Edición Nº 262

 

Embed or link this publication

Description

Revista Agropecuaria

Popular Pages


p. 1



[close]

p. 2



[close]

p. 3



[close]

p. 4



[close]

p. 5

5

[close]

p. 6

Editorial Diciembre 2015 Amanece que no es poco “¡A ver si tiran buenas ondas!” le dijo un productor desde la ventanilla de su camioneta a uno de los miembros del equipo de Marca Líquida Agropecuaria. Y aquí estamos, haciendo el intento… Lo primero que deberíamos destacar es que por primera vez en muchos años los argentinos tendremos un presidente que se parece mucho a una persona normal, que no grita, que no increpa, que habla de unidad y equipos de trabajo, que no da clases durante sus discursos y que a simple vista no parece creerse dueño de la verdad. La conformación de los equipos de gobierno son otro punto que ilusiona. Muchos profesionales experimentados, muchas personas comprometidas y un ministro K que se queda porque su gestión resultó exitosa. ¡Cosas vederes Sancho! Para completar el cuadro que invita a soñar con un país mejor, tenemos un ministro de agricultura y ganadería a quien todos respetan, reconocen y aprueban, un señor del interior profundo al que nadie le va a tener que contar de qué color es el pasto y a qué huele la tierra mojada. Por lo que sabemos hasta aquí, las primeras medidas vinculadas a la producción agropecuaria que tomará la administración Macri -¡cómo vamos a extrañar las K en nuestras editoriales!- son todas positivas y surgen de las necesidades más urgentes. En este punto vale aclarar que para muchos no son suficientes, pero sería injusto comenzar a quejarse antes de leer los primeros decretos. ¡Fin de las buenas ondas! Cabe aclarar que el lector puede elegir dejar la editorial en este punto y esperar relajadamente la llegada de los nuevos tiempos. Quedan todos advertidos. La “década ganada” ha dejado graves consecuencias en el sector agropecuario y la salida de la crisis no será ni instantánea, ni gratis. El mejoramiento de los precios de los granos vía baja de retenciones y eliminación de ROEs no resuelve el 100% de los problemas de rentabilidad. Muchos costos se han distorsionado durante los últimos años y corregirlos no será tarea simple. No queda claro cómo será la política de precios de los combustibles, un factor clave que impacta negativamente sobre el total de las actividades productivas. Paralelamente, queda pendiente saber si se promoverá la producción de biocombustibles en forma consistente y a largo plazo, de manera que las plantas actuales crezcan y se construyan nuevas en regiones estratégicas, estimulanAÑO XXV - Nº 262 Diciembre de 2015 MAR­ CA­LÍQUI­ DA­AGRO­ PE­ CUA­ RIA ISSN­1668-9224 Primera publicación agropecuaria mensual gratuita para productores del Centro del País. NO Certificado 9000-5900 do fundamentalmente la siembra de maíz con todos los beneficios que eso produce. La promesa de reactivar el transporte a través del ferrocarril debería acompañarse con un plan de inversiones que a priori parece muy ambicioso y poco concreto. Esperamos sinceramente estar equivocados en este punto, pero la alegría de la finalización de la era K -necesitamos despedirnos usando muchas K- no debería impedirnos ser objetivos. Hasta ahora se habló poco de posibles reformas tributarias, el actual sistema es complejo, injusto y en muchos aspectos ilegal. Se requiere una urgente simplificación de la manera en que se controlan y se cobran los impuestos, resolver la permanente acumulación de créditos irrecuperables, ajuste de los balances por inflación, unificación de los tributos provinciales y nacionales, entre otros. Todas las actividades primarias en Argentina tienen la posibilidad de incrementar su volumen de producción y en muchísimos casos agregar valor en las regiones productivas, pero para que eso pase se requiere de capital y todos sabemos que sin políticas a largo plazo y una economía estable el crédito accesible es una utopía. La esperanza de volver a tener una economía estable que permita planificar inversiones a largo plazo choca contra el desastre en que se encuentran las finanzas públicas, con un déficit fiscal nunca antes visto. El proceso de recomponerlas será largo y doloroso. Seguramente los grupos remanentes de la oposición ultra K en el congreso serán también un factor que impedirá que se produzcan grandes cambios rápidamente. También esperamos equivocarnos en esta apreciación, pero es “lo que pinta”, a no ser que el proceso de peronización de estos grupos sea más rápido de lo que muchos esperan. A simple vista ya comenzó desde el norte del país, lo cual no es raro ya que justamente Salta es una de las provincias más perjudicadas por las nefastas políticas agropecuarias de la administración saliente. Queda claro que la revista Marca Líquida Agropecuaria festeja eufóricamente el fin del ciclo K -despedida para la letra K- del cual nosotros mismos salimos muy golpeados. Todos nuestros anunciantes atraviesan fuertes bajas en sus ventas y cuando hay crisis en el campo es para todos. También es importante decirlo, intentaremos mantener al máximo posible la objetividad a la hora de hacer nuestro pequeño aporte desde este espacio, sabiendo que prácticamente todos los productores agropecuarios comienzan este nuevo ciclo desde el segundo subsuelo y la remontada requerirá tiempo y sacrificio, pero amanece, que no es poco. Ti­ ra­ da:­15.000­ejem­ pla­ res Registro­DNDA­en­trámite Propietario:­Marca­Líquida­S.A. Los­ar­ tí­ cu­ los­fir­ ma­ dos­no­re­ fle­ jan­ne­ ce­ sa­ ria­ men­ te­la­opi­ nión­edi­ to­ rial, y­son­co­ la­ bo­ ra­ cio­ nes­ad-ho­ no­ rem.­La­fir­ ma­edi­ to­ ra­no­se­res­ pon­ sa­ bi­ li­ za­por­las­opi­ nio­ nes­ver­ ti­ das­en­los­ar­ tí­ cu­ los­fir­ ma­ dos,­co­ mo­así tam­ po­ co­del­con­ te­ ni­ do­de­los­avi­ sos­pu­ bli­ ci­ ta­ rios.­Se­au­ to­ ri­ za­la­ re­ pro­ duc­ ción­to­ tal­o­par­ cial,­siem­ pre­que­se­ci­ te­la­fuen­ te. 6

[close]

p. 7

Autores: Alessandro Nicolia1, Alberto Manzo2, Fabio Veronesi1 y Daniele Rosellini1 Fuente: Ciencias y cosas - www.cienciasycosas.com Transgénicos Agricultura Transgénicos: revisión de 1783 estudios avalan su seguridad El estudio ha dejando sin muchos argumentos a los colectivos antitransgénicos con su argumento de que “si no se puede demostrar que son seguros, es que no son seguros”. En el mundo de la investigación científica, la evidencia absoluta de mayor calidad, son los trabajos de metaanálisis en los que se pueden contrastar y combinar los resultados de una amplia franja de estudios revisados por pares. Uno de estos metaanálisis ha sido el publicado por Alessandro Nicolia de la Universidad de Perugia, que ha evaluado 1.783 artículos de investigación publicados entre 2002 y 2012, en donde se incluyen desde artículos de investigación, revisiones, opiniones relevantes hasta los informes oficiales publicados entre estos años. El trabajo dirigido por Nicola abarcó todos los aspectos de seguridad de los OGM (organismo genéticamente modificado), desde cómo los cultivos interaccionan con el medio ambiente hasta la forma en que podrían afectar a los seres humanos y los animales que los consumen. Los autores del estudio afirman que una mejor comunicación sobre las plantas genéticamente modificadas podría tener un impacto significativo en el futuro de este tipo de organismos en la agricultura. Sin embargo, a lo largo de la investigación no pudieron encontrar un solo ejemplo creíble que demuestre que los alimentos modificados genéticamente suponen algún riesgo para los seres humanos o los animales. “En la investigación científica llevada a cabo hasta el momento no se han detectado riesgos importantes directamente relacionadas con el uso de cultivos modificados genéticamente”. De acuerdo con el investigador principal, “nuestro objetivo era crear un único documento en el que las personas interesadas de todos los niveles de experiencia pueden tener una visión general de lo que se ha hecho por científicos relacionados con la seguridad de cultivos genéticamente modificados. Hemos tratado de dar una visión equilibrada e informar sobre lo que ha sido objeto de debate, las conclusiones alcanzadas hasta ahora, y las cuestiones emergentes”. Resultados interesantes • La literatura científica existente está fuertemente a favor de la seguridad, tanto para el medio ambiente y el ser humano como para la agricultura basada en OGM. • Hay poca o ninguna evidencia de que los cultivos transgénicos dañan el medio ambiente. • El argumento empleado de que se estudia poco el posible efecto de los transgénicos es falso ya que el 70% de las investigaciones actuales tienen relación con la seguridad ambiental. • Existe poca o ninguna evidencia de que la agricultura transgénica daña a las especies animales autóctonas. • Los cultivos no modificados genéticamente en realidad tienden a reducir la biodiversidad en un grado superior. • Solo una de las afirmaciones habituales de los ecologistas encuentra respaldo en la literatura científica, y 7

[close]

p. 8

Agricultura Transgénicos es que los genes incorporados en los cultivos se pueden extender a plantas salvajes, otros cultivos o incluso microorganismos. Pero aunque el análisis confirma que “la formación de híbridos entre cultivos genéticamente modificados y variantes salvajes es posible y está documentada”, esto también sucede con los cultivos normales constantemente (hibridación por causa natural como ocurre con las variedades de maíz o de trigo) y no es necesariamente dañino. El estudio indica que las poblaciones de plantas silvestres con frecuencia mutan y se vuelven resistentes a los herbicidas, por lo que forman su propia modificación genética. Las bacterias del suelo también pueden tener genes de todo tipo de plantas y de otros microorganismos, pero eso no es perjudicial, es parte de la forma en que avanza la evolución. Esta “contaminación” natural la tenemos a diario. • Vale la pena destacar que el número de documentos sobre trazabilidad se ha incrementado en los últimos años, tanto así que en el 2011 superó a los de biodiversidad, lo cual indica una creciente demanda de los métodos y protocolos para la detección de posibles transgenes. • Cerca del 50% de los estudios sobre transgénicos son realizados por científicos independientes cuya cifra tiende a crecer. • Los cultivos transgénicos son seguros para consumir por los seres humanos y los animales. Antes de cualquier cultivo transgénico pueda ponerse a la venta se tiene que demostrar que son sustancialmente equivalentes a alimentos no modificados genéticamente. En otras palabras, los cultivos transgénicos no deberían tener biomoléculas tóxicas y tener similar o mayor cantidad de los nutrientes que se encuentran en los alimentos no modificados genéticamente. Los vegetales genéticamente modificados deben ser los alimentos más estudiados en la historia de la humanidad. En este punto hay que señalar que en 1993, la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) introdujo el concepto de equivalencia sustancial en el examen de la evaluación de la seguridad de los alimentos transgénicos u obtenidos de organismos modificados genéticamente, y son numerosos los países que lo han aceptado. Este principio establece que las plantas modificadas genéticamente (o los alimentos derivados de ellas) son equivalentes a sus homólogos tradicionales y se pueden tratar de la misma manera que éstos con respecto a la inocuidad. Es importante aclarar que el establecimiento de la equivalencia sustancial no es como tal una evaluación de la inocuidad, sino que establece una pauta de evaluación. Así, si alguien genera un tomate transgénico que expresa una proteína de bacteria, se debe evaluar la composición química del tomate transgénico: contenido de proteínas, minerales, grasas, fibra y antinutrientes (como el ácido fítico, que impide la absorción de varios minerales). Si el tomate transgénico es similar en su composición química al tomate silvestre que se usó para hacer el transgénico, se dice que son sustancialmente equivalentes excepto por una cosa: la proteína de la bacteria que expresa el tomate transgénico. Como estas proteínas son nuevas en la dieta, deben ser evaluadas para demostrar que son digeribles, no tóxicas y no alergénicas. Para esto, se hacen ensayos con animales de laboratorio (ratones, ratas, pollos). Sin embargo, debido a que dichas proteínas se producen en bajas cantidades (y no se puede alimentar ratones solo con tomate), lo que se hace es purificar la proteína y se le da a ratas como suplemento en la dieta para demostrar que esta nueva proteína es segura de comer. Nada de esto se hace con ningún otro alimento. A modo de ejemplo, se han descrito variedades de papa y apio obtenidas por mejoramiento convencional que producían cantidades enormes de solanina y psolareno, ambos compuestos muy tóxicos. Afortunadamente, se detectó esta anomalía antes de que los productos llegaran al mercado (en el caso del apio, debido a las severas quemaduras que sufrieron quienes lo cosecharon). De esta forma, los investigadores italianos no pudieron encontrar un estudio creíble que demostrara que los alimentos transgénicos tuvieron efectos perjudiciales en los animales o en los seres humanos que los consumen. Tampoco el ADN en sí mismo presenta peligro ya que no puede integrarse en las células del consumidor simplemente por ingerirlo. De acuerdo con el estudio, cada día se ingieren entre 8

[close]

p. 9

Transgénicos Agricultura 0,1 y 1,0 gramos de ADN (para explicarlo de forma sencilla, de 3 kilómetros de cadena de ADN en un transgénico se modifican solo micras), algo que es irrelevante para el organismo humano ya que el ADN ingerido queda destruido por el procesado de los alimentos y posteriormente por los ácidos gástricos, de forma que el ADN de los transgénicos no puede ser integrado en nuestras células a través del sistema digestivo, además de que el ADN de cultivos transgénicos no es funcionalmente diferente al ADN de los cultivos no modificados genéticamente. Poca o ninguna evidencia de que los cultivos transgénicos pueden ser alergénicos Todos los cultivos genéticamente modificados se analizan en función de una base de datos de todos los alérgenos conocidos antes de la comercialización, de forma que cualquier cultivo que contenga un nuevo alérgeno no es aprobado o comercializado. Aunque el debate científico entre defensores y opositores a los cultivos transgénicos es importante y positivo, a menudo la opinión de la comunidad científica se ve distorsionada por los medios de comunicación y las campañas antitransgénicos que han sido utilizadas inapropiada y políticamente. Efectos colaterales del estudio Lamentablemente, el discurso de los colectivos antitransgénicos carece de evidencia científica, dejando un vacío que se llena de anécdotas emocionalmente persuasivas, acusaciones de corrupción corporativa y de la información a menudo errónea, olvidando que la mayoría de las investigaciones en transgénicos son llevadas a cabo por organismos públicos tal y como ocurre en Brasil con el Embrapa y la liberación de las patentes para sus agricultores, con el caso del arroz dorado, o con Cuba que desde 2010 desarrolla cultivos transgénicos para evitar la importación de granos extranjeros. Esta desconfianza pública la pudimos ver con el posicionamiento anticiencia de Francia o Italia frente a los transgénicos, llevados por un presión social cuya única argumentación fue que eran peligrosos y punto, pero no aportaban ningún estudio que demostrara dicha peligrosidad. Como resultado de la prohibición esto pasó a Europa y la EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria) demostró que la prohibición de plantar MON 810 en sus territorios carecía de fundamento científico (Francia, Italia). Quizás el mejor resumen para explicar este miedo irracional sea la nota de Miguel Ángel Quintanilla Fisac, catedrático de Lógica y Filosofía de la Ciencia en el Diario Público en 2009: “Desde el Neolítico la humanidad está modificando el genoma de plantas y animales domésticos, mezclando y seleccionando artificialmente las variedades que resultan más provechosas para nues- tra especie. Nuestros cereales y legumbres, nuestras frutas y hortalizas, la leche y la carne con la que nos alimentamos, los caballos que montamos y las mascotas que alegran nuestras vidas, todos ellos son en realidad artefactos, frutos del arte, es decir, de la técnica. Durante milenios hemos intervenido en la naturaleza con bastante despreocupación aunque no sin correr grandes riesgos. ¿Qué es lo nuevo ahora con los transgénicos u organismos modificados genéticamente (OMG)? Dos cosas: la primera es que, gracias a la ingeniería genética actual, no tenemos que limitarnos a mezclar y seleccionar variedades que se producen de forma natural, sino que además nosotros mismos podemos crear algunas de las variedades que nos interesa seleccionar. El matiz es importante porque estas nuevas técnicas nos permiten concebir posibilidades que serían sumamente improbables (imposible en la práctica) obtener a partir de variaciones genéticas espontáneas y, además, hacerlas realidad en forma rápida y eficaz. La otra novedad, con respecto a nuestros antepasados, es que ahora somos más conscientes de nuestras posibilidades tecnológicas y de la responsabilidad que asumimos con nuestras realizaciones técnicas. De hecho, la legislación actual está llena de normas y reglamentos que establecen todo tipo de garantías y criterios de evaluación de riesgos en relación con la tecnología, especialmente en el campo de la alimentación y el medio ambiente. Hay quienes piensan que si el principio de precaución se hubiera aplicado estricta y sistemáticamente desde el inicio de los tiempos, no habríamos salido del Paleolítico. Pero no es cierto. Su aplicación correcta obliga solamente a ser precavidos, es decir, a regular el uso de la tecnología, facilitar información precisa y fiable a los ciudadanos y propiciar que estos se involucren y participen en los procesos de evaluación de las opciones científicas, tecnológicas y políticas que se presentan. No deberíamos ver los transgénicos como una amenaza evidente para el planeta ni como un riesgo seguro para la salud. Tampoco es su rasgo más relevante el hecho de que en su desarrollo estén comprometidas grandes compañías multinacionales (lo mismo pasa con la telefonía y no por eso dejamos de usar el teléfono). Son, ante todo, una interesante posibilidad tecnológica sobre la que los ciudadanos tienen el deber y el derecho a pronunciarse de forma responsable y bien informada: ¿qué transgénicos, cuántos, dónde, cómo?” 1 Integrante del Departamento de Biología Aplicada de la Facultad de Agricultura de la Universidad de Perugia, Italia. 2 Ministro de Agricultura, Alimentación y Políticas Forestales de Roma, Italia. 9

[close]

p. 10

Agricultura Rentabilidad Autor: Ing. Agr. Carlos Ghida Daza - EEA INTA Marcos Juárez Fuente: www.inta.gov.ar Rentabilidad agrícola vs valor de la tierra El objetivo del informe fue evaluar los márgenes y rentabilidades de los cultivos en las últimas décadas (ciclos 1990/91 a 2014/15) para, en base a estos índices, relacionarlos con el crecimiento y la predominancia actual del cultivo de soja. Como principales conclusiones, se destaca que el cultivo de soja de primera presenta la mayor eficiencia financiera medida por el indicador de margen respecto a costo operativo. Presenta también los mejores indicadores en la tasa de crecimiento del margen y el menor riesgo medido por los desvíos respecto al valor medio. El doble cultivo de trigo y soja de segunda también muestra un eficiente margen económico al analizar el promedio de la serie. Agregando al análisis el efecto de la valorización de la tierra mediante el índice de rentabilidad del margen bruto, surge una tendencia decreciente en todos los cultivos. Considerando la forma de producción, el productor arrendatario presenta en todos los cultivos mayor rentabilidad (debido al menor capital involucrado), pero también mayor riesgo respecto al productor propietario y el rentista. Finalmente, el resultado económico de la soja, medido tanto por el margen bruto como por la rentabilidad, permite caracterizar adecuadamente la evolución de la superficie sembrada de este cultivo. La agricultura en Argentina El desarrollo de la agricultura argentina muestra un importante cambio en las últimas tres décadas. De este modo, la superficie sembrada en los cuatro principales cultivos (soja, maíz, trigo, girasol) pasó de 14,2 millones Gráfico 1 de hectáreas en el trienio Evolución del valor de la tierra agrícola y el costo de alquiler ($ constantes /ha) 1980/82 a 30,3 en 2010/12, un 113% de aumento de tierra agrícola, mientras que la producción lo hizo de 26,7 millones de toneladas a 88, o sea un incremento de 229%. A su vez, en la composición de cultivos se cambió de una predominancia de trigo con el 47,2% de la superficie agrícola sembrada en 1980/82 a soja con el 63,3% en el último trienio (MINAGRI, 2015). En forma paralela se produjo también un cambio en la tenencia de la tierra, incrementándose la proporción de uso de tierra alquilada en la producción total (INDEC, 2015). Asimismo, se muestra un marcado crecimiento, desde 1988 en adelante, en la proporción del uso de tierra con 10

[close]

p. 11

Rentabilidad Agricultura distintas formas de alquiler, según informes ya se estimaba en 2004 un valor del 60% a nivel nacional (Brescia V, Lema D, 2004). El objetivo del informe es evaluar los márgenes y rentabilidades de los cultivos durante las últimas tres décadas para, en base a estos índices, relacionarlos con el crecimiento y la predominancia actual del cultivo de soja. Evolución del margen bruto en pesos constantes/ha Los componentes del ingreso superan a los costos por lo que el margen tiene tendencia positiva en los tres cultivos, considerando al doble cultivo trigo/soja de segunda como una actividad anual. Se muestra también una leve diferencia, con picos positivos más marcados, en el caso del doble cultivo, a su vez se destaca el cambio producido a partir del ciclo 2001/02 debido a la devaluación de comienzos del 2002 que produjo una mejora competitiva en los precios agrícolas que luego fue continuada por el buen ciclo de precios internacionales durante la década. En el último ciclo 2014/15, se produjo una importante baja de precios de productos por mayor oferta mundial que no pudo ser compensado por leves mejoras de rindes. Por ello, los márgenes brutos decayeron en este último ciclo respecto al promedio de la serie y se igualan a los bajos valores de los ‘90. Gráfico 2 Rentabilidadanual de la valorización de la tierra Gráfico 3 Evolución de la rentabilidad del productor en soja I considerando el factor tierra Evolución del valor de la tierra agrícola y el costo de alquiler en pesos constantes/ha Se observa una importante tendencia al incremento del valor de la tierra, especialmente a partir del ciclo 2001/02, con crecimiento casi exponencial. Esto se debió a su función como reserva de valor y además por su valorización ante la suba de precios agrícolas. De igual modo el costo de alquiler subió en forma paralela. En el gráfico 1 se presenta la evolución del valor de la tierra agrícola y el costo de alquiler ($ constantes/ha), y en el gráfico 2 se presenta la serie de rentabilidad por la valorización de la tierra entre períodos. A pesar de su importante incremento en el período, 11

[close]

p. 12

Agricultura Rentabilidad Gráfico 4 Rentabilidad agrícola (sin considerar la valuación de tierra) valor de los campos agrícolas. se observa solo una leve tendencia creciente en la rentabilidad por valuación de la tierra, con un promedio de 9,5% anual pero con un coeficiente de variación de 164%. Los valores negativos coinciden con períodos recesivos de la economía o crisis financieras y las subas a devaluaciones o ciclos expansivos internacionales. En base a la metodología, la rentabilidad del margen bruto del propietario surgen importantes diferencias en la tendencia del mismo al agregar el efecto de la rentabilidad por valuación de la tierra. Esto se muestra en el gráfico 3, evolución de la rentabilidad del productor en soja de primera considerando el factor tierra. La rentabilidad de soja de primera, sin considerar la valuación de tierra, muestra una tendencia negativa (a diferencia de la pendiente positiva de su margen bruto) debido a la creciente valuación del factor tierra. Si se agrega la rentabilidad de la valuación de este factor, la tendencia se mantiene constante con un mayor valor pero con importantes oscilaciones debido a los cambios de rentabilidad de la tierra. En el gráfico 4, las series comparan las rentabilidades (sin incluir el efecto tierra) de las tres actividades competitivas para el caso de productores propietarios. Se observa una tendencia decreciente homogénea, con una fuerte caída en los últimos años de la convertibilidad por los bajos márgenes a pesar de la deprimida valuación de la tierra. Luego de la devaluación de 2002 se incrementa el indicador para posteriormente presentar una tendencia decreciente ante los incrementos en el Conclusiones • Durante el período 1990/91-2013/14 se incrementaron en forma importante los componentes del ingreso agrícola por sobre el crecimiento de los costos de producción. • El cultivo de maíz aumentó en forma mayor sus costos debido al cambio de tecnología de producción. A pesar de ello, el importante aumento de productividad permitió la tendencia positiva en el margen del cultivo. • El cultivo de soja de primera presenta la mayor eficiencia financiera medida por el indicador de margen respecto a costo operativo. Presenta también los mejores indicadores en la tasa de crecimiento del margen y el menor riesgo medido por los desvíos respecto al valor medio. • El doble cultivo de trigo y soja de segunda también muestra un eficiente margen económico al analizar el promedio de la serie. • Agregando al análisis el efecto de la importante valorización de la tierra en el período, mediante el índice de rentabilidad del margen bruto, surge una tendencia decreciente en todos los cultivos. • Considerando la forma de producción en el análisis, el productor arrendatario presenta, en todos los cultivos, mayor rentabilidad (debido al menor capital involucrado) pero también mayor riesgo. • Comparando solo el caso del arrendatario, las actividades con soja, tanto el doble cultivo como soja de primera, muestran los valores más eficientes de rentabilidad y riesgo. • El esquema de productor propietario presenta rentabilidad similar en los tres cultivos, incluyendo el efecto de la valuación de tierra. Este indicador es levemente superior al obtenido por el propietario rentista. • Considerando los tres cultivos competitivos en relación a la superficie de soja mediante un análisis de regresión surge que, el resultado económico de soja, medido por el margen bruto y la rentabilidad, es un factor importante para caracterizar adecuadamente la evolución de la superficie sembrada de soja. 12

[close]

p. 13



[close]

p. 14

14

[close]

p. 15

Autor: Diego Ustarroz - Investigador INTA EEA Manfredi - Disherbología Fuente: www.inta.gov.ar Malezas Agricultura Chloris virgata, control con herbicidas Dentro del género Chloris la especie que predomina es Chloris virgata. Esta tiene un ciclo anual y se comporta como maleza en cultivos primavero-estivales. Teniendo en cuenta la importancia que está adquiriendo esta especie, en este artículo se presentan resultados de diferentes ensayos llevados a cabo por la sección de Disherbología de la estación experimental agropecuaria (EEA) de INTA Manfredi. Descripción de Chloris virgata y emergencia Son plantas con cañas erectas, amacolladas, de 30 a 100 cm de altura. Hojas glabras, de lígulas cortas, ciliadas; láminas lineales planas y glabras de 80 a 150 mm de largo por 3-6 mm de ancho. Inflorescencia formada por 6 a 15 espigas erectas, de 3 a 10 cm de largo (figura 1). El patrón de emergencia durante la primavera es similar al reportado por Metzler et al. (2014) para un biotipo de Santa Fe. Sin embargo, en dicho estudio también se produjo emergencia en el mes de febrero. Debido al prolongado período de emergencia que presenta esta especie, es fundamental el uso de herbicidas residuales en el suelo que controlen los sucesivos nacimientos de la maleza. Eficacia del herbicida glifosato en el control de C. virgata En los últimos años se han producido fallas en el control Figura 1 de esta especie con glifosato. Para confirmar si se trata de un nuevo caso de resistencia se realizaron ensayos de dosis respuesta al herbicida, comparando un biotipo susceptible recolectado en Manfredi con biotipos que lograron sobrevivir a la aplicación del herbicida. Los biotipos difirieron en su respuesta al herbicida, sin embargo el factor de resistencia fue de 1,7 y no permite confirmar resistencia. En el año 2013 se extrajeron plantas de C. virgata de una población presente en un lote agrícola cercano a la ciudad de Río Tercero, que presentaba antecedentes de fallas de control. Estas fueron trasplantadas a macetas y sometidas a distintos tratamientos herbicidas (tabla 1). Los resultados muestran una baja susceptibilidad de las plantas al glifosato y un adecuado control con haloxifop Rmetil. En coincidencia con los resultados obtenidos para el biotipo Almafuerte, la susceptibilidad del biotipo Río Tercero fue menor (P<0,05), con un factor de resistencia de 1,5. Los resultados demuestran la existencia de biotipos con diferente susceptibilidad al herbicida glifosato. Sin embargo, los factores de resistencia obtenidos fueron bajos, lo que dificulta la confirmación de resistencia en esta especie. Control de C. virgata con herbicidas postemergentes Al estado vegetativo (macollaje), todos los graminicidas I II III Chloris virgata: I) Planta macollada - II) Inflorescencia - III) Espiguilla (antecio fértil y estéril). Foto II y III: Missouriplants.com (2007). 15

[close]

Comments

no comments yet