Revista Nuestro Seminario

 

Embed or link this publication

Description

nº 24. Curso 2013-2014. Abril 2014

Popular Pages


p. 1

CURSO 2013/2014 ABRIL 2014 - Nº 24

[close]

p. 2

Portada: Ilustración del Libro conservado en la Biblioteca del Seminario de Ciudad Rodrigo, Aurea Rosa D Silvestri de Priero. 1537. Contraportada: Ordenación de Diácono Anselmo Matilla Santos. Capitulares de la Portada: “Decreto de Graciano”, 1500. Biblioteca del Seminario de Ciudad Rodrigo. SEMINARIO SAN CAYETANO Plaza de Herrasti, 2 Apdo. de Correos nº 8 37500 CIUDAD RODRIGO (Salamanca) Tel. 923 46 01 08 • Fax 923 48 00 66 Correo electrónico: sancaye@teleline.es / info@elseminario.net Página Web: www.elseminario.net DEPOSITO LEGAL: S. 153 - 1991 Lletra, s.l. - Avda. Conde de Foxá, 89 • Tel. y Fax: 923 48 12 68 • 37500 Ciudad Rodrigo • www.lletra.es

[close]

p. 3

S UMARIO Editorial .............................................................................................7 Nuestro Obispo ..................................................................................8 Seminario Menor • Edifica mi Iglesia ........................................................................12 • Estudio acompañado .................................................................14 • Talleres Taller de Deporte ..................................................................16 Taller de Guitarra ...................................................................16 Taller de Música ....................................................................17 Taller de Cine ........................................................................18 Taller de Teatro .....................................................................19 • Crónica del 3er trimestre del curso pasado Lunes de Aguas: La Alberca y Las Batuecas ..............................20 Viaje de Estudios a Madrid y Toledo ........................................21 1 de junio: día del Monaguillo .................................................23 2 de junio: Procesión del Corpus Christi ...................................24 12 de junio: “Un Dios Prohibido” .............................................25 Reuniones formativas con Gloria Alvira .....................................27 • Crónica del verano de 2013 En-clave de Misión .................................................................28 Taller de Teatro En-clave de Misión .........................................29 • Crónica de septiembre a marzo del curso 2013-2014 Mis primeros días en el Seminario ...........................................30 Mis primeras experiencias en el Seminario ................................30 Ejercicios Espirituales .............................................................31 San Cayetano 2013 Crónica de la celebración del día de San Cayetano ......................33 Día de puertas abiertas .........................................................35 Al rescate de los libros: la burra y los seminaristas .......................36 Experimento en el laboratorio ................................................37 Excursión a Mérida ..............................................................38 Visita al Palancar .................................................................39 Día de la Familia ....................................................................40 5

[close]

p. 4

Cottollengo del Padre Alegre en Las Hurdes ............................42 Peregrinaciones Peregrinación al Quinto Evangelio ...........................................43 Viaje a Roma y peregrinación a Asís .........................................45 Día de San José • Entrevista a Anselmo Matilla .......................................................47 • Crónica de la ordenación Diaconal de Anselmo Matilla Santos ........51 • Acción de Gracias de la ordenación de Diácono de Anselmo ..........53 • Celebraciones del día de San José Spot: Cree en lo posible .........................................................58 Arciprestazgo de La Ribera .....................................................59 • Vídeo vocacional “Norte” ..........................................................60 Seminario Mayor • El primer anuncio en tiempos de nueva Evangelización Encuentro de Seminaristas en la Región del Duero en Ávila ........61 • Curso de verano en Santander ....................................................63 • Encuentro de Seminaristas de la Región del Duero-La Rioja y Ejercicios Espirituales Ciudad Real, Almodóvar del Campo, Montilla y Córdoba ...........64 Ejercicios Espirituales .............................................................68 • Entre el mayor y el menor ...........................................................70 In memoriam • D. Agustín Herrero Durán ...........................................................73 • D. Juan Medina Vicente ..............................................................73 Sección especial • Asamblea Diocesana ..................................................................74 • Año Franciscano ........................................................................75 Nuestro Seminario Diocesano, Seminario Menor y Mayor ......................76 Los seminaristas en el mapa de la Diócesis ...........................................84 Nuestro Seminario Diocesano.............................................................85 Al cierre de la revista • Visita a Barbastro, El Pueyo, Valle de Ordesa y Barcelona ...............89 Curiosidades históricas • Digitalización del Archivo Académico ...........................................91 Instantáneas para el recuerdo .............................................................94 6

[close]

p. 5

Editorial e nuevo la revista Nuestro Seminario. Recopilar la vida de casi un año entero es harto difícil, acaso imposible. Pero hay cursos especiales como el curso 2013-14: Asamblea Diocesana, Año Franciscano y la ordenación de un Seminarista Mayor. La Asamblea Diocesana con reuniones de sacerdotes, laicos y religiosas a lo largo de todo el año en diversos encuentros está siendo una gracia de Dios para nuestra Iglesia de Ciudad Rodrigo. El Seminario pone a disposición sus instalaciones para las reuniones de grupo, para la oración y para la comida. Es un gozo ver la casa llena de esta actividad y comprobar que nuestra Diócesis recibe un impulso del Espíritu para seguir aquí y ahora en la misión. D Imagen de San Francisco de Asís en nuestra Catedral. Por otra parte el Año Franciscano, que rememora el paso de san Francisco de Asís por Ciudad Rodrigo hace 800 años. Nos alegra y nos ayuda mucho en nuestra vida de Seminario poner los ojos en san Francisco de Asís: conocer su vida, seguir su ejemplo, convertir nuestros pasos al evangelio y vivir su alegría. El lema de este curso nos ayuda a ello: “Reconstruye mi iglesia”. Ojalá este recuerdo no solo quede en actos y actividades que se están organizando, sino que sobre todo impulse nuestra vida en el Seminario. Por último, la ordenación de diácono de Anselmo Matilla Santos. Su camino vocacional en nuestro Seminario es un estímulo e impulso para todos los que se educan y crecen como seminaristas en esta institución. Leyendo la acción de gracias del día de su ordenación caemos en la cuenta de la importancia del día a día en el Seminario Menor y luego en el Mayor y cómo Dios lo ha ido ganando para la causa del Evangelio. En fin, disfruta amigo lector con la lectura de este número, sumérgete en nuestra vida para que la conozcas y, conociéndola, la ames como la amamos nosotros. Nuestro Seminario 7

[close]

p. 6

Nuestro Obispo HOMILÍA EN LA INAUGURACIÓN DEL CURSO DEL SEMINARIO (17-IX-2013) uerido D. José, amigo y hermano en el episcopado, queridos hermanos sacerdotes, queridos seminaristas, querido claustro de profesores, queridos padres, queridos trabajadores de esta casa, queridos voluntarios y bienhechores: Un año más, como se expresó el Papa Francisco ante los seminaristas de todo el mundo, en la reciente JMJ; estamos aquí para alabar al Señor, y lo hacemos reafirmando nuestra voluntad de ser instrumentos suyos. Este año con un lema: “Reconstruye mi Iglesia”. El mismo que el Papa utilizó en la Vigilia de la JMJ en Río de Janeiro. Precisamente, desde las reflexiones del Papa, en su encuentro con sacerdotes y seminaristas en aquel evento, nos preguntamos: “¿Qué sentido tiene un seminario dentro de la Iglesia Diocesana y cómo se construye Iglesia con él?...” - Sin duda, y además de recibir una adecuada formación integral, se deben re-descubrir tres cosas: la posible llamada de Dios, el dejarse anunciar y el anuncio activo del Evangelio y, finalmente, el hacer posible la cultura del encuentro. Todo ello, en la misma línea de las lecturas que hemos escuchado hoy: la de la Carta a los Efesios, que acentúa la comunión profunda en quienes formamos un solo cuerpo y un solo espíritu. Y el complemento del Evangelio de San Lucas, que nos habla de la misión apostólica de los 72. Dejo el rico contenido de las lecturas y, brevemente, me detengo en cada uno de los tres importantes aspectos subrayados por el Papa Francisco. Llamados por Dios. Nos urgió el Papa Francisco a pedir la gracia a Dios y a la Virgen de ser llamados. Para ello, hay que “Permanecer muy unidos a Jesús” (Jn 15,4). ¿Cómo contemplarlo, adorarlo y abrazarlo? – Primero, en nuestro encuentro cotidiano con él en la Eucaristía; además, en nuestra vida de oración y de adoración, y también reconocerlo presente, y abrazarlo, en las personas más necesitadas. El “permanecer” con Cristo no significa aislarse, sino un permanecer para ir al encuentro de los otros. Llamados a dejarnos anunciar y a anunciar el Evangelio. Un Seminario, recordó el Papa, no es solo una casa de formación, sino de verdadero anuncio del Evangelio. Hemos escuchado las palabras de Jesús: “Id, y haced discípulos en todas las naciones” (cf. Mt 28,19). Ayudemos a los jóvenes seminaristas a darse cuenta de que ser discípulos misioneros es una consecuencia de ser bautizados y es parte esencial del ser cristiano; y, además, que el primer lugar donde se ha de evangelizar es el propio seminario, la familia y los amigos. Ayu8 Q

[close]

p. 7

Nuestro Obispo demos a estos jóvenes. Necesitan ser escuchados. ¡La paciencia de escuchar! Hecha realidad en la vida cotidiana, en el confesionario, en la dirección espiritual, en el acompañamiento de formación. Sepamos perder el tiempo con ellos. Sembrar cuesta y cansa, ¡cansa muchísimo! Y es mucho más gratificante gozar de la cosecha… ¡Todos gozamos más con la cosecha! Pero Jesús nos pide que sembremos en serio. No escatimemos esfuerzos en la formación de los seminaristas. San Pablo, dirigiéndose a sus cristianos, utiliza una expresión, que él hizo realidad en su vida: “Hijos míos, por quienes estoy sufriendo nuevamente los dolores del parto hasta que Cristo sea formado en vosotros” (Ga 4,19). Que también nosotros lo hagamos realidad ayudando a nuestros seminaristas a redescubrir el valor y la alegría de la fe, la alegría de ser amados personalmente Foto de familia en la Inauguración del curso 2013/2014. 9

[close]

p. 8

Nuestro Obispo por Dios. Esto es muy difícil, pero cuando un joven lo entiende, por la gracia del Espíritu, lo acompañará durante toda la vida. Al mismo tiempo, hay que educarlos en la misión, a salir, a ponerse en marcha, a ser callejeros de la fe. Así hizo Jesús con sus discípulos: no los mantuvo pegados a él como la gallina con los pollitos; los envió. No podemos quedarnos enclaustrados en nuestra institución diocesana, cuando tantas personas, también jóvenes, están esperando el Evangelio. Salir, enviados, según su edad. No es un simple abrir la puerta para que vengan, para acoger, sino salir por la puerta para buscar y encontrar. Empujemos a los jóvenes para que estén siempre dispuestos a salir. Llamados a promover la cultura del encuentro. Precisamente en este año en el que caminamos hacia una Asamblea Diocesana. Que seamos artífices de la comunión, del diálogo. Traduzcamos la palabra solidaridad en fraternidad, que es mucho más profunda porque significa ser servidores de la comunión y de la cultura del encuentro. Y hacerlo sin ser presuntuosos ni imponiendo D. Raúl con el papa Francisco en la Visita “Ad limina”. 10

[close]

p. 9

Nuestro Obispo “nuestra verdad”, más bien guiados por la certeza humilde y feliz de quien ha sido encontrado, alcanzado y transformado por la Verdad que es Cristo, y no puede dejar de proclamarla (cf. Lc 24,13-35). Nada más. Un agradecimiento muy especial para los formadores y profesores que nos han dejado en este curso, y un saludo sincero de bienvenida a los nuevos. A estos segundos me atrevo a exhortar: no escatiméis esfuerzos, como no lo hicieron vuestros predecesores. Que Dios os pague, a todos, lo que humanamente ni sabemos ni podemos hacer. Finalizo volviendo a recordar el lema de este año: “Reconstruye mi Iglesia”. Precisamente el Papa Francisco, en un encuentro mantenido, con el clero de Roma, proclamó con valentía que no deben echarnos para atrás los problemas y los escándalos de la Iglesia, porque la Iglesia no se cae. Constantemente hace suyo al sueño del Papa Inocencio III, quien, en su tiempo, vio a Francisco de Asís sostener el edificio vacilante de la Iglesia. La Iglesia no se hunde porque hoy, como siempre, hay mucha santidad cotidiana: hay muchas mujeres y muchos hombres que viven la fe en la vida de cada día. Y la santidad es más fuerte que los escándalos. Pedimos al Espíritu que también nosotros seamos santos en la Iglesia y en la sociedad de hoy. Queridos hermanos y hermanas, vamos a celebrar en nuestra querida Diócesis el Año Franciscano, los ochocientos años del paso del poverello entre nosotros. Como San Francisco, somos llamados por Dios, con nombre y apellidos, cada uno de nosotros, a construir su Iglesia; llamados a ser buenos cristianos y, algunos también, a ser sacerdotes; todos, llamados a anunciar el Evangelio y a promover con alegría la cultura del encuentro. La Virgen María es nuestro modelo. La pedimos que nos enseñe a encontrarnos cada día más y mejor con Jesús. Que nos empuje a salir al encuentro de tantos hermanos y hermanas que están sufriendo y que tienen sed de Dios y no hay quien se lo anuncie. Que nos empuje a ser verdaderos discípulos del Señor. + Raúl Berzosa Obispo de Ciudad Rodrigo 11

[close]

p. 10

Seminario Menor EDIFICA MI IGLESIA difica mi Iglesia”, es el lema de nuestro Seminario para este curso. Dos acontecimientos importantes lo motivan: el VIII Centenario del paso de san Francisco por Ciudad Rodrigo y la celebración de la Asamblea Diocesana. En lo alto de una de las columnas que sostienen las bóvedas de la nave central de nuestra Catedral, hay una escultura que representa a san Francisco. Es un documento gráfico del paso del santo por nuestra Ciudad. Ocurría esto, según la tradición oral, en el año 1214; se estaba construyendo la Catedral, y su persona debió causar un impacto tan grande, que los canteros lo dejaron plasmado en piedra, vestido con una sencilla túnica con capucha, del más pobre tejido, ceñida a la cintura con una simple cuerda. Por las calles de la ciudad, según su costumbre, saludaría a quienes encontraba de esta manera: “paz y bien”; predicaría el evangelio en las iglesias y donde quiera que encontrase personas reunidas. Su sola persona era ya una predicación elocuente. Retrocedamos algunos años y situémonos en su ciudad de Asís donde Francisco era muy popular: joven, rico, bullanguero, juerguista, poeta, músico…, el líder indiscutible de la juventud de Asís. En algún momento concreto de estos años jóvenes algo extraordinario debió ocurrir en su vida; empieza, cada vez más, a frecuentar lugares solitarios para reflexionar; dedica mucho tiempo a ayudar a los pobres y a estar con ellos; venciendo la repugnancia que le causan, es capaz de acercarse a los leprosos e incluso tocarlos y besarlos. Solía visitar, también, las ermitas e iglesias de las afueras de la ciudad. En una de ellas, en la de san Damián, orando ante una imagen de Cristo, encontró respuesta a la pregunta que muchas veces se venía haciendo: “Señor, ¿qué quieres que yo haga?”. Entendió oír con claridad: “Francisco, ¿no ves que mi casa amenaza “E Juan Carlos rezando ante el Cristo de San Damián (Asís). 12

[close]

p. 11

Seminario Menor ruina? Corre y trata de repararla”. Esta y otras necesitaban de una buena reparación. Y se puso manos a la obra. Pero, ¿era esta la iglesia que necesitaba ser reparada? Un día en que asistía a Misa se proclamó el evangelio del envío de los setenta y dos discípulos: “¡Poneos en camino! Mirad que os envío como corderos en medio de lobos. No llevéis bolsa, ni alforja, ni sandalias…,” y entendió que la amenaza de ruina en la Iglesia estaba en no vivir el evangelio. ¡Cuántos pastores de la Iglesia buscando el poder, el prestigio, la riqueza! ¡Cuántos fieles sumidos en la ignorancia y la pobreza! Entendió que el Señor le llamaba, a él y a aquellos que se le iban uniendo a vivir de manera radical estas palabras de Jesús: vivir pobremente, sin tener posesiones, ganándose el sustento diario con el trabajo o pidiendo limosna y anunciando gratuitamente el evangelio. Nuestro obispo nos ha convocado, en este Curso Pastoral, a celebrar una Asamblea Diocesana con las palabras del evangelio: “¡Poneos en camino!”. Llamada dirigida a todos, pero especialmente a los sacerdotes, religiosas y laicos comprometidos. Y nos preguntamos como hacía san Francisco: “Señor, ¿cómo seguir edificando nuestra iglesia diocesana en este tiempo concreto que nos ha tocado vivir? ¿Por dónde caminar?”. Y nos hemos puesto a la escucha del Señor orando, escuchando su Palabra, reflexionando en grupos. El Señor nos va dando algunas pistas: nuestra Iglesia ha de ser más sinodal y samaritana. La palabra “sínodo” quiere decir “hacer camino juntos”. Para hacer camino juntos es preciso reforzar los lazos comunitarios y sabernos corresponsables. Por eso, todos estamos llamados como miembros, “piedras vivas”, de esta Iglesia, a poner en ella lo mejor de nosotros mismos. Iglesia samaritana de puertas abiertas para salir a los caminos y acercarnos, como el samaritano de la parábola, a todos aquellos heridos que sufren en su cuerpo y en su espíritu. También el Seminario, institución muy importante de la Diócesis, ha de ponerse a la escucha: ¿Qué quiere el Señor de nosotros? ¿Cómo edificar su Iglesia? Porque el Seminario no es un colegio más, preocupado solo en ofrecer una buena formación intelectual. Además de esto, ha de empeñarse en crear un ambiente familiar y comunitario donde sea posible, desde la fe, escuchar la llamada del Señor. La vida se nos regala para ponerla al servicio de los demás y cada alumno ha de empezar a preguntarse: Señor, ¿qué quieres que yo haga con mi vida? Si la búsqueda es sincera, el Señor, como a san Francisco, les irá indicando el camino y a algunos les llamará por al ministerio sacerdotal. Así ha sido siempre en el Seminario. Crear este clima favorable es tarea de todos: profesores, padres, personal de servicio y, sobre todo, de los formadores y de los seminaristas que más tiempo vivimos en esta casa. Vidal Rodríguez Encinas 13

[close]

p. 12

Seminario Menor ESTUDIO ACOMPAÑADO uestro Seminario desde hace varias décadas tiene marcado un estilo de estudio en el que se intenta que los seminaristas consigan adquirir una serie de hábitos relacionados con la distribución y aprovechamiento del tiempo, el aprendizaje personal y autónomo, la comprensión de las materias y la maduración intelectual del alumno. Para ello los educadores les acompañamos y guiamos en esta tarea de crecimiento personal, unas veces con gran satisfacción por el éxito y, en cambio, otras de gran decepción por el fracaso de algunos de estos. Con la incorporación de un educador más al equipo de formación, hemos podido mejorar la atención de los seminaristas durante las horas de estudio. Tanto Adrián, Juan Carlos y un servidor, nos dedicamos a la atención plena de los seminaristas en estos momentos. Nuestras funciones como educadores son mantener un clima de silencio para que sea posible el aprendizaje de los seminaristas; acompañarles en el estudio, haciendo un seguimiento, en la medida de lo posible, de las tareas diarias y en la preparación de los exámenes; y, por último, la resolución de dudas que surjan en el quehacer cotidiano. La práctica principal es el fomento de la resolución de problemas por ellos mismos, es decir, pensar bien las dudas que tienen antes de preguntar, aprender a manejar los materiales de trabajo como son los diccionarios, las enciclopedias e Internet. Los educadores estamos para la aclaración y explicación de todo lo que sea necesario, explicando problemas matemáticos, conceptos básicos, cómo se resume un tema, cómo se debe estudiar, etc. En cuanto a los horarios de estudio se vienen manteniendo los habituales que suman en torno a 2 horas y 30 minutos diarios. Tiempo más que suficiente para los primeros cursos de la ESO y, en cambio, escaso para los mayores de Bachillerato que, en su habitación, deben de aprovechar un poco más de tiempo. Como novedad de este curso, Nuestro Seminario ha ampliado el alcance de la conexión a Internet, dotando de red Wifi al salón de estudio para facilitar las tareas del alumno. Este hecho conlleva una educación en el uso de la red global. Nuestras líneas de actuación están dirigidas hacia el tiempo de uso de la red para unas tareas u otras, distinguiendo entre el ocio y el trabajo y usar Internet para lo necesario y el tiempo necesario. Así pues, durante la primera hora y media tenemos restringido el uso de Internet, aprovechando este tiempo para hacer tareas que no necesiten conexión, así como en la siguiente hora, los seminaristas pueden usarlo para las 14 N

[close]

p. 13

Seminario Menor tareas relacionadas con las clases que lo precisen, cada vez más unidas al contenido que se puede encontrar en la red. Hemos comenzado el segundo trimestre con una actividad nueva al comenzar el estudio. Esta actividad es la lectura de las “Florecillas de San Francisco”. Son pequeños relatos (anecdóticos) que van introduciendo al alumno en la concentración necesaria para el estudio, además de enriquecer nuestra vida espiritual con el ejemplo de San Francisco. Para terminar quiero decir que la oportunidad de disponer a varias personas en dedicación completa a ellos es un verdadero privilegio (tanto a nivel económico, como intelectual) para los chicos que están en el Seminario. Es necesario que los padres y los formadores tengamos presente este hecho y se lo inculquemos a los chicos, para que se valore y no se desperdicie el tiempo de estudio que repercutirá directamente en el futuro de los seminaristas. Juan José Carreto Formador del Seminario Los seminaristas realizando sus tareas en el salón de estudio. 15

[close]

p. 14

Seminario Menor TALLERES TALLER DE DEPORTE ola, me llamo Noel y voy al taller de deporte. Nuestro entrenador se llama Alejandro y es el padre de dos seminaristas (Esteban y Alejandro). Viene cada martes 1 hora. En esa hora corremos unas cuantas vueltas a la pista, cuando acabamos de correr, estiramos y también ejercitamos los músculos haciendo abdominales, flexiones, etc. Los ejercicios de entrenamiento tirando a la portería o si no haciendo pases rápidos y directos. En los últimos 20 minutos hacemos un partido de fútbol y, al terminar damos una vuelta al campo y estirando, antes de irnos decimos todos “somos un equipo”. Me gusta este taller porque disfruto jugando al fútbol con mis amigos. Le doy las gracias a Alejandro en nombre de mis amigos porque nos está enseñando muchas cosas. Noel Calvo Reinoso - 2º de la ESO H TALLER DE GUITARRA El taller de guitarra se divide en tres grupos: uno dirigido por Jorge Pérez, otro por Roberto Blanco y, el tercero, por Adrián Matilla. Yo voy al grupo de Adrián donde estamos los principiantes que no sabíamos nada antes de empezar. En los primeros días, nos enseñaron las partes de la guitarra, a qué nota le corresponde cada cuerda, tanto en español como en inglés; cómo se coge la guitarra y algunos acordes. En el grupo de Jorge se está enseñando el punteo que se toca en la misa después de la comunión y la canción del Padre Nuestro Marinero. En el de Adrián estamos aprendiendo el punteo de Smoke on the Water y los acordes y, finalmente, en el de Roberto el Porompompero. Yo he aprendido el punteo de Misa, el Smoke on the Water y los acordes. El rector del Seminario dijo que algunos grupos podían estar tocando en misa a final de curso. No sé si seré capaz de hacerlo o tendré que esperar a otro año. Ángel Moronta Vega - 2º de la ESO 16 H ola, soy Ángel Moronta, este es mi primer año en el Seminario y he empezado a tocar la guitarra.

[close]

p. 15

Seminario Menor TALLER DE MÚSICA n el taller hacemos varias cosas, como leer partituras y contarlas. Nuestro profesor de taller se llama Mario de la Cruz Ortiz, que es también músico profesional que toca en Madrid. En el taller estamos seis seminaristas y los seis estamos aprendiendo y divirtiéndonos, además, de vez en cuando tocamos nuestra música en público dentro del Seminario Diocesano. También tenemos previsto tocar en alguna misa. Algunas cosas las hacemos individualmente y otras colectivamente. Las individuales contienen actividades tales como leer en alto una partitura. Las colectivas incluyen cantar algunas canciones que nos ha adaptado Mario y las ha incluido en un cuaderno. Este cuaderno también incluye partituras para practicar la lectura musical. Últimamente estamos practicando canciones para los carnavales y Mario nos dice que hemos mejorado mucho. Para terminar, os quiero contar que Mario me da clases particulares de piano porque con más gente no se puede aprender piano. José Miguel Baz Ruivo - 6º de la ESO E Los miembros del taller de música exponiendo sus trabajos. 17

[close]

Comments

no comments yet