Revista Nuestro Seminario

 

Embed or link this publication

Description

nº 22. Curso 2011-2012. Diciembre 2012

Popular Pages


p. 1

CURSO 2011/2012 diciembre 2011 Nº 22

[close]

p. 2

Portada: Ilustración del Libro conservado en la Biblioteca del Seminario de Ciudad Rodrigo, Aurea Rosa D Silvestri de Priero. 1537. Contraportada: El Papa en la Misa con los seminaristas en la JMJ. (Catedral de la Almudena, Madrid. 20 de agosto de 2011. Capitulares de la Portada: “Decreto de Graciano”, 1500. Biblioteca del Seminario de Ciudad Rodrigo. SEMINARIO SAN CAYETANO Plaza de Herrasti, 2 Apdo. de Correos nº 8 37500 CIUDAD RODRIGO (Salamanca) Tel. 923 46 01 08 • Fax 923 48 00 66 Correo electrónico: sancaye@teleline.es / info@elseminario.net Página Web: www.elseminario.net DEPOSITO LEGAL: S. 153 - 1991 Lletra, s.l. - Avda. Conde de Foxá, 89 • Tel. y Fax: 923 48 12 68 • 37500 Ciudad Rodrigo • www.lletra.es

[close]

p. 3

S UMARIO Editorial .............................................................................................7 Nuestro Obispo ................................................................................10 Seminario Menor “Sin complejos ni mediocridad”. Lema del curso 2011-2012 ....12 De seminarista a educador del Seminario ..............................14 Entrevista a Roberto Vegas, nuevo formador del Seminario .....16 Crónica del 3er trimestre del curso pasado Lunes de Aguas en la Peña de Francia y el Maíllo ...................19 Doce horas de oración por las vocaciones .............................20 IV Trofeo San Cayetano de Fútbol Sala .................................22 Día del monaguillo .............................................................23 Crónica del verano 2011 Convivencias de los nuevos .................................................24 Campamento de verano en los DED .....................................25 Un seminarista menor en la JMJ ...........................................24 Ejercicio de audacia pastoral ...............................................28 Crónica del 1er trimestre del curso 2011-2012 Inauguración del curso ........................................................31 Mis primeros días en el seminario .........................................32 Excursión a la Villa Romana de La Olmeda y Carrión de los Condes ........................................................33 Ejercicios Espirituales en el “Lugar de Jesús” (Villares de Yeltes) ..34 Ejercicios Espirituales en “El Zarzoso” ..................................35 Tarde en Bañobárez y Villavieja de Yeltes ..............................36 Celebración del 850 Aniversario de nuestra diócesis ...............37 Encuentro con un misionero: visita de Nemesio Frías Palanco, misionero del IEME ............................................................38 Fiesta de San Cayetano .......................................................39 Excursión a “Las Edades del Hombre” ..................................40 Triduo y fiesta de la Inmaculada ...........................................41 Día de la Familia ................................................................42 5

[close]

p. 4

Seminario Mayor Del Seminario menor al Seminario mayor ..............................43 El Seminario mayor en la JMJ ..............................................45 Un seminarista en la Pastoral Juvenil .....................................48 In Memoriam ....................................................................................52 Rincón de los padres La firmeza y la finura educativa como antídoto de este virus ....53 Nuestro Seminario Diocesano, Seminario Menor y Mayor ......................56 Los seminaristas en el mapa de la Diócesis ...........................................61 Nuestro Seminario Diocesano, comunidad educativa ............................62 Instantáneas para el recuerdo .............................................................66 Horario general .................................................................................74 6

[close]

p. 5

Editorial SIN COMPLEJOS NI MEDIOCRIDAD n esta revista Nº 22 hallarás de nuevo una síntesis de nuestra vida: la del tercer trimestre del curso pasado, la del verano y la del primer trimestre del curso presente. Encontrarán eco especial de los acontecimientos de la JMJ y del 850 Aniversario de nuestra diócesis civitatense, sin olvidar otro momento importante como fue el encuentro de Seminaristas de la Iglesia en Castilla. Dos cosas debemos destacar del curso que se iniciaba el 15 de septiembre de 2011: por un lado, el grupo de ocho nuevos seminaristas menores que se incorporaban a 1º de ESO y el ingreso de un nuevo Seminarista Mayor, que proviniendo del Seminario Menor, accedía al Mayor; y por otro, la incorporación de dos nuevos formadores para sustituir a Álvaro Fernández Gómez, profesor de inglés y educador y a José María Rodríguez-Veleiro, Chema, colabora- E Puerta de entrada de nuestro Seminario con el cartel de los 850 años de nuestra diócesis 7

[close]

p. 6

dor, quienes dejaban el Seminario al finalizar el curso. Desde Nuestro Seminario agradecemos de manera singular los siete años que el educador y profesor Álvaro ha dedicado a nuestra casa y que, por motivos de salud de su padre, marchó a Ávila para estar más cerca de él. Su estancia aquí ha sido un regalo de Dios. Asimismo agradecemos a Chema la dedicación y colaboración que ha tenido a lo largo de curso pasado. Desde esta revista damos también la bienvenida a los dos nuevos formadores: Roberto Vegas Primero y Adrián Matilla Santos. Roberto, aunque seguirá con sus parroquias, sustituye a Chema y Adrián Matilla Santos, sustituye a Álvaro y se incorpora como profesor de inglés y educador. Que el Señor les ayude en esta nueva responsabilidad. Teniendo en cuenta todo esto, emprendíamos la tarea del curso buscando un lema que respondiera a las necesidades del mismo. Lo encontramos en las palabras que Benedicto XVI dirigió a los Seminaristas Mayores en la Catedral de la Almudena en agosto de 2011, durante la JMJ de Madrid. Capilla Mayor del Seminario en los DED 8

[close]

p. 7

Éste es el espíritu con el que hemos querido ponernos en camino. Plasmarlo en el día a día es la aspiración de todo el Seminario: proponernos grandes metas, donde no hay, no debería haber, espacio para una vida acomplejada. Nuestro Seminario es un lugar privilegiado para educarse y formarse como hombres de esta tierra, como creyentes del Dios vivo y verdadero y como apóstoles de Jesucristo en nuestra iglesia civitatense. Ser miembros activos de esta comunidad educativa o ser alumnos de esta institución llena de orgullo a quienes nos toca vivir en esta “hora” de la Iglesia y del mundo. El caudal de gracia que corre por nuestro Seminario, como un manantial vivo, debe ser la fuente de nuestra alegría. Las dificultades que todos experimentamos, especialmente los padres, para lograr una educación sólida o el ambiente poco positivo para la transmisión de los valores cristianos y vocacionales son una acicate para enfrentar con más coraje los retos presentes. Los problemas provenientes del envejecimiento de nuestros pequeños pueblos o de la decadencia de nuestro mundo rural, no puede sino un mirar más evangélico a nuestra realidad y un impulso para elevar en nosotros la exigencia por superarnos a nosotros mismos. Los tiempos difíciles son buenos para aquellos que no quieren asentarse en la mediocridad. Son tiempos para aspirar a la excelencia en todo, a la perfección humana, que dicho “en cristiano” significa aspirar a la santidad. En esta feliz aspiración encontraremos motivos para ser más auténticos y así podremos sacar lo mejor de nuestro ser y podremos levantarnos desde nuestra postración. Estar postrado por rutina, desidia, resignación o acomodamiento es un pecado contra la esperanza, virtud ésta teologal que debe animar nuestra vida en Cristo. Nuestro Seminario quiere vivir con alegría esta esperanza: no nos apoyamos en falsas expectativas, pensando en tiempos pasados, como le ocurría a los fariseos y saduceos de los que habla el evangelista san Mateo, que acudían a Juan Bautista para ser bautizados y Juan les dijo «Dad el fruto que pide la conAbraham es nuestro padre", versión. Y no os hagáis ilusiones, pensando: "A pues os digo que Dios es capaz de sacar hijos de Abraham de estas piedras» (Mt 3,8-9). Debemos ser conscientes de que es Dios el que saca el fruto y la cosecha donde no siembra, pues, si fuera preciso, es capaz de sacar descendientes de Abrahán de las piedras. A nosotros nos toca durante este curso 2011-12 vivir sin complejos ni mediocridad, ésta es nuestra tarea, Dios hará el resto. Nuestro Seminario 9

[close]

p. 8

Nuestro Obispo SAN CAYETANO, SIN COMPLEJOS NI MEDIOCRIDAD F ormadores, profesores y alumnos de este Seminario: Me alegra mucho el lema que habéis escogido este año; “sin complejos ni mediocridad”. Era el mensaje que también quise poner de relieve al celebrar la Fiesta de nuestro Patrón, San Cayetano. El Papa Juan Pablo II subrayó de él tres bellas afirmaciones: por un lado, los santos se han configurado de manera especial con Jesucristo. Fijaos en la diferencia: no sólo han sido “seguidores” de Jesucristo, sino personificación del mismo Cristo; por otro lado, son miembros e hijos D. Raúl con el Papa Benedicto XVI en el Vaticano en 2008 10

[close]

p. 9

Nuestro Obispo por excelencia de la Iglesia y, finalmente, son ejemplo vivo de cómo debemos vivir el evangelio. El mismo Papa Juan Pablo II destacó también de San Cayetano la oración en común, la escucha y meditación de la Palabra de Dios diaria, la participación frecuente en los sacramentos de la Reconciliación y de la Eucaristía, y las excelentes obras de caridad. Se le llamó en su tiempo el "apóstol ardiente del Divino Amor y abanderado de la misericordia cristiana". Y, además de todo lo anterior, urgió a los eclesiásticos a buscar la santidad propia de su vocación y de su estado. No quería sacerdotes mediocres ni instalados. Tenemos que dar gracias a Dios por estar, en este Seminario, bajo la protección de un patrono tan grande y, al mismo tiempo, pedimos al Señor que sepamos imitarle. Finalizo con las mismas palabras que el Papa Benedicto XVI os dirigió a vosotros, los seminaristas, en la Catedral de la Almudena con motivo de la reciente JMJ: «Al veros, compruebo de nuevo cómo Cristo sigue llamando a jóvenes discípulos para hacerlos apóstoles suyos»… «Como seminaristas, estáis en camino hacia una meta santa: ser prolongadores de la misión que Cristo recibió del Padre»… «Más aún: os exhorto a configuraros cada vez más con Aquel que se ha hecho por nosotros siervo, sacerdote y víctima; es la tarea en la que el sacerdote ha de gastar toda su vida»… «Una vida así, a pesar del posible ambiente adverso e incluso del menosprecio, será nueva y atractiva para quienes buscan a Dios». Que así y que María, Madre de los Seminaristas, nos lo conceda. + Raúl, Obispo de Ciudad Rodrigo 11

[close]

p. 10

Seminario Menor “SIN COMPLEJOS NI MEDIOCRIDAD”. LEMA DEL CURSO ACADÉMICO 2011-2012 l curso pasado el lema que nuestro Seminario adoptó como motivo para su andadura fue el de “Firmes en la fe”, que era parte del lema de la Jornada Mundial de la Juventud que se iba a celebrar en el mes de agosto en Madrid, cuyo lema completo era “Arraigados y edificados en Cristo: firmes en la fe”. E La Jornada Mundial de la Juventud se desarrolló en Madrid entre los días 16 y 21 de agosto del año pasado, fechas en los que más de cuarenta jóvenes de nuestra diócesis participamos en unos días que permanecerán ya imborrables en nuestro recuerdo. ¿Cómo olvidar el chaparrón que nos cayó en el Aeródromo de Cuatro Vientos o el momento de silencio total que se vivió instantes después al hacer la exposición del Santísimo? Todavía permanecen en mi retina los jóvenes hincados de Los seminaristas en la sala de estudio 12

[close]

p. 11

Seminario Menor rodillas en el barro adorando al Señor en la Eucaristía. Si tuviera que resumir la JMJ de Madrid en una frase, estaría inspirada precisamente en este momento de la lluvia, el silencio posterior con los jóvenes de rodillas en el barro y cómo vivimos esos momentos. La frase quedaría así: Alegres y más fuertes que la lluvia. Otro momento importante de esos días fue la Eucaristía que el Papa presidió en la Catedral de la Almudena para los seminaristas mayores que participaban en las Jornadas. En esa Misa el Papa animó a los seminaristas a ser aliento en la fe, responsables con lo que conlleva ser sacerdote y a que no se dejasen intimidar por el entorno que pretende excluir a Dios. Les vino a decir que para tener éxito en su futura vida pastoral hay que vivir con sencillez y generosidad, afrontando el reto “sin complejos ni mediocridad” y siendo testigos de “Dios hecho hombre”. Precisamente de una de las frases que el Papa pronunció en su homilía a los seminaristas hemos sacado el lema para este curso 2011-2012 en nuestro Seminario: “Sin complejos ni mediocridad”. Quiere ser un deseo de continuidad con lo vivido en la JMJ, pero también un acicate que nos sirva durante todo el curso como guía en las distintas actividades del día a día. Una frase parecida, y que también barajamos como lema para este curso, dijo el Papa a su llegada al aeropuerto de Barajas: «No os avergoncéis del Señor». Hoy en día sobra gente acomplejada y mediocre y hacen falta personas, también sacerdotes, que vivan “sin complejos ni mediocridad”. Roberto Vegas Primero 13

[close]

p. 12

Seminario Menor DE SEMINARISTA A EDUCADOR DEL SEMINARIO Dedicado a uno de los mejores profesores que he tenido, un gran amigo y también un referente en muchas de las decisiones importantes de mi vida: don Álvaro Fernández Gómez. s curioso cómo la vida llega a dar cambios radicales pero que, a su vez, se producen en un mismo lugar. Hace unos cuatro años y medio un servidor se encontraba aún estudiando el segundo curso del Bachillerato de Humanidades y Ciencias Sociales en Nuestro Seminario y, fíjense: ahora me encuentro en el mismo lugar pero desde otra orilla. Y todo esto en tan sólo ese período de tiempo. Aún recuerdo Adrián en el patio del Seminario con emoción el día que comencé mi andadura (con once años, al igual que muchos de los nuevos seminaristas) en el Seminario Diocesano “San Cayetano”. Desde ese momento hasta que finalicé la etapa de Educación Secundaria Obligatoria y el Bachillerato, hubo momentos buenos y malos, momentos regulares, emocionantes, tristes… Pero sobre todo hubo amistad, formación, educación, oración… En este semillero me enseñaron a ser quien soy y me dieron forma para que en el momento actual pudiera ser una persona autónoma y bien formada. Influyó mucho el hecho de entrar al Seminario con mi hermano gemelo Anselmo, ahora seminarista mayor del Seminario de Ciudad Rodrigo. Los dos hermanos, mediante muchos momentos de ora- E 14

[close]

p. 13

Seminario Menor ción y reflexión, conseguimos discernir nuestra vocación. Él, como ya dije anteriormente, decidió que quería ser sacerdote, y por mi parte decidí estudiar Filología Inglesa y seguir vinculado a la Iglesia católica como laico, practicando los valores humanos, académicos y cristianos que me habían enseñado durante los seis maravillosos años de formación (quizás los mejores años de mi vida). Vi, por tanto, que la vocación sacerdotal “no era lo mío”, y a pesar de que con 16 años ya lo había anunciado, el Seminario me acogió durante los últimos años de mi formación. En esta decisión tan importante para mi vida participó muy activamente don Álvaro Fernández Gómez, profesor de Inglés en la etapa de tercero de la ESO a segundo de Bachillerato. Nunca me olvidé de mi etapa de seminarista, y siempre la añoraba cuando regresaba a hacer alguna visita de vez en cuando. Me ayudó mucho también la compañía en Salamanca de mis condiscípulos Juan José y Eduardo, y la relación con muchos otros con los que aún mantengo la amistad que nos unió en aquella etapa de nuestras vidas. Pasados los años de formación Universitaria, y sin esperármelo en absoluto, volví al Seminario una vez más, pero en esta ocasión lo hice como formador, educador y profesor de inglés. Lo primero que me llamó la atención al llegar al Seminario desde esta nueva perspectiva, fue que mis propios profesores iban a ser ahora mis compañeros del trabajo. Curioso, ¿no creen? Me resultó extraño hasta tal punto que a la mayoría de ellos aún sigo llamándoles de “usted” y de “don”. Antes de comenzar el curso me preguntaba cada día cómo sería mi experiencia como formador, educador y profesor, para qué mentirles, incluso me asustaba la situación, porque no tenía mucha experiencia en el trato con adolescentes, y no quería que saliera mal. Ahora puedo decir que la experiencia es buenísima, y que me he adaptado a la perfección, lo que influye tanto en mi estado de ánimo como en el de los chavales. El primer trimestre, por tanto, fue bien, mejor de lo que realmente esperaba, y fue muy positivo para mí, que todavía me sigo formando. El segundo trimestre acaba de comenzar y, de momento, enlaza con lo que ha sido el anterior, aunque ya con algo más de experiencia y, por esta razón, quizás más responsabilidades. Lo que le pido a este segundo trimestre es que siga siendo provechoso a nivel personal, a nivel educacional y a nivel espiritual. Ah, se me olvidaba, en lo referente a la formación y a la educación quiero también dar las gracias de corazón a todos aquellos que fueron mis formadores; aprendí mucho de ellos y me enseñaron muchas cosas que ahora puedo utilizar yo. Adrián Matilla Santos Formador, educador y profesor de Inglés del Seminario 15

[close]

p. 14

Seminario Menor ENTREVISTA A ROBERTO VEGAS, NUEVO FORMADOR DEL SEMINARIO 1) ¿Cómo llegaste al Seminario? La primera vez que vine al Seminario fue a un encuentro de monaguillos. Aunque yo no era monaguillo de mi parroquia, mi entonces párroco, D. Manuel Peláez, nos trajo a unos cuantos chavales de la parroquia. Recuerdo la Misa con D. Antonio Ceballos. Años más tarde volví a unas convivencias un mes de julio de 1992 y el jueves 1 de octubre de aquel año entré como seminarista. En mayo del año pasado D. Raúl me pidió que viniera de formador al Seminario y aquí estoy. Así que podemos hablar de tres venidas al Seminario. Roberto en el despacho del formador 2 ) ¿Te gusta? Nuestro Seminario, como todos los que conozco, tiene algo especial que hace que todas las personas que pasamos por él luego lo recordemos con cariño. Naturalmente influye el espíritu con el que te acerques a él. De todos modos, si tuviera que poner en una balanza las cosas buenas y las cosas menos buenas, siempre pesaría muchísimo más el plato de las buenas, así que si la pregunta es si me gusta, evidentemente tengo que decir que sí que me gusta. 16

[close]

p. 15

Seminario Menor 3) ¿Cuál es tu método de educación? ¿Mi método de educación? No sigo ningún método en concreto, más bien me dejo guiar por lo que oigo y lo que veo al resto de formadores y también por los recuerdos válidos para hoy. Cuando D. Antonio Ceballos estuvo por aquí en noviembre también me dejó dos o tres “perlas” sobre la educación a los seminaristas mientras paseaba con él por la ciudad. Y luego están las grandes ideas de los grandes educadores, como san Juan Bosco. Don Bosco decía que el buen educador tiene que tratar a los alumnos haciendo las veces de padre, buscando siempre la felicidad de los alumnos, aguantando antes que enojándose, persuadiendo antes que amenazando, corrigiendo antes que castigando, soportando siempre a los alumnos con firmeza y suavidad a la vez y poniéndose siempre a su servicio. A finales de noviembre nuestro obispo D. Raúl trajo unos cuadros al Seminario para que los colocáramos donde quisiéramos. Uno de estos cuadros es de san Juan Bosco y lo he puesto precisamente en el despacho del formador, para acordarme todos los días de estas cosas. 4) ¿Cómo te llamó el Señor? Pues poco a poco y todavía lo sigue haciendo. Hoy Dios no llama a través de zarzas que arden sin consumirse, sino que lo hace a través de personas, frases, hechos, etc., que hay que saber descubrir. Cuando yo me andaba pensando lo de entrar en el Seminario, llegó el día de mi Confirmación, el 13 de junio de 1992. Aquel día D. Antonio nos invitó a los chicos que nos confirmábamos a entrar en el Seminario. Recuerdo que al acabar la Confirmación, antes de la bendición final, nos sacaba allí delante de la gente y nos hacía estas preguntas sobre si nos gustaría ir al Seminario para ser sacerdotes. Cuando he ido después por Cádiz me ha alegrado ver que lo ha seguido haciendo en las Confirmaciones y también en las Ordenaciones sacerdotales. El obispo debería de ser el primer agente de la pastoral vocacional y proponer este camino. Luego ya ha venido el acompañamiento cercano de D. Julián y la parte última con D. Atilano, los formadores que he tenido y también por supuesto los amigos. De todos ellos el Señor se vale para hacer la llamada y para seguir haciéndola cada día. Lo interesante es que vosotros ahora no tengáis miedo y os preguntéis “Y yo, ¿por qué no?”. 5) ¿Cómo te organizas con las parroquias? Pues de momento bien, delimitando los campos. Cuando en mayo pasado D. Raúl me pidió que viniera al Seminario se planteó la posibilidad de si venir a 17

[close]

Comments

no comments yet