Libro ley 238 (2016)

 

Embed or link this publication

Description

cea 2015

Popular Pages


p. 1

Diversidad Funcional, Accesibilidad y Diferenciación: Implicaciones para una política institucional universitaria de plena inclusión

[close]

p. 2



[close]

p. 3

Diversidad Funcional, Accesibilidad y Diferenciación: Implicaciones para una política institucional universitaria de plena inclusión Eunice Pérez Medina María M. Gil Barvo Eddie G. Meléndez Merced Fredy J. Castillo Prado Luis Rodríguez Matos Héctor Abreu Abreu Directora Coordinadora del proyecto Diseño gráfico Diagramación Producción audiovisual (Módulo interactivo) Producción audiovisual (Módulo interactivo)

[close]

p. 4

© 2015 Centro para la Excelencia Académica (CEA) Universidad de Puerto Rico Recinto de Río Piedras PO Box 23345 San Juan, PR 00931-3345 Las expresiones contenidas en los artículos representan la visión de sus respectivos autores y autoras. El material contenido en los artículos podrá ser citado siempre y cuando se le dé crédito al Centro para la Excelencia Académica y sus autores o autoras. Este documento, constituye un material didáctico. Exhortamos a la Comunidad a compartirlo y utilizarlo como una herramienta de discusión en cursos y grupos de trabajo.

[close]

p. 5

Agradecimientos Este libro constituye la versión impresa del proyecto de capacitación en asuntos de la Ley 238 y es fruto del esfuerzo conjunto entre el Centro para la Excelencia Académica - CEA y la Escuela de Arquitectura. Su propósito es ofrecer a la comunidad universitaria y en general, una herramienta que permita conocer acerca de las necesidades, expectativas y derechos de la población con impedimentos, a fin de promover un ambiente de plena inclusión. Agradecemos al Comité de Asuntos de la Ley 238, bajo la dirección de la Sra. Jazmín Ocasio, y a cada uno de los recursos que participaron en este proyecto por aportar con sus conocimientos acerca del tema al contenido de este trabajo. Exhortamos a la comunidad a compartir este documento y a fomentar, a la luz de los contenidos propuestos, escenarios de discusión en beneficio de las personas con impedimentos.

[close]

p. 6



[close]

p. 7

Contenido Palabras Preliminares Carta de Derechos de las Personas con Impedimentos Ley 238 -31 de agosto de 2004 José R. Ocasio García Garantías de Accesibilidad Universitaria: Implicaciones según la Ley 238 Migdalia González Guerra Raúl Rivera Colón Cuando el impedimento no se ve: retos y oportunidades Migdalia González Guerra Raúl Rivera Colón Estrategias de enseñanza y avalúo para atender las necesidades de estudiantes con impedimentos Yolanda González Román Viviana Rivera-Rondón 9 17 23 35 45

[close]

p. 8

Diversidad Funcional, Accesibilidad y Diferenciación Contenido Acomodos Educativos para aprendices con impedimentos: Fomentando un ambiente inclusivo en la comunidad universitaria Yolanda González Román Viviana Rivera Rondón Creando nuevos espacios de participación ciudadana: Artículo 6 de la Ley 238 Edwin Vega Milán Kamila Vázquez Velázquez 57 69 75 Rumbo a la plena inclusión mediante el Diseño Universal: promoviendo una UPR inclusiva y accesible José “Manolo” Álvarez Ámbar Rivera Medina La Asistencia Tecnológica: Una herramienta de accesibilidad e inlcusión para estudiantes universitarios José “Manolo” Álvarez Ámbar Rivera Medina Acerca de los Recursos 87 97 8

[close]

p. 9

Palabras Preliminares Anaida Pascual Morán Catedrática del Área de Educación Especial y Diferenciada en el Departamento de Estudios Graduados de la Facultad de Educación de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras. Especialista en pedagogías diferenciadas, desarollo de potencialidades, elaboración de proyectos de investigación/ creación y educación para la paz y los derechos humanos. a población de estudiantes universitarios con diversidad funcional y educativa continúa aumentando significativamente. No obstante, este sector estudiantil suele carecer de acomodos y servicios que respondan a sus necesidades particulares, lo que indudablemente puede afectar su desempeño académico e inclusive su permanencia en el ámbito universitario. Aunque existe amplia legislación y normativa institucional que garantiza los derechos de igualdad de oportunidades de este sector, con frecuencia se desconoce, se pasa por alto, no se aplica o divulga. Podríamos afirmar entonces, que el debido proceso de inclusión suele quedar ausente o marginado en gran parte de nuestras políticas y prácticas educativas. Más grave aún, podríamos inferir que el paradigma clínico deficitario tiende aún a imperaren nuestra comunidad universitaria y se encuentra a la raíz de muchas acciones de naturaleza discriminatoria, aunque estas no sean intencionales. De manera que esta valiosa publicación del Centro para la Excelencia Académica del Recinto de Río Piedras es sumamente acertada y oportuna. La misma viene a llenar un vacíode referentes para la reflexión y acción y nos emplaza a asumir aquellas responsabilidades que nos corresponden, a los fines de salvaguardar el derecho a la plena inclusión de esta creciente población de estudiantes en situación de vulnerabilidad. El título del libro recoge tres constructos medulares que son claves para fomentar la evolución y el fortalecimiento de una política institucional inclusiva en la Universidad de Puerto Rico: diversidad funcional, accesibilidad y diferenciación. En conjunto, estas nociones nos convocan a un cambio de paradigmas, políticas y prácticas conducentes a favorecer un clima universitario de verdadero respeto a las diferencias. Como denominador común encontramos 9 L

[close]

p. 10

Diversidad Funcional, Accesibilidad y Diferenciación en todos los ensayos la siguiente premisa de fondo, la cual a su vez gira alrededor de estos tres constructos medulares: La comunidad universitaria, tanto ética como legalmente,viene llamada a ofrecer garantías de accesibilidad y a proveer modelos y estrategias de diferenciación, en atención a las particularidades de la creciente población universitaria con diversidad funcional. Los contenidos de los ocho ensayos que configuran este libro son cónsonos con la urgencia de una transformación institucional hacia un paradigma inclusivo, centrado en las fortalezas y potencialidades de la población universitaria con diversidad funcional y educativa. También se encuentra presente de manera transversal en el texto, la convicción expresa de sus autoras y autores de que la noción convencional de “impedimentos” es una construcción arbitraria a superar, ya que son las barreras y estructuras las que verdaderamente “impiden” la participación y educación de este sector en igualdad de oportunidades. De manera que el constructo diversidad funcional adoptado por los autores y autoras desde variantes tales como limitación funcional, capacidad diversa, diversidad educativa o diferencia específica en el aprendizaje, se inscribe en un paradigma inclusivo de naturaleza positiva. Desde la noción de diversidad funcional, proveniente del “Foro de Vida Independiente y Divertad” en España, se reconoce la diferencia como condición inherente a toda persona y se pretende erradicar términos peyorativos tales como impedimento, discapacidad, invalidez y minusvalía. Se denuncian además aquellas barreras estructurales, sociales, políticas, económicas, culturales y educativas que son las que verdaderamente “discapacitan”. En términos generales, esta publicación va encaminada a sensibilizar acerca de la realidad que vive nuestra población estudiantil con diversidad funcional y educativa, con frecuencia invisibilizada en el escenario universitario. Pretende además, crear conciencia acerca de las desigualdades en el aprendizaje que provoca su marginación. Como un todo, el libro se enmarca en una multiplicidad de disposiciones legales y normativas que cobijan a esta población, particularmente en la “Carta de Derechos de las Personas con Impedimentos” (Ley 238, del 31 de agosto de 2004). Y en todos sus ensayos podemos encontrar alternativas viables y concretas para responder a las necesidades y particularidades de este sector universitario, tales como estrategias de enseñanza y avalúo, alternativas de acomodos 10

[close]

p. 11

Palabras preliminares educativos y herramientas de asistencia tecnológica y diseño universal. Se inicia el texto con el ensayodel licenciado José R. Ocasio García, quien luego de ubicar la realidad de esta población estudiantil en el contexto de las “arduas y sacrificadas luchas” de sectores marginados a través de la historia, recalca el derecho de este sector a la igualdad en términos de acceso, oportunidades y participación en el ámbito universitario. En el marco de la “Carta de Derechos de las Personas con Impedimentos”, el autor destaca que esta medida legislativa es una de gran impacto, ya que aplica a todo departamento, agencia, instrumentalidad, municipio y entidad gubernamental. De igual manera, insiste en la urgencia de orientación y capacitación del personal universitario acerca de esta normativa. Nos emplaza pues, a que nos demos a la tarea de conocer la amplia legislación protectora de los derechos vigentesde este sector y a hacer los cambios de actitudes y percepciones necesarios. Recalca además, la igualdad humana como principio rector de la inclusión en el sentido de que los impedimentos son una “creación social” y que todas las personas son valiosas, pueden desarrollar sus capacidades y talentos al máximo y contribuir a la sociedad. También en el marco de la Ley 238, los doctores Raúl Rivera Colón y Migdalia González Guerra abordan las garantías de accesibilidad de estudiantes universitarios con “limitaciones funcionales” y en cómo estas “impactan su ejecución académica y ponen en riesgo el logro de sus metas”. Resaltan los autores la necesidad de proveer servicios que posibiliten su inclusión y afirman que para ello es necesario eliminar barreras arquitectónicas y cualquier otro obstáculo que coarte su libre acceso. Nos convocan a planificar entornos accesibles, pero también advierten que es necesario dejar atrás el modelo médico-biológico para dar paso a una perspectiva biopsicosocial que vea el “impedimento”, no como la consecuencia de “déficits existentes en las personas”, sino como el resultado del “interjuego de múltiples factores” biológicos, psicológicos, sociales, contextuales y ambientales que impactan significativamente la funcionalidad de la persona. Destacan también, que en Puerto Rico hemos sido pioneros en la creación de legislación “asociada a la accesibilidad”, ya que en 1968 se aprobó la “Ley de Barreras Arquitectónicas”, la cual precedió al desarrollo de otras leyes federales, tales como la “American with Disabilities Act”(Ley 11

[close]

p. 12

Diversidad Funcional, Accesibilidad y Diferenciación ADA, 1990) y la “Individuals with Disability Education Act”(Ley IDEA, 1996). En cuanto a la accesibilidad en escenarios universitarios, reseñan varios estudios en los que se concluye que los estudiantes universitarios con diversidad funcional no participan plenamente de los procesos académicos ni reciben los acomodos razonables en condiciones de igualdad y seguridad. Argumentan además, desde el modelo de Diseño Universal, a favor de la creación de entornos universitarios aptos para la amplia gama de diversidades. Concluyen, que “hablar de accesibilidad es hablar de igualdad de oportunidades” y que no obstante esta garantía se establece en múltiples proyectos legislativos, “el desconocimiento continúa y el cumplimiento con la política pública no se concreta”, convirtiéndose así la legislaciónen “letra muerta”. En un segundo ensayo, Rivera Colón y González Guerra nos exhortan a ver aquellas diversidades que con frecuencia no podemos ver. Se refieren a condiciones de naturaleza emocional o psicológica que con frecuencia provocan que los estudiantes abandonen sus estudios. Destacan investigaciones que indican que la barrera institucional más citada por los estudiantes suele ser la falta de comprensión y cooperación por parte de profesores, personal universitario y compañeros de estudio. Además de la Ley 238, resaltan la pertinencia de dos leyes criollas que se han creado a tenor con la legislación federal: la “Ley de Servicios Integrales para Personas con Impedimentos” (Ley 51 del 7 de junio de 1996) y la Ley 250 de 2012, conocida como “Pasaporte Postsecundario de Acomodo Razonable”.En el contexto universitario, destacan la Certificación 143 del 2003 de la Junta de Síndicos, en la que se recalca la inclusión y el ofrecimiento de servicios de excelencia a la población estudiantil con diversidad funcional, como parte de nuestra filosofía, visión y misión. En su ensayo inicial, la doctora Yolanda González Román y la educadora Viviana Rivera-Rondón plantean la necesidad de diversificar nuestras prácticas de enseñanza y avalúo, con miras a atender las particularidades de la población estudiantil universitaria con diversidad funcional y educativa. A esos fines, nos brindan una gama de estrategias diferenciadas de enseñanza y métodos innovadores de avalúo del aprendizaje para atender las necesidades especiales de este sector, desde sus 12

[close]

p. 13

Palabras preliminares estilos de aprendizaje, inteligencias y potencialidades. Las autoras resaltan la inclusión como “fundamental ante tanta diversidad en los escenarios educativos” y como alternativa idónea para propiciar su participación activa. Entre otras, proponen las siguientes estrategias de enseñanza para atender la diversidad educativa: los organizadores gráficos, las notas dialécticas, el diario reflexivo, el trabajo colaborativo, los estudios de caso y la integración de las tecnologías de la información y comunicación (TIC’s). En cuanto a estrategias de avalúo sugieren, por ejemplo, las rúbricas globales y analíticas, la reacción escrita inmediata, la autorreflexión y la elaboración de portafolios. En un segundo ensayo, en el marco de la normativa vigente, González Román y Rivera-Rondón establecen el derecho de la población universitaria con diversidad funcional y educativa a recibir acomodos educativos que posibiliten su desarrollo óptimo. Describen dichos acomodos como aquellas “prácticas y procedimientos que proveen a los estudiantes con necesidades especiales acceso equitativo durante la enseñanza y la evaluación, con el propósito de ofrecer igualdad de oportunidades” y que puedan “acceder a una vida plena”. Y plantean las fortalezas, condiciones y necesidades del estudiantado como “nuestra guía para brindar los acomodos apropiados” y para fomentar un ambiente inclusivo. Recalcan además, la importancia de nuestra sensibilización al interior de la comunidad universitaria, como “la clave para atender a cada estudiante de manera digna y apropiada”.Según las autoras, entre las condiciones frecuentes que presenta el estudiantado con diversidad funcional y educativa se encuentran las condiciones crónicas de salud; las limitaciones de movilidad; lasdiferencias específicas en el aprendizaje; las dificultades de habla y lenguaje; y las condiciones de naturaleza cognitiva, sensorial y emocional. Destacan además, las condiciones relacionadas con el neurodesarrollo y, particularmente, la creciente incidencia de autismo. Cabe señalar que en ambos ensayos, las autoras incluyen viñetas representativas de estudiantes universitarios con diversidad funcional y educativa, además de preguntas problematizadoras de seguimiento. A partir de estas viñetas e interrogantes, muy acertadamente plasman la realidad que vive día a día un sector considerable de nuestro estudiantado. Estas historias perfilan de manera real cómo la ausencia de acomodos razonables, estrategias de enseñanza diferenciadas y medidas de 13

[close]

p. 14

Diversidad Funcional, Accesibilidad y Diferenciación evaluación alterna les afecta detrimentalmente en la cotidianidad de su vida académica. En el marco normativo del Artículo 6 de la Ley 38 y desde un paradigma de fortalezas, el doctor Edwin Vega Milán y la educadora en formación Kamila Vázquez Velázquez presentan la Asistencia Tecnológica (AT) como aquellos servicios y equipos esenciales capaces de propiciar una“inclusión genuina”y fomentar la vida independiente de la población estudiantil con necesidades especiales. Definen la AT como “todo aditamento que permita a una persona con capacidades diversas aumentar, mantener o desarrollar sus destrezas funcionales” y la visualizan como herramienta que “puede darle a personas con las necesidades físicas, sensoriales o cognitivas más significativas, acceso directo a tecnologías digitales… y a la diversidad de programas digitales asociados a la educación, el trabajo y la comunidad”. Aseguran los autoresque ante la coyuntura actual de “convergencia entre la AT y la tecnología digital”, se “crea un panorama en el que esta población de ciudadanos, si seatiende adecuadamente, puede tener una participación activa, independiente y productiva en la sociedad” en espacios que le eran previamente vedados e inaccesibles. De aquí, que propongan la AT como “tecnología liberadora” para “crear nuevos espacios de participación ciudadana” y como puentepara potenciar las “capacidades humanas” y la productividad de esta población en diversos contextos educativos, laborales y comunitarios. Añaden los autores, que en el campo universitario, es necesario capacitarnos, de manera que podamos fomentar la participación justa y activa de estos estudiantes y realizar los acomodos razonables y la evaluación diferenciada requerida parasu rendimiento óptimo. El profesor José “Manolo” Álvarez y la educadora Ámbar E. Rivera Medina, presentan la AT como “una herramienta de igualdad” orientada a superar muchas “barreras educativas”, con el fin de posibilitar la accesibilidad e inclusión de estudiantes universitarios con diversidad funcional. Luego de presentarnos un recuento histórico de la base legal de la AT, que se remonta a 1988 con la ley federal “Assistive Technology Act” (ATA), los autores afirman que nuestra Ley 238 de 2004 procura que la AT se convierta en “una alternativa real”, ya que en su Artículo 6, garantiza que el Gobierno del Estado Libre Asociado de Puerto Rico “promoverá el estudio y el acceso 14

[close]

p. 15

Palabras preliminares de la población con impedimentos a los servicios y equipos más efectivos y avanzados de asistencia tecnológica que permiten a ese sector estudiar, trabajar y vivir en una forma independiente y mejorar su calidad de vida”. Además de mencionar en su ensayo ejemplos de servicios esenciales de AT, los autores identifican algunas de las agencias responsables de dichos servicios en Puerto Rico. Nos ofrecen además, una amplia gama de ejemplos de programas especializados de AT y describen su posible uso en atención a determinadas condiciones, tales como: programas lectores, programas magnificadores de pantalla y programas de texto a voz. Destacan además, la importancia de que la evaluación mediante la AT sea siempre individualizada a partir de las áreas de dominio funcional del estudiante y realizada por especialistas en AT. En el contexto de la educación superior, subrayan las implicaciones de la Ley de Servicios Integrales para Personas con Impedimentos (Ley 51 del 7 de junio de 1996), particularmente en términos de nuestras responsabilidades de desarrollo de políticas institucionales y adopción de prácticas docentes y curriculares relacionadas con la AT. En un segundo ensayo, y también al amparo de la Ley 238 de 2004, Álvarez y Rivera Medina promueven el concepto de una “UPR inclusiva y accesible”, mediante la incorporación plena del Diseño Universal (DU). Se concentran los autores en atender aquellos obstáculos que, más allá de constituir barreras físicas y arquitectónicas, “impiden” la inclusión educativa y social de un sector significativo de nuestro estudiantado: las “barreras tecnológicas”. Proponen la accesibilidad tecnológica mediante todo aquel equipo o servicio de telecomunicaciones que siga los principios del DU. Aclaran, que para que un equipo de DU sea accesible a las necesidades especiales de sus posibles usuarios, debe cumplir con dos requisitos claves: integrar opciones de accesibilidad en el mismo equipo y ser compatibles con aquellas tecnologías que suelen utilizar las personas con diversidad funcional. Recalcan, que en el contexto universitario debemos seguir las guías de “accesibilidad web” en nuestra infraestructura tecnológica, particularmente en lo concerniente al diseño de páginas de Internet y cursos en línea. Sugieren además los autores,ejemplos de tecnologías móviles de mercado que mediante el DU proveen herramientas de igual acceso para atender diferentes perfiles de usuarios, tales como: teléfonos inteligentes, lectores de pantalla, tabletas con diferentes sensores, editores de texto y 15

[close]

Comments

no comments yet