Revista Zero Edición 29

 

Embed or link this publication

Description

Revista Zero una publicación de la facultad de Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia

Popular Pages


p. 1



[close]

p. 2

contenido DIRECTOR Roberto Hinestrosa EDITORA GENERAL Diana Cure REDACCIÓN GENERAL Juan Camilo González Galvis CONSEJO EDITORIAL Roberto Hinestrosa Mauricio Pérez Clara Inés Rey Juan Camilo Rodríguez DISEÑO Y DIAGRAMACIÓN Gatos Gemelos Comunicación CORRECCIÓN DE ESTILO Y ASESORÍA EDITORIAL Elkin Rivera Gómez COLABORADORES Alexander Córdoba Andrea Catalina Mesa Andrea Laverde Angélica Garzón Angélica Puertas Angie Parada Camilo Echandía Cristina de la Torre Daniel Krahl Diego Romero Cortés Erick Pérez Felipe Gómez Ibarra Francisco Barbosa Fransisco Nicholls Smith Germán Forero Johann Julio Estrada José Joaquín Narváez López Juan Luis Pinilla Silvestre Julio César Mejía Quevedo Laura M. Roa Zeidán Lina Luna Matt Ferchen Mauricio Jaramillo Natalia Gómez Paola Arias Pío García Reginaldo Aduen Bray Sandra Salamanca Santiago Páez Giraldo Sebastián Satizábal Acosta Stephanie Bula Cortés Walfa Téllez INVITADO ESPECIAL Ricardo Duarte ILUSTRACIONES Andrés García DIRECCIÓN ADMINISTRATIVA Clara Inés Rey MERCADEO, PUBLICIDAD Y VENTAS Juan Luis Pinilla IMPRESIÓN Nomos Impresores EDITORIAL CORREO DE BRUJAS DOSIER CHINA problema? 3 5 7 7 11 15 19 24 28 34 Lina Luna: China: finalmente, ¿cuál es el Pío García: China, en la década decisiva Daniel Krahl: China y Medio Oriente: una perspectiva regional el boom de las relaciones económicas trae expectativas y ansiedades Reginaldo Aduen Bray: El sueño chino: ¿qué busca la política de poder blando? Matt Ferchen: China y América Latina: Angélica Puertas y Alexander Córdoba: China, el dragón hambriento Daniel José González Bolívar: Apuestas del Partido Comunista Chino en el plan quinquenal 2011-2015 ACTUALIDAD Camilo Echandía Castilla: Bandas criminales: la nueva cara del narcotráfico en Colombia Julio César Mejía Quevedo: Restricción a la venta de alcohol en Bogotá: ¿una medida política? Diego Romero Cortés: Guerra antidrogas: Colombianización del narcotráfico en México: ¿una comparación válida? Walfa Constanza Téllez: Pobreza en un concepto y el concepto de pobreza: notas para un enfoque integral Cristina de la Torre: La tierra, eje de la paz 38 38 48 58 64 70 75 75 CIUDAD - REGIÓN Johann D. Julio Estrada: La gestión urbana como factor determinante de la acción pública Juan Luis Pinilla Silvestre, Sebastián Satizábal Acosta y Fransisco Nicholls Smith: Santiago Páez Giraldo y Andrea Laverde Quintero: El empleo como estrategia: el caso Asentamientos urbanos informales: de un modelo al servicio de la inclusión 78 82 capitalino 1

[close]

p. 3

europeo: entre la crisis económica y la amenaza a sus pilares de unidad política y cultural IMAGOMUNDI Francisco R. Barbosa Delgado: El desafío 88 88 CONTRASEÑA esenciales Luis Fernando García Núñez: Tres publicaciones CULTURA Y SOCIEDAD Mauricio Jaramillo Jassir: Boualem Sansal o la entrañable fraternidad de la literatura 143 143 147 147 Jenny Baracaldo Fernández, Maria Alejandra Guerrero Martos, Paola Andrea Sánchez González: ¿Irán o no irán? Angie Parada Suárez : Conflicto en Siria, ¿un ejemplo de choque de civilizaciones? 96 100 ECONOMÍA Y FINANZAS Paola Arias: Crisis financieras: lecciones de la historia el periódo 2007-2010, visto con el espejo retrovisor Natalia Andrea Gómez Rueda: Crisis argentina 2001: ¿un verdadero ejemplo para Grecia? Nicolás Latorre Rendón: Unión Económica y Monetaria: crisis de funcionalidad en un modelo sui géneris José Joaquín Narváez López: ¿Se avecina otra crisis? 104 104 112 119 127 135 Germán Forero Laverde: Crisis financiera: contenido julio - diciembre de 2012 revista de la universidad externado de colombia f a c u l t a d d e f i n a n z a s , g o b i e r n o y r e l a c i o n e s i n t e r n a c i o n a l es 2

[close]

p. 4

contenido 1 Editorial correo de brujas 5 Editorial « dosier 7 Música y muchas flores» fueron su último deseo. Así debía ser su despedida, como una gran celebración de la vida. Y así fue. Ernesto Parra Lleras adoraba el regocijo y el regocijo lo adoraba a él. Quizás uno de los últimos bogotanos puros, el doctor Parrita sabía encontrar la broma que nos haría exorcizar la adversidad del mundo. Su humor, a veces transparente como una aguja, a veces negro como un cuervo, sabía desentrañar verdades. Sabía también que lo invocaríamos en momentos de felicidad, recordando o imaginando alguna de sus agudezas. La alegría, que no tiene nada de vana, lo acompaña dondequiera que esté y de esta manera vive en nuestra memoria. En nuestra revista deja un espacio vacío. Le gustaba tertuliar sobre temas de actualidad y tenía una admirable capacidad para la historia y la geografía. No toleraba la injusticia. Sabía como pocos la vida íntima de la Colombia del siglo XX. Sincero liberal, cargaba historias que podrían componer una novela llena de ingenio. Sus consejos inspiraron esta publicación desde su nacimiento, y agradecemos cada una de sus lecciones. Su alma permanece con nosotros y en el dulce sueño de los justos. A él quisiéramos dedicar esta revista, antes de su renacimiento en el número treinta, a quince años de levar anclas. El presente número cubre temas de coyuntura en el ámbito de las relaciones internacionales, el caso de la crisis europea, el conflicto en Siria y los inquietantes desarrollos nucleares de Irán; asimismo, recoge ejes de reflexión a escala nacional: unos de naturaleza técnica, como las anticuadas conven- actualidad 38 ciudad-región 75 imagomundi 88 economía y finanzas 104 contraseña 143 cultura y sociedad 147 3 3

[close]

p. 5

ciones de inversión social en Colombia; otros políticos, como el proceso de paz, la mutación del narcotráfico, sus efectos en la seguridad interna y su discutible semejanza con el caso mexicano. De igual forma, en un esfuerzo de mirada local, dentro de nuestra sección Ciudad-Región reunimos una serie de diagnósticos y balances sobre las medidas en servicios públicos, medio ambiente, vivienda y empleo, tomadas en las últimas administraciones de Bogotá. Para terminar, el número 29 de Zero se compuso en torno a dos grandes temas editoriales: un dosier sobre China que en conjunto discute el proceso híbrido que atraviesa esa nación, cuyo indicador más visible es una tensión —interna y externa— producto de un acelerado desarrollo económico. La serie de textos compilados y preeditados por la profesora Lina Luna dirigen una mirada que busca superar la interpretación de la «amenaza» China y proveen nuevas evidencias para avanzar en la comprensión del fenómeno del gigante asiático. En esta ocasión, la revista Zero contó también con la generosa asesoría editorial del docente e investigador Germán Forero para la selección de cinco artículos que se compilaron como un especial de crisis financieras que bautizamos con el sugestivo título de «El imperio del miedo y la codicia». editorial revista de la universidad externado de colombia f a c u l t a d d e f i n a n z a s , g o b i e r n o y r e l a c i o n e s i n t e r n a c i o n a l es 4

[close]

p. 6

contenido 1 Correo de Brujas editorial 3 correo de brujas dosier 7 actualidad 38 ciudad-región 75 imagomundi 88 Un acto de memoria El pasado 17 de octubre se llevó a cabo en la casa externadista el lanzamiento del libro Memoria y reparación: elementos para una justicia transicional províctima. Al acto asistieron sus autores, Luis Jorge Garay Salamanca y Fernando Vargas Valencia, quienes estuvieron acompañados de un amplio e importante grupo de panelistas, entre los que se destacan Jesús Ricardo Sabogal, director de la Unidad Administrativa de Gestión para la Restitución de Tierras; Guillermo Rivera Flórez, representante a la Cámara; Néstor Raúl Correa, presidente de la Sala Administrativa del Consejo Superior de la Judicatura, y Rodrigo Uprimny, director del Centro de Estudios de Derecho, Justicia y Sociedad Dejusticia. Así mismo, estuvieron presentes en el evento Guillermo Hoyos, quien dirige el Instituto de Bioética de la Pontificia Universidad Javeriana; Marco Romero Silva, director de la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento; Marcela Gutiérrez, directora del Centro de Investigación en Política Criminal, y Heidi Abuchaibe, docente e investigadora de la Universidad Externado de Colombia. economía y finanzas 104 contraseña 143 cultura y sociedad 147 Se teje la red de exalumnos El pasado 1.º de noviembre, por iniciativa del decano de la Facultad de Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales, Roberto Hinestrosa, se ofreció un desayuno a algunos egresados del programa de Finanzas y Relaciones Internacionales, con el fin de reunir a las primeras promociones y de crear una red de exalumnos a través de la cual estarán en contacto 5

[close]

p. 7

permanentemente. En el evento estuvieron algunos exalumnos que en la actualidad se desempeñan como profesores de la facultad, entre ellos Juan Pablo Mejía, Walfa Téllez y César Escobar, quienes revivieron su época universitaria. Riesgo bursátil El Departamento de Derecho Económico y la Facultad de Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales realizaron el 11 de octubre un encuentro denominado «Derivados en Colombia: perspectivas regulatorias de valoración y riesgo». Al evento asistieron Diego Trujillo, gerente de Administración de Mercados Derivados de la Bolsa de Valores de Colombia; Rodrigo Castellanos, gestor del Mercado en Derivex; Alexander Suárez, profesor del programa de Finanzas y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia, y Moisés Mahecha, docente de cátedra de la especialización en Gestión de Riesgos y Control de Instituciones Financieras de la Universidad de los Andes y de la especialización en Finanzas de la Pontificia Universidad Javeriana. Bienvenido, Isaac En días pasados Ana Lorena Ostos, encargada de los intercambios de la Facultad de Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales durante aproximadamente tres años, dio a luz a su hijo Isaac, por lo cual en adelante se dedicará de lleno a ser madre. ¡Le deseamos la mejor de las suertes!. correo de brujas revista de la universidad externado de colombia f a c u l t a d d e f i n a n z a s , g o b i e r n o y r e l a c i o n e s i n t e r n a c i o n a l es 6

[close]

p. 8

China: finalmente, ¿cuál es el problema? «As Mircea Eliade often reminded us, the discovery off nonwestern peoples, languages, religions, and cultures was a significant experience for the West as the invention of the telescope, both radically changed the way the West perceived itself and its place in the Universe. Understandably, the initial response of Europeans to non-western peoples and their traditions was to measure them against their own value system…». Joseph Mitsuo Kitagawa dosier dosier LINA LUNA Coordinadora Línea de Estudios Asiáticos del Cipe lina.luna@uexternado.edu.co l crecimiento de China y su importancia en el actual orden internacional y regional ya no se cuestiona. En los análisis políticos, internacionales y económicos, al igual que en las decisiones de política exterior de la mayoría de los países de los cinco continentes, se tiene presente a China tanto en sus cálculos, como en estrategias y predicciones. Las preguntas respecto a cómo influye e influirá China en las esferas internacionales y las diferentes subregiones en los aspectos económicos, políticos y sociales se vuelven cada vez más frecuentes. Sin embargo, seguimos como estábamos en el siglo V a.C., cuando Occidente se dio cuenta de la existencia de China, midiéndola y tratando de entenderla desde su propio sistema de valores, aun cuando se ha comprobado en varias situaciones –y se continúa confirmando– que es un sistema insuficiente para comprender la realidad china, de modo que hay que pensar en tratar de aceptar la forma china de ver las cosas para poder entenderlos. El rápido crecimiento de las economías emergentes, en particular de China, sumado a la crisis del capitalismo liberal, han levantado un nuevo debate internacional frente al crecimiento de lo que se denomina capitalismo de Estado. Con todo, este modelo no es nuevo; históricamente, cada poder emergente ha tenido que apoyarse de algún modo en el Estado para promover y consolidar el crecimiento y se ha utilizado en Europa, Asia y América en diversas ocasiones1. La diferencia ahora es que las actuales economías emergentes han desarrollado un complejo y avanzado modelo de capitalismo de Estado tan efectivo que puede jactarse del más exitoso caso de crecimiento de una gran economía, como la China. E Nuevos gigantes Al lado de China se encuentran Rusia, Brasil, los países árabes y varios países asiáticos que también han tenido aplicaciones exitosas del capitalismo de Estado. Es más, cada nación ha desarrollado un modelo perso- 7

[close]

p. 9

dosier nal de capitalismo de Estado que, adicionado a la crisis del capitalismo liberal, no puede dejar de mostrarse como un reto al modelo occidental. Si bien los análisis de los economistas liberales han demostrado que dinámicas de corrupción y concentración del poder, así como ineficiencia en el manejo de recursos y estancamiento de la innovación tecnológica, son algunos de los efectos internos negativos del capitalismo de Estado, la competencia desigual entre empresas privadas y empresas estatales, al igual que distorsiones del comercio internacional, son efectos negativos externos de este modelo, el cual se espera que se caiga de su peso en algún momento. Lo que resulta innegable es que la fórmula personal de estas economías ha dado resultados difíciles de superar. Como lo destaca The Economist, puede que el capitalismo de Estado no se convierta en un movimiento popular, como lo fueron el socialismo y el comunismo, pero sí está confrontando a los hacedores de políticas occidentales con cuestionamientos muy difíciles2. De lejos, el caso más exitoso y más confrontador es el de China, el cual es diferente3 en gran parte por el grado de poder y control que tiene el Partido Comunista en ese país y en gran medida por la magnitud de los resultados y la particularidad de sus estrategias. f a c u l t a d d e f i n a n z a s , g o b i e r n o y r e l a c i o n e s i n t e r n a c i o n a l es revista de la universidad externado de colombia 8

[close]

p. 10

contenido 1 China ya lo había dicho desde el principio del proceso, cuando se iniciaron la reforma y la apertura, lideradas por Deng Xiaoping; su modelo no es el capitalismo de Estado sino la economía de mercado socialista, y aunque los académicos y economistas occidentales insistan en incluir las dos cosas en el mismo lugar, y si bien no podamos todavía determinar con exactitud qué es la economía de mercado socialista, la finalidad de cada uno es distinta: la del capitalismo de Estado consiste en mantener un crecimiento económico controlado, a la vez que se intenta sacar provecho del mercado y del Estado, mientras que la economía de mercado socialista tiene como finalidad consolidar una estrategia a cien años de reconstrucción de China y del poder nacional4. Esa es la clave para desentrañar este milagro y, de paso, comenzar a comprender mejor el tipo de Estado real que es el Estado chino, donde el control por parte del partido ha garantizado el cumplimiento del plan de desarrollo en forma exitosa por más de treinta años; por lo tanto, más que en un problema, hasta ahora se ha constituido en el órgano que ha permitido sacar provecho de los beneficios de la economía de mercado y del control estatal, encaminados a un objetivo determinado de desarrollo de manera sostenida. Los resultados de esta estructura son los que ahora confrontan a Occidente, en la medida en que terminan cuestionando sus más intrínsecos y fundamentales principios, tales como el capitalismo liberal e incluso en algunos casos la democracia misma. Aun así, no podríamos asegurar que China está creciendo como un poder revisionista, pues más allá de sus intentos por asegurar su desarrollo pacífico no ha mostrado en los actos una pretensión mesiánica, hegemónica o retadora del sistema internacional que funda la idea de la amenaza china. De hecho, la percepción de Beijing es que el poder revisionista es Estados Unidos. editorial 3 correo de brujas 5 dosier actualidad 38 ciudad-región 75 dosier imagomundi 88 economía y finanzas 104 ¿Quién es el enemigo? Como lo resaltan Nathan y Scobell, la política exterior defensiva de China no ha cambiado desde la guerra fría; ésta mantiene los principios de protección a la soberanía nacional y de consolidación del crecimiento económico, en un marco de principios de no intervención y respeto por la soberanía de otros y el sistema internacional. La diferencia es el nivel de integración actual del país con el sistema económico mundial, lo cual cuestiona a Estados Unidos respecto a si esto beneficia sus intereses o representa una amenaza a su influencia global. Sin embargo, la cuestión latente en China es si Estados Unidos usará su poder para ayudarla o para herirla. Más allá de reconocer el éxito y la particularidad del «modelo» chino, no es posible argumentar que Beijing sea una amenaza para Estados Unidos; por el contrario, todos los esfuerzos están dirigidos a mostrar a los demás actores internacionales las buenas intenciones detrás de su desarrollo pacífico. Con todo, no se puede decir lo mismo de Estados Unidos, cuya presencia militar interfiere en todas las esferas de seguridad de China –desde las más internas, como el caso de Taiwán, las regionales y las mundiales–, lo que hace de este país el «agente externo más intrusivo en los asuntos internos de China»5. De la percepción china de los motivos norteamericanos contraseña 143 cultura y sociedad 147 9

[close]

p. 11

dosier depende cómo Beijing va a manejar la mayoría de sus asuntos de seguridad. Los políticos chinos, que vienen de una milenaria tradición pacifista, no expansionista y ética, se están enfrentando a la tradición estratégica occidental de Estados Unidos, militarista, expansionista y egoísta. Un país que actúa con el realismo ofensivo, cuyo capitalismo busca la explotación del resto del mundo y que es un poder revisionista en la medida en que utiliza sus ideas de democracia y derechos humanos para deslegitimar y desestabilizar regímenes que expongan valores alternativos como el socialismo o el asiático, representa un «autoritarismo para el desarrollo»6. Cuando Estados Unidos promueve la idea del temor a la «amenaza china», Beijing ve esto como una amenaza; como el argumento para, en dado caso, negarle a China su derecho a desarrollarse pacíficamente, incluso por medio de la fuerza, si llegara a ser necesario. Afortunadamente, el nivel de interdependencia entre China y Estados Unidos en un escenario globalizado lleva a China a no retar a Estados Unidos y a Estados Unidos a buscar la cooperación antes que la confrontación. En este sentido, si China llega a dominar el mundo o a retar al sistema, depende únicamente de si Estados Unidos permite que esto suceda. El papel de China y su estilo de capitalismo de Estado han sido fundamentales para compensar las crisis económicas, y por lo pronto continuará mostrando un ejemplo exitoso de desarrollo. De modo que el problema real con China es pretender medirla dentro de los parámetros occidentales antes que intentar entender los valores y percepciones sobre los que se está moviendo. Esta miopía no permite ver más allá para hallar los espacios reales en los que China puede cooperar en el sostenimiento del sistema internacional, no sólo a través de la adaptación sino también con el aporte de estrategias innovadoras, pues a la larga lo que sería benéfico para todos no es un cambio en el sistema internacional sino la inclusión en él de un actor que, en el mejor sentido taoísta7, al ser diferente podría aportar a un equilibrio más justo del sistema internacional. Notas 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. Something old, something new (2012, January 21st). The Economist. The world in their hands (2012, January 21st). The Economist. A choice of models. Theme and variations (2012, January 21st). The Economist. Ver Zhu (2001). Ver Nathan y Scobell (2012). Ibíd. Ver Qin (2010). Referencias citadas • The rise of state capitalism. The emerging world’s new model (2012, 21-27 de enero). The Economist. • Nathan, Andrew F. & Scobell, Andrew (2012, septiembre-octubre). How China sees America. The sum of Beijing’s fears. Foreign Affairs. • Yaqing, Qin (2010). International society as a process: institutions, identities and China’s peaceful rise. Chinese Journal of International Politics, vol. 3. • Zhu, Tianbiao (2011). Nationalism and Chinese foreign policy. The China Review, vol. 1. revista de la universidad externado de colombia f a c u l t a d d e f i n a n z a s , g o b i e r n o y r e l a c i o n e s i n t e r n a c i o n a l es 10

[close]

p. 12

China, en la década decisiva Pese a que la composición simbiótica de formas de dominación política que caracteriza a la China contemporánea haría presumir mutaciones estructurales en este sentido, nuestro autor invitado considera probable que, en la próxima década, se repita la lógica de todo gran poder y China avance hacia el dominio burocrático y consensual adentro y tome posiciones más rígidas hacia afuera. dosier dosier PÍO GARCÍA Docente e investigador Facultad de Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales pio.garcia@uexternado.edu.co l sociólogo alemán Max Weber distinguió tres formas de dominación: la tradicional, la carismática y la legal-burocrática. La primera descarga la responsabilidad del mando mediante los procedimientos tradicionales en ciertas personas; en cambio, en la segunda, un líder imanta la voluntad popular y logra ponerla bajo sus propias orientaciones. La tercera resulta de un conjunto de leyes y procedimientos racionales, por medio de los cuales ciertos grupos ascienden al poder. Corresponde esta última a la denominada democracia representativa, con prácticas electorales rutinarias. No se desprende de ello que sea cualitativamente diferente de las otras, pues de todos modos se trata de formas distintas de control social. ¿Cuál de estos tipos corresponde a China? Suelen ser ácidas las referencias al sistema político chino, porque los analistas y comentaristas lo encuentran autoritario, jerarquizado y «antidemocrático». A partir de una dualidad simplista es corriente asociar lo democrático a las sociedades «occidentales» y lo no democrático a las «orientales». Además, se establece una separación adicional no menos falaz entre el supuesto respeto que Occidente les concede a los derechos humanos y la opresión que otras sociedades sufren porque sus gobiernos no los toman en cuenta. Si se habla de cátedra de derechos humanos, ejemplos conspicuos podrían ser el tratamiento dado por el ejército estadounidense a los prisioneros en Abu Ghraib o en Guantánamo, por la aviación israelí a la población palestina en la franja de Gaza o a las minorías árabes en Suiza, Francia o Alemania. El sistema político chino encarna un tipo de dominación que cambia de manera sostenida. El control tan personalizado que distinguió a Mao o E 11

[close]

p. 13

a Deng Xiaoping hoy no es el mismo. El Partido Comunista Chino (PCCh) toma un aspecto corporativo, aun cuando la figura presidencial sobresale y tal parece que por un buen tiempo el ingrediente carismático será parte imprescindible de un dominio político que se irá acercando al modelo legal racional, en el cual la competencia entre diversas tendencias políticas será más abierta y refrendada por el voto popular. Hu Jintao y Xi Jinping son dos figuras claves en esta transición, y sus rasgos de personalidad contribuyen a los cambios en curso. Sin duda, Hu fue una figura concluyente en la transformación de China en la última década. Cuando tomó el mando, en 2003, el país emergía entre los grandes poderes mundiales, pero a las obstrucciones que hizo frente Jiang Zemin, su antecesor, quien tuvo que paliar en los años noventa los efectos de la rebelión estudiantil que había eclosionado en Tiananmen, se sumaron las interferencias militares en su periferia. Intentos separatistas enconados en Tíbet y Xinjiang fueron desafíos mayúsculos para Hu en el ámbito interno, y afuera tuvo que paliar la zozobra causada por las amenazas contra Corea del Norte, el acuerdo de seguridad renovado entre Washington y Tokio y el despliegue militar en Asia Central, a lo largo de la frontera occidental china, hechos precipitados por el afán estadounidense de abrirles más espacio en Asia a sus f a c u l t a d d e f i n a n z a s , g o b i e r n o y r e l a c i o n e s i n t e r n a c i o n a l es 12 dosier revista de la universidad externado de colombia

[close]

p. 14

contenido 1 editorial 3 corporaciones. La ofensiva en Asia Central se trata, por supuesto, de una osadía tremenda, que ha reforzado en respuesta la alianza chino-rusa. ¿Expansionismo imperial? Sin embargo, la posición china en la última década no ha sido simplemente reactiva. Si los movimientos geopolíticos de sus rivales han sido temerarios, no menos audaces han sido sus andanzas por fuera del continente asiático. El espacio de mayor influencia económica, política y militar lo constituye África. Los empresarios, diplomáticos y cooperantes chinos se desplazan a lo largo y ancho del continente con una familiaridad nunca antes vista. Sus inversiones y los programas de cooperación superan los de cualquier otra nación y se perfilan como iniciativas a largo plazo, de modo que en las cumbres de la Unión Africana (UA) los representantes chinos sobresalen. La sede de la UA en Adis Abeba es un regalo de US$200 millones del pueblo chino a los pueblos africanos. Hu también tuvo en cuenta a América Latina, aunque con más cautela. Realizó dos giras que resultaron memorables porque hizo ofrecimientos de recursos financieros superiores a los US$100 mil millones, monto que duplica la capacidad crediticia del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y del Banco Mundial. China ocupaba el quinto lugar en la escala de economías en 2003, cuando Hu Jintao llegó a la presidencia. Ahora la entrega en el segundo puesto. Al mismo tiempo, la consolidó como el segundo poder político y militar, además de ser el primer acreedor mundial. Consolidar el poder chino para tratar los asuntos globales y reformar las instituciones multilaterales en una perspectiva diferente del sello que le han impuesto Estados Unidos y sus aliados más cercanos, de acuerdo con sus intereses, es el desafío mayúsculo que toma Xi Jinping en sus manos, y que portará durante los próximos diez años. Y es que la presidencia de Hu Jintao le retornó a China el respeto y el orgullo perdidos durante dos siglos, desde el sometimiento a las ambiciones comerciales inglesas en las guerras del opio a comienzos del siglo XIX. Desde entonces, las potencias imperialistas explotaron el país a su conveniencia, hasta 1949, cuando recuperó su independencia completa. Más allá de su particular tragedia, una China renovada que se inserta en lo más avanzado de la competencia económica sin perder los rasgos de su cultura tradicional es lo que el país ha mostrado en diversos escenarios, entre los cuales será memorable la organización y su desempeño deportivo en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008. En adelante, una China más determinada respecto a la equidad en las relaciones económicas internacionales, dado su legado comunista, con un gobierno que hace propuestas de orden multilateral mucho más recias, es lo que cabe esperar de una nación que tiende a igualar el tamaño productivo de Estados Unidos. correo de brujas 5 dosier actualidad 38 ciudad-región 75 dosier imagomundi 88 economía y finanzas 104 contraseña 143 cultura y sociedad 147 Dada la dependencia de la conducción carismática, el pragmatismo de Hu Jintao alentó estos resultados exitosos. Su lema fue «El ascenso armo- «El ascenso armonioso» 13

[close]

p. 15

nioso», por medio del cual dio a entender el deseo de asegurarle a China la condición de gran potencia, evitando los conflictos desgastantes. Una presión adicional a esta exigencia de reconocimiento por parte del resto de países tal vez sea un propósito ineludible para Xi, dado que va a requerir que las incrementadas capacidades chinas tengan aplicación y conmuevan los escenarios externos. Hasta ahora los dirigentes en Beijing han sido cautos; han explicado sus medidas políticas y económicas restrictivas como instrumentos para proteger a su pueblo. En adelante, es probable que su lenguaje sea más explícito respecto a la necesidad de replantear la distribución del poder mundial, hasta ahora sesgado a favor del bloque euroamericano. Hu sobresalió por su frialdad y convicciones conservadoras, características que le valieron disponer de un mensaje definido y acatado de inmediato. La concentración del poder le facilitó el ejercicio más personalizado de éste. En cambio, una China que ha alcanzado el reconocimiento global y necesita actuar de acuerdo con los intereses propios y del bloque de naciones con las cuales se asocia requiere un liderazgo menos rígido, menos personalizado y de mucho mayor consenso. Xi reúne esas cualidades. Tuve la oportunidad de conocerlos a ambos y tratarlos en sus recorridos previos al ascenso a la presidencia. En 2001, cuando Hu Jintao realizaba una gira por América Latina, departimos durante dos horas en el aeropuerto El Dorado, en la escala en su itinerario entre Cuba y Argentina. Era el centro de atención de sus numerosos acompañantes. Me pareció un hombre tranquilo, cordial y medido en sus palabras, hasta llegar a ser reservado. Por el contrario, Xi, quien estuvo de visita en Colombia en 2009, tiene una personalidad mucho más abierta, es locuaz y procura darles a sus contertulios una imagen de confianza permanente. El liderazgo de Xi contará con un componente notable de búsqueda de consensos, propio de los sistemas burocráticos. De hecho, no logró ser el vicepresidente del Comité Militar Central, en 2009, según el propósito de la dirigencia de introducir más balances internos. De igual modo, en su desempeño internacional tendrá que afianzar la articulación y cooperación con las potencias amigas, empezando por Rusia, con el fin de encaminar soluciones equilibradas y multilaterales sobre la reforma a las Naciones Unidas, amainar los conflictos en el Medio Oriente y garantizar la adecuación de las instituciones financieras a las necesidades de los países de menor desarrollo. Es probable que, en la próxima década, se repita la lógica de todo gran poder y China avance hacia el dominio burocrático y consensual adentro y tome posiciones más rígidas hacia afuera. dosier revista de la universidad externado de colombia f a c u l t a d d e f i n a n z a s , g o b i e r n o y r e l a c i o n e s i n t e r n a c i o n a l es 14

[close]

Comments

no comments yet