www.conlicencia.com; 91 702 19 70 / 93 272 04 47)». ii

[close]

p. 4

PRÓLOGO El examen de selectividad post bachillerato (o PAU: Pruebas de Acceso a la Universidad) trata de evaluar tanto la madurez académica, como los conocimientos y competencias (habilidades, capacidades) adquiridas durante el bachillerato. Son una prueba organizada por las Universidades en las que también participa el profesorado de Secundaria. La calificación obtenida en la PAU, ponderadamente con la media de bachillerato, será la nota de acceso para acceder a estudios universitarios, teniéndose en cuenta, en algunos grados universitarios, también las notas de las materias examinadas en la fase específica, debidamente ponderadas. Los exámenes de la PAU se realizan a lo largo de varios días, en la que miles de alumnos se examinan de las cinco materias correspondientes a la fase general y de un máximo de tres materias de la fase específica. En particular, el examen de Historia de la Filosofía es una de las asignaturas de la fase general. Se realiza el primer día, tras el examen de “Comentario de texto relacionado con la lengua castellana y la literatura II”, a las 10:45 y dura una hora y media. Los alumnos tendrán que elegir entre hacer Historia de la Filosofía o Historia de España. Desde el punto de vista de la nota media, es indiferente ya que, por ejemplo, durante los exámenes de JOHN RAWLS, POR SANTIAGO NAVAJAS iii

[close]

p. 5

2012-13 la nota media en Historia de la Filosofía fue de un 6,5 mientras que en Historia de España fue de un 6,3. Lo mejor, por tanto, es hacer el examen de aquella asignatura en la que uno se sienta más cómodo, ya sea porque le resulta más atractiva o porque su realización le sea más fácil. Recomendaciones formales para el examen de Selectividad: 1. Cuida la letra, que sea fácilmente legible. 2. Edita bien el texto: deja espacio entre párrafos para se tenga una sensación de limpieza y claridad. También deja espacio para márgenes tanto en la parte superior como en los laterales. 3. Tacha con una sola línea cuando te equivoques, ni tippex ni tachones. Deja claro con un asterisco cuando quieras añadir algo que habías olvidado de una pregunta en otro folio. 4. No olvides citar el texto siempre que puedas, sobre todo en la 2b. 5. Subraya los conceptos fundamentales y nombres propios en cada pregunta, pero sólo ellos. Tienes que subrayar lo justo y necesario. 6. El examen dura 90 min.  Ni más, NI MENOS.  Si acabas antes es que no has medido bien los tiempos y te dejas cosas en el tintero.  Espera hasta que ordenen recoger por si recuerdas algo más que puedas añadir. Y si no, repasa la expresión, puntuación, ortografía, etc. 7. Numera los folios JOHN RAWLS, POR SANTIAGO NAVAJAS iv

[close]

p. 6

ÍNDICE NIETZSCHE, F. El crepúsculo de los ídolos. La “razón” en la filosofía. Alianza. Introducción Esquema de Friedrich Nietzsche Examen resuelto 1. Descripción del contexto histórico-cultural y filosófico que influye en el autor del texto elegido. Comentario de texto a. b. c. 3. Explicación de las dos expresiones subrayadas. Identificación y explicación del contenido del texto. Justificación desde la posición filosófica del autor. Relación del tema o el autor elegidos con otra posición filosófica y valoración razonada de su actualidad. 2. Citas de Friedrich Nietzsche Textos que han caído en exámenes de Selectividad El texto de Nietzsche propuesto para Selectividad: El crepúsculo de los ídolos. La razón en la filosofía. El texto, comentado paso a paso JOHN RAWLS, POR SANTIAGO NAVAJAS v

[close]

p. 7

INTRODUCCIÓN Friedrich Nietzsche (1844-1900) es el tercer autor propuesto dentro de la línea onto-epistémica: Platón (República, libro VII), Descartes (Discurso del método), Nietzsche (El crepúsculo de los ídolos, “La Razón en la Filosofía”) y Ortega y Gasset (El tema de nuestro tiempo, “La doctrina del punto de vista”) Por la otra línea, ético-política: tras Santo Tomás de Aquino (Suma Teológica, I-II, cuestión 94, art. 2), Immanuel Kant (Contestación la pregunta: ¿Qué es la Ilustración?), Karl Marx (Manuscritos de economía y filosofía) y John Rawls (La justicia como equidad) Nietzsche y Marx son los grandes filósofos críticos del siglo XIX, el siglo del romanticismo. Si Marx va a criticar a la sociedad capitalista, Nietzsche será aún más radical y dirigirá sus aforismos intempestivos y tempestuosos contra la civilización occidental en su conjunto, que considera viciada en su raíz por la metafísica abstracta y racionalista que se inició con Sócrates y llegó, a través de Platón y el cristianismo, hasta Kant. Por el contrario, Nietzsche va a defender un punto de vista vitalista, muy sensorial y sensual, apegado al mundo físico y a los sentidos como principal fuente de conocimiento. Un conocimiento que transmitirá principalmente a través de metáforas e imágenes, ya que considera que los conceptos y el discurso lógico y riguroso son síntomas de una vida y una filosofía “decadentes”. Nietzsche se describía a sí mismo como “dinamita”. Ten cuidado de no abrasarte con sus teorías, de no explotar por los aires con sus desafíos y desaires. A continuación, te encontrarás con un examen ya realizado. Lo ideal no es que te lo aprendas de memoria sino que lo uses como modelo para desarrollar uno propio. Los criterios específicos de la prueba son los siguientes. Se valorará: 1. la adecuada contextualización, distinguiendo los aspectos histórico-culturales (1 punto) de los filósofoicos (1 punto): 2 puntos 2. a. la claridad y precisión de la explicación de las dos expresiones subrayadas; se puntuará con un máximo de 0,75 por término: 1,5 puntos 2. b. la identificación del tema y el desarrollo argumentativo: 1,5 puntos 2. c. la capacidad del alumno para relacionar justificadamente el tema del texto elegido con la posición filosófica del autor: 2 puntos 3. el conocimiento de otra posición filosófica en relación con el tema o el autor del texto (2 puntos), así como la argumentación razonada del alumno sobre al vigencia del tema o el autor (1punto): 3 puntos FRIEDRICH NIETZSCHE, POR SANTIAGO NAVAJAS 6

[close]

p. 8

ESQUEMA DE NIETZSCHE 7

[close]

p. 9

Claves histórico-culturales 1. DESCRIPCIÓN DEL CONTEXTO HISTÓRICOCULTURAL Y FILOSÓFICO QUE INFLUYE EN EL AUTOR DEL TEXTO ELEGIDO. 2 PUNTOS (1 PUNTO POR CADA CONTEXTO) 18 MINUTOS Capitalismo, revolución industrial: de la máquina de vapor al telar mecánico pasando por la bici (eficiencia, productividad, inversión en capital), burguesía y proletarios, romanticismo (de Wagner a Goya pasando por Bécquer) Friedrich Nietzsche era consciente de su fuerza filosófica. Como él mismo dijo “yo no soy un hombre, soy dinamita”. Pensaba que era totalmente “intempestivo”. Alguien peculiar dentro de su propio tiempo, a la contra del mismo. Lo cierto es que también era su más fiel representante: romántico y excesivo, apasionado y vitalista.  El hijo más parecido al siglo que le vio nacer. Con respecto al contexto histórico-cultural, Nietzsche es un filósofo que se enmarca en el S.XIX, denominado el “siglo de las revoluciones”, marcado por los cambios radicales de la ciencia a la política y en el que realizaron un papel esencial desde los nacionalistas a los capitalistas industriales pasando por los artistas románticos.  En medio de esa vorágine, desarrolló su filosofía “a martillazos” Nietzsche. FRIEDRICH NIETZSCHE, POR SANTIAGO NAVAJAS 8

[close]

p. 10


 Desde los inicios de la filosofía la “razón” había sido siempre su núcleo fundamental. Pero ahora se producirá una mutación sustancial en el seno más íntimo de la filosofía y se dará paso dentro del movimiento romántico a un viaje hacia la “voluntad”, la facultad del querer y el deseo, como el núcleo del pensar.  Como dirá el poeta alemán Hölderlin, en su momento compañero de estudios del también filósofo Hegel: “El hombre es un dios cuando sueña y un mendigo cuando reflexiona” Esta rebelión proviene de finales del siglo anterior, ya que la Revolución Francesa de 1789 acabó con el Antiguo Régimen y transformó económica y socialmente toda Europa.  El siglo XIX es la época del colonialismo político que Europa ejerce en otras partes del mundo y, desde el punto de vista económico, la segunda revolución industrial. Europa continúa su expansión sobre el mundo, exportando los valores occidentales y la economía capitalista en la forma de metrópolis y colonias. Y por otra parte, se consolidan definitivamente los procesos de unificación a través de la ideología nacionalista de, por ejemplo, Italia y Alemania (partiendo de Prusia, la patria pequeña) de Nietzsche. Además de la revolución industrial y del transporte en economía, también va a ser decisivo y complementario, el desarrollo tecnológico (del descubrimiento de los rayos X a la invención de la máquina de vapor pasando por el desarrollo de la bicicleta) que va a ejercer de multiplicador de la riqueza pero también de las tensiones, al imponer un ritmo vertiginoso a los ciudadanos europeos.   El éxito económico provoca un aumento generalizado de los niveles de vida y, al mismo tiempo, crecen las desigualdades sociales que provocarán agitación social y tensión política a través del nacimiento de organizaciones sociales como el sindicalismo entre los obreros y el feminismo entre las mujeres para reivindicar derechos colectivos como el de huelga o el sufragio universal.   La burguesía, que había comenzado su ascenso al poder en los siglos anteriores, alcanza en este momento la culminación de sus objetivos, en un proceso de afianzamiento de la democracia liberal y la economía de mercado, que se desarrolla hasta nuestros días.  Pero dentro del movimiento burgués comienza a su vez una “guerra civil de clase” entre la sección más conservadora, que trata de mantenerse como si fueran los herederos de los privilegios de la clase aristocrática, y un movimiento liberal y progresista que pretenderá incorporar al movimiento burgués, a sus derechos y riquezas, tanto a los trabajadores de la clase proletaria como a los aristócratas del viejo régimen, “aburguesándolos” a todos.  A través de diversas luchas, conflictos y crisis, finalmente la burguesía ilustrada, liberal y progresista (que representan en esta época artistas de Francisco de Goya a Charles Dickens pasando por Ludwig van Beethoven) terminará venciendo hacia finales del siglo XX a la sección conservadora, tradicionalista y clasista, e impulsará una democracia más plena. En el ámbito científico,  las teorías en Física de Planck y la teoría de la evolución natural de Darwin marcarán nuevos paradigmas científicos en los que todavía estamos inmersos, asestando nuevas perplejidades al ser humano sobre su lugar en el mundo al cuestionar el determinismo 9 FRIEDRICH NIETZSCHE, POR SANTIAGO NAVAJAS

[close]

p. 11

físico, por un lado, y romper con la imagen del ser humano hecho a imagen y semejanza de un ser superior. Contexto filosófico Escuela de la Sospecha (Marx, Nietzsche, Freud), Positivismo, Vitalismo, Marxismo, Hegel, Schopenhauer En cuanto al contexto filosófico, la principal corriente cultural decimonónica será el Romanticismo. Lo mismo que propone Nietzsche para la filosofía, lo hará Freud ya en el siglo XX en la psicología, lo practican los simbolistas franceses en la poesía (Baudelaire, Rimbaud, Verlaine), se desarrolla el esteticismo dandi (Oscar Wilde), y directamente influidos por Nietzsche encontraremos en España a Pío Baroja, Unamuno e incluso, desde otra perspectiva más racionalista, a Ortega y Gasset. La filosofía decimonónica sigue tres caminos diferenciados.  Por un lado, el positivismo, a la vera del prodigioso desarrollo de la ciencia, creado por Auguste Comte y desarrollado por Stuart Mill y Spencer, con precedentes del empirismo inglés y el fenomenismo kantiano, muy influido por la idea de progreso de la Ilustración. Las características principales son: 
 1. la admiración por la ciencia como única forma válida de conocimiento 2. actitud de crítica a la metafísica (todo lo que está más allá del conocimiento de los sentidos no tiene sentido) 3. la creencia en la idea de un progreso sin fin de la capacidad moral y sociedad del ser humano; según esta teoría, una vez desechados los valores metafísicos y religiosos que limitan FRIEDRICH NIETZSCHE, POR SANTIAGO NAVAJAS al ser humano, se producirá un progreso sin fin de la vida social y cultural de la humanidad. En cierta forma una reacción tanto al positivismo como al idealismo, surgieron las “filosofías de la vida”, el “vitalismo”, corriente en la que se enmarcará Nietzsche siguiendo a su “maestro” Schopenhauer.  Para estos, la “vida”, entendida como “voluntad” e “instinto”, no tanto racionalidad, deber ser el objeto de reflexión parla filosofía.  La vida se postula como un principio ajeno a la materia, fuerza vital que explica explica los fenómenos fundamentales del universo. Se exalta la vida como realidad radical. Por último, el materialismo cultural, que en el caso del marxismo supondrá un desarrollo paradójico del idealismo absoluto de Hegel, cuestiona profundamente el papel mismo de la filosofía y promueve cambios sociales profundos.  Marx (que luego será designado junto a Nietzsche y Freud, como “maestros de la sospecha” por el filósofo francés Paul Ricoeur) cuestionará la objetividad de las construcciones racionales y las someterá a los intereses de clase y a un análisis de las condiciones materiales de la existencia.
 Enmarcado en este contexto histórico-cultural y filosófico, la filosofía de Nietzsche representa una reacción y crítica contra toda la tradición filosófica de Occidente heredera del idealismo racionalista en la senda del platonismo. Su estilo de pensamiento, expresados de forma condensada en sentencias breves (aforismos), que narran sin explicar, consecuencia de sus propias convicciones filosóficas irracionalistas, hace que su obra requiera una interpretación. 10

[close]

p. 12

2A. EXPRESIONES SUBRAYADAS. 1,5 PUNTOS (0,75 PUNTOS POR DEFINICIÓN) 13,5 MINUTOS Conceptos Devenir Voluntad de Poder Transvaloración Superhombre Eterno retorno Devenir: proceso por el cual la realidad está en continuo cambio y transformación. Es lo opuesto al “ser” en cuanto esencia fija.  En esta obra, Nietzsche critica a los filósofos,  ya que éstos siempre han negado el cambio al que están sometidas las cosas y, en su lugar, han creado unos conceptos “momificados”, inmutables y eternos. Sin embargo elogia a Heráclito, puesto que en su filosofía reconoce el proceso de cambio de la realidad.” Nadie se baña dos veces en el mismo río”. Voluntad de poder: concepto ontológico que en Nietzsche hace referencia a una fuerza universal que impulsa a crecer y multiplicarse, a vivir. Es decir, una energía de superación y dominio sobre nosotros mismos, desde una perspectiva antropológica, que FRIEDRICH NIETZSCHE, POR SANTIAGO NAVAJAS 11

[close]

p. 13

consigue crear proyectos e ilusiones a los que nos entregamos con todo nuestro ánimo. Transvaloración: consiste en el abandono de nuestras viejas creencias morales para crear las propias y, así poder llegar hasta el superhombre, aquel que es capaz de utilizar su propia voluntad para afirmar la vida . En la metáfora del paso desde el camello al león y el niño, en un primer lugar se niega la moral recibida. Y también el niño, que es la culminación del proceso porque el león sólo destruye los valores antiguos mientras que el niño crea los nuevos. Superhombre: en alemán “Übermensch”, es el término que representa las nuevas virtudes de las personas que son capaces de decidir y valorar desde su propia voluntad, creando nuevos sentidos del mundo (nuevos “dioses o ídolos”) para vivir la vida como una aventura. Eterno retorno: es una concepción filosófica circular del tiempo, según la cual, lo importante es vivir el presente lo más intensamente posible para no perder ningún segundo, ya que este se va a repetir eternamente (según una explicación física basada en la finitud de los átomos y la infinitud del tiempo).  A diferencia de la concepción lineal, que hace que se minusvalore el presente pensando en un futuro. La idea del eterno retorno se puede relacionar con el tópico “carpe diem”. FRIEDRICH NIETZSCHE, POR SANTIAGO NAVAJAS 12

[close]

p. 14

2B. IDENTIFICACIÓN Y EXPLICACIÓN DEL CONTENIDO DEL TEXTO. 1,5 PUNTOS 13,5 MINUTOS Temática onto-epistémica: Devenir, voluntad de poder, genealogía, eterno retorno Frente a la tradición occidental deudora de la concepción del “Ser” desde Parménides y Platón, Nietzsche planteará una enmienda a la totalidad de este paradigma y, remontándose a Heráclito, ofrecerá una alternativa en la que introducirá el tiempo y la dinámica en dicho “ser”. Por tanto, la temática del texto es onto-epistemológica, es decir, trata acerca de la realidad y el conocimiento que tenemos de la misma.  Para ello va a introducir una serie de conceptos básicos como “devenir”, “voluntad de poder”, “genealogía” y algunos otros relacionados no estrictamente ontológicos, como “eterno retorno”, que configuran su particular y revolucionaria apuesta ontológica. El concepto ontológico clave es “devenir”, que podríamos devenir como la consideración del “ser” como un proceso “temporal”.  De ahí la acusación que lanza en el texto contra los filósofos tradicionales, vinculados a la noción de “ser”, de “egipticismo”, una metáfora para indicar que habían “momificado”, “fosilizado” la FRIEDRICH NIETZSCHE, POR SANTIAGO NAVAJAS 13

[close]

p. 15

realidad al introducir conceptos para definirla del tipo de la “inmutabilidad” y “eternidad” de las ideas de Platón, abstractas y “deshistorizadas”.  No es por casualidad, por ejemplo, que uno de los seguidores de la escuela nietzscheana, Martin Heidegger, denominará a su obra cumbre Ser y tiempo... El motor del ser en cuanto devenir sería según Nietzsche la “voluntad de poder”, una potencia de transformación constante que se opondría al concepto de “razón” que habría caracterizado la visión opuesto del “ser”.  Esta “voluntad de poder” tendría a la razón como su “sierva” para marcar la forma de alcanzar lo que dicha voluntad le marcase.  Por tanto, para Nietzsche, la razón está subordinada a dicha voluntad, no al revés como en la tradición occidental habitual que va de Platón a Kant.   Tanto la concepción ontológica del devenir como la de la “voluntad de poder” entroncan con la de Heráclito al que reconoce explícitamente en el texto Nietzsche como su antecesor.  Así la metáfora del filósofo griego según la cual “nadie se baña dos veces en el mismo río”, así como la del “fuego”, imagen del conflicto dinámico e intangible que marca el proceso de destrucción y creación que según Heráclito es la señal distintiva de la realidad. Del mismo modo, aunque llevándolo a límites aún más radicales que los de Heráclito, Nietzsche va a ser un defensor de los sentidos como fuente primordial de conocimiento, en cuanto que recogen el cambio permanente que constituye la auténtica realidad, la del mundo vital, y por otro porque hace un acto de fe vitalista y materialista en ellos, sin caer en la sospecha de Heráclito respecto a su fiabilidad, lo que se- ría, según Nietzsche, el primer paso para dejar de creer en ellos y en el mundo real físico. Por ello, Nietzsche propone un método de investigación que no sea atemporal, como era el dialéctico en Platón o el de la duda en Descartes, sino que implique investigar en el tiempo: el método genealógico, consistente en remontarse a los orígenes, a la génesis, de los acontecimientos, para tener en cuenta quién, y en qué circunstancias, ha creado determinada teoría o concepto o ficción o “ídolo” Esta concepción onto-epistemológica de la realidad se basa, según Nietzsche, en lo que denomina en otro momento del texto, una especial “ilusión óptico-moral”.  Y es que para Nietzsche, la verdad y la mentira son una cuestión extramoral.  Es decir, en un universo en el que todo son ficciones, la forma de apostar por unas u otras no se basarían en su presunto valor veritativo, que no tienen “en sí” como pretende la tradición platónica del “ser”, sino en su valor para la vida, para hacerla más fuerte y poderoso.  Según esta concepción, no hay que “creer” en una determinada teoría ontológica y epistemológica sino en “apostar” por aquella que nos hará, como reza el lema olímpico, “citius, altius, fortius”. FRIEDRICH NIETZSCHE, POR SANTIAGO NAVAJAS 14

[close]

Comments

no comments yet