FORMACIÓN DE ESPELEOTEMAS EN FUENTEMOLINOS

 
no ad

Embed or link this publication

Description

FORMACIÓN DE ESPELEOTEMAS EN EL NORESTE PENINSULAR Y SU RELACIÓN CON LAS CONDICIONES CLIMÁTICAS DURANTE LOS ÚLTIMOS CICLOS GLACIARES

Popular Pages


p. 1

Cuadernos de Investigación Geográfica 2013 Nº 39 (1) pp. 25-47 ISSN 0211-6820 © Universidad de La Rioja FORMACIÓN DE ESPELEOTEMAS EN EL NORESTE PENINSULAR Y SU RELACIÓN CON LAS CONDICIONES CLIMÁTICAS DURANTE LOS ÚLTIMOS CICLOS GLACIARES A. MORENO1*, A. BELMONTE2, M. BARTOLOMÉ1,2, C. SANCHO2, B. OLIVA1, H. STOLL3, L.R. EDWARDS4, H. CHENG4, J. HELLSTROM5 Instituto Pirenaico de Ecología, CSIC, Campus Aula Dei, Av. Montañana 1005, 50059 Zaragoza. Dpto. de Ciencias de la Tierra, Universidad de Zaragoza, C/ Pedro Cerbuna 12, 50059 Zaragoza. 3 Facultad de Geología, Universidad de Oviedo, C/ Jesús Arias de Velasco s/n, 33005, Oviedo. 4 Department of Geology and Geophysics, University of Minnesota, Minneapolis, MN 55455, USA. 5 Department of Earth Sciences, University of Melbourne, Parkville 3010 VIC, Australia. 1 2 RESUMEN. El crecimiento de espeleotemas está estrechamente ligado a climas templados caracterizados por un balance hidrológico positivo. Las temperaturas cálidas y la disponibilidad hídrica son condiciones que estimulan la producción de CO2 en el suelo por la vegetación y por los microrganismos y facilitan, por tanto, que aguas sobresaturadas en carbonato se infiltren en el sistema kárstico. Este trabajo recopila 158 dataciones de un total de 34 espeleotemas obtenidas en nueve cuevas distintas del noreste peninsular y permite distinguir para los últimos 400 ka los periodos con crecimiento de espeleotemas. La relación de la formación de espeleotemas con los periodos interglaciares aparece clara, pero además se observa una influencia de los ciclos precesionales, siendo los periodos de máxima insolación aquellos más idóneos para el desarrollo de estas formaciones kársticas. Aunque el Holoceno es, sin duda, el periodo mejor representado con los registros disponibles, los últimos siglos no se caracterizaron por un gran desarrollo espeleotémico en las cuevas estudiadas. Speleothem formation in Northeastern Iberian Peninsula under the influence of different climatic conditions over last glacial cycles ABSTRACT. Speleothem growing is closely linked to warm climates with a positive hydrological balance. Mild temperatures and hydrological availability are conditions that tend to stimulate soil CO2 production due to denser vegetation cover and higher microbial activity. In such situations, waters enriched with dissolved carbonate are common and can infiltrate in the karstic system. This study compiles 158 dates from 34 speleothems collected in nine caves in the Northeastern Iberia to distinguish the time intervals with speleothem formation. A clear connection of speleothem growth and interglacial periods is established but 25

[close]

p. 2

Moreno et al. precesssional influence is also observed, being periods of maxima insolation those with ideal conditions to produce karstic formations such as speleothems. The Holocene is without doubt the best represented period in the available records. However, last centuries were not characterized by an important development of speleothems in the studied caves. Palabras clave: espeleotemas, interglaciares, Holoceno, sistemas kársticos. Key words: speleothems, interglacial, Holocene, karstic systems. Enviado el 3 de noviembre de 2012 Aceptado el 29 de diciembre de 2012 * Correspondencia: Instituto Pirenaico de Ecología, CSIC, Campus Aula Dei, Av. Montañana 1005, 50059 Zaragoza. E-mail: amoreno@ipe.csic.es 1. Introducción Las formaciones de espeleotemas (estalactitas y estalagmitas) son carbonatos secundarios que se forman en ambientes endokársticos de prácticamente todo el mundo. Estas formaciones constituyen un archivo excepcional de los cambios climáticos del pasado (tanto térmicos como hidrológicos) gracias a que las diferencias registradas en la concentración de elementos traza y en la composición isotópica de la calcita que constituye estos materiales suministran información sobre las condiciones climáticas en el momento de su formación (White, 2004). Así, el δ18O del carbonato precipitado está principalmente ligado a los valores isotópicos del O del agua meteórica (que a su vez está influido por la temperatura, la cantidad de precipitación, etc.) mientras que el δ13C está relacionado con los valores isotópicos del CO2 del suelo, que dependen del tipo de roca caliza sobre la que se desarrolla el sistema kárstico, de la vegetación y, en última instancia, del clima. Además de los isótopos y los elementos traza, otros parámetros como la tasa de crecimiento o el tipo de laminaciones anuales, se analizan habitualmente en los estudios paleoclimáticos de espeleotemas. Una de las mayores ventajas de este tipo de “paleoarchivos” frente a otros más comunes como los registros sedimentarios marinos o lacustres es su datación mediante la técnica del U-Th, que requiere tan solo 100-200 mg de calcita (Dorale et al., 2004) para asignar una edad muy precisa dentro de un amplio intervalo temporal (0-500 000 años). El desarrollo reciente de las técnicas de espectroscopía de masas de ionización térmica (TIMS) y posteriormente el uso de multicolectores (ICPMS-MC), que posibilitan realizar medidas de U y de Th muy precisas y con muy poca cantidad de muestra, ha supuesto un gran avance en las dataciones de espeleotemas. La formación de espeleotemas se ha asociado frecuentemente a la existencia de un clima favorable, caracterizado por condiciones templadas o cálidas y por suficiente disponibilidad hídrica. Por eso, los hiatos en la precipitación del carbonato, tanto a nivel de una estalagmita, como a escala de toda una cueva, se relacionan con la entrada en periodos fríos (ej. Moreno et al., 2010) o con fases especialmente secas (Wang et al., 2008). Por lo tanto, el estudio en varias cuevas de las fases en las que hay crecimiento de espeleotemas 26 CIG 39 (1), 2013, p. 25-47, ISSN 0211-6820

[close]

p. 3

Formación de espeleotemas en el noreste peninsular y su relación con las condiciones climáticas frente a los periodos en los que no precipita carbonato puede ser un indicador válido de las condiciones climáticas del pasado. Además, para determinados periodos del pasado, la información de la variabilidad climática es muy escasa o poco ajustada por modelos de edad. Por ejemplo, en la Península Ibérica, la escasez de archivos paleoclimáticos terrestres que cubran más allá del último ciclo glaciar aporta un interés especial a este tipo de registros como fuentes potenciales de información de periodos secos o fríos del pasado. En este trabajo recopilamos la información cronológica de 34 estalagmitas de un total de nueve cuevas localizadas en un transecto altitudinal (Pirineo-Prepirineo-Sistema Ibérico) y latitudinal (de N a S en el Noreste Peninsular). El periodo de tiempo comprendido en este estudio abarca los últimos tres ciclos glaciares (ca. 400 ka hasta la actualidad) pero la precisión de las dataciones nos permite centrarnos en la reconstrucción de los últimos 250 ka. Los resultados obtenidos se han comparado con otros registros paleoclimáticos de la Península Ibérica (ej. temperaturas marinas superficiales del margen ibérico (Martrat et al., 2007) o de carácter global (ej. curva SPECMAP y reconstrucción de la insolación). 2. Material y métodos Un total de 34 espeleotemas se recogieron de nueve cuevas del Noreste peninsular organizadas en un transecto latitudinal de los Pirineos, Pre-Pirineos y Sistema Ibérico (Tabla 1, Figs. 1 y 2). Así, tres de las cuevas se encuentran en el Pirineo Central, en la provincia de Huesca: Espluca Alta de Lasgüériz o 5 de Agosto y Pot au Feu, en el Macizo de Cotiella, y Cueva de Seso en las cercanías de Boltaña. La Sima de Esteban Felipe está localizada en el Prepirineo, en Sierra de Guara (Huesca) mientras que las restantes cinco cuevas se encuentran en el Sistema Ibérico: dos en la provincia de Teruel (las Grutas de Cristal en Molinos, cueva abierta al turismo, y Recuenco en Ejulve), dos en la provincia de Soria (La Galiana Alta y la Sima del Carlista) y una en la provincia de Burgos (Fuentemolinos) (Tabla 1, Fig. 1). En todas las cuevas se seleccionaron muestras de estalagmitas en base a dos premisas: (1) no deteriorar la cueva, priorizando aquellas estalagmitas rotas o caídas y (2) obtener muestras de todas las diferentes generaciones de espeleotemas que a priori se identificaron en las cuevas mediante una aproximación geomorfológica. Las estalagmitas se cortaron longitudinalmente y submuestrearon (100-400 mg de calcita) para dataciones por las series de desintegración del Uranio. El método de datación basado en la desintegración del Uranio se sustenta en la existencia de dos isótopos padres naturales (238U y 235U), relativamente abundantes en la corteza, cuya evolución radiactiva final genera isótopos estables como el 206Pb y 207Pb, aunque existen hijos intermedios tales como 234U, 230Th, 226Ra y 231Pa. Gracias a que el U es un elemento muy móvil y soluble, se incorpora rápidamente al ciclo hidrológico y puede ser transportado por aguas bicarbonatadas. Si a partir de estas aguas con Uranio en los carbonatos disueltos se forma un espeleotema éste contendrá una cantidad de U que se irá desintegrando y se transformará en 234Pa y 230Th, los cuales son insolubles y, por tanto, menos frecuentes en las aguas continentales. Para las dataciones en espeleotemas se utilizan el 234 U y 230Th (isótopos intermedios) que proceden de la descomposición del 238U. Las dataciones darán edades reales siempre y cuando se cumplan estos tres requisitos; (1) que el CIG 39 (1), 2013, p. 25-47, ISSN 0211-6820 27

[close]

p. 4

Moreno et al. Tabla1. Listado de cuevas exploradas y de estalagmitas analizadas por la técnica del U-Th. Datos climáticos obtenidos del Atlas Climático Digital de la Península Ibérica (Ninyerola et al., 2005), salvo que se indique otra fuente. Cueva EL Espluca Lasgüériz CT-PF Pot au Feu SE Seso EF Esteban Felipe MO Grutas de Cristal ER El Recuenco LG La Galiana Baja CR Sima el Carlista FU Fuentemolinos Altitud (m s.n.m) 1664 980 640 900 1040 1245 990 1087 990 Coordenadas 42°31’59’’N; 0°15’39’’E 42°31’28’’N; 0°14’5’’E 860 42°24’N; 0°1’E 42°19’32’’N 0°20’47’’W 40°47’43’’N 0°26’58’’W 40°45’33,94’’N 0°35’07,39’’W 41°43’55,68’’N 3°02’40,56’’W 41°45’23,25’’N 3°04’10,60’’W 42°22’30’’,94N 3°14’42,09’’W Temperatura Precipitación media máxima anual (mm) y mínima (°C) 9 máx; 1090 -4 mín 15 máx; 860 3 mín 21 máx; 905 (*) 6.6 mín (*) 16 máx; 900 4 mín 19.7 máx; 420 (**) 6.1 mín (**) 19.7 máx; 420 (**) 6.1 mín (**) 10 (media 480 (*) anual) (*) 10 (media 480 (*) anual) (*) 17 máx; 785 7 mín Nº de estalagmitas analizadas 7 (+5 sin resultado) 4 9 4 4 2 2 1 1 Nº de dataciones de U/Th 13 23 43 11 53 7 4 2 2 (*) datos de la red Meteoclimatic (www.meteoclimatic.com): estación de Borrastre (Huesca) para la Cueva de Seso y estación de Hontoria del Pinar para las cuevas de La Galiana Baja y Sima el Carlista. (**) datos del Embalse de Gallipuén, medias de los últimos 5 años (servidor SAIH de la Cuenca del Ebro; www.saihebro.com). SISTEMA IBÉRICO PRE PIRINEO PIRINEOS Figura 1. Situación de las cuevas de estudio en el Noreste Peninsular. 28 CIG 39 (1), 2013, p. 25-47, ISSN 0211-6820

[close]

p. 5

Formación de espeleotemas en el noreste peninsular y su relación con las condiciones climáticas Figura 2. Fotos de las cuevas de estudio donde se aprecian algunas características generales de las cavidades y diferentes tipos de espeleotemas. contenido de 238U sea suficiente para realizar el análisis, (2), que el sistema haya permanecido cerrado tras la precipitación del carbonato impidiendo posteriores incorporaciones de U o Th y (3), que no haya un importante contenido en Th de origen detrítico (el 230Th suele aparecer asociado normalmente a las arcillas). La primera premisa es necesaria forzosamente ya que si la cantidad de U en la muestra se encuentra por debajo de los límites de detección del espectrómetro será imposible la datación, mientras que la segunda y tercera premisa están más relacionadas con la obtención de la verdadera edad de la muestra, ya que si el sistema ha estado abierto a fuentes de U o bien, el contenido en detrítico es alto en el carbonato, el error generado puede ser excesivamente elevado. Las edades de las muestras se obtuvieron en la Universidad de Minnesota (EEUU) (66 dataciones), usando la metodología descrita en Cheng et al. (2009) y mediante un ICP-MS (Thermo-Finnegan ELEMENT) o MC-ICP-MS (Thermo-Finnegan Neptune), y en la Universidad de Melbourne (Australia) (92 dataciones) (Tablas 2 y 3). En la mayoría de las 34 estalagmitas analizadas, las dataciones se realizaron en la muestra basal y terminal para acotar su formación y, cuando se observaron hiatos en dicho crecimiento, se realizaron dataciones para delimitarlos. Esta limitación en muchas de las estalagmitas estudiadas impide que se obtengan con exactitud las tasas de crecimiento, por lo que en este trabajo se presentan solo los periodos con crecimiento de espeleotemas frente a aquellos en los que no se dieron las condiciones idóneas para su formación. CIG 39 (1), 2013, p. 25-47, ISSN 0211-6820 29

[close]

p. 6

Tabla 2. Dataciones de U-Th realizadas en la Universidad de Minnesota. 232 30 Th ppt 43.4±2.7 348.3±5.0 380.9±12.2 1065.9±15.7 1272.0±15.4 1012.2±3.4 893.4±3.1 329.4±4.2 1192.6±6.7 1271.0±5.6 51.0±6.2 46.6±6.0 73.3±5.7 85.0±8.0 109.6±9.3 66.4±10.9 258±6 287.7±6.5 237.4±5.3 729.0±16.9 101.3±2.1 496.6±10.4 140±3 84±2 842±17 106±2 41±1 227±5 147.1±2.9 185.9±1.8 149.5±1.5 144.4±1.5 174.9±4.1 180.7±1.7 180.1±4.2 172.2±2.4 161.2±1.7 153.4±1.5 167.4±1.5 157.6±1.5 0.05715±0.00334 0.44160±0.00717 0.62774±0.00741 5302.9±269.3 2764.9±113.0 238.5±15.9 0.0501±0.0004 0.0538±0.0004 0.0592±0.0005 0.0732±0.0007 0.0553±0.0003 0.0729±0.0004 0.0873±0.0004 0.1030±0.0007 0.0976±0.0004 0.1011±0.0006 0.1125±0.0008 0.0991±0.0006 0.62064±0.00649 3444.6±66.7 0.60851±0.00571 1381.1±17.5 0.61093±0.00508 993.7±9.8 0.00858±0.00043 87.1±4.4 0.07634±0.00095 150.1±1.9 3849.4±50.0 412.1±20.6 93939.3±1564.7 94049.4±1682.0 92828.8±1737.1 92728.1±2071.5 54761.5±1306.2 5997.9±366.2 4816±42 5141±44 5735±50 7185±75 5197±32 7136±41 8637±48 9982±81 9387±42 9745±69 10978±83 9708±60 1.38073±0.01532 1434.6±18.0 345542.2±22580 1.70410±0.00864 132421.7±5831.3 184088.5±2161 1.85140±0.01113 62348.3±1511.6 190583.4±2666 0.03990±0.00116 2582±151 1932±58 1928±58 190578±2666 184086±2161 345295±22535 3739±74 391±23 93663±1565 93850±1681 92750±1736 92677±2070 54694±1305 5890±370 4736±70 5065±70 5632±88 7143±80 4977±159 7075±60 8376±191 9483±361 9340±54 9360±281 9859±796 9528±141 0.14762±0.00459 357.5±11.1 8046.7±266 7952±269 1.47386±0.01809 45072.1±521.6 385823.2±43259 385816±43256 1.42922±0.00988 362070±10933 382933±21452 382933±21452 1.04294±0.00704 1089.6±8.6 449970.8±48010 449572±47827 234 U measureda Moreno et al. Cave 7047±32 129±4 525±5 1637±12 84±4 415±10 227±10 6038±39 2552±12 584±6 1193±7.7 820±7.7 329±5.5 137±6.8 213±8.0 226±7.4 196±4 179±4 251±5 117±2 874±18 310±6 804±16 3853±79 224±5 2608±53 5766±116 1114±22 Sample ID 238 U ppb [230Th/238U] activityc Age uncorrected Age correctedc,e [230Th/232Th] ppmd 234 Uinitial corrected Espluca Lasgüériz EL-13base 446±1 154.7±28.1 1028.0±70.1 1133.4±170.8 1090.1±16.0 1278.9±15.5 1734.5±14.5 1503.2±10.6 874.0±63.1 1205.3±6.8 1272.4±5.6 66.5±8.0 60.8±7.8 95.3±7.4 110.5±10.4 127.9±10.8 67.6±11.1 160±2 170±1 156±2 150±3 189±2 153±1 148±2 180±4 186±2 185±4 177±3 166±2 Espluca Lasgüériz EL-1base 1980.6±11.0 Espluca Lasgüériz EL-1top 972±11 Espluca Lasgüériz EL-10base 240±2 Espluca Lasgüériz EL-10top 328.0±2.5 Espluca Lasgüériz EL-14base 847±2 Espluca Lasgüériz EL-14top 1071±3 Espluca Lasgüériz EL-2top 380±1 Espluca Lasgüériz EL-15-Base 305±1 Espluca Lasgüériz EL-15-Top 360±1 Grutas de Cristal MO-4,30 118±0.4 Grutas de Cristal MO-4,110 113±0.4 Grutas de Cristal MO-4,230 111±0.4 Grutas de Cristal MO-4,350 70±0.3 Grutas de Cristal MO-4,450 81±0.4 Grutas de Cristal MO-4,520 57±0.3 Grutas de Cristal MO-1,1183 61.3±0.1 Grutas de Cristal MO-1,1105 58.1±0.1 Grutas de Cristal MO-1,1025 61.0±0.1 Grutas de Cristal MO-1,910 70.8±0.2 Grutas de Cristal MO-1,885 97.1±0.2 Grutas de Cristal MO-1,870 128.1±0.3 Grutas de Cristal MO-1,710 78.1±0.1 Grutas de Cristal MO-1,425 191.0±0.9 Grutas de Cristal MO-1,360 117.2±0.2 Grutas de Cristal MO-1,305 166.5±0.6 Grutas de Cristal MO-1,240 128.0±0.4 CIG 39 (1), 2013, p. 25-47, ISSN 0211-6820 Grutas de Cristal MO-1,200 154.6±0.4

[close]

p. 7

Cave 1312±26 2422±49 2401±48 4971±13 2186±9 313±6 2044±9 2042±8 3792±76 233±5 274±6 57±1 2847±57 323±7 444±9 336±7 2442±49 1820±36 255±5 106±2 180±5 106±2 133±3 625±13 999±20 217±4 359±7 1442±29 998±20 4623±93 3716±76 2072±42 567±11 667±13 5±0 939±19 2264±46 513±11 560±13 488±14 76.2±1.8 73.0±2.0 81.5±1.8 395.4±2.5 394.0±2.2 399.4±2.3 383.9±2.2 407.5±1.9 415.6±2.3 485.9±2.4 967±21 102.4±1.8 810±17 102.6±2.1 29±1 103.7±2.0 97±2 106.6±1.9 195.1±4.4 362.9±2.7 162.5±3.8 356.2±2.6 0.0162±0.0002 0.0149±0.0002 0.1057±0.0006 0.0220±0.0003 0.0975±0.0004 0.0553±0.0004 0.0434±0.0003 0.0363±0.0004 0.0274±0.0002 0.0906±0.0003 0.0914±0.0002 0.0922±0.0003 0.0956±0.0003 0.1008±0.0003 0.1024±0.0003 0.0027±0.0001 3124±63 301.9±2.5 0.6892±0.0017 481±10 277.7±1.9 0.6560±0.0011 1144±25 146.8±42.1 0.0464±0.0003 112±3 152.4±2.1 0.0158±0.0002 125±3 584.2±2.2 0.0157±0.0002 1084±17 1502±16 4504±172 76094±244 79288±360 1312±16 1197±13 10930±71 2195±32 10084±45 5606±47 4482±37 3752±43 2801±22 7299±26 7373±23 7408±29 7785±25 8079±24 8158±26 196±6 22±0 715.9±2.5 0.0414±0.0003 2658±22 833.4±12.8 80.5±1.6 0.05424±0.00115 3267.7±73.7 948.5±13.3 64.0±1.7 0.05163±0.00136 2922.4±80.5 429.1±16.1 1174.3±27.6 0.49038±0.00636 44803.9±949.0 119.0±7.1 347.9±3.9 0.94568±0.01060 190171.3±6636.7 189082±6590 44669±949 2724±127 3092±114 2127±377 1046±32 1444±44 4487±172 75606±422 79212±363 1277±30 1170±23 10458±341 1870±232 10032±58 5581±50 4442±46 3723±48 2777±27 7286±28 7339±33 7400±30 7769±27 8018±49 8106±45 16±128 84.8±5.9 144.7±1.1 0.92107±0.00738 195787.9±5487.6 193092±5513 118.6±2.4 204.1±1.5 0.1250±0.0005 11913±51 11495±300 61±1 158.0±2.4 0.1102±0.0007 10878±73 10128±536 137±3 166.6±1.5 0.1044±0.0009 10204±97 9892±241 171±2 163±2 211±2 146.2±10.5 202.9±12.7 486.8±18.3 955.9±13.4 840.7±12.9 720±3 586±2 153±2 149±43 344±2 378±3 357±3 364±3 110±2 104±2 106±2 104±2 77±2 74±2 82±2 404±3 402±2 408±2 392±2 417±2 425±2 486±2 Sample ID 238 U ppb 232 Th ppt 234 U measureda [230Th/238U] activityc Age uncorrected Age correctedc,e [230Th/232Th] ppmd 234 Uinitial corrected Grutas de Cristal MO-1,125 104.8±0.2 Grutas de Cristal MO-1,75 81.1±0.2 Grutas de Cristal MO-1,7 138.2±0.2 Esteban Felipe EFIA 47±0 Esteban Felipe EFIC 49±0 Esteban Felipe EF3Techo 46±0 Potau Feu CT-PF-2top 154±1 Potau Feu CT-PF-2base 184±1 CIG 39 (1), 2013, p. 25-47, ISSN 0211-6820 Fuentemolinos Lor-05 121.0±0.1 Fuentemolinos Lor-31.5 112.6±0.1 Sima del Carlista Paj-12.5 118.6±0.2 Sima del Carlista Paj-1 84.8±0.1 La Galiana Baja Cer-13.5 126.5±0.1 La Galiana Baja Cer-2 88.8±0.1 La Galiana Baja Ave-2.5 270±1 La Galiana Baja Ave-21 267±1 El Recuenco Fer-2.8 136.1±0.2 El Recuenco Fer-10.4 147.8±0.2 El Recuenco Hor-3.5 128.4±0.2 El Recuenco Hor35.5 112.1±0.1 El Recuenco Hor63.5 122.9±0.2 El Recuenco Hor98 99.0±0.1 El Recuenco Hor-133.5 150.7±0.2 Seso Bel19.5 946.7±2.3 Seso Bel17 622.5±1.2 Seso Bel15 529.9±0.9 Seso Bel12 471.2±1.0 Seso Bel7 491.3±0.8 Seso Bel3 394.1±0.8 Formación de espeleotemas en el noreste peninsular y su relación con las condiciones climáticas 31 Seso Mic-7.5 503.2±1.0

[close]

p. 8

32 232 Cave 1166±23 127±3 708±14 3812±77 1355±27 169±3 609±12 396±8 84±2 387.3±2.7 0.0058±0.0001 457±9 47±2 381.2±3.0 0.0050±0.0001 398±12 116±6 381.0±2.0 0.0030±0.0001 239±11 230±13 360±29 434±19 6±1 444.1±2.2 0.0009±0.0001 65±6 15±36 9±0 458.7±2.9 0.0051±0.0001 380±8 196±130 25±1 455.2±2.3 0.0025±0.0001 191±8 158±25 73±6 477.0±2.3 0.0014±0.0001 101±8 95±9 477±2 455±2 459±3 444±2 381±2 382±3 388±3 6±1 487.3±2.3 0.0009±0.0002 69±11 17±38 487±2 Sample ID 238 U ppb Th ppt 234 U measureda [230Th/238U] activityc Age uncorrected Age correctedc,e [230Th/232Th] ppmd 234 Uinitial corrected Moreno et al. Seso Mic-7 441.1±0.9 Seso Mic-5.5 412.1±0.8 Seso Mic-4 427.0±0.8 Seso Mic-1 413.4±0.9 Seso Cha8.5 551.5±1.1 Seso Cha-7.5 393.0±0.7 Seso Cha-5 342.9±1.0 Seso Cha-2 348.1±0.8 Analytical errors are 2σ of the mean. a 234 U=([234U/238U]activity-1)x1000. b 234 Uinitial corrected was calculated based on 230Thage (T), i.e., 234Uinitial= 234UmeasuredXel234*T, and T is corrected age. c 230 [ Th/238U]activity=1-e-l230T+(234Umeasured/1000)[l230/(l230-l234)](1-e-(l230-l234)T), where T is the age. Decay constant sare 9.1577x10-6yr-1 for 230Th, 2.8263x10-6yr-1 for 234U, and 1.55125x10-10yr-1 for238U (Cheng et al., 2000). d The degree of detrital 230Th contamination is indicated by the [230Th/232Th] atomic ratio instead of the activity ratio. e Age corrections were calculated using an average crustal 230Th/232Th atomic ratio of 4.4x10-6±2.2x10-6. Those are the values for a material at secular equilibrium, with the crustal 232Th/238U value of 3.8. The errors are arbitrarily assumed to be 50%. CIG 39 (1), 2013, p. 25-47, ISSN 0211-6820

[close]

p. 9

Tabla 3. Dataciones de U-Th realizadas en la Universidad de Melbourne. Nº laboratorio y fecha UMA03410 Jul-2010 UMA03411 Jul-2010 UMA03412 Jul-2010 UMA02664 Apr-2009 UMA02665 Apr-2009 UMA02666 Apr-2009 UMA02667 Apr-2009 UMA02668 Apr-2009 UMB03437 Sep-2010 UMA02669 Apr-2009 UMB03441 Sep-2010 UMB03442 Sep-2010 UMA02670 Apr-2009 UMB03451 Sep-2010 UMB03905 Feb-2011 UMB03904 Feb-2011 UMB03901 Feb-2011 UMB03450 Sep-2010 UMB03488 Sep-2010 UMB03900 Feb-2011 UMB03449 Sep-2010 UMB03486 Sep-2010 UMB03899 Feb-2011 UMB03448 Sep-2010 UMB03446 Sep-2010 35 62 46 UMB03445 Sep-2010 UMB03444 Sep-2010 65 0.3837(34) 0.3876(38) 0.4996(35) 0.6210(27) 0.6162(161) 0.6409(16) 0.6451(58) 0.0162(25) 84 0.2964(30) 0.1523(32) 87 0.1169(19) 43 0.0961(18) 0.0653(25) 0.9688(47) 1.0019(35) 1.0085(26) 0.9934(36) 1.0090(31) 1.0554(37) 1.0381(33) 1.0854(39) 1.0828(18) 1.0493(46) 1.0434(24) 1.0569(33) 1.0428(55) 64 0.0536(14) 0.9889(34) 70 0.0364(08) 0.9935(30) 80 0.0313(08) 1.0015(30) 0.0301(13) 1.0118(37) 59 0.0766(14) 1.0259(34) 0.01825(28) 0.00502(18) 0.00131(01) 0.00146(01) 0.00141(04) 0.00602(20) 0.01100(04) 0.00117(01) 0.10519(384) 0.00261(01) 0.00817(22) 0.00085(03) 0.00728(29) 0.00127(01) 0.00123(01) 0.00079(00) 0.00245(09) 0.00441(19) 0.0686(22) 1.0211(48) 0.0026(11) 0.0623(27) 1.0121(67) 0.0011(04) 68 0.0707(10) 1.0233(30) 0.00838(18) 0.0831(37) 1.0168(43) 0.0041(10) 82 0.0903(10) 1.0195(31) 0.02129(32) 125 0.4635(14) 1.1012(18) 0.00888(16) 52.2 4.2 20.24 8.4 57.03 26.48 4.2 6.0 23.8 24.9 38.2 10.9 8.7 100.1 1.4 113.3 47.0 452.7 68.6 486.1 498.4 804.2 263.0 3.7 83 0.5290(40) 1.0685(22) 0.00683(24) 77.4 67 0.6188(29) 1.1001(26) 0.00898(11) .9 114 0.6190(26) 1.0930(22) 0.00521(09) 118.9 348 0.0225(07) 2.1949(42) 0.0057(02) 3.9 0.867(.11) 89.00(.68) 87.66(.80) 73.03(.88) 58.06(.44) 8.04(.93) 9.01(.45) 6.98(.37) 6.85(.31) 7.39(.27) 6.68(.80) 3.13(.23) 3.42(.11) 4.02(.09) 6.03(.15) 7.39(.37) 10.65(.39) 13.42(.22) 14.67(3.85) 37.89(.50) 48.87(.64) 50.84(.66) 66.48(.79) 91.52(.69) 95.55(4.1) 102.92(.62) 101.69(1.5) 1.52(.32) 276 0.0319(07) 2.2204(39) 0.0006(00) 53.4 1.55(.03) 310 0.1116(09) 2.1582(37) 0.0040(01) 27.7 5.59(.09) U (ngg-1) [230Th/238U]a [234U/238U]a [232Th/238U] [230Th/232Th] Edad (ka)b [234U/238U]ic 2.1766(37) 2.2258(39) 2.1978(42) 1.1197(28) 1.1283(32) 1.0843(27) 1.1193(21) 1.0200(32) 1.0172(44) 1.0238(31) 1.0123(68) 1.0216(49) 1.0264(35) 1.0119(36) 1.0015(32) 0.9936(29) 0.9886(34) 0.9682(44) 1.0020(36) 1.0089(28) 0.9931(37) 1.0010(32) 1.0635(41) 1.0441(35) 1.1030(49) 1.1073(23) 1.0646(59) 1.0580(32) 1.0757(45) 1.0430(55) Cueva Muestra Espluca Lasgüériz 5A-16-10cm Espluca Lasgüériz 5A-16-29cm Espluca Lasgüériz 5A-16-310cm Grutas de Cristal MO-4,11 Grutas de Cristal MO-4,50 Grutas de Cristal MO-4,82 Grutas de Cristal MO-4,88 Grutas de Cristal MO-4,111 CIG 39 (1), 2013, p. 25-47, ISSN 0211-6820 Grutas de Cristal MO-4,130 Grutas de Cristal MO-4,147 Grutas de Cristal MO-4,164 Grutas de Cristal MO-4,185 Grutas de Cristal MO-4,193 Grutas de Cristal MO-7747mm Grutas de Cristal MO7-715mm Grutas de Cristal MO7-687mm Grutas de Cristal MO7-657mm Grutas de Cristal MO-7600mm Grutas de Cristal MO-7585mm Grutas de Cristal MO7-573mm Grutas de Cristal MO-7565mm Grutas de Cristal MO-7555mm Grutas de Cristal MO7-477mm Grutas de Cristal MO-7405mm Grutas de Cristal MO-7390mm Grutas de Cristal MO-7320mm Grutas de Cristal MO-7220mm Grutas de Cristal MO-7110mm Grutas de Cristal MO-77mm Formación de espeleotemas en el noreste peninsular y su relación con las condiciones climáticas 33 Grutas de Cristal MO-5-160mm

[close]

p. 10

34 Nº laboratorio y fecha UMD120213-226 UMB03897 Feb-2011 UMB03896 Feb-2011 UMB03895 Feb-2011 UMB03443 Sep-2010 UMA03073 Nov-2009 UMA03071 Nov-2009 UMA03070 Nov-2009 UMA03072 Nov-2009 UMA03077 Nov-2009 UMA03076 Nov-2009 UMA03074 Nov-2009 UMA03075 Nov-2009 UMA03083 Nov-2009 UMB03436 Sep-2010 UMB03435 Sep-2010 UMA03081 Nov-2009 UMB03434 Sep-2010 UMA03080 Nov-2009 UMB03433 Sep-2010 UMA03078 Nov-2009 UMB03432 Sep-2010 UMA03082 Nov-2009 UMA03087 Nov-2009 UMA03085 Nov-2009 UMA03084 Nov-2009 UMA03086 Nov-2009 UMA03090 Nov-2009 74 42 UMA03088 Nov-2009 109 50 71 209 116 1.533(09) 1.436(06) 1.0469(77) 0.9899(231) 1.0695(304) 1.1619(54) 1.1552(78) 47 1.448(11) 53 1.406(08) 84 0.0549(20) 0.0406(20) 103 0.0365(14) 1.6004(44) 1.4970(40) 1.5331(92) 1.3385(46) 1.3660(70) 1.3869(41) 1.2674(27) 1.9595(45) 1.6107(222) 1.7581(25) 1.7961(69) 1.73515(23) 0.0328(14) 1.5336(50) 131 0.0285(17) 1.5327(67) 0.0296(31) 1.5331(80) 95 0.0190(08) 1.5655(41) 0.0138(11) 1.5795(50) 0.0127(10) 1.5634(51) 0.00173(07) 0.00151(05) 0.00173(06) 0.00509(31) 0.00331(02) 0.00459(13) 0.00515(30) 0.00817(25) 0.02008(78) 0.0108(04) 0.0067(00) 0.1311(63) 0.2551(80) 0.0695(21) 0.27608(1372) 0.14131(487) 0.0433(12) 0.07663(175) 109 0.0216(09) 1.5703(41) 0.00845(49) 44 0.9211(53) 1.0823(33) 0.0084(04) 67 0.9225(34) 1.0877(27) 0.0030(01) 42 0.9394(68) 1.1101(35) 0.0321(10) 41 0.9178(79) 1.1190(55) 0.0203(01) 45.2 29.2 311.3 109.1 2.6 7.3 9.1 11 5.8 8.6 7.1 7.1 5.0 2.7 130 216.4 11.7 5.6 15.1 3.6 7.6 26.9 15.1 42 0.9300(44) 1.0981(28) 0.0168(05) 55.2 37 0.9461(72) 1.1116(53) 0.0352(11) 26.9 46 0.9301(52) 1.1113(45) 0.0053(02) 176.5 75 0.9698(52) 1.1343(35) 0.0019(01) 503 194.0(3.3) 185.2(3.4) 191.0(5.1) 191.2(2.9) 174.4(4.5) 188.4(4.3) 194.1(2.4) 196.0(3.7) 0.98(.25) 0.73(.08) 0.82(.08) 1.22(.07) 1.65(.25) 1.83(.15) 1.93(.14) 2.19(.17) 2.22(.23) 2.67(.60) 364(16) 373(24) 529(62) n/a 74.1(1.7) 65.52(35.7) 81.32(13.8) 100.5(1.3) 101.51(6.75) 0.0905(22) 1.0414(47) 0.00667(16) 13.6 9.64(.37) 53 0.0599(11) 1.0294(30) 0.00273(01) 21.9 6.42(.17) 75 0.0558(13) 1.0331(32) 0.00527(02) 10.6 5.83(.26) 89 0.0442(11) 1.0357(35) 0.00507(02) 8.7 4.54(.24) 79 0.0324(07) 1.0265(26) 0.00416(05) 7.8 2.82(.66) 1.0267(26) 1.0362(35) 1.0337(32) 1.0299(31) 1.0425(49) 1.2327(51) 1.1882(66) 1.1916(77) 1.1687(42) 1.1952(79) 1.1879(53) 1.1521(41) 1.1434(52) 1.5719(41) 1.5646(50) 1.5809(50) 1.5674(41) 1.5356(81) 1.5354(67) 1.5365(49) 1.6041(44) 1.5002(41) 1.5372(92) 1.95(04) 2.05(06) 2.74(30) n/a 2.1838(72) 1.7358(786) 1.9542(374) 2.0585(81) 1.9794(188) U (ngg-1) [230Th/238U]a [234U/238U]a [232Th/238U] [230Th/232Th] Edad (ka)b [234U/238U]ic Cueva Muestra Grutas de Cristal MO-5-140mm Moreno et al. Grutas de Cristal MO-5-127mm Grutas de Cristal MO-5-90mm Grutas de Cristal MO-5-80mm Grutas de Cristal MO-5-10mm Esteban Felipe EF5top Esteban Felipe EF538cm Esteban Felipe EF519cm Esteban Felipe EF5base Esteban Felipe EF7top Esteban Felipe EF740cm Esteban Felipe EF722cm Esteban Felipe EF7base Pot au Feu CT-PF1top Pot au Feu CT-PF1765mm Pot au Feu CT-PF1715mm Pot au Feu CT-PF1600mm Pot au Feu CT-PF1473mm Pot au Feu CT-PF1410mm Pot au Feu CT-PF1300mm Pot au Feu CT-PF1170mm Pot au Feu CT-PF165mm Pot au Feu CT-PF1base Pot au Feu CT-PF3top Pot au Feu CT-Pf322cm Pot au Feu CT-PF321cm Pot au Feu CT-PF3base Pot au Feu CT-PF4top Pot au Feu CTPF450cm Pot au Feu CTPF440cm Pot au Feu CT-PF437cm CIG 39 (1), 2013, p. 25-47, ISSN 0211-6820 Pot au Feu CTPF422cm

[close]

p. 11

Nº laboratorio y fecha U (ngg-1) 41 67 345 422 369 365 CIG 39 (1), 2013, p. 25-47, ISSN 0211-6820 UMA03089 Nov-2009 UMA03346 Jun-2010 UMD120213-443 UMD120213-445 UMD120213-453 UMD120213-503 UMA03347 Jun-2010 UMA03320 Jun-2010 UMA03321 Jun-2010 UMA03322 Jun-2010 UMA03323 Jun-2010 UMA03324 Jun-2010 UMA03325 Jun-2010 UMA03326 Jun-2010 UMA03327 Jun-2010 UMA03328 Jun-2010 UMA03329 Jun-2010 UMA03330 Jun-2010 UMA03331 Jun-2010 UMA03332 Jun-2010 UMA03333 Jun-2010 UMA03334 Jun-2010 UMA03338 Jun-2010 UMA03339 Jun-2010 UMA03340 Jun-2010 UMA03341 Jun-2010 UMA03342 Jun-2010 UMA03344 Jun-2010 UMA03345 Jun-2010 [230Th/238U]a 1.2138(74) 1.2707(87) 0.1648(17) 0.1632(31) 0.1503(17) 0.1564(21) 0.1532(14) 0.14539(13) 0.0384(05) 0.0353(06) 0.0339(06) 0.0326(05) 0.0886(05) 0.0860(06) 0.0861(06) 0.0018(03) 0.0227(04) 0.0186(05) 0.0058(10) 0.0060(04) 0.0056(04) 0.0050(03) 0.0090(04) 0.0062(03) 0.0087(04) 0.0055(01) 0.1170(09) 0.1121(06) 0.1150(06) 0.1123(09) [234U/238U]a 1.7852(35) 1.7972(59) 1.4566(32) 1.4484(77) 1.3911(67) 1.4539(62) 1.4556(47) 1.4253(28) 1.4330(33) 1.3993(28) 1.3771(28) 1.3995(25) 1.5560(29) 1.5479(35) 1.5413(28) 1.4295(27) 1.3412(27) 1.3588(26) 1.3569(28) 1.3547(27) 1.3540(27) 1.3578(27) 1.3601(26) 1.3551(28) 1.3584(24) 1.3574(25) 1.4508(25) 1.4663(29) 1.5008(27) 1.4973(34) [232Th/238U] 0.07286(192) 0.0824(53) 0.0009(02) 0.0011(03) 0.0009(10) 0.0009(01) 0.0062(35) 0.0015(08) 0.0002(00) 0.0001(00) 0.0002(00) 0.0001(00) 0.0002(00) 0.0002(00) 0.0001(00) 0.0001(00) 0.0003(00) 0.00029(00) 0.00027(01) 0.0026(07) 0.0027(07) 0.0028(06) 0.0006(01) 0.0001(00) 0.0021(07) 0.0002(00) 0.0012(04) 0.0006(02) 0.0006(02) 0.0013(04) [230Th/232Th] 16.7 15.4 175.6 152.3 169.4 157.9 24.4 94.6 157.9 271.0 132.6 260.6 504.6 529.5 869.8 13.7 78.2 64.2 21.6 2.3 2.0 1.7 14.7 53.9 4.2 25.4 98.4 168.2 181.5 82.8 Edad (ka)b 105.34(6.21) 114.1(2.4) 12.97(.15) 12.85(.29) 12.32(.19) 12.24(.21) 11.38(.71) 11.58(.12) 2.94(.04) 2.77(.04) 2.70(.05) 2.56(.04) 6.37(.03) 6.21(.04) 6.25(.04) 0.129(0.02) 1.84(.03) 1.48(.04) 0.448(.08) 0.290(.09) 0.258(.09) 0.196(.09) 0.681(.03) 0.493(.02) 0.551(.07) 0.428(.01) 9.064(.08) 8.60(.05) 8.62(.05) 8.39(.08) Cueva Pot au Feu Pot au Feu Seso Seso Seso Seso Seso Seso Seso Seso Seso Seso Seso Seso Seso Seso Seso Seso Seso Seso Seso Seso Seso Seso Seso Seso Seso Seso Seso Seso Muestra CTPF4-14cm CT-PF4base SE-09-61cm SE-09-63.5cm SE-09-65cm SE-09-68.5cm SE-09-612cm SE-09-615cm SE-09-12cm SE-09-111cm SE-09-112cm SE-09-123cm SE-09-20cm SE-09-26.5cm SE-09-27cm SE-09-213cm SE-09-30cm SE-09-35cm SE-09-35.5cm SE-09-310.5cm SE-09-311.5cm SE-09-314-14.5cm SE-09-40cm SE-09-45cm SE-09-46cm SE-09-411cm SE-09-51cm SE-09-525cm SE-09-526cm SE-09-530cm [234U/238U]ic 2.0576(189) 2.1018(95) 1.4737(33) 1.4649(80) 1.4050(70) 1.4699(64) 1.4705(48) 1.4395(28) 1.436(33) 1.4026(29) 1.3800(28) 1.4024(25) 1.5661(29) 1.5576(35) 1.5510(29) 1.4298(27) 1.3430(27) 1.3603(26) 1.3573(28) 1.3550(27) 1.3543(27) 1.3581(27) 1.3608(26) 1.3556(28) 1.3591(24) 1.3578(25) 1.4625(26) 1.4778(29) 1.5131(28) 1.5093(34) a Formación de espeleotemas en el noreste peninsular y su relación con las condiciones climáticas b 35 Activity ratios determined after Hellstrom (2003) using the decay constants of Cheng et al. (2000). Age in kyr before present corrected for initial 230Th using eq n.1 of Hellstrom (2006) and [230Th/232Th]i of 0.9±0.4. c Initial [234U/238U] calculated using corrected age.

[close]

p. 12

Moreno et al. 3. Caracterización de las cavidades El macizo de Cotiella se sitúa en el extremo noroccidental de la Unidad Surpirenaica Central y forma parte del gran manto de corrimiento del mismo nombre. Sobre la entrada de La Espluca Alta de Lasgüériz el espesor máximo de calizas es de 600 m (Punta de Lacués, 2286 m) y sobre las calizas hay una débil cubierta de suelo con prado de alta montaña. La zona epikárstica está ubicada sobre una extensa superficie de origen estructural, donde se acumularon grandes cantidades de hielo en las fases glaciares. La cavidad está excavada en las calizas con nódulos de sílex de la Fm Baziero (Santoniense) y tiene una longitud de 941 m y desnivel de 50 m. Morfológicamente se trata de una “watertable cave” (según la clasificación de Ford y Williams, 2007) y corresponde con un gran tubo freático que presenta en numerosos tramos una incisión vadosa de dimensiones métricas, sugiriendo circulación de agua durante largos periodos de tiempo. La Espluca Alta de Lasgüériz es una cueva de escasa ornamentación, donde los espeleotemas más abundantes son las estalactitas, distribuidas siguiendo el trazado de diversas fracturas. Las estalagmitas presentan una gran variedad morfológica con tamaños oscilando entre una decena de centímetros y los casi cuatro metros de la más alta, cuyo diámetro basal está próximo al metro. En muchas zonas de la cueva la base del conducto freático está cubierto por un pavimento calcáreo cuyo espesor medio es de unos 40 cm. Los depósitos detríticos, tanto autóctonos como alóctonos, son abundantes en muchos sectores de la cavidad. Dentro del mismo macizo de Cotiella, pero a menor altitud se localiza la cavidad Pot au Feu en el Valle del Irués a 997 m s.n.m., desarrollándose en el núcleo del anticlinal de Baquerizal. Se trata de una zona fuertemente tectonizada donde alternan escamas de calizas y margas cretácicas y calizas terciarias, próximas a la base del manto de Cotiella. En el exterior de la cavidad se observa un relieve escalonado de origen estructural. La vertical de la cavidad está constituida por los llanos de Napinals, a 1550 m de altitud, cubiertos por prado y bosques de pino negro. La cueva está en proceso de exploración y topografía. Se encuentra sobre el nivel activo del sistema de drenaje del macizo de Cotiella, formado por las surgencias de Fornos y los trop-pleins del Chorro y Graners. El interior del Pot au Feu presenta una sucesión de loops donde se alternan tubos de circulación forzada de distintos diámetros, ascendentes y descendentes, con cortos tramos horizontales y salas de pequeño tamaño. Algunas de estas salas están muy ornamentadas, con estalagmitas de hasta 1.5 m de altura y 25 cm de diámetro. La ausencia de sedimentos detríticos es casi general, a excepción de algunos niveles de finos de tipo slack-water. La preservación de numerosas estalactitas excéntricas en salas de cotas bajas indica que la cavidad ya no se inunda. También en la comarca del Sobrarbe, en el Pirineo Central, pero más al sur y a menor altitud que las cuevas anteriores, se localiza la cueva de Seso, en las cercanías de la población de Boltaña (Huesca). Dicha cavidad se desarrolla en los materiales calcáreos del flanco Este del anticlinal de Boltaña, el cual forma el límite estructural entre la Cuenca de Jaca y la Unidad Surpirenaica Central (Soto y Casas, 2001). La cueva se encuentra en la Fm Boltaña (Eoceno inf.), compuesta por una alternancia de margas y calizas con foraminíferos. Se trata de una cueva pequeña (250 m de desarrollo), con un desnivel ascendente máximo de 40 m (Mas y Fuertes, 2007) y muy superficial, ya que 36 CIG 39 (1), 2013, p. 25-47, ISSN 0211-6820

[close]

p. 13

Formación de espeleotemas en el noreste peninsular y su relación con las condiciones climáticas solo la separa de la superficie una capa caliza con espesor máximo de 2 m. Como peculiaridad, la cueva se desarrolla en un estrato margoso limitado a base y techo por capas calizas y su espeleogénesis se produjo debido al transporte mecánico de la marga por el agua de infiltración a través de la fractura principal que controla la dirección de la cueva (Bartolomé et al., 2013). Se trata de una cueva activa desde el punto de vista espeleotémico y en su interior aparecen gran variedad de formas espelotémicas: gours, que tapizan la base de la cavidad, estalagmitas, estalactitas y coladas. Su tamaño y abundancia varían, diferenciándose claramente dos fases importantes de desarrollo estalagmítico. Sobre parte de la cueva aparece desarrollado un suelo tipo calcisol cámbico que soporta un bosque de pinos, encinas y matorral. Al sur de las anteriores cavidades, y dentro del Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara (Huesca), se encuentra la sima Esteban Felipe. La entrada está a 1030 m s.n.m. y está excavada en la formación calizas de Guara (Luteciense), entre los anticlinales de Gabardiella y el Águila (Millán, 2006) dentro de las Sierras Exteriores pirenaicas. Su desarrollo se produce en el dorso de un relieve en cuesta que cae desde el escarpe de Zienfuens hacia el vaso del embalse de Belsué, que aprovecha las margas de Arguis como impermeable. La cavidad tiene más de 1850 m de recorrido y una profundidad máxima de 123 m, estructurados en tres niveles horizontales principales unidos por diversos pozos. La ornamentación de la cavidad es abundante encontrándose multitud de tipos de espeleotemas, algunos ligados a la presencia -actual o pasada- de acumulaciones de agua permanentes (perlas, platos, etc.). El nivel superior está separado de la superficie por una capa de potencia inferior a cuatro metros y es allí donde se concentra la mayor parte de las estalagmitas. Dado que se trata de una cavidad fósil, la presencia de agua está condicionada a las filtraciones tras épocas de lluvia y al deshielo. Las Grutas de Cristal o Cueva de las Graderas (Molinos, Teruel) se encuentran en la Cuenca del Maestrazgo, en la denominada Zona de Enlace entre la Cordillera Costera Catalana y el sector oriental de la Cordillera Ibérica. La cavidad, formada en calizas cretácicas del Cenomaniense-Turoniense, consta de dos galerías horizontales conectadas y un total de 620 m de desarrollo. Actualmente hay muy poco desarrollo edáfico sobre la cueva y el espesor de roca es también reducido por lo que la infiltración del agua de lluvia ocurre rápidamente. Esta cueva es unas de las pocas cuevas en Aragón habilitadas para el turismo y es conocida por sus espectaculares formaciones de espeleotemas, especialmente por la profusión de excéntricas. Aunque aparece una excelente ornamentación espeleotémica, es posible observar también rasgos erosivos a techo de la cavidad asociados con una fase freática anterior. Las formaciones mejor representadas son coladas parietales, coladas pavimentarias, gours, estalagmitas, excéntricas, estalactitas, coraloides y moonmilk. A tan solo 10 km al suroeste, se encuentra la cueva de El Recuenco, situada en las proximidades de la localidad de Ejulve (Teruel), concretamente en lo alto del monte Malajinos. La cavidad se desarrolla en los materiales dolomíticos y evaporíticos de la Fm Cortes de Tajuña (límite Triásico-Jurásico inf.), compuesta por un amplio abanico de facies: brechas dolomíticas y evaporíticas, ruditas poligénicas, algales, entre otras muchas (Bordonaba y Aurell, 2001), pero en general se caracteriza por su elevada poro- CIG 39 (1), 2013, p. 25-47, ISSN 0211-6820 37

[close]

p. 14

Moreno et al. sidad y facilidad de formación de cavidades en ella a escala regional. Se trata de una cueva de escasas dimensiones en la que se alternan grandes salas con estrechos pasos y no se observa un patrón claro de desarrollo de galerías. La presencia de grandes bloques de roca caja en su interior sugieren que su espeleogénesis pudo estar relacionada con una disolución progresiva de las brechas evaporíticas provocando colapsos en diversas zonas para finalmente conformar la cueva. En su interior se observan gran cantidad de depósitos internos clásticos (acumulaciones de bloques principalmente) y químicos (estalagmitas, estalactitas y esporádicamente gours). Se observan numerosas zonas con carbonato de aspecto actual, lo que refleja una alta actividad química de las aguas. Sobre la cueva se desarrolla un escaso suelo que alberga matorral principalmente y pequeños pinos y encinas. En el extremo opuesto de la Cordillera Ibérica, se encuentran las cuevas de la Galiana Baja y la Sima del Carlista, ambas en el Parque Natural del Cañón del Río Lobos y la Cueva de Fuentemolinos, al pie de la Sierra de la Demanda. La Cueva de la Galiana Baja se encuentra en las proximidades de la población de Ucero (Soria) y se trata de la cavidad con mayor desarrollo horizontal de la provincia de Soria con casi 1600 m. Se abre en una serie horizontal de calizas nodulosas de edad Coniaciense (Cretácico sup.) con una fracturación principal NO-SE. La cueva forma, junto a las cuevas de la Galiana Alta I y la Galiana Alta II, un sistema de conductos horizontales a diferentes niveles respecto al cauce, que funcionaron primero como conductos de circulación forzada y posteriormente vadosa, y que fueron abandonados según se produjo el avance del encajamiento de los ríos Lobos y Ucero. En su interior existe una gran profusión de espeleotemas, destacando la zona de “El bosque” donde las estalagmitas adquieren su mayor desarrollo. Por otro lado, la actividad química de las aguas queda reflejada en las numerosas zonas de actual precipitación de carbonato. También son abundantes las zonas de acumulación de bloques debido a colapsos parciales de la cavidad además de varios niveles de encajamiento y de paleolagos preservados. La Sima de El Carlista es la cueva con mayor desarrollo vertical de la provincia de Soria con -124 m de desnivel. La cueva, al igual que la Galiana Baja, se abre en las calizas coniacienses del Cretácico superior y consta de dos partes bien diferenciadas: un primer nivel superficial de desarrollo horizontal, seguido de un gran pozo de 90 m hasta alcanzar la base de un segundo nivel, que da paso a una gran sala a 100 m de profundidad. La cota más profunda corresponde con unas pequeñas galerías semi-verticales inundadas en las que su nivel varía según el caudal del río Lobos. La parte superior de la cueva se caracteriza por presentar un menor desarrollo espeleotémico, que está formado por grandes estalagmitas de aspecto antiguo y parcialmente alteradas. En la zona más profunda de la cavidad es donde se localiza el mayor desarrollo espeleotémico y donde presentan un aspecto más reciente. Por último, la Cueva Fuentemolinos se encuentra en las proximidades de la población de Puras de Villafranca (Burgos). Su característica principal es su desarrollo en conglomerados polimícticos del tránsito Oligoceno-Mioceno (Terciario) procedentes principalmente de los materiales paleozoicos de la Sierra de la Demanda. La cavidad cuenta con dos niveles bien diferenciados; uno activo por el cual circula un río, aunque también se encuentran pequeñas zonas fósiles con gran profusión de espeleotemas, y un 38 CIG 39 (1), 2013, p. 25-47, ISSN 0211-6820

[close]

p. 15

Formación de espeleotemas en el noreste peninsular y su relación con las condiciones climáticas nivel fósil superior, donde los espeleotemas son especialmente abundantes. También se observan numerosas acumulaciones de gravas cementadas por carbonato a diferentes alturas en ambos niveles y zonas con precipitación actual de carbonato. 4. Resultados y Discusión Casi todas las muestras de espeleotemas analizadas presentan un crecimiento corto en el tiempo, a veces discontinuo, y en general asociado con un periodo interglaciar (Tabla 2, Fig. 3). La diferente situación altitudinal de las cuevas estudiadas permite observar patrones ligeramente distintos en cuanto a los periodos de formación de espeleotemas que pueden asociarse a las diferentes condiciones climáticas. Por ejemplo, las estalagmitas de Espluca Lasgüériz, la cueva de mayor altitud y situada bajo un clima más frío (temperatura media anual de 5ºC), presentan tasas de crecimiento muy lentas incluso en el Holoceno (ej. un centímetro cada 1000 años, estalagmitas EL-10, EL-15 y EL-16). Estos crecimientos tan limitados se asocian al escaso goteo en la cueva y/o a la probablemente escasa capacidad del agua de disolver carbonato por las bajas concentraciones en CO2 esperables en un sistema con escaso desarrollo edáfico y nula cubierta vegetal. Por lo tanto, el agua de goteo que entraría en la cueva, además de ocurrir solamente en periodos cálidos y relativamente húmedos como los interglaciares (Fig. 3), está escasamente saturada y produce muy poca precipitación de carbonato. Durante los estadios isotópicos glaciares, por encima de 2100 m, la superficie estaría ocupada por un glaciar o bajo condiciones de permafrost permanente. Ambas situaciones impedirían la disponibilidad de agua en estado líquido, al igual que en otras cuevas de los Alpes (Spötl et al., 2005). Además, en Espluca Lasgüériz hay crecimientos intermitentes en el MIS7 (en concreto, en el MIS7a, estalagmita EL-14) y en los estadios MIS9-11 (muestras EL-1, EL-2 y EL-13). Este crecimiento más antiguo es difícil de situar con exactitud en el tiempo por el alto error de las muestras analizadas (Tabla 2), pero el cluster obtenido entre esas tres muestras de Espluca Lasgüériz y una muestra más, proveniente de la cercana cueva Pot au Feu (PF-3), parece indicar que el intervalo temporal más favorable a la formación de espeleotemas se produjo entre los 350-400 ka (MIS10-MIS11). El que las estalagmitas de estas dos cuevas no aparezcan claramente asociadas al MIS11, interglaciar que se ha considerado por algunos autores como un análogo al actual Holoceno (Herold et al., 2012), puede deberse a varios factores. Por un lado, hay que destacar los amplios márgenes de error en las dataciones y el escaso número de muestras analizadas en ese periodo (cuatro estalagmitas). Sin embargo, por otro lado, el hecho de que no haya cambios abruptos entre MIS11 y MIS10 (ver SST del margen portugués y la curva SPECMAP en Fig. 3) nos permite pensar que quizás las estalagmitas que empezaron a crecer en MIS11 (ej. base de EL-13 y muestras EL-1 y PF-3) pudieron continuar su crecimiento durante algunos milenios del MIS 10 interrumpiéndose hacia 340 ka cuando se alcanzan los valores mínimos de SST del MIS10 (ej. techo de EL-2). El crecimiento de la estalagmita EL-14 de Espluca Lasgüériz ocurre centrado en el MIS7a (210-180 ka), y de nuevo asociado a una tasa de crecimiento lenta (500 años por centímetro), pero que es doble de la obtenida en las muestras Holocenas (1000 años CIG 39 (1), 2013, p. 25-47, ISSN 0211-6820 39

[close]

Comments

no comments yet