50 Años DIM U. de Chile

 

Embed or link this publication

Description

50 Años Ingeniería Matemática

Popular Pages


p. 1



[close]

p. 2



[close]

p. 3



[close]

p. 4

_02

[close]

p. 5

Palabras del Director del Departamento de Ingeniería Matemática Estimados colegas, estudiantes, funcionarios y amigos, En este libro podrán encontrar recopiladas algunas pinceladas del pasado, presente y futuro de una historia construida entre todos. Es la historia y vida del Departamento de Ingeniería Matemática, vista desde la perspectiva actual, después de 50 años de su nacimiento. En ella han contribuido visionarias mentes y excepcionales talentos, forjando con increíble tesón y constancia una aventura de intensa creación y de formación de más de 400 ingenieros matemáticos y cerca de 60 alumnos de doctorado. La aventura del DIM es también una parte esencial del espíritu de Beauchef, que nos llena de orgullo y de responsabilidad con aquellos jóvenes ingenieros y científicos en formación, que buscan hoy los conocimientos y herramientas de la más alta calidad. ¿Qué nos deparan los próximos 50 años? El futuro se vislumbra lleno de nuevos desafíos en investigación de frontera, formación innovadora y creación de nuevos espacios estratégicos de desarrollo en que la ingeniería matemática sin duda brillará con elegancia y profundidad. ¡Muy buena lectura! Sinceramente, Axel Osses Director Departamento de Ingeniería Matemática, 2015 _03

[close]

p. 6

1950 _04

[close]

p. 7

1979 _05

[close]

p. 8

1952 - 1956 Domingo Almendras y un pionero Seminario de Matemáticas en la FCFM En los años 50, el legendario profesor Domingo Almendras Alvarez (18992001), cuyo nombre lleva hoy la Biblioteca DIM, organiza una serie de pioneros seminarios de matemáticas en la FCFM, los que se publican entre 1954 y 1955 en varios números de la Revista de Matemáticas. Domingo Almendras estudió en Francia en los años 30 con profesores como Vito Volterra (expulsado de la U. de Roma desde 1931 por el régimen de Mussolini), Maurice Fréchet (en Paris desde 1928) y Gaston Julia (enseñando en esos años en ENS, Polytechnique y Sorbonne). Almendras dirigiría varias de las primeras tesis de Ingeniería Matemática. Historia del Departamento de Ingeniería Matemática en sus 50 años Esta línea de tiempo recoge algunos hitos relacionados con la historia del Departamento de Ingeniería Matemática (DIM) de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile creado en 1965. El DIM imparte la carrera de Ingeniería Civil Matemática que ya cuenta con más de 400 titulados y el Doctorado en Ciencias de la Ingeniería Mención Modelación Matemática que ya cuenta con 73 alumnos graduados. Revista de Matemáticas nº 4 de 1955 en que figura un artículo de Nicanor Parra Ejemplar gentileza del prof. Raúl Uribe. Parte del texto extraído de la memoria del profesor Armando Cisternas http://www.cec.uchile.cl/cinetica/pco rdero/recordando/Relatos/Cisternas. html Biografías: http://wwwhistory.mcs.st-and.ac.uk/ 1950 1951 1952 1950 1953 1954 1955 1956 1957 Prehistoria (1950 - 1964) La diosa Minerva caracterizada por su sabiduría, pureza y razón vigila la entrada de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas Foto1: 1922, archivo http://www.cgi.cl Foto2: 2013, Axel Osses _06

[close]

p. 9

1963 - 1971 La impronta del decano D'Etigny La Universidad de Chile durante los años 60 asigna gran importancia al desarrollo sistemático de la investigación científica y se reorganiza con este fin. En particular, en la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas, Enrique D'Etigny Lyon (1926-2014) decano entre 1963 y 1971, promueve la creación de nuevos departamentos orientados a la investigación. Enrique D'Etigny (centro, con un cigarrillo entre los dedos) en la entrega de certificados a participantes de un Curso Latinoamericano de Cristalografía organizado por la U. de Chile y la UNESCO en 1959. Michelow, tras una estadía en Estados Unidos, regresa al país con el segundo computador que llegó a Chile, un Datatron de Electrodata Division/Burroughs Corporation Foto: Internet 1964 Foto: Claudio González, http://www.cec.uchile.cl/cinetica/pcordero/recordando/fotosCG/Historia _12.jpg http://www.ancefn.org.ar/institucional/galloni.html Jaime Michelow En 1962, a los 31 años, Jaime Michelow Veiler (1929-2013) fue uno de los primeros chilenos que obtuvo un Doctorado en Matemáticas (Universidad de Washington, discípulo de Edwin Hewitt). Desde su regreso a Chile en 1964, tuvo un muy importante rol en el desarrollo de las matemáticas y la computación en Chile (Facultad de Ciencias, Centro LAM de la Universidad Técnica). Hasta el año 2005, dictó clases como profesor de Cálculo Numérico en el DIM. Le legó cerca de 480 títulos técnicos a su biblioteca en 1995 y un museo de máquinas de calcular antiguas en 1996. 1958 1959 1960 1961 1962 1963 1964 1965 1966 1967 1968 1969 1970 1971 Primeros años (1965 - 1979) 1964 - 1965 Se crea el Departamento de Matemática en la FCFM, precursor del DIM En enero de 1964, surgen varios departamentos temáticos de la FCFM. Uno de ellos, el de Matemáticas. El impulso renovador iría más lejos para crear en 1965 la carrera de Ingeniería Matemática. Investigación y docencia se funden en esta nueva especialidad. A la formación básica tradicional se agrega la asimilación de nuevas disciplinas que en ese momento estaban en pleno desarrollo. Crónica universitaria. Anales de la Universidad de Chile, [S.l.], n. 129, p. Pág. 254-258, ene. 1964. ISSN 0717-8883 http://www.anales.uchile.cl _07

[close]

p. 10

1965 Moisés Mellado y la Matemática Aplicada. Surge la carrera de Matemática Aplicada, precursora de la Ing. Civil Matemática Moisés Mellado Guajardo (1917-1982), "ingeniero de todas las menciones", buscó la vanguardia en Francia. En uno de sus viajes a la Universidad de Grenoble, se deslumbró con el desarrollo de la carrera de la matemática aplicada a la ingeniería. Creó así la carrera de Matemática Aplicada (1965), base de lo que hoy es la Ingeniería Civil Matemática. En 1992, la familia del profesor Mellado legó 631 títulos técnicos de su colección personal a la biblioteca del departamento. "(Moisés Mellado) era un tipo visionario, apasionado, que sabía encantar a sus alumnos... contantemente nos repetía que nuestro destino era poner las matemáticas al servicio de este país" dice Eric Goles en el reportaje Mi maestro fundamental, de revista Ya (Año 2000). Mi maestro fundamental. Revista Ya, 26 mayo 2000 1967 Primeras generaciones y Francia A fines de los 60 y comienzos de los 70 se titulan las primeras generaciones de ingenieros matemáticos. Muchos de los cuales parten a doctorarse al extranjero, principalmente en Francia. Entre ellos: 1968: Edison Bórquez (con E. Friedmann como profesor guía), 1969: Rolando Rebolledo (A. Saenger), Carlos Cabrera (A. Krell), Carlos Leiva y Octavio Betancourt (E. Kausel). 1971: Guido del Pino y Rafael Correa (D. Almendras), 1972: Luis Contesse (J.E. Luco). 1973: Juan Giadach (O. Barros), Alberto Libedinsky y María Cecilia Rivara (D. Almendras), Patricio Basso (A. Olson). 1975: Florencio Utreras (P. Chenin), Servet Martínez (L. Bruna), Eric Goles (M.C. Rivara), Mario Ahués (R. Correa). Ocupación de la Sorbonne en Mayo 1968, Paris http://memoriandofotografia.blogspot.com/2012/11/ocupacion-de-lasorbona-paris-mayo-del.html 1965 1966 1967 1968 1969 1970 1971 Primeros años (1965 - 1979) 1967 Nace CONICyT El 26 de abril de 1967 se crea por Decreto Supremo la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (Conicyt) bajo la tutela del entonces Ministro de Educación Juan Gómez Millas. Un poco después, el 14 de febrero de 1968 se promulga la Ley Nº 16.746 que establece la existencia legal de Conicyt y del Premio Nacional de Ciencias. Conicyt comenzó a funcionar con un presupuesto anual de un millón de escudos, distribuidos en proyectos de investigación, becas, viajes para científicos, reuniones en Chile, difusión y gastos de operación. En 1967 se otorgaron siete becas de doctorado y, en 1968, estas llegaron a 36. Historia de Conicyt de Enrique Dellacasa con uno de los primeros logos de Conicyt Breve Historia de CONICYT, Enrique Dellacasa, 1975 http://dspace2.conicyt.cl/handl e/10533/53905 _08

[close]

p. 11

1975 - 1979 Cooperación con Francia A mediados de los 70 se reincorporan los primeros doctorados iniciándose una actividad formal de investigación. La cooperación francesa juega un rol importante favoreciendo ahora el intercambio de investigadores. Algunos egresados de este periodo: 1976: Alfredo Piquer (con V. Pérez como profesor guía), Patricio Poblete (F. Oyarzún), Jorge Amaya (R. Correa), Mauricio Telias (P. Chenin), María Leonor Varas (P. Chenin), 1977: Carlos Conca (J. Etcheverry), Jaime González (A. Weintraub), Raúl Gouet (N. Lacourly), Heinrich Pushmann (L. Contesse), Irma Salas (L. Bruns), 1978: Claudio Arenas (N. Lacourly), Alvaro Fischer (A. Krell), 1979: Carmen Ortiz (J. Etcheverry). Campus universitario de Jussieu en Paris terminado en la década de los 70 Foto: http://theudericus.free.fr/universite/universite.htm 1972 1973 1974 1975 1976 1977 1978 1979 1975 Surge el DCC A mediados de los 70 un grupo de académicos del Departamento de Matemáticas junto con otros provenientes de Ingeniería Industrial y del Centro de Computación (CEC) crean el Departamento de Ciencias de la Computación (DCC), de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas. Sala de computadores en el Edificio de Blanco Encalada 2120 inaugurado en 1975 y que albergó al DCC, la Biblioteca Central y el CEC. El edificio quedó inconcluso por más de 25 años y solo el año 2000 se completaría al inaugurarse el CMM (abril) y trasladarse ahí el DIM (septiembre). http://ingenieria.uchile.cl/libro-tiempo/ _09

[close]

p. 12

El profesor Domingo Almendras conoció de cerca a algunos de los matemáticos más célebres de su época. Moisés Mellado, el ingeniero de todas las especialidades, lanzó pruebas al aire, se enfrentó con las autoridades universitarias y sus alumnos maquinaron toda una mitología en torno a su fuerte personalidad. El primero fue un pionero en crear nuevos cursos y publicaciones especializadas en matemáticas. El otro formó la primera carrera de matemáticas aplicadas de Chile. Ambos son precursores fundamentales de los que ahora es el DIM. Los grandes personajes viven tanto de su legado como de sus leyendas. Por eso, no es extraño escuchar sobre ellos relatos curiosos, anécdotas poco comunes y grandilocuentes, cuentos alucinantes que anteceden a su obra y los convierten en verdaderos mitos que, en este caso, alimentan la historia de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile. Así son por lo menos las historias de los profesores Domingo Almendras y Moisés Mellado. El primero, un adelantado a su época que pensó seminarios, cursos y publicaciones de investigación matemática antes que ningún otro en la Facultad. El segundo, un hombre de carácter y visión que no sólo es recordado por ser el gestor de lo que actualmente es el DIM, sino que también por su atractiva personalidad. El “chico” o el “loco” Mellado -como solían decirle algunos de sus pares- al igual que a Marcelo Bielsa en el fútbol, fue obsesivo, apasionado y terco, cualidades con las que consiguió cosas que para otros parecían imposibles. Miles de alumnos e historias pasaron por sus míticas clases en la sala Q-10 de Beauchef, dejando una huella imborrable en el campus. _10

[close]

p. 13

Un insigne profesor y su revista A diferencia de Mellado, quienes conocieron a Almendras lo retratan más bien como una persona reservada y tímida. “Don Domingo era una persona modesta, quitada de bulla. Siempre hablaba en voz baja y le gustaba escribir en la pizarra todo lo que iba diciendo. Mellado era duro, exigente, pero Almendras no, aunque en sus pruebas se hacía sentir”, recuerda Raúl Uribe quien, al igual que Moisés Mellado, fue profesor auxiliar de Almendras a fines de los 50. Don Domingo vivió una niñez alejada de los números. Nació en Nueva Imperial el 5 de marzo de 1899. Allí, en los campos sureños, pasó sus primeros años, alejado de las escuelas. “La historia dice que cuando él tenía diez años llegó un joven al campo donde vivía que sabía leer. Al verlo leyendo y relatando historias, se encerró en su pieza y se puso a llorar. Él quería aprender. Su papá, al ver sus ganas, lo inscribió en la Escuela Normal”, señala su hija, Eliana Almendras. Esos años de escuela, demostraron sus ansias de conocimiento. Viajaba todos los días a la ciudad de Victoria para ir a clases. “Iba sólo con un canasto con comida, porque le tomaba todo el día ir para allá”, comenta Eliana. Así, consiguió su primer título en la Escuela Normal de Victoria. Y después de eso no paró: estudió Matemáticas y Física en el Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile y se doctoró en la prestigiosa Universidad de Sorbonne, en Francia. Fue uno de los primeros profesores titulares que tuvo la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas, además de hacer clases en la Universidad Católica, la Universidad Técnica del Estado y la ex Escuela de Economía y Comercio. Dictó cátedras de Álgebra Superior, Geometría Analítica, Cálculo Diferencial e Integral, Trigonometría, Cálculo Variacional, Mantenimiento, Simulación y Simulación de Sistemas; entre muchos otros. Su hija señala que “era un profesor muy estricto, pero los alumnos le tenían cariño, porque era tolerante y muy modesto. Siempre que se iba de la universidad a la casa había un grupo de alumnos y ayudantes que lo seguían, para ir hablando de matemáticas”. Independientemente de su modestia, Almendras fue un personaje relevante que perteneció a una selecta casta de matemáticos. Mientras estuvo en Francia durante los años 30, compartió con profesores como Vito Volterra, matemático y físico que ayudó a desarrollar el dirigible como arma de combate en la Primera Guerra Mundial y luego fue perseguido por el régimen de Mussolini, Maurice Fréchet, cuyos estudios en teoría de la probabilidad derivaron en una ley que lleva su nombre, y Gaston Julia, precursor del estudio de lo que hoy se conocen como conjuntos fractales. “De este último (Julia), nos contaba don Domingo que había estado en el frente durante la Primera Guerra Mundial y allí había perdido la nariz y un brazo”, recuerda el entonces alumno Armando Cisternas -hoy Ingeniero en Minas y Ph. D de Físicas y Matemáticas del California Institute of Technology- en un artículo publicado en la revista del Colegio de Ingenieros de Chile. Se decía que era discípulo y admirador de Henri Poincaré, y siempre incluía al genio matemático francés en los afiches de sus pioneros seminarios, dictados en los 50. “Con su mentores franceses aprendió las nuevas matemáticas, que imponían un rigor topológico basado en el estudio local de las funciones. Se pueden imaginar el impacto de esta forma de ver las funciones, cuando otros profesores continuaban usando los métodos del siglo dieciocho”, relata Cisternas. Su visión moderna del estudio de las matemáticas lo llevó a organizar sus seminarios en la FCFM, que tuvieron el fin de tratar temas interesantes que no se tocaban en clases. Se realizaban semanalmente y los encargados de presentar las temáticas eran los propios alumnos. Personajes destacados como el mismísimo Nicanor Parra fueron parte de estas charlas, quien en ese entonces dictaba clases de Mecánica Racional en el Pedagógico y de Geometría en Beauchef. “Yo vine a su conferencia. Habló del concepto de la _11

[close]

p. 14

A la izquierda, Profesor Domingo Almendras, en su juventud. _12

[close]

p. 15

masa en la física. En esa época ya llamaba la atención porque recientemente había publicado su libro Poemas y Antipoemas“, señala Uribe. Las charlas luego fueron publicadas en la llamada “Revista de Matemáticas”, otra iniciativa de Almendras. Durante los años 1954 y 1955, la publicación permitió a quienes aplicaban las matemáticas resolver diversos problemas de la ingeniería junto con exponer los métodos y resultados que utilizaron. Según el profesor Uribe “era una revista de divulgación matemática para matemáticos. Porque esta era una escuela de ingeniería y los matemáticos estaban en el Pedagógico. A los ingenieros les gustaba la matemática pero no eran matemáticos. Ese fue el gran aporte don Domingo. De esa revista salieron cinco números y después se acabó como la mayoría de las revistas”. Además de las matemáticas, don Domingo tenía otras aficiones. La música, pintura e idiomas eran temas que le apasionaban. “Mi papá tocaba el violín, sabía leer música. Además, dibujaba al óleo. Cuando chicos nos llevaba al zoológico y él pintaba los animales. Lo hacía fantástico. También hacía todos los arreglos de la casa y tallaba en madera. Era un hombre sabio como los de antes, como Da Vinci, en cierto modo. Sabía hacer muchas cosas”, señala Eliana Almendras. Sin embargo, eran los números los que ocupaban Profesor Domingo Almendras junto a Patricio Felmer, quien le entrega un reconocimiento como Director del DIM gran parte de su tiempo. “Siempre pensaba en las matemáticas. Almorzaba haciendo problemas. No había papel en la casa que se pudiera botar, aunque fuera un boleto de micro. Todo lo tenía rayado con ejercicios matemáticos”, agrega. Como profesor, además de formar a un sinnúmero de futuros académicos de la Facultad, realizó un aporte fundamental en los años iniciales del Departamento de Matemáticas, dirigiendo algunas de las que fueran las primeras tesis de título de ingeniero matemático. Gracias a toda su contribución y años de enseñanza en la Facultad, recibió el título de Profesor Emérito, el más alto al que un académico puede aspirar en la Universidad de Chile. Sus hijos, a su vez, heredaron el amor por las matemáticas: su hija Eliana fue una de las primeras mujeres egresadas de Ingeniería en Minas de la Universidad de Chile y su hijo, también llamado Domingo, fue un reconocido profesor de la materia en el Instituto Nacional. _13

[close]

Comments

no comments yet