Revista Nuestro Seminario

 

Embed or link this publication

Description

nº 18. Curso 2007-2008. Diciembre 2007-Marzo 2008

Popular Pages


p. 1

CURSO 2007/2008 Diciembre 2007 - marzo 2008 Nº 18

[close]

p. 2

Portada: Ilustración del Libro conservado en la Biblioteca del Seminario de Ciudad Rodrigo, Aurea Rosa D Silvestri de Priero. 1537. Contraportada: Foto del Seminarista José Ángel Suárez Bustillo Capitulares de la Portada: “Decreto de Graciano”, 1500. Biblioteca del Seminario de Ciudad Rodrigo. SEMINARIO SAN CAYETANO Plaza de Herrasti, 2 Apdo. de Correos nº 8 37500 CIUDAD RODRIGO (Salamanca) Tel. 923 46 01 08 • Fax 923 48 00 66 Correo electrónico: sancaye@teleline.es / info@elseminario.net Página Web: www.elseminario.net DEPOSITO LEGAL: S. 153 - 1991 Lletra, s.l. - Avda. Conde de Foxá, 89 • Tel. y Fax: 923 48 12 68 • 37500 Ciudad Rodrigo 3

[close]

p. 3

S UMARIO Editorial .............................................................................................7 Nuestro Obispo ..................................................................................9 Seminario Mayor El comienzo de una nueva etapa: la vida en el Teologado .......11 Encuentro de seminaristas mayores de la Iglesia en Castilla: El apóstol y la misión apostólica hoy .....................................13 Seminario Menor. Facetas de nuestra formación Duc in altum ......................................................................15 Educarse para servir a los pobres .........................................16 Comunidad Parroquial, campo de cultivo de la semilla vocacional 19 Crónica del curso pasado: enero-junio 2007 Los Ejercicios espirituales ....................................................21 Ejercicios espirituales en el recuerdo ....................................21 Convivencias en Villasbuenas ...............................................22 Mi experiencia en el Cottolengo ..........................................23 Día del Seminario 2007 en La Fuente de San Esteban La misa y el vídeo del Seminario ..................................24 Una tarde inolvidable .................................................25 Viaje de Estudios (26-30 marzo 2007) El Jardín Botánico, el Museo de Ciencias Naturales y el Museo del Prado ....................................................26 El Museo del Prado ...................................................27 La visita al Zoo y al Santiago Bernabeu ........................28 La Estación de Atocha y el Monumento a las víctimas del 11-M ..........................29 El Seminario de Madrid ..............................................30 XIX Día del Monaguillo ......................................................................31 Colofón de una etapa en el Seminario Premios o reconocimientos para los alumnos de 2º de Bachillerato del curso 06-07 .........................................32 Crónica del verano 2007 Campamento de seminaristas en Cádiz (23-27 julio 2007) ........33 5

[close]

p. 4

Crónica del curso 2007-2008 Mi primer día en el Seminario ..............................................34 Algunos Obispos visitan el Seminario ...................................35 Nuevos guitarristas para el Seminario ...................................37 Taller de cine .....................................................................37 Las Edades del Hombre: “Yo camino” ..................................38 Las Médulas ......................................................................39 In Memoriam José Ángel: un regalo de Dios para nuestro Seminario ...........40 Dedicatorias ......................................................................44 Homilía en la misa funeral por el seminarista José Ángel .........47 Acción de gracias en la misa funeral por José Ángel ...............51 Crónica del curso 2007-2008 Celebraciones del día de San Cayetano ................................52 Especial Centenario de Mons. José Tomás de Mazarrasa: Aude Sapere......................................................................55 El Seminario Diocesano de Ciudad Rodrigo en las relaciones de las visitas Ad Limina de D. José Tomás de Mazarrasa .........60 Algunas noticias inéditas sobre el obispo Mazarrasa ...............64 Nuestro Seminario Diocesano, Seminario Menor y Mayor ......................71 Los seminaristas en el mapa de la Diócesis ...........................................78 Nuestro Seminario Diocesano, comunidad educativa ............................79 El rincón de los padres .......................................................................83 Día del Seminario 2008 La celebración del Día del Seminario. 9 de marzo de 2008 ......86 Casa Sacerdotal Despedida a dos Hermanas Religiosas ..................................88 D. José Ignacio Tellechea La evocación de un maestro sacerdote .................................90 In Memoriam ....................................................................................94 Horario general .................................................................................95 Al cierre Multitudinario adiós a D. Rafael García Cuadrado ..................96 A D. Rafa ...........................................................................98 6

[close]

p. 5

Editorial uando acabábamos de entregar a la imprenta el número 18 de esta revista sucedió la muerte de nuestro seminarista José Ángel Suárez Bustillo. Este acontecimiento ha marcado ya los días posteriores en la marcha del curso. Lo comenzábamos obedeciendo al Señor: “duc in altum”, navega mar adentro. Éste era el lema elegido en continuidad con el del curso pasado. Al iniciar esta navegación no sospechábamos que este suceso de la muerte de José Ángel nos iba a dejar tan delante del Señor y de su cruz; no podíamos calcular la hondura del “mar adentro”; no sabíamos que el Señor nos aguardaba para sorprendernos, para tocarnos en el interior. Tampoco sabíamos que en plena semana de la Octava de Pascua tendríamos que asistir a la muerte de D. Rafael García Cuadrado, deán de la Catedral y profesor del Seminario. Los que nos hemos embarcado en esta aventura del curso hemos confiado plenamente en su presencia. A menudo nos entran dudas y nos parece que el Maestro no va en la barca, zarandeada por los vientos contrarios. Los estudiosos del Evangelio de san Mateo saben que esta imagen está referida a la primitiva comunidad cristiana: pobre, envuelta siempre en dificultades y problemas. La iglesia ha leído este texto con la convicción profunda de ser ella misma la barca, aunque no acierte siempre a descubrir al Señor en ella. Sentimos la llamada de Cristo que nos dice: ¡ven! como se lo dijo a Pedro en plena tormenta. En tantas cosas de nuestra vida, y ahora especialmente, vemos que caminamos sobre el agua. El Señor nos ha enviado a hacer milagros y a vivir cada día el milagro de no hundirnos, de no desfallecer, de no dudar; pero sabemos que somos débiles y dudamos como Pedro, y cuando dudamos nos hundimos. Nuestro Seminario quiere poner los ojos en Jesús para seguir emprendiendo el servicio del Evangelio. Nos gustaría no confiar en nuestras fuerzas, en nuestro voluntarismo, en nuestras cualidades, en nuestras seguridades, porque entonces nos hundiríamos. Nuestro Seminario está invitado a caminar sobre las aguas, a vivir su identidad y su misión desde la sencillez y la confianza, aunque los vientos sean contrarios, estamos invitados a creer, a dar el paso sobre el agua, a echarnos al mar, a caminar por donde muchos no quieren caminar, por donde muchos no saben caminar, estamos invitados a hacerlo no con suficiencia ni altanería (ya se encarga el Señor de hacernos caminar en pequeñez y en pobreza de resultados, para que nos volvamos más a él) sino de su mano: ante el grito de Pedro, Jesús le tiende la mano a Pedro y le dice ¡hombre de poca 7 C

[close]

p. 6

fe! ¿Por qué has dudado? Necesitamos unas buenas dosis de fe para continuar con la travesía de Nuestro Seminario. Este seminario que ha contribuido felizmente al amor apasionado por esta iglesia, que peregrina en medio de nuestro pueblo y de nuestra tierra. Este seminario debe ser casa donde resuenen de verdad los latidos de nuestra amada diócesis y donde se forme con ilusión a los adolescentes y jóvenes, a aquellos que un día tomarán el relevo, el testigo y el puesto de los sacerdotes o de otros agentes de pastoral que trabajan en nuestra iglesia. Esta revista es un pálido reflejo de la vida intensa de esta casa. Esta revista es, en esta ocasión, un homenaje a uno de nuestros alumnos que ha llegado ya a su destino, que ha cumplido ya su travesía y ha llegado a la casa del Padre. La familia del Seminario recordará siempre su sonrisa, guardará siempre su memoria y agradecerá a Dios haberle tenido entre nuestros alumnos. Esta familia de Nuestro Seminario ora y reza por sus padres para que el Señor los haga fuertes en esta tribulación tan honda. Esta revista es también un agradecimiento a D. Rafa por sus impagables servicios al Seminario. 8

[close]

p. 7

NUESTRO OBISPO DUC IN ALTUM El evangelista San Lucas nos presenta aquella preciosa escena, en la que aparece Jesús predicando el evangelio del Reino a una gran multitud desde la barca de Pedro. La muchedumbre no sólo seguía al Señor sino que escuchaba con avidez sus enseñanzas porque hablaba con autoridad. Una vez concluida la predicación, el Señor le pide a Pedro que “reme mar adentro” (Duc in altum) para pescar. El resultado de la pesca fue extraordinario: “recogieron una cantidad enorme de peces” (Lc, 5). Este acontecimiento dejó desconcertado a Pedro y a sus compañeros. Ellos habían estado pescando durante toda la noche. Eran expertos en el arte de la pesca y no habían recogido nada. Lo normal es que le hubieran dicho al Maestro que no tenía sentido echar las redes, dado que no habían pescado nada. Sin embargo, comprobamos que su actitud es totalmente distinta. Se fían de la palabras del Señor y actúan de acuerdo con la mismas. No se apoyan en sus propios criterios ni en su experiencia como buenos pescadores. Vosotros, queridos seminaristas, habéis elegido este lema “Duc in altum” para que oriente vuestro quehacer durante el presente curso. Con ello queréis indicar que vuestras vidas tienen sentido en la medida en que estáis dispuestos a escuchar la llamada del Señor y a poner por obra sus enseñanzas. Esto quiere decir que debéis ver y analizar vuestra formación intelectual, humana y espiritual, como un regalo del Señor. Es Él quien os invita a formaros intelectualmente, aprovechando bien el tiempo para desarrollar al máximo vuestros talentos, para ser personas con un buen bagaje intelectual y para servir mejor a la sociedad el día de mañana. Debéis de ver este periodo de vuestra formación como una llamada del Señor y como una gracia que otros niños y jóvenes, como vosotros, no tienen. Pero, además, vuestra estancia en el Seminario es un tiempo precioso para que conozcáis mejor al Señor, para que escuchéis sus llamadas y para que “reméis mar adentro” contando siempre con la ayuda de su gracia. Vuestros formadores y profesores ponen todo su interés por ayudaros a descubrir a Jesucristo, como camino, verdad y vida. Con su testimonio y con su palabra os invitan a poner en Él vuestra esperanza, a sentir su cercanía, a confiar en su amor. A través de sus personas, el Señor os está recordando que es necesario cada día “remar mar adentro” con la confianza puesta en el Señor. Él siempre va con 9

[close]

p. 8

nosotros en la barca para que superemos los miedos cuando lleguen las tormentas y las dificultades. El Señor va con nosotros en la travesía hacia lo desconocido, indicándonos cómo debemos actuar y dónde debemos echar la red. La respuesta a la llamada y a los dones recibidos del Señor es siempre personal. Por ello podéis dejaros llevar por la pereza, por la desgana, por lo que os apetece o por lo que hacen los demás. Todas son respuestas posibles, pero en todas se produce un olvido de lo que el Señor quiere de vosotros. Mirando a la actitud y al comportamiento de Pedro, la respuesta responsable y consciente es la de echar la red, es decir, obedecer las indicaciones del Señor, conscientes de que Él quiere lo mejor para nosotros y cuenta con cada uno para que seamos instrumentos útiles en sus manos y testigos fieles del Evangelio hasta los confines de la tierra. El Papa Juan Pablo II decía que, para cumplir con esta gozosa misión, contamos siempre con la compañía de la Santísima Virgen, la Estrella de la nueva evangelización. Que Ella nos ayude a todos a meditar en lo más profundo del corazón las enseñanzas de su Hijo para que hagamos siempre lo que Él nos diga. 26 de diciembre de 2007 + Atilano Rodríguez Obispo de Ciudad Rodrigo 10

[close]

p. 9

Seminario Mayor EL COMIENZO DE UNA NUEVA ETAPA: LA VIDA EN EL TEOLOGADO DE ÁVILA “Entonces dijo a sus discípulos: «La mies es abundante y los obreros pocos. Rogad, pues, al dueño de la mies que mande obreros a su mies»” (Mt 9, 37- 38) i cuando entré en el Seminario Menor de Ciudad Rodrigo me hubieran dicho que hoy estaría escribiendo para las páginas de esta revista desde el Teologado de Ávila (en Salamanca) como seminarista mayor, no me lo hubiera creído. Muchas veces me pregunto por qué el Señor se habrá fijado en mí, con mis defectos y mis virtudes, para realizar Su tarea, pues a menudo pienso que me sobrepasa. Pero la pregunta no tiene respuesta, porque sólo Él sabe la razón de la llamada. S Pues bien: el día 30 de septiembre de 2007, una tarde lluviosa y nublada, llegaba yo al Teologado de Ávila. Al día siguiente comenzaba el curso en la Universidad Pontificia de Salamanca, lugar donde se encuentra la facultad de Teología, donde estudiamos los seminaristas y otras personas de órdenes religiosas con el fin de formarnos bien para después poner todo ese estudio delante del Señor y al servicio de la gente. Pero, volviendo a esa tarde nublada, ahí me encontraba yo, dispuesto a unirme a esta comunidad para orar, formarme y aprender. Los primeros días me resultaba un poco extraño adaptarme a esta nueva forma de vida, sin lugar a dudas (y como tiene que ser) más rigurosa que la del Seminario Menor. Pero poco a poco me he ido acomodando al horario cumplido por la comunidad del Teologado, con la ayuda, por supuesto, de los compañeros más veteranos, la cual valoro y doy gracias por la misma. La verdad es que es muy gratificante y de valorar el hecho de saber que tienes gente que está ahí para ayudarte en lo que necesites. Por otro lado, también es algo muy positivo que estemos en el Teologado tres de primero de Teología. A la Universidad casi no me ha costado acomodarme, si bien es verdad que es una forma de dar clase que requiere más atención y más madurez, especialmente a la hora de tomar los apuntes de cada asignatura. No obstante, destaco que estos primeros meses me he sentido muy a gusto y contento, y confieso que me gusta (aunque en este momento me toca estudiar mucha filosofía) la carrera que estoy estudiando, además de la confianza que tenemos con los profesores de la facultad. 11

[close]

p. 10

Seminario Mayor Y nada más. Espero que incluyáis esta nueva etapa en vuestras oraciones, pues estoy firmemente convencido de que sin la ayuda del Señor ni hubiera dado este paso, ni ahora mismo estaría aquí, ni me sentiría capaz de afrontar la tarea que Él me encomienda. Un saludo. Anselmo Matilla Santos, 1º de Teología Formadores del Teologado de Ávila con los seminaristas 12

[close]

p. 11

Seminario Mayor ENCUENTRO DE SEMINARISTAS MAYORES DE LA IGLESIA EN CASTILLA: EL APÓSTOL Y LA MISIÓN APOSTÓLICA HOY “El amor de Dios por el mundo es determinante para la Iglesia y para el ministro del Evangelio. Dios nos ha dado su confianza” (Deus caritas est, 1) esde hace ya varios años, se vienen celebrando en las distintas diócesis de la región del Duero (a saber, Valladolid, Burgos, Zamora, Salamanca, Ávila, Segovia, Palencia, Osma-Soria y Ciudad Rodrigo) varios encuentros de Seminaristas Mayores (específicamente uno en primavera y otro en verano cada año) que tienen la importancia fundamental de hacer que todos nos sintamos más unidos y podamos caminar juntos para llevar a cabo la labor del Señor en nuestra Iglesia castellana. D Este año, el encuentro de verano tuvo lugar del lunes 3 al viernes 7 de septiembre. Por diversas causas este encuentro no fue preparado por la diócesis correspondiente (Palencia), razón por la cual el encuentro fue preparado por el Seminario de Valladolid, pero en un lugar transitorio entre diócesis: Villagarcía de Campos. Este lugar tiene una gran casa perteneciente a los Jesuitas, de cuyo cuidado se encargan los miembros de la orden que ya son mayores y no pueden encargarse de labores más duras. La verdad es que, aunque la casa ahora sólo se utiliza como lugar de espiritualidad (allí se celebran retiros, reuniones de grupos católicos,…) fue mucha su vitalidad, especialmente en sus comienzos. Pero pasemos a la parte central del encuentro: el tema. Mientras el encuentro de primavera, al ser más corto, suele ser una mera introducción al encuentro de verano, este segundo suele tener el carácter de curso o congreso y es de mayor profundidad. Pues bien: el ponente de las distintas conferencias fue D. Antonio Bravo, presbítero de la archidiócesis de Madrid y perteneciente a los sacerdotes del Prado. El tema fue “El apóstol y la misión apostólica hoy”. A lo largo de diversos puntos, de momentos prácticos y de oración, el encuentro pretendía profundizar en una doble mirada: - La primera, al mundo que hemos de evangelizar, porque sus búsquedas y gemidos son cauce de la llamada del Señor a vivir “el modelo apostólico enteramente primero”. 13

[close]

p. 12

Seminario Mayor - La segunda, a nosotros mismos, llamados por el Señor al sacerdocio apostólico. La respuesta a esta llamada tiene repercusiones en todos los aspectos de nuestra vida, por lo tanto ¿estamos dispuestos a que toda nuestra vida sea apostólica? Teniendo en cuenta estos dos aspectos, el encuentro se estructuró a lo largo de los cinco días de la siguiente manera: el lunes se trató de recordar lo introducido en el encuentro de primavera con una tarde de oración. El martes por la mañana tuvo como centro el dinamismo y características de una espiritualidad apostólica y por la tarde tuvo lugar una actividad práctica: la introducción a la lectio divina. El miércoles profundizamos en el mundo que estamos llamados a evangelizar y por la tarde tuvimos otra práctica en grupos: la Revisión de Vida (ver los signos de Dios en la vida cotidiana). El jueves nos centramos en los caminos para desarrollar una espiritualidad apostólica y por la tarde, como colofón al encuentro, realizamos una excursión a Urueña, villa del libro, donde disfrutamos del museo de etnomusicología y otros lugares del pueblo. Por último, el viernes tratamos de sacar conclusiones al encuentro. A modo de valoración personal, creo que el encuentro fue muy intenso e interesante. Esos días disfruté mucho y me sirvieron para profundizar en el camino que estoy comenzando. Por otro lado, valoro el haber conocido a otros seminaristas mayores, algunos de los cuales estudian también en la facultad de Teología de la UPSA, que me ayudaron a integrarme y a valorar el encuentro como una manera profunda de comenzar el nuevo curso. Anselmo Matilla Santos, 1º de Teología 14

[close]

p. 13

Seminario Menor. Facetas de nuestra formación DUC IN ALTUM (Rema mar adentro) Qué bonito y a la vez qué difícil, se me antoja el lema de este año! Intentar superarse. Desde el principio. Con compromisos sencillos pero firmes, y apelando por supuesto a nuestra fe en Cristo, pues ¿de qué otra manera podemos meternos en la profundidad del océano, sin guía alguna, con un gran esfuerzo y sin certezas palpables de éxito? ¡ Nuestra garantía es Dios. Es un aval que no aceptarían en un banco para pedir una hipoteca, ni tampoco lo aceptarían, como ocurría antaño, cuando jurabas sobre una Biblia. Pero aún así cuando te planteas, “en tu nombre, Señor, echaré las redes, por ti y sólo porque tú lo quieres lo haré” creo que tiene mucha fuerza. Voy a cumplir mi propósito y mi único aliciente será que Dios me lo pide (como si esto fuera poco) y será tan grande que superaré los momentos de flaqueza, de inseguridad, de desgana. ¡Qué te diría yo! - ¡Duc in altum, chaval, rema mar adentro! - No seas un mediocre, ten aspiraciones. - Haz lo provechoso, no sólo lo cómodo. - Ten criterios ante las cosas de la vida. - Esfuérzate por ser mejor persona, no mejor que otras personas. - Da la cara, sé valiente, mójate. - No te quedes al margen de tu propia vida, dejando que siempre decidan por ti. Y como decía un padre a su hijo (llamado William Wallace, por cierto): “tu corazón es libre, ten el valor de hacerle caso”. ¡AHÍ ES POCO, LO QUE TENEMOS DE LEMA ESTE AÑO! Alberto Dávila Ferreira 15

[close]

p. 14

Seminario Menor. Facetas de nuestra formación EDUCARSE PARA SERVIR A LOS POBRES “Yo dormía y soñaba que la vida era alegría. Desperté y vi que la vida era servicio. Serví y vi que el servicio era alegría.” Tagore “El Hijo del hombre no ha venido para ser servido, sino para servir y dar su vida como rescate por muchos” Marcos 45, 10 l título de esta reflexión plantea varias cuestiones. No será fácil encontrar una receta única para esas preguntas. En primer lugar, debemos explicar qué entendemos por educar. Decía Gandhi que la verdadera educación consiste en revelar y desarrollar lo mejor que está, como en germen, dentro de nosotros mismos. Nosotros, desde el Seminario, estamos de acuerdo con esa afirmación. Para nosotros, formadores y comunidad educativa, la educación no tiene como finalidad principal exclusiva la de formar mano de obra, profesionales o técnicos competentes, sino la de lograr la plena realización de todos nuestros seminaristas. En este sentido, nuestras prácticas educativas aspiran a desarrollar el pensamiento crítico y la formación personal para la responsabilidad social. E Una segunda cuestión sería cómo educar bien. Para formar la conciencia crítica de nuestros seminaristas y para que tengan presentes a los más necesitados, debemos tener en cuenta varios aspectos. No programaremos a nuestros alumnos para no pensar, para el consumo de ideas y datos, para sacar un título, para ser egoísta e insensible a las necesidades de los demás. Daremos, en cambio, el sí a una educación que lleve a actitudes y actividades creativas y transformadoras; para el ser más que el tener, para preferir lo esencial a lo accidental, la excelencia a la mediocridad, el nosotros y los demás al yo; en fin, para estar al servicio de las personas y de la sociedad. Aquí juega un papel importantísimo nuestro ejemplo. Enseñar valores, por ejemplo, por lo que somos no es tarea fácil. Sin embargo, nuestro modelo, si verdaderamente se sostiene sobre la roca del Evangelio, les ayudará a tomar una opción por el compromiso social, enfrentándose a los problemas de la sociedad. 16

[close]

p. 15

Seminario Menor. Facetas de nuestra formación Ahora bien, uno puede caer en la tentación de pensar que en la sociedad del bienestar en la que nos hemos acomodado no hay pobres. Nada más lejos de la realidad. El rostro de la pobreza ha cambiado en estos últimos años. Pobre no es sólo la persona que no dispone de menos de la mitad de la renta media de una sociedad. Esta tendencia que se ha ido imponiendo en el modelo europeo resulta engañosa, únicamente se centra en las carencias económicas y materiales. Nos resulta difícil ver al pobre por muchas razones; porque quizá no vista harapos, no duerma en cartones o no esté tirado en la calle -al menos no generalmente en la pequeñas ciudades-; no obstante, si analizamos detenidamente la realidad que nos rodea, nos daremos cuenta de que hay mucha gente que no tiene hambre de pan sino de amor, no de dinero sino de compañía, no de teléfono móvil sino de escucha, no de objetos materiales, en fin, sino de dignidad. Si a esto le añadimos el número creciente de inmigrantes que comienzan a llegar a las ciudades pequeñas y pueblos buscando, legítimamente, una mejor oportunidad para ellos y sus familias, entenderemos que definitivamente el rostro de la pobreza ha cambiado y que, por tanto, deberemos estar lo mejor formados posible para detectar y atender las nuevas necesidades de nuestros hermanos. Jesús nos invitaba a ser “astutos como serpientes y sencillos como palomas” (Mt 10, 16). Solamente cuando uno está bien formado académicamente y en la fe puede entender mejor la realidad socioeconómica y política, y consecuentemente, las causas de la pobreza hoy; podrá entender y ayudar a aquel que demanda una solución para su enfermedad, a aquel que sólo necesita escucha y cariño; a aquel que busca trabajo, a aquel que ha dejado todo por proporcionarle un futuro mejor a su familia, a aquel que ha delinquido, a aquel que vive en la calle, a aquel que ha caído en la droga… Siempre considerando al pobre como hermano, mostrándonos disponibles para ellos; colocándonos en todo momento a su altura, compartiendo los problemas y ayudándolos a superarlos, trabajando por la promoción de la persona y no dejándonos llevar por la compasión asistencialista. En esto, Jesucristo fue nuestro modelo de servicio. Sólo serviremos bien a Dios cuando lo hagamos a los hombres con total desinterés y entrega. “Os aseguro que cuando lo hicisteis con uno de estos mis hermanos más pequeños, conmigo lo hicisteis.” (Mt 25, 40). La formación académica y en la fe es fundamental para crecer en la vida. Nuestra familia, los formadores y los profesores nos educan a diario para ser mejores personas, para ser humildes, para ver las necesidades de los demás y tratar de atenderlas en la medida de lo posible. Con frecuencia no somos 17

[close]

Comments

no comments yet