MBVol31n1

 

Embed or link this publication

Description

Revista de la Real acadèmia de medicina de les Illes Balears. Volumen 31, número 1, 2016

Popular Pages


p. 1

VOLUM 31 NÚM. 1 GENER - ABRIL 2016 Medicina Balear PUBLICACIÓ DE LA REIAL ACADÈMIA DE MEDICINA DE LES ILLES BALEARS Cambios en la distribución etaria de los casos de gripe B observados en la Comunidad balear en dos temporadas epidémicas recientes (2012/13 y 2014/15) Nomograma predictivo de hiperglucemia. Aplicación en población trabajadora Apoptotic and necrotic basal forebrain cholinergic neuronal loss and dendritic spines alteration after acute and long-term chlorpyrifos exposure: legal implications of the use of toxicogenomic profile as a biomarker of harmful effects induced under subclinical doses Toxicidad medioambiental. Regulación legislativa y repercusiones en salud Hipercalcèmia per hiperparatiroïdisme primari Varón de 53 años inmunodeprimido con fiebre e infiltrado pulmonar bilateral www.medicinabalear.org

[close]

p. 2

Medicina Balear www.medicinabalear.org Medicina Balear , òrgan de la Reial Acadèmia de Medicina de les Illes Balears, va aparèixer el 1986 amb l’objectiu de donar curs a les inquietuds científiques i fomentar l’esperit d’investigació dels professionals de la sanitat balear i amb la pretensió suplementària de projectar en la societat temes d’interès sanitari. Medicina Balear publica en català, castellà o anglès treballs originals, articles de revisió, cartes al director i altres escrits d’interès relacionats amb les ciències de la salut i presta particular atenció als treballs que tinguin per àmbit les Illes Balears i altres territoris de la conca mediterrània occidental. La revista sotmet els originals a la revisió anònima per al menys dos experts externs (peer review). El material científic publicat a Medicina Balear resta protegit per drets d’autor. Medicina Balear no és responsable de la informació i opinions dels autors. Aquesta obra -llevat que s’indiqui el contrari en el text, en les fotografies o en altres il·lustracions- és subjecta a la llicència de Reconeixement-NoComercial-SenseObraDerivada 3.0 Espanya de Creative Commons; http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/3.0/es/. Així, doncs, s’autoritza al públic en general a reproduir, distribuir i comunicar l’obra sempre que se’n reconegui l’autoria i l’entitat que la publica i no se’n faci un ús comercial ni cap obra derivada. Medicina Balear es troba incorporada a la Biblioteca Digital de les Illes Balears, de la Universitat de les Illes Balears, i està inclosa en les bases de dades següents: Latindex (catàleg), Dialnet, Índice Médico Español, DOAJ, Imbiomed EDITA Reial Acadèmia de Medicina de les Illes Balears www.ramib.org Campaner, 4, baixos. 07003 Palma de Mallorca Tel. 971 72 12 30 Email: info@ramib.org Pàgina web: http://www.ramib.org  Dipòsit Legal: PM 486 - 95 eISSN: 2255 - 0569 Disseny i maquetació Intelagencia Publicitat - www.intelagencia.es - intelagencia@intelagencia.es

[close]

p. 3

Medicina Balear Publicació quadrimestral de ciències de la salut de la Reial Acadèmia de Medicina de les Illes Balears Director A. Arturo López González, RAMIB , Reial Acadèmia de Medicina de les Illes Balears (RAMIB) CONSELL EDITORIAL Subdirector Editor científic Assessors editorials Redactor en cap Vocals Joan March Noguera, RAMIB Marta Couce Matovelle, Case Western Reserve University José A. Guijarro Pastor, AEMET · Jaume Rosselló Mir, UIB J. L. Olea Vallejo, RAMIB Antoni Aguiló Pons, Universitat de les Illes Balears · Bartolomé Burguera González, Cleveland Clinic (Ohio) · Amador Calafat Far, Socidrogalcohol · Carlos Campillo Artero, Universitat Pompeu Fabra · Valentín Esteban Buedo, Conselleria de Sanitat, Generalitat Valenciana · Carmen González Bosch, Universitat de València · Miguel A. Limon Pons, Institut Menorquí d’Estudis · Virgili Páez Cervi, Bibliosalut · Lucio Pallarés Ferreres, Hospital Son Espases, Ibsalut · Ignacio Ricci Cabello, University of Oxford · Guillermo Sáez Tormo, Universitat de València · M a Teófila Vicente Herrero, IUNICS CONSELL CIÉNTIFIC Mª José Anadón Baselga ( Universidad Complutense de Madrid ), Miquel Capó Martí ( Universidad Complutense de Madrid ), Antonio Coca Payeras ( Universitat de Barcelona ), James Drane ( Edinboro University ), Leopoldo Forner Navarro ( Universitat de València ), Alexandre García-Mas, ( Universitat de les Illes Balears ), Antoni Gelabert Mas ( Universitat Autònoma de Barcelona ), Joan Grimalt Obrador (Consell Superior d’Investigacions Científiques, CSIC) , Federico Hawkins Carranza ( Universitat Complutense de Madrid ), Joan Carles March Cerdà (Escuela Andaluza de Salud Pública, EASP ), Gabriel Martí Amengual ( Universitat de Barcelona ), Jasone Monasterio Aspiri ( Universitat Autònoma de Barcelona ) Rosa Pulgar Encinas ( Universidad de Granada ), Ciril Rozman ( Universitat de Barcelona ). Amb la col·laboració de Conselleria de Presidència www.medicinabalear.org

[close]

p. 4

5 , convocatoria 2016

[close]

p. 5

VOLUM 31 NÚM. 1 GENER - ABRIL 2016 Medicina Balear PUBLICACIÓ DE LA REIAL ACADÈMIA DE MEDICINA DE LES ILLES BALEARS www.medicinabalear.org SUMARI EDITORIAL Zika: alerta, prevención y calma. Tres en uno Joan Carles March Cerdá 8-9 ORIGINALS Cambios en la distribución etaria de los casos de gripe B observados en la Comunidad balear en dos temporadas epidémicas recientes (2012/13 y 2014/15) Jordi Reina, Antonio Iñigo, Francesc Ferrés, Victoria Fernández-Corominas, Joan Vidal, Jaume Giménez y Red Centinela de Vigilancia de la Gripe (RCVG) de Baleares 11-15 Nomograma predictivo de hiperglucemia. Aplicación en población trabajadora Mª. Teófila Vicente-Herrero, Cristina Santamaría Navarro, Belén García-Mora, Carlos Sánchez Juan 16-23 Muerte de neuronas colinérgicas de la región basal por necrosis y apoptosis, 24-34 así como alteración de la densidad de espinas dendríticas tras la exposición aguda y a largo plazo a clorpirifos: implicaciones legales del uso del perfil toxicogenómico como biomarcador de efectos dañinos inducidos a dosis subclínicas Paula Moyano, Javier del Pino, María José Anadón, José Manuel García, María Jesús Díaz, Gloria Gómez, Jimena García, María Teresa Frejo, Miguel Andrés Capó REVISIÓ Toxicidad medioambiental. Regulación legislativa y repercusiones en salud Luisa Capdevila García, Mª Victoria Ramírez Iñiguez de la Torre, J. Ignacio Torres Alberich, Mª Jesús Terradillos García 35-42 ESTUDI DE CASOS Hipercalcèmia per hiperparatiroïdisme primari Emili Navalón Ramon 43-46 Varón de 53 años inmunodeprimido con fiebre e infiltrado pulmonar bilateral Inés Herráez Balanzat, Rafael Ramos Asensio, Julia Moreno Sánchez, Leyre Bento de Miguel, Manuel del Río Vizoso 47-51 eISSN 2255-0569

[close]

p. 6

Seguro de Automóvil Porque cuando se queda sin coche, es cuando más ayuda necesita Así funcionan nuestras nuevas coberturas exclusivas: ¿Tiene un problema con el coche y necesita que alguien le acerque al taller? Nosotros lo hacemos ¿No sabe cómo volver a casa después? Nosotros le llevamos Y en caso de siniestro total, ¿cómo va a moverse? Con el coche de sustitución que A.M.A. pondrá a su disposición Así de fácil y así de claro. Confíe en la experiencia de A.M.A. y disfrute del mejor servicio con total tranquilidad. A.M.A. PALMA DE MALLORCA Barón de Pinopar, 10 Tel. 971 71 49 82 pmallorca@amaseguros.com www.amaseguros.com

[close]

p. 7

VOLUME 31 NUMBER 1 JANUARY - APRIL 2016 Medicina Balear SCIENTIFIC JOURNAL OF THE ROYAL ACADEMY OF MEDICINE OF THE BALEARIC ISLANDS www.medicinabalear.org CONTENTS EDITORIAL Zika: warning, prevention and calm. Three in one Joan Carles March Cerdá 8-9 ORIGINAL ARTICLES Age-distribution changes in influenza B cases in two recent epidemic seasons (2012/13 and 2014/15) observed in the Balearic Community Jordi Reina, Antonio Iñigo, Francesc Ferrés, Victoria Fernández-Corominas, Joan Vidal, Jaume Giménez y Red Centinela de Vigilancia de la Gripe (RCVG) de Baleares 11-15 Hyperglycemia predictive nomogram. Working population application Mª. Teófila Vicente-Herrero, Cristina Santamaría Navarro, Belén García-Mora, Carlos Sánchez Juan 16-23 Apoptotic and necrotic basal forebrain cholinergic neuronal loss and dendritic spines alteration after acute and long-term chlorpyrifos exposure: legal implications of the use of toxicogenomic profile as a biomarker of harmful effects induced under subclinical doses Paula Moyano, Javier del Pino, María José Anadón, José Manuel García, María Jesús Díaz, Gloria Gómez, Jimena García, María Teresa Frejo, Miguel Andrés Capó 24-34 REVIEW Environmental toxicity. Legislative regulation and health impact Luisa Capdevila García, Mª Victoria Ramírez Iñiguez de la Torre, J. Ignacio Torres Alberich, Mª Jesús Terradillos García 35-42 CASE STUDIES Hypercalcemia due to primary hyperparathyroidism Emili Navalón Ramon 43-46 53 years old male immunosupressed with fever and bilateral pulmonary infiltrate Inés Herráez Balanzat, Rafael Ramos Asensio, Julia Moreno Sánchez, Leyre Bento de Miguel, Manuel del Río Vizoso 47-51 Medicina Balear 2016; 31 (1); 5-6 eISSN 2255-0569

[close]

p. 8

eISSN 2255-0569 EDITORIAL Zika: alerta, prevención y calma. Tres en uno Zika: warning, prevention and calm. Three in one Joan Carles March Cerdá Director de la Escuela Andaluza de Salud Pública 1. Las alertas: El 7 de mayo de 2015, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) emitió una alerta sobre la posible transmisión de virus Zika en el noreste de Brasil. Esto fue confirmado por la amplia propagación de la enfermedad, lo que subrayaba el potencial del virus Zika para que se pudiera extender a nivel mundial, de forma similar al dengue y al virus chikungunya. El 1 de febrero, la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió una alerta sobre las posibles consecuencias fetales del brote de virus Zika después de que las autoridades brasileñas informaron de un aumento anormal en el número de casos de recién nacidos que nacían con microcefalia. Desde entonces, según la OPS, 20 países ya han informado de la detección del zika en su territorio: Barbados, Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, El Salvador, Guadalupe, Guatemala, Guyana, la Guayana Francesa, Haití, Honduras, Martinica, México, Panamá, Paraguay, Puerto Rico, la isla de San Martín, Surinam y Venezuela. Pero la OPS señala que el recuento crece cada día y considera que acabará llegando a todos los países de América Latina. Pero, los casos vienen de antes. El virus del Zika fue aislado por primera vez de un mono Rhesus en Uganda, en 1947. Este arbovirus está relacionada con el dengue y tienen una epidemiología similar y el ciclo de transmisión en entornos urbanos. Hasta hace poco, sólo se habían informado de infecciones por el virus del zika en humanos de forma muy esporádica. En 2007, se encontró por primera vez el virus del ZIka fuera de Asia y África y posteriormente, causó una epidemia en la isla de Yap en los Estados Federados de Micronesia, que fue seguido por una gran epidemia en la Polinesia francesa en 2013-14. Posteriormente, se extendió el virus del Zika a varios países de Oceanía. Durante los brotes de la enfermedad por el virus de Zika en 2013 en la Polinesia Francesa y 2015 en el Brasil, las autoridades sanitarias nacionales notificaron potenciales complicaciones neurológicas y autoinmunes de la enfermedad del virus Zika. Recientemente en Brasil, las autoridades sanitarias locales observaron también un aumento del síndrome de Guillain-Barré coincidiendo con 8 un brote de la enfermedad, así como un aumento en los bebés nacidos con microcefalia en el noreste del país. Por tanto, los organismos que están investigando los brotes por este virus plantean que son necesarias más investigaciones para entender mejor la posible relación. Debe mencionarse, que a diferencia de otras arbovirosis, existen evidencias de que Zika puede potencialmente transmitirse también sexualmente. Para que las alertas estén basadas en los hechos, es necesario mayor investigación y vigilancia. 2. Prevención: La enfermedad por el virus Zika es una enfermedad infecciosa que se transmite por mosquitos del género Aedes. En general, la enfermedad produce síntomas leves en el ser humano y, de hecho, la mayoría de las personas que se infectan no manifiestan ningún síntoma. La principal preocupación alrededor de este virus se ha producido por la descripción de cuadros neurológicos tipo Síndrome de Guillain Barré y anomalías congénitas (microcefalia) en recién nacidos de madres que, durante la gestación, tuvieron infección por virus Zika, lo que convierte a las embarazadas en el grupo de mayor riesgo. En España existe la posibilidad de introducción de este virus a través de personas infectadas procedentes de países donde existe transmisión, de hecho se han notificado ya varios casos importados en diferentes comunidades autónomas. Hay que tener en cuenta que España tiene una estrecha relación con las zonas en las que se está registrando una alta incidencia de la enfermedad. Además, uno de los vectores competentes para la transMedicina Balear 2016; 31 (1): 8-9

[close]

p. 9

Zika: alerta, prevención y calma. Tres en uno misión del virus Zika, el mosquito Aedes albopictus, está presente en parte del territorio español (fundamentalmente en la costa mediterránea). Por ello, no se puede descartar que se pueda producir algún caso autóctono en nuestro país en los meses en los que este mosquito está presente (en general entre mayo y noviembre). Sin embargo, hay que tener en cuenta que para que se produzca un caso autóctono, debe coincidir en el espacio y en el tiempo un caso en fase virémica y un vector competente que le pique y a su vez sea capaz de transmitir el virus a otra persona. En este momento, debido a que estamos en periodo invernal, el riesgo de que se produzca algún caso autóctono en España puede considerarse prácticamente nulo dada la dudosa actividad vectorial. En este momento, las recomendaciones y acciones de prevención deben ir dirigidas a las personas que van a viajar a las zonas de riesgo, teniendo en cuanta de forma especial a las mujeres embarazadas. Los viajeros a estas zonas deben tomar medidas de protección individual frente a la picadura de mosquitos, y deben estar concienciados de la importancia de acudir a los servicios sanitarios a la vuelta de su viaje si presentan síntomas compatibles con la enfermedad, y en el caso de las embarazadas, además, mencionar el viaje en las revisiones prenatales para que sean evaluadas adecuadamente. La prevención y el control de la propagación del virus dependen de la reducción del número de mosquitos a través de la reducción de sus fuentes (eliminación y modificación de los lugares de cría) y de la disminución de los contactos entre los mosquitos y las personas. Para evitar las picaduras conviene utilizar repelentes de insectos regularmente, ponerse ropa que cubra al máximo el cuerpo, utilizar barreras y si fuera necesario utilizar protección personal adicional, como dormir con mosquiteros durante el día. También es sumamente importante vaciar, limpiar o cubrir regularmente los contenedores que puedan acumular agua, como cubos, barriles, macetas, etc. Se deberían limpiar o eliminar otros posibles criaderos de mosquitos, como macetas, neumáticos usados y canalones. Hay que prestar especial atención y ayuda a quienes no pueden protegerse adecuadamente por si solos, como los niños, los enfermos o los ancianos. Asimismo, la prevención a nivel sexual, es otro aspecto a tener en cuenta Ante ello, vigilancia específica de la enfermedad por este virus a través, entre otros de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica y la puesta en marcha de un protocolo de vigilancia de esta enfermedad e información a profesionales sanitarios y ciudadanía, con acciones coordinadas de los gobiernos central, autonómico y local, con concienciación individual de cada una de las personas en aspectos de prevención y control, en un abordaje integral que contemple la coordinación de los diferentes sectores implicados. 3. Calma: Por todo ello, consideramos importante, zika y calma, tranquilizando a la población residente en nuestro país, dado que el riesgo de transmisión del virus Zika en este momento es prácticamente nulo y están en marcha las medidas oportunas para minimizar el riesgo asociado a la importación de casos en las zonas y períodos donde puede circular el mosquito vector. En conclusión: Las enfermedades emergentes siguen retándonos y debe por ello incrementarse la capacitación en las mismas, la preparación en el ámbito asistencial, en el campo de la salud pública y en también en investigación. El futuro del zika es impredecible, pero la difusión mundial del Dengue y chiKungunya y su estrecha ligazón a las tendencias de la urbanización y la globalización, sugiere que el virus del Zika tiene el potencial de seguir su camino. Ante ello, vigilancia y alerta, prevención e información y mientras tanto, calma. 1. Organización Panamericana de la Salud. Alerta Epidemiológica. Zika De mayo de 2015. 2. OMS. Declaración de la OMS sobre la primera reunión del Reglamento Sanitario Internacional (2005) (RSI 2005) Comité de Emergencia sobre el virus Zika y aumento observado en los trastornos neurológicos y malformaciones neonatales. Http://www.who.int/mediacentre/news/ statements / 2016 / 1º-emergencia-comité zika / es / 3. Correspondance de Myrielle Dupont-Rouzeyrol, Antoine Biron, Olivia O’Connor, Emilie Huguon, Elodie Descloux Infectious Zika viral particles in breastmilk. http://www.thelancet.com/pdfs/journals/lancet/ PIIS0140-6736(16)00625-5.pdf 4. Schuler-Faccini, L, Ribeiro, EM, Feitosa, IML y col. Posible asociación entre la infección por el virus Zika y microcefalia-Brasil, 2015. Morb Mortal Wkly Rep . 2016 ; 65 : 59-62 5. Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades. Evaluación del riesgo rápido: Zika brote de infección por el virus . EDCD 6. DECLARACIÓN DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA DE EPIDEMIOLOGÍA SOBRE LA ENFERMEDAD POR VIRUS ZIKA http://www.seepidemiologia.es/documents/dummy/COMUNICADOSEE.ZIKA.pdf Medicina Balear 2016; 31 (1): 8-9 9

[close]

p. 10

10 Medicina Balear 2015; 30 (3): 12-18

[close]

p. 11

eISSN 2255-0569 ORIGINAL Cambios en la distribución etaria de los casos de gripe B observados en la Comunidad balear en dos temporadas epidémicas recientes (2012/13 y 2014/15) Age-distribution changes in influenza B cases in two recent epidemic seasons (2012/13 and 2014/15) observed in the Balearic Community Jordi Reina1, Antonio Iñigo1, Francesc Ferrés2, Victoria Fernández-Corominas2, Joan Vidal3, Jaume Giménez4 y Red Centinela de Vigilancia de la Gripe (RCVG) de Baleares. 1. Unidad de Virología, Servicio de Microbiología, 2. Servicio de Urgencias de Pediatría, 3. Servicio de Urgencias de Adultos, Hospital Universitario Son Espases. 4. Servicio de Epidemiología. Consellería de Salut de la CAIB. Correspondencia Jordi Reina Unidad de Virología, Servicio de Microbiología Hospital Universitario Son Espases Carretera de Valldemossa, 79. 07010 - Palma de Mallorca E-mail: jorge.reina@ssib.es Recibido: 11 – I – 2016 Aceptado: 26 – II – 2016 doi: 10.3306/MEDICINABALEAR.31.01.11 Resumen Introducción: La gripe es una enfermedad infecciosa causada por los virus gripales A y B que afecta a la población general. La gripe B parece predominar en la población infantil (<15 años). El objetivo de este estudio en comparar el patrón etário de presentación de los casos de gripe B. Métodos: Se ha realizado un estudio prospectivo comparativo entre la distribución etária de los casos de gripe B diagnosticados durante las temporadas gripales 2012/13 y 2014/15. La detección viral se realizó mediante una RT-PCR en tiempo real. Resultados: En la temporada 2012/13 se diagnosticaron 290 casos de gripe correspondiendo 204 a gripe B (70.3%), de ellos 38 (18.6%) en la RedC y 166 (81.4%) en el ámbito hospitalario. En la temporada 2014/15 los casos de gripe fueron 618 y de ellos 107 (17.3%) correspondieron a gripe B; la RedC aportó 26 (24.2%) casos y el Hosp 81 (75.8%). La distribución de casos por edad fueron de 128 (62.7%) en menores de 15 años y 76 (37.3%) en mayores de esa edad en la temporada 2012/13 y de 35 casos (32.7%) y 72 casos (67.3%) respectivamente en la temporada 2014/15. El número de casos graves de la temporada 2012/13 fueron de 38, de los cuales 19 (50%) eran <15 años; en la temporada 2014/15 el número de casos graves fue de 59, 6 (10.1%) de los cuales eran gripe B. Conclusiones: En este estudio se confirma que globalmente la gripe B se presenta en los menores de 15 años, aunque debería aceptarse que lo mas concreto sería decir en los menores de 50 años. El patrón epidemiológico de la gripe B puede ser variable de modo que en una temporada puede afectar mayoritariamente a la población infantil y en otra a la adulta. Palabras clave: Gripe B, distribución etária, epidemiología Abstract Introduction: Influenza is an infectious disease caused by influenza viruses A and B that affects the general population. Influenza B seems to predominate in children (<15 years). The aim of this study was to compare the age pattern of presentation of cases of influenza B. Methods: We performed a prospective study comparing the age distribution of influenza B cases diagnosed during influenza seasons 2012/13 and 2014/15. Viral detection was performed by RT-PCR in real time. Results: In 2012/13 290 204 cases of influenza corresponding to influenza B (70.3%), of which 38 (18.6%) in the RedC and 166 (81.4%) in hospitals were diagnosed. In season 2014/15 flu cases were 618 and 107 of them (17.3%) were influenza B; the RedC provided 26 (24.2%) cases and Hosp 81 (75.8%). The distribution of cases by age were 128 (62.7%) in children under 15 years and 76 (37.3%) in older in 2012/13 and 35 cases (32.7%) and 72 cases (67.3%) respectively in the 2014/15 season. The number of severe cases of the 2012/13 season were 38, of which 19 (50%) were <15 years; in the 2014/15 season the number of severe cases was 59, 6 (10.1%) of whom were influenza B. Conclusions: This study confirms that overall influenza B occurs in children under 15 years, although it should be accepted that the most concrete would say in those under 50 years. The epidemiological pattern of influenza B can be variable so that in one season may largely affect children and another on the adults. Keywords: Influenza B, age distribution, epidemiology Medicina Balear 2016; 31 (1): 11-15 11

[close]

p. 12

Jordi Reina et al. Introducción La gripe es una enfermedad infecciosa causada por los virus gripales A y B que afecta a la población general de forma epidémica o pandémica. Desde el punto de vista epidemiológico la gripe A produce epidemias cada año (temporada gripal), mientras que la gripe B acostumbra a presentarse cada 2-3 años, además con porcentajes de participación media del 20% (aunque puede oscilar entre el 0-90%)1,2. La gripe A afecta en general a todas las personas en diferentes edades de la vida pero presenta una mayor morbilidad y mortalidad en los extremos de la misma (<4 años y >65 años). La gripe B por el contrario parece afectar preferentemente a la población infantil (<15 años) debido a la falta de inmunidad previa frente a la misma 3-6. Sin embargo debe tenerse en cuenta que la epidemiología de la gripe estacional se ve muy influenciada por la edad de la población y las características antigénicas de los virus gripales7. Así en general las mayores tasas de notificación se producen en la población infantil, aunque la presentación clínica de la misma varía en función de la edad del paciente. Por debajo de los 4-5 años la inespecificidad clínica del cuadro respiratorio dificulta su caracterización como gripe8. En la población adulta y especialmente en los >65 años la gripe se somete a un mayor control y vigilancia activa por los riesgos incrementados en este tipo de población9-11. Debido a que el número de casos de gripe B detectados en dos temporadas distintas recientes ha sido elevado, hemos estudiado la distribución etária de los mismos y su comparación para comprobar el patrón epidemiológico de la gripe B en función de la edad de los pacientes afectados. También se ha estudiado la distribución etária en función del origen del paciente infectado. lecular tipo RT-PCR comercial que permite la detección simultánea y diferencial de 16 virus respiratorios distintos (Anyplex RV16; Seegen, Corea del Sur). Los datos clínicos referentes a la edad de los pacientes fueron obtenidos de las hojas de solicitud analítica virológica. Se han considerado como pacientes pediátricos los menores de 15 años. Los casos se han agrupado en función del origen de los pacientes: red centinela (RedC) y ámbito hospitalario (urgencias de pediatría, urgencias de adultos e ingresos de adultos). Los casos graves hospitalizados cumplían los criterios recomendados12. Resultados En la temporada 2012/13 se diagnosticaron 290 casos de gripe correspondiendo 204 a gripe B (70.3%), de ellos 38 (18.6%) en la RedC y 166 (81.4%) en el ámbito hospitalario. En la temporada 2014/15 los casos de gripe fueron 618 y de ellos 107 (17.3%) correspondieron a gripe B; la RedC aportó 26 (24.2%) casos y el Hosp 81 (75.8%). La distribución de casos de gripe B por edad fueron de 128 (62.7%) en menores de 15 años y 76 (37.3%) en mayores de esa edad en la temporada 2012/13 y de 35 casos (32.7%) y 72 casos (67.3%) respectivamente en la temporada 2014/15. El número de casos graves de la temporada 2012/13 fueron de 38, de los cuales 19 (50%) eran <15 años; en la temporada 2014/15 el número de casos graves fue de 59, 6 (10.1%) de los cuales eran gripe B. En las Tablas I se expone la distribución etária de todos los casos de gripe B diagnosticados en la temporada 2014/15 y en la Tabla II sólo los diagnosticados en los adultos. Ningún paciente pediátrico requirió de ingreso hospitalario, mientras que si lo precisaron 21 pacientes adultos (19.6% de todos los casos y el 29.2% de los pertenecientes a este grupo etário). Globalmente los mayores de 65 años y el grupo de entre 15-50 años han presentaba el mayor porcentaje de casos (28.9% y 24.3% respectivamente). Pacientes y métodos Se ha realizado un estudio prospectivo comparativo entre la distribución etária de los casos de gripe B diagnosticados durante las temporadas gripales 2012/13 y 2014/15 en las Islas Baleares. A cada paciente con sospecha clínica de gripe o de infección respiratoria aguda que acudía a urgencias o era hospitalizado se le tomó un frotis faríngeo. A los pacientes procedentes de la red centinela, formada por 25 médicos de familia y 9 pediatras, que cumplían criterios clínicos de gripe también se les tomó un frotis faríngeo12,13. Todas las muestras fueron procesadas, en menos de 24 horas, mediante una técnica de amplificación mo- Tabla I: Distribución etária de todos los casos de gripe B diagnosticados en la temporada 2014-2015 Edades* RedC UrgPed UrgA IngAd Total 16 (14.9) 19 (17.7) 26 (24.3) 15 (14.1) 31 (28.9) 107 0-4 1 (3.8)** 15 (53.5) 0 0 5-14 6 (23.1) 13 (46.5) 0 0 15-50 15 (57.6) 0 8 (25.0) 3 (14.2) 51-65 3 (11.5) 0 8 (25.0) 4 (19.1) >65 1 ( 3.8) 0 16 (50.0) 14 (66.6) 26 (24.3) 28 (26.1) 32 (29.9) 21 (19.6) *Edades en años; **número de casos (%) sobre total RedC= Red Centinela; UrgPed= urgencias de pediatría; UrgA= urgencias de adultos; IngAd= ingresados adultos. 12 Medicina Balear 2016; 31 (1): 11-15

[close]

p. 13

Cambios en la distribuión etária de los casos de gripe B en dos temporadas epidémicas recientes (2012/13 y 2014/15) observados en la Comunidad Balear Tabla II: Distribución etária de los casos de gripe B en la población adulta diagnosticados en la temporada 2014-2015 Figura 1: Distribución etária de los casos de gripe A y gripe B diagnosticados en la temporada 2014/15. Gripe A 35 30 Edades* 15-50 51-65 >65 RedC 15 (79.1)** 3 (15.7) 1 (5.2) 19 (26.4) UrgA 8 (25.0) 8 (29.0) 16 (50.0) 27 (41.5) IngAd 3 (14.2) 4 (19.1) 14 (66.6) 21 (29.2) Total 26 (36.1) 15 (20.8) 31 (43.1) (%) Casos Gripe B 72 25 20 15 10 5 0 *Edades en años; **número de casos (%) sobre total RedC= Red Centinela; UrgPed= urgencias de pediatría; UrgA= urgencias de adultos; IngAd= ingresados adultos. 0-4a 5-14a 15-50a Grupos estários 51-65a >65a Tabla III: Comparación en la distribución etária de los casos de gripe B diagnosticados en la temporada 2012/13 y 2014/15 2012/13 2014/15 2012/13 2014/15 Edades* RedC RedC Hosp Hosp Total 0-4 1 ( 2.6) 1 (3.8) 68 (40.9) 15 (18.5) 85 (27.3) 5-14 5 (13.1) 6 (23.1) 54 (32.5) 13 (16.1) 78 (25.1) 15-50 23 (60.5) 15 (57.6) 22 (13.2) 11 (13.5) 71 (22.8) 51-65 8 (21.1) 3 (11.5) 9 (5.4) 12 (14.8) 32 (10.2) >65 1 (2.6) 1 (3.8) 13 (7.8) 30 (37.0) 45 (14.4) Discusión A partir de los datos analizados, resulta evidente que se han estudiado dos brotes gripales tipo B totalmente distintos. El primero de ellos (temporada 2012/13) afectó, siguiendo el patrón clásico3,4,7,14, a la población infantil menor de 15 años (62.7%). En esa temporada cocircularon dos cepas del linaje Yamagata (80%) (B/Estonia/55669/2011 y B/Wisconsin/1/2010) y una del linaje Victoria (20%) (B/Brisbane/60/2008) y la vacuna contenía la cepa B/Wisconsin/1/2010 (linaje Yamagata), no considerándose que hubiera una significativa diferencia antigénica entre las cepas circulantes y la vacunal, salvo con las cepas del linaje Victoria. En la última temporada (2014/15) la gripe B ha presentado una menor incidencia de casos que en la 2012/13 (17.3% frente a 70.3%). En esta temporada los mayores de 15 años representaron el 67.3% de todos los casos; es decir afectó preferentemente a la población adulta. Las cepas de gripe B circulantes en esta temporada fueron las pertenecientes al linaje Yamagata (B/ Phuket/3073/2013) y no se identificaron diferencias antigénicas con la cepa vacunal (B/Massachusetts/2/2012) del mismo linaje15. Por todo ello no parece que la falta de coincidencia o concordancia antigénica entre las cepas circulantes y las vacunales sean la causa directa de esta diferencia en la distribución etária de los casos de gripe B observados entre ambas temporadas. Sin embargo, Socan et al.16 han comprobado como los pacientes infectados con el linaje Victoria son significativamente más jóvenes que los infectados por el linaje Yamagata. De este modo el linaje Victoria predominaría en el grupo de 15-34 años tanto en los pacientes comunitarios como ambulatorios. En la población de menor edad (0-4 años) los linajes afectarían por igual (55% frente 45%). El predominio de la edad pediátrica en la temporada 2012/13 coincide con los datos comunicados a nivel 13 38 26 166 81 311 *Edades en años; **número de casos (%) sobre total RedC= Red Centinela; Hosp= Pacientes hospitalarios La mayoría de los pacientes con gripe B de la RedC (79.1%) pertenecían al grupo de 15-50 años, mientras que los diagnosticados en el ámbito hospitalario predominaban entre los mayores de 65 años (96.6%). También este mismo grupo de edad presentaba el porcentaje más alto de ingreso hospitalario (66.6%) (Tabla II). La comparación entre la distribución etária observada entre las dos temporadas analizadas (Tabla III) demuestra que en la RedC no se han producido cambios significativos entre los diferentes grupos de edad. Se confirma al grupo de entre 15-50 años como el predominante en ambas temporadas. Los cambios mas significativos se han producido en los casos diagnosticados en el ámbito hospitalario (Tabla III). Destaca el predominio de los casos pediátricos (73.4%) en la temporada 2012/13 frente al predominio de los casos en adultos (65.5%) de la última temporada. Así como el porcentaje de pacientes adultos de >65 años del 37% en la última temporada frente a tan solo el 7.8% de la temporada 2012/13. En la Figura 1 se presenta la distribución porcentual de los casos de gripe A y B diagnosticados en la temporada 2014/15. Se observa un predominio global de la gripe B en el segmento de edad comprendido entre los 5-65 años y tan solo una mínima diferencia en los >65 años (32.1% gripe A y 28.4% gripe B). Medicina Balear 2016; 31 (1): 11-15

[close]

p. 14

Jordi Reina et al. europeo y nacional7,17. Sin embargo en nuestro estudio, los casos de gripe B comunicados en esa temporada por la RedC predominaron en el grupo de entre 15-50 años (60.5%) y de todos ellos el 84.3% eran mayores de 15 años. Donde se produjo el cambio etário fue en los pacientes que que acudían a urgencias hospitalarias; en esta situación el 73.4% de los casos de gripe eran <15 años. En estudios previos se ha comprobado que debido a las dificultades para comprobar el cumplimiento de los criterios definitorios de gripe, los pediatras de la RedC sólo toman muestras de pacientes mayores de 4 años8. Este hecho podría explicar el mayor número de casos de entre 0-4 observados en urgencias. Lo que llama la atención en este estudio es la distribución etária de la temporada 2014/15; tal y como se ha mencionado mostró un predominio claro en la población adulta y especialmente en los mayores de 65 años. Al compararla por el origen de los pacientes, puede observarse como en los procedentes de la RedC no existen diferencias entre los diferentes grupos etários entre las dos temporadas. En la última de ellas predominó el grupo de 15-50 años y se incrementó el de los situados entre 5-14 años; todo ello determinó que en esta temporada el 73.1% de los casos de la RedC tuvieran >15 años (84.3% en la temporada 2012/13). Así pues en el ámbito comunitario no pueden apreciarse diferencias en la distribución de los casos de gripe B entre las dos temporadas analizadas. Se confirma con ello que a nivel comunitario el 79.6% (51/64) de todos los casos de gripe B diagnosticados en estas dos temporadas a través de la RedC se presentaron en >15 años. Clásicamente se había comunicado que la gripe B presentaba menor morbilidad porque afectaba preferentemente a la población infantil, frente a la cual carecen de inmunidad previa 2-4,16. Al comparar los casos diagnosticados en el ámbito hospitalario se observa una diferencia significativa en los casos de pacientes <15 años. Así en la temporada 2012/13 el 73.4% de los pacientes pertenecían a este grupo etário, mientras que en la última temporada tan solo representaron el 34.5%. Por lo tanto resulta evidente, al menos en nuestra Comunidad Autónoma, que en la temporada 2014/15 la gripe B ha afectado preferentemente a la población adulta (65.5%). Además dentro de este grupo, el mayor porcentaje se ha detectado en los >65 años (37%), de los cuales el 66.6% requirieron ingreso hospitalario. En la temporada 2012/13 sólo el 7.8% de los casos eran >65 años, lo cual determina un incremento significativo en este grupo etário. La gripe afecta generalmente a toda la población aunque se concentra preferentemente en las edades extremas de la vida1,2,7. Globalmente, entre las dos temporadas analizadas, los casos de gripe B han predominado ligeramente en los <15 años (52.5%) a pesar de que este grupo contiene un menor número de personas susceptibles. Los casos detectados en adultos han supuesto el 47.5%, a pesar del cambio etário observado en la última temporada gripal, siendo los >65 años el 14.4% de los afectados y predominando entre los situados entre los 15-50 años (22.8%). De este modo se podría afirmar que la gripe B afecta predominantemente a las personas <50 años (75.2%), estando afectadas en el 24.8% las situadas por encima de esta edad18. En el estudio de Harvala et al.14, que analiza la distribución por edades de los casos de gripe B desde el año 2000 hasta 2012, se comunica que el 20.1% de los casos se presentan en menores de 5 años y el 41.2% en menores de 15 años (58.8% en adultos). La incidencia de gripe B en los mayores de 65 años es del 10.4%, algo inferior a la nuestra (14.4%), aunque el número de casos analizados en este estudio es mucho mayor al nuestro y además abarca un período de tiempo más prolongado. El análisis comparativo entre la distribución etária de los casos de gripe A y gripe B en la temporada 2014/15 refleja un predominio en los pacientes con gripe B en las edades comprendidas entre 5-65 años, con porcentajes ligeramente superiores a la gripe A. Este hecho se ha producido a pesar de la falta de concordancia entre las cepas de gripe A circulantes y las incluidas en la vacuna15. En la población de >65 años los porcentajes de gripe B han sido del 28.4% frente al 32.1% de gripe A, confirmando la mayor afectación de este grupo de edad debido a la presencia de patologías de base que incrementan la morbilidad gripal (7,20). Datos algo inferiores han sido comunicados en Escocia, afectando la gripe B al 10.4% de los >65 años frente al 27.8% de la gripe A14. En resumen en este estudio se confirma que globalmente la gripe B predomina en los menores de 15 años, aunque debería aceptarse que lo mas concreto sería decir en los menores de 50 años. El patrón epidemiológico de la gripe B puede ser variable de modo que en una temporada puede afectar mayoritariamente a la población infantil y en otra a la adulta. No parece, al menos en nuestro caso, que el cambio de comportamiento pueda atribuirse a la discordancia entre las cepas circulantes y vacunales, pues en ambas circuló preferentemente alguna variedad antigénica del linaje Yamagata. Conflicto de intereses Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses. 14 Medicina Balear 2016; 31 (1): 11-15

[close]

p. 15

Cambios en la distribuión etária de los casos de gripe B en dos temporadas epidémicas recientes (2012/13 y 2014/15) observados en la Comunidad Balear Bibliografía 1. Wright PF, Neumann G, Kawaoka Y. Orthomyxoviruses. En: Knipe DM, Howley PM (ed.). Fields Virology (6th). Lippincot Williams & Wilkins, Philadelphia, 2013, pp.1186-1243. 2. Kidd M. Influenza viruses: update on epidemiology, clinical features, treatment and vaccination. Curr Opin Pulm Med 2014; 20:242-6. 3. Glezen WP, Taber LH, Frank AL, Gruber PA. Influenza virus infections in infants. Pediatr Infect Dis J 1997; 16:1065-8. 4. Peltola V, Ziegler T, Ruuskanen O. Influenza A and B virus infections in children. Clin Infect Dis 2003; 36:299-305. 5. Reina J, Ferrés F, Gutierrez O, Figuerola J, Ruiz de Gopegui E, Balliu P, et al. Evolución de los grupos de edad y edad media de los pacientes pediátricos infectados por los virus gripales A y B durante el período 1995-2005. Rev.Esp. Pediatr. 2006; 62:143-9. 6. Antonova EN, Rycroft CE, Ambrose CS, Heikkinen T, Principi N. Burden of paediatric influenza in Western Europe: a systematic review. BMC Public Health 2012; 12:968. 7. Beaute J. Zucs P, Korsun N, Bragstad K, Enouf V, Kossyvakis A et al. Age-specific differences in influenza virus type and subtype distribution in the 2012/2013 season in 12 European countries. Epdemiol Infect 2015, doi:10.1017/S0950268814003422. 8. Reina J, Gimenez J, Red de Vigilancia de la Gripe de las Islas Baleares. Sintomatología de los pacientes con gripe confirmada diagnosticados en atención primaria a través de la Red Centinela de Vigilancia de la Gripe. Rev Esp Pediatr 2015; 71:16-8. 9. Kaji M, Watanabe A, Aizawa H. Differences in clinical features between influenza A H1N!, A H3N2 and B in adult patients. Respirology 2003; 8:231-3. 10. Mertz D, Kim TH, Johnstone J, Lam PP, Science M, Kuster SP et al. Population risk for severe or complicated influenza illness: systematic review and meta-analysis. Br Med J 2013; 347:f5061. 11. Hayward AC, Fragaszy EB, Bermingham A, Wang L, Copas A, Edmuns WJ et al. Comparative community burden and severity of seasonal and pandemic influenza: results of the Flu Watch cohort study. Lancet Respir Med 2014; 2:445-54. 12. Sistema de Vigilancia de la gripe en España. Guía de procedimientos para la vigilancia de gripe en España. Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica. Julio 2014. 13. Diario Oficial de la Unión Europea. Decisión de la comisión de las Comunidades Europeas de 28/IV/2008 que modifica la Decisión 2002/253/CE por la que se establecen las definiciones de casos para comunicar las enfermedades transmisibles a la red comunitaria, de conformidad con la Decisión nº2119/98/CE del Parlamento Europea y del Consejo. 1 de Mayo de 2009. L110/58-59. 14. Harvala H, Smith D, Salvatierra K, Gunson R, von Wissmann B, Reynolds A et al. Burden of influenza B virus infections in Scotland in 2012/13 and epidemiological investigations between 2000 and 2012. Euro Surveill 2014; 19:pii=20903. 15. Sistema de Vigilancia de la Gripe en España. Informe semanal de vigilancia de la gripe en España. Semana 15/2015. 2015, No-431. 16. Socan M, Prosenc K, Ucakar V, Berginc N. A comparison of the demographic and clinical characteristics of laboratory-confirmed influenza B Yamagata and Victoria linage infection. J Clin Virol 2014; 61:156-60. 17. Eiros JM, Pérez A. Impacto del virus gripal tipo B y divergencia con la cepa B incluida en la vacuna antigripal en España. Rev Esp Quimioterap 2015; 28:39-46. 18. Glezen WP, Schmier JK, Kuehn CM, Ryan KJ, Oxford J. The burden of influenza B: s structured literature review. Am J Public Health 2013; 103:e43-51. 19. Hinds AM, Bozat-Emre S, Van Caeseele P, Mahmud SM. Comparison of the epidemiology of laboratory-confirmed influenza A and influenza B cases in Manitoba, Canada. BMC Public Health 2015; 15:35. 20. Wie SH, So BH, Song JY, Cheong HJ, Seo YB, Choi SH et al. A comparison of the clinical and epidemiological characteristics of adult patients with laboratory-confirmed influenza A or B uring the 2011-2012 influenza season in Korea: a multi-center study. PloS One, 2013:e62685. Medicina Balear 2016; 31 (1): 11-15 15

[close]

Comments

no comments yet