Boletín Hermandad de la Paz (Octubre 2015)

 

Embed or link this publication

Description

Boletín de la Hermandad de la Paz (Octubre 2015)

Popular Pages


p. 1

SEPTIEMBRE, 2015 1 La Paz

[close]

p. 2

 HERMANO MAYOR: D. Santiago Arenado Sampil DIRECTOR ESPIRITUAL: D. Isacio Siguero Muñoz COORDINADOR: Óscar Quintanar Ortega PORTADA: María Tapia Quesada FOTOGRAFÍA: Miguel Ángel Osuna Abril (MAO), Sergio Osuna Forero (SOF), José Javier Comas Rodríaguez/comasfotografo.blogspot. com (JJC), Juan González (JG), Fernando Muñoz Ortega (FMO), Joaquín Corchero (JAC), Amparo Gallo Cuervo (AGC), José Joaquín Galán (JJC), Juan Carlos Gallardo (JCG), Óscar Quintanar Ortega (OQO) y Archivo de la Hermandad de La Paz (AH) EQUIPO DE BOLETÍN: Carlos Jacinto Vital, María Teresa López, José Antonio Santos Mesa, Juan José García del Valle, Miguel Ángel Osuna Abril, Amparo Gallo Cuervo y Julián del Castillo Palacios. COLABORADORES: Isacio Siguero Muñoz, Santiago Arenado, Álvaro Ybarra Mencos, Pedro Sanchez-Arjona, Joaquín Álvarez Cruz, Juan Carlos Arboleda, Carlos Gómez Lagares, José Arroyo, Miguel Ángel Recio Gallardo, Manuel Recio Gallardo, José Ramón Rodríguez de la Borbolla. E-mail: hermandad@hermandaddelapaz.org Página Web: www.hermandaddelapaz.org Telf. Hermandad 954 23 29 61 Fax 954 23 84 93 IMPRIME: Gráficas San Antonio S.C.A. C/ Almansa nº 7 Acc- 41001 Sevilla Telf. 954 22 27 47 e-mail: grsanantonio@gmail.com Depósito Legal: SE-2364-2014 ISSN: 2386-8740 BOLETÍN OFICIAL DE LA REAL Y FERVOROSA HERMANDAD SACRAMENTAL DEL SEÑOR SAN SEBASTIÁN Y NUESTRA SEÑORA DEL PRADO Y COFRADÍA DE NAZARENOS DE NUESTRO PADRE JESÚS DE LA VICTORIA Y MARÍA SANTÍSIMA DE LA PAZ PARROQUIA DE SAN SEBASTIÁN DE SEVILLA Época II – Boletín Informativo nº 66 – septiembre 2015 Sumario Carta Director Espiritual. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4 Carta del Hermano Mayor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5 Formación Reflexiones sobre las Hermandades y Cofradías . . . . . . 6 Misericordiae vultus. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10 Historia Arte y Literatura Jardinero de la Paz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14 La imagen de Ntro. P. Jesús de la Victoria . . . . . . . . . . 16 La advocación cristífera de la Victoria . . . . . . . . . . . . . 26 50 años de las Misiones Generales de 1965. . . . . . . . . 30 Información Nuevo elevador. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32 Obras en la Capilla Sacramental. . . . . . . . . . . . . . . . . 33 Informe del Diputado Mayor de Gobierno. . . . . . . . . . . 34 Colaboración: “El Porvenir reza el Rosario de la Aurora”. 48 Encuentro Europeo de jóvenes en Ávila. . . . . . . . . . . . 58 Mayordomía. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 62 Misión Cofrade . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66 Cierre Ahora lo entiendo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67 Es deseo de la Junta de Gobierno y del Equipo de Boletín, que los hermanos se impliquen en la elaboración de los contenidos del boletín, principal medio de comunicación de Hermandad, junto con la página web. Por tal motivo se invita a todos los hermanos que estén interesados en colaborar mediante artículos, fotografías, notas de interés, etc., siempre que guarden una relación directa con la Hermandad, pueden hacerlo remitiéndolos a la Secretaría, especificando “Para el Boletín”. Los artículos deben ser breves y mecanografiados a una sola cara. La Junta de Gobierno y el equipo de boletín, no comparte necesariamente las opiniones vertidas por los colaboradores. 2 La Paz SEPTIEMBRE, 2015

[close]

p. 3

COLABORACIÓN Nuestra Portada María Tapia Quesada Licenciada en Bellas Artes. Especialidad Pintura N o hay gesto más cotidiano y familiar, que el que expresa Nuestro Padre Jesús de la Victoria, cuando alza la mirada para establecer un vínculo cercano con lo Celestial. Un dialogo con El Padre, mientras acepta lo que, sin duda, es el signo de un amor sin límites. ‘Victoria en la Cruz’, es el título de la obra que ocupa la portada de este boletín. La Imagen, aparece de perfil con objetivo de realzar la inclinación del rostro de mirada abstraída. Viste túnica rojo sangre como signo de la pasión, sobre un fondo donde se recorta una Cruz de sección plana, tal y como procesionaba la Imagen en los primeros años de estación de penitencia. El perfil del Señor, está orientado hacia el extremo derecho del formato por donde se abre el libro, que simboliza el inicio de un recorrido a través de las páginas de este boletín; estableciendo un símil con el punto de partida del Vía Crucis que, en términos generales, se desarrolla a partir de la escena de imposición de la Cruz. El ángulo inferior del madero se encuentra suspendido en el aire sin llegar a apoyarse en el hombro, en alusión a el instante del pasaje que representa. La composición de la obra se sintetiza en forma de X, donde se entrecruzan la dirección de la mirada de Cristo y el travesaño horizontal que determina la forma de la Cruz, focalizando el centro en el rostro, ligeramente desplazado a la izquierda para disponer de más espacio en la zona lateral. El cromatismo es fundamental en la obra debido a la simbología que contiene, estableciendo una forma de lenguaje concreta. El rojo de la túnica es signo de sacrificio y amor, vinculado inseparablemente a la condición sacerdotal y de Rey. Los tonos azulados aparecen en este caso definiendo la forma de la Cruz en lugar del mantolín, ya que el azul simboliza la pureza y la idea de salvación1.   El  mensaje principal  de la obra es exactamente el mismo que nos transmite Nuestro Padre Jesús de la Victoria.  Es  un Cristo que habla,  que inicia un dialogo silencioso y que da ejemplo, invitando a todo aquel que lo contempla, a poner en práctica la mejor forma de llegar a conocer a Dios: la Oración.  Desde el momento en el que la recibe, y aún crucificado y muerto, Cristo es Victoria en la Cruz. Y es que el paso de misterio que abre nuestra Semana Santa, es una exaltación de la Cruz en toda regla. Realizada en técnica mixta sobre tabla,  la obra se compone  de  espacios sencillos libres de elementos ornamentales para focalizar el principal punto de interés en el rostro del Señor que recibe una luz blanca, tanto en el perfil, como en la parte superior de la cabeza, que hace las veces de halo.  1. LENDINEZ, JUAN PEDRO. ‘El Cristo del Greco Sevillano’/Reportajes/ De Nazaret a Sevilla /denazaretasevilla.com SEPTIEMBRE, 2015 3 La Paz

[close]

p. 4

DIRECTOR ESPIRITUAL Un año para coronar a María Isacio Siguero Muñoz, Pbro. Párroco de San Sebastián y Director Espiritual iempre he pensado que en Sevilla solemos vivir la ilusión de las vísperas con mayor gozo incluso que las celebraciones en sí. Forma parte de nuestra particular forma de ser y de vivir, y también ocurre cuando se trata de acontecimientos que tienen que ver con nuestra fe. Con alegre esperanza soñamos ya con el 1 de octubre de 2016, fecha señalada para la Coronación Canónica de María Santísima de la Paz, y para ello nos preparamos con un año cargado de acontecimientos, que nos van a disponer para este hito único y extraordinario en la vida de nuestra Hermandad. En el horizonte, por tanto, un año para coronar a María. Por una parte, lo haremos unidos a la Iglesia universal, que ha sido convocada por el Santo Padre el Papa Francisco a celebrar el Año Jubilar de la Misericordia, y que comenzará el 8 de diciembre de 2015. La idea central del Papa, tal y como pone de manifiesto en la Bula Misericordiae Vultus, es la necesidad que tiene la Iglesia de contemplar el misterio de la Misericordia, como “acto último y supremo con el que Dios viene a nuestro encuentro”, pero también como “ley fundamental que habita en el corazón de cada persona cuando mira con ojos sinceros al hermano que encuentra en el camino de la vida”. Ambas dimensiones han de ser tenidas en cuenta por todos los hermanos de la Paz en un año en el que, unidos a toda la Iglesia, vamos a vivir tantas oportunidades para experimentar el rostro misericordioso del Padre y para mirar más tarde con ojos de misericordia entrañable a los hermanos. En otra dimensión, la que se corresponde con la vida de la Hermandad, la mejor forma de preparar la Coronación es dedicar todo S MAO nuestro esfuerzo a la buena marcha de la “Misión Cofrade”, tras este primer curso que concluimos con la grata impresión de que está siendo momento de gracia espiritual para la Hermandad y para cada hermano que en ella participa. Quiero destacar la fidelidad de todos a los encuentros mensuales, agradecer al Vicario Episcopal para la Nueva Evangelización, D. Adrián Sanabria Mejido, y a todos los monitores, su dedicación y entusiasmo, y solicitar de todos que mantengamos la misma implicación en los meses que restan hasta la Coronación. Son muchos y significativos los frutos que ya está dando este tiempo de oración, formación y convivencia entre los hermanos, y estoy convencido de que dejará un importante poso en la vida espiritual de nuestra querida Hermandad. Por último, creo que es bueno también destacar que la obra social de la Coronación Canónica es la de promover y fomentar la ayuda y colaboración a las familias, fundamentalmente a través de la Fundación Diocesana de COFs Santa María, Reina de la Familia, en la cual se integra nuestra querido Centro de Orientación Familiar de San Sebastián. Además, la Archidiócesis de Sevilla ha querido encomendar la promoción de la I Semana Diocesana de la Familia a la Hermandad de La Paz, coincidiendo con el año preparatorio a la Coronación Canónica. Este encargo nos llena de satisfacción y apela a nuestra responsabilidad, y tengo el convencimiento de que marcará también el futuro de nuestra Corporación como portadora de este carisma de dedicación a la familia como una de las prioridades de la Iglesia de Sevilla. A vivir intensa y profundamente, con hondura de espíritu, este año preparatorio llamo con especial afecto a todos los hermanos, pues es tiempo de siembra para cosechar con abundancia. A todos, mi felicitación y afecto en el Señor de la Victoria y mi oración ante María Santísima de la Paz. «la obra social de la Coronación Canónica es la de promover y fomentar la ayuda y colaboración a las familias» 4 La Paz SEPTIEMBRE, 2015

[close]

p. 5

Hermano mayor Carta del Hermano Mayor Santiago Arenado Hermano Mayor E stimados hermanos en el Señor. Comenzamos un nuevo curso en nuestra querida Hermandad de La Paz y comenzamos un año muy especial. Si cabe el más importante de nuestra historia ya que el mismo debe finalizar con el feliz acontecimiento de la Coronación Canónica de María Santísima de la Paz. Tal como nos ha anunciado nuestro pastor, el señor Arzobispo, el acto litúrgico será el uno de octubre del próximo año en la Santa Iglesia Catedral de Sevilla. Es por tanto un año especial para la Hermandad y para el conjunto de todos sus hermanos. No en vano vamos a demostrar y a reconocer públicamente el inmenso amor que en El Porvenir tenemos a la Madre de Dios. La Coronación de María Santísima de la Paz nos es más que el reconocimiento de la Iglesia a esta gran devoción. Y para ello nos preparamos. Venimos de un año muy importante como fue 2014 en el que la Hermandad brilló a gran altura con el enorme colofón de la Misa Estacional en la Plaza de América y el regreso multitudinario de la Virgen a la Parroquia. Y no debemos bajar los brazos. Entre todos debemos buscar la mejor preparación para que los hermanos de La Paz podamos, “de verdad”, sentir el verdadero significado de esta Coronación. Un significado que encuentra su sentido en la “Misión Cofrade” que hemos organizado y de la que ahora comienza su segundo curso. En esta Misión los hermanos que participan están descubriendo, poco a poco, el verdadero sentido de ser hermano de La Paz y de seguir a Cristo. Ayudados por la gran labor de los monitores, a los que no tenemos palabras para agradecer tan inmensa labor, nos estamos acercando al verdadero Jesús de la Victoria. Desde OQO estas líneas animo a los hermanos que no han participado a lo largo del primer año a que se inscriban en esta nueva ocasión porque, seguro, les merecerá la pena. Esta preparación interior, unida a la obra social de la Hermandad que sigue apostando por la ayuda a las familias con problemas (no sólo económicos sino de todo tipo: afectivos, problemas con los hijos, soledades, indiferen cias…), son los verdaderos pilares en los que se sustenta este acontecimiento. Luego llegarán otras cuestiones y la propia liturgia de la Coronación de la que debemos disfrutar como cristianos comprometidos. Pero antes, insisto, debemos vivir este año tan especial desde los cultos a la Virgen de la Paz del mes de octubre. Tanto el Rosario de la Aurora en las primeras horas del días, en las que tan bella está la Virgen, como el Triduo en su honor. Ambos son buenos momentos para estar cerca de Ella, para seguir sus pasos y dictados. Así pues, querido hermano, no dejes de participar en tu Hermandad. No dejes de acudir a la Capilla Sacramental donde habita el verdadero Dios a los pies de nuestros Sagrados Titulares en este año en el que debemos seguir dando testimonio público de nuestra fe. Con alegría y con el orgullo de sentirnos verdaderos seguidores del Señor de la Victoria. Un abrazo fraterno a todos. SEPTIEMBRE, 2015 5 La Paz

[close]

p. 6

FORMACIÓN Reflexiones Alberto Ybarra Mencos Hermano Mayor de “El Silencio” sobre las Hermandades y Cofradías Nazarenos de “El Silencio” en el interior de la Catedral. MAO «El encargo de este artículo, me ha hecho interpelarme sobre lo que para mí mismo significa, el sentido verdadero de las hermandades» Agradezco la invitación que, de manera tan generosa se me ha hecho por esta querida hermandad, para poder plasmar en un artículo para vuestro boletín, mis convicciones y pensamientos Q ueridos hermanos de nuestro Padre Jesús de la Victoria y María Santísima de la Paz, 6 La Paz SEPTIEMBRE, 2015

[close]

p. 7

FORMACIÓN de lo que significa para mí ser miembro de una hermandad y consecuentemente las obligaciones y responsabilidades que ello conlleva. El encargo de este artículo, me ha hecho interpelarme sobre lo que para mí mismo significa, el sentido verdadero de las hermandades, el papel de los hermanos en ellas en una sociedad cada vez más secularizada y el culto público de las mismas en la Semana Santa, tal como la vivimos hoy. Impulsado por esa misma búsqueda voy a exponerles a ustedes, no tanto mis certezas, que son pocas, cuanto mis propias inquietudes, que son muchas y precisamente lo hago en una hermandad señera de nuestra ciudad que todos reconocen y admiran. Mis reflexiones se encaminan en profundizar sobre el significado que tienen para mi las siguientes premisas: • Ser o hacerse hermano de una hermandad. • La hermandad a la que pertenecemos. • La cofradía como expresión pública de fe. • La sociedad actual en que vivimos. Por pura lógica, la primera reflexión debe ser sobre el primer paso que da una persona que quiere hacerse miembro de una hermandad. También es de sentido común el preguntarle para qué quiere pertenecer a una corporación religiosa y el “por qué”. En mi opinión, el futuro hermano debe tener muy claro el motivo de pertenencia a una hermandad. Aquí entra la importante labor de los órganos de admisión que tenga cada hermandad, así como, el proceso de formación que deba tener el “aspirante” para que tenga todas las ideas claras para su incorporación final o no a la institución. He de reconocer que las incorporaciones a las hermandades se realizan en muchas variantes, desde la tradición familiar, de niños, a través de amigos, por devoción… etc., pero siempre hay un momento en la vida de las personas en la que se pregunta “el por qué” de su pertenencia a una hermandad. En definitiva, más allá de limitar o restringir el acceso de SOF nuevos hermanos, lo que es bueno y conveniente es que el que entre en una hermandad, deba saber a donde va, por qué lo hace y lo que ello significa. De este modo llegamos a nuestra segunda reflexión, en la que pienso que los hermanos deberían buscar en su hermandad un espacio donde poder desarrollar su fe como cristianos comprometidos. En esta línea, nuestras herman dades y cofradías con sus luces y sus sombras, con sus logros y sus carencias, siguen canalizando, por fortuna, esa dimensión vertical del espíritu simbolizado en los brazos de la Cruz de Cristo, que se abren amorosamente a todos cuantos sienten su llamada. Hermandades que, a mi juicio, necesitarían salir de cierto ensimismamiento y deberían proporcionar a sus miembros una mayor formación y una más honda espiritualidad, que los hiciera cristianos cada vez mas preparados para defender y argumentar sus creencias. Pero ellas siguen siendo, en medio de una sociedad cada vez mas secularizada, un cauce de esperanza para la acción pastoral de la Iglesia. SEPTIEMBRE, 2015 Ordenadas filas de nazarenos de Jesús de la Victoria en al calle Gamazo 7 La Paz

[close]

p. 8

FORMACIÓN JJC Confesión previa a la estación de penitencia del Domingo de Ramos Es en la hermandad que elijas donde creces como persona y como cristiano comprometido y en donde vuelcas todos tus esfuerzos por formarte, practicar y desarrollar los valores cristianos que te han inculcado. En definitiva, es donde aprendes a “hacer hermandad” con todos tus hermanos y en la sociedad en donde vives. Las hermandades son el cauce idóneo para proporcionar a nuestros hermanos los medios y herramientas necesarias para poder llevar a cabo las obras asistenciales y de caridad, que mitiguen de alguna forma las injusticias y desigualdades del mundo que nos ha tocado vivir. Si la hermandad a la que perteneces te ofrece todo lo necesario para que te puedas desarrollar como persona y cristiano (cultos, formación, caridad…) y lo aprovechas participando en ellos, te sientes lleno y plenamente integrado y la sociedad así lo va ha percibir refrendando el gran valor que estas instituciones aportan a la misma. Si te haces hermano sin tener claro su significado, no aprovechas lo que te ofrece la hermandad y solo lo haces para “salir de nazareno”, también la sociedad lo va a percibir aunque con otras connotaciones que restarán credibilidad al testimonio público de fe más importante de las hermandades. De esta forma llegamos a la tercera reflexión, “La cofradía como expresión pública de fe”. Siguiendo el razonamiento, me atrevería a afirmar que una persona plenamente consciente de su incorporación a una hermandad y teniendo claro todo su significado, mantiene su interés en participar en la vida de hermandad, asumiendo la formación que allí se presta, será consecuentemente un buen hermano y por consiguiente un buen nazareno que conformará parte de un cortejo procesional que a todas luces será modélico. Evidentemente habrá hermanos –nazarenos que participarán únicamente en ese día de la Semana Santa, a éstos, habrá que darle también su sitio ya que los motivos y razones de cada uno son insondables y el que tenga relación con Dios aunque sea durante un día, siempre es importante y además, en algún momento, podrá incorporarse a la hermandad mas intensamente cuando así lo determine. Pero lo importante y esencial es que todos sean conscientes de que van a hacer una estación de penitencia a la Santa Iglesia Catedral para adorar al Santísimo Sacramento. Somos asociaciones religiosas que durante un día al año realizamos una protestación pública de fe en nuestra estación de penitencia. Si esto lo tenemos claro, la participación de nuestros hermanos-nazarenos será responsable y redundará en el correcto discurrir de nuestra cofradía y así será captado por el público que nos observa. La Semana Santa actualmente no pasa por sus mejores momentos, entre otros motivos porque se está perdiendo el verdadero sentido de lo que debe ser una cofradía en la calle. Se tiende más a la cofradía espectáculo que a lo que verdaderamente debe de ser. No cabe duda que el diferente carácter del sevillano y consecuentemente de las hermandades de la que forman parte, dan lugar a diferentes estilos de cofradías en los diversos barrios que conforman la ciudad, pero esto no es óbice para que se pierda el carácter religioso y de respeto de una cofradía en la Semana Santa. Con todos mis respetos, a veces da la sensación que algunas hermandades realizan su estación de penitencia a “la campana” en vez de a la S.I.C. Esta responsabilidad la tenemos todos nosotros que somos los obligados moralmente a corregir y denunciar 8 La Paz SEPTIEMBRE, 2015

[close]

p. 9

FORMACIÓN estos excesos y muy especialmente la tienen las instituciones que participan en su organización, muchas veces mas preocupados en otros asuntos más superficiales que los que de verdad afectan a nuestras hermandades. La “masificación” es un problema añadido, producto directo de la concepción errónea del verdadero significado, como he comentado antes, de la hermandad-cofradía. Ni “numerus Clausus” ni restricciones de ningún tipo, solo insistir y exigir al hermano-nazareno mas responsabilidad, formación y compromiso cristiano, en una “única” estación de penitencia durante la Semana Santa, evitando así el “profesionalismo” o el “frikismo” tan en boga en los últimos años. Labor ésta que costará años, pero que los responsables de las hermandades deberíamos tomar en serio para preservar este fabuloso legado que hemos heredado de los hermanos que nos precedieron. Para finalizar, me adentro en mi cuarta y última reflexión, dentro de una sociedad cada vez más compleja y secularizada en donde la educación, la falta de valores y de respeto están a la orden del día. Es misión nuestra, de las familias, colegios, universidades y en último término de las instituciones y organismos municipales el de corregir estos errores y tendencias tan acentuadas en los últimos años y que son un grave problema para el normal discurrir de nuestras procesiones y cofradías por las calles de nuestra ciudad. Las hermandades y cofradías son un fiel reflejo de la sociedad que nos ha tocado vivir, es misión nuestra dar ejemplo, tomar la iniciativa y convertirnos en hermanos responsables y comprometidos con la Iglesia y con nuestra hermandad. La piedad popular constituye uno de los grandes viveros con los que, amorosamente cultivados, cuenta hoy la Iglesia de Cristo para la nueva evangelización urgida por los últimos Pontífices. Hay que mirar con la mente abierta y el corazón dispuesto a lo que hay de sustancial por debajo de las apariencias, ya que los sentidos, tan importantes en el mundo de las hermandades, son muchas veces el cauce La Santa Cruz de Jerusalén abre el modélico cortejo de la Archicofradía de Ntro. P. Jesús Nazareno y María Stma. de la Concepción MAO «Las hermandades y cofradías son un fiel reflejo de la sociedad que nos ha tocado vivir, es misión nuestra dar ejemplo, tomar la iniciativa y convertirnos en hermanos responsables y comprometidos con la Iglesia y con nuestra hermandad.» que canaliza la relación del espíritu con el mundo de la trascendencia. El futuro de las hermandades está en nuestras manos y estoy seguro que si somos capaces de transmitir estos valores a nuestros hermanos, así como, el amor y el culto a nuestros Sagrados Titulares, la continuidad de nuestras queridas instituciones estará garantizada. SEPTIEMBRE, 2015 9 La Paz

[close]

p. 10

FORMACIÓN Misericordiae vultus José Miguel Arroyo Carrillo. Monitor de la MIsión Cofrade El año jubilar se iniciará con la apertura de la Puerta Santa de San Pedro el próximo día 8 de diciembre, festividad de la Inmaculada Concepción. El siguiente domingo, 13 de diciembre, tercer domingo de Ad viento, se abrirán otras puertas santas de catedrales y santuarios, como signo de la comunión de toda la Iglesia. Concluirá el año jubilar el 20 de noviembre de 2016, día de la celebración de Jesús Rey del Universo. Con estas fechas tan significativas, el Papa Francisco quiere manifestar la importancia que la misericordia ha de tener en la vida de la Iglesia, en nuestras vidas. La bula consta de 25 puntos que bien pueden agruparse en cuatro bloques: en el primero el Papa nos presenta la Misericordia como concepto; en el segundo sugiere iniciativas y prácticas para el periodo del jubileo; en el tercero afronta pecados concretos del entorno y situación actuales; en el cuarto María es la protagonista. on este título tan sugerente, “EL ROSTRO DE LA MISERICORDIA”, el Santo Padre convoca el año jubilar extraordinario de la Misericordia, cuyo lema será “MISERICORDIOSOS COMO EL PADRE”. Simplemente ac tuando como nos sugiere este lema, ya podríamos dar por terminada la síntesis sobre esta bula de la convocatoria, solo nos quedaría vestir el armazón. Si la consigna propuesta ya constituye por sí misma la línea maestra que debemos seguir, otra de sus expresiones lo centra más plásticamente: “LA MISERICORDIA ES LA VIGA MAESTRA QUE SOSTIENE LA VIDA DE LA IGLESIA”. C 1.- Misericordia Jesucristo es el rostro de la misericordia del Padre. Con esta frase inicia el Santo Padre la bula de la convocatoria e insiste en la misma idea a lo largo de este punto: Jesús con su palabra, con sus gestos y con toda su persona revela la misericordia de Dios. La elección del 8 de diciembre como fecha de inicio del Año Santo tiene un significado muy especial: se cumplen cincuenta años de la conclusión del Concilio Vaticano II. Los Padres conciliares percibieron como un soplo del Espíritu la exigencia de hablar de Dios a los hombres de 10 La Paz SEPTIEMBRE, 2015

[close]

p. 11

FORMACIÓN un modo más comprensible, lo que abría una nueva etapa en la evangelización. Por eso hace referencia el Santo Padre a las palabras de san Juan XXIII en la apertura del Concilio: “En nuestro tiempo, la Esposa de Cristo prefiere usar la medicina de la Misericordia y no empuñar las armas de la severidad….. La Iglesia quiere mostrarse madre amable de todos, benigna, paciente, llena de misericordia y de bondad para con los hijos separados de Ella”. Hace mención también a las palabras del beato Pablo VI cuando en la conclusión del concilio se expresaba de esta manera: “….toda esta riqueza doctrinal se vuelca en una única dirección: servir al hombre. Al hombre en todas sus condiciones, en todas sus debilidades, en todas sus necesidades”. El Papa desea que los años venideros estén impregnados de misericordia, para poder ir al encuentro de cada persona llevando la bondad y la ternura de Dios a todos, creyentes y lejanos. Y cita a santo Tomás de Aquino cuando compara la misericordia divina con la omnipotencia de Dios, y cómo no hay que considerarla un signo de debilidad, sino todo lo contrario. El Papa nos ofrece muchas re ferencias a la misericordia divina en los Salmos, para mostrar que la misericordia de Dios no es una idea abstracta, sino una realidad concreta con la cual Él revela el amor tan grande que tiene a la humanidad. De entre todos los salmos subraya el estribillo del 136, “Eterna es su misericordia”, salmo con el que Jesus oró antes de la pasión. En Jesucristo OQO JJG SEPTIEMBRE, 2015 11 La Paz

[close]

p. 12

FORMACIÓN se nos revela el amor divino en plenitud. Nos recuerda el Papa que los signos de Jesus fueron, sobre todo, hacia los pecadores, los pobres, los excluidos, los enfermos y sufrien tes; todo en Él lleva el distintivo de la misericordia. También hace un repaso a las parábolas dedicadas a la misericordia, en las que reside el núcleo del Evangelio y de nuestra fe, porque la misericordia se muestra como la fuerza que todo lo vence, que llena de amor el corazón y que consuela con el perdón. El Santo Padre, ahondando más en el sentido profundo que da a la misericordia, nos dice que hemos de inspirarnos en la bienaventuranza “Dichosos los misericordiosos, porque encontrarán misericordia”. La credibilidad de la Iglesia pasa a través del camino del amor misericordioso y compasivo, pues la Iglesia vive un deseo inagotable de brindar misericordia. Finaliza el Papa esta primera parte diciéndonos que dondequiera que haya cristianos, cualquiera debería poder encontrar un oasis de misericordia y nos propone este programa tan comprometedor como rico en alegría y paz. 2.- Iniciativas para este periodo En esta segunda parte, el Papa ofrece consejos dirigidos a facili tar de manera práctica la vivencia del jubileo de la forma más plena posible. Propone inicialmente una peregrinación como reflejo de nuestra propia vida, siempre adecuada a nuestras posibilidades. Sería esta peregrinación un ejercicio de compromiso y sacrificio. Nos aconseja, MAO 12 La Paz SEPTIEMBRE, 2015

[close]

p. 13

FORMACIÓN incluso, etapas: no juzguéis, no condenéis, dad, perdonad, abrid el corazón a cuantos viven en las más contradictorias periferias existenciales. En este jubileo seremos llamados a curar aún más estas heridas, a aliviarlas con el óleo de la consolación, a vendarlas con la misericordia y a curarlas con la solidaridad y la debida atención. Desea el Papa que reflexionemos durante el jubileo sobre las obras de misericordia, tanto corporales como espirituales, para darnos cuenta de si vivimos o no como discípulos suyos. Relaciona detalladamente estas obras, con referencias concretas y que omitimos por su extensión. Hay otra iniciativa expresa que el Papa denomina “24 horas para el Señor”, que se celebrará durante el viernes y el sábado que anteceden al IV domingo de Cuaresma. Es un tiempo fuerte de oración, que servirá para centrarnos en el sacramento de la Reconciliación. Aprovecha el Papa estos puntos para dar abundantes consejos a los confesores y adelanta otro de sus novedosos proyectos: enviará Misioneros de la Misericordia, sacerdotes con autoridad para perdonar pecados que están reservados a la Sede Apostólica. Y pide a los Obispos que los acojan, puesto que serán predicadores de la misericordia. Expone además otra de sus ideas cuando pide a las Diócesis la organización de “misiones para el pueblo”. Con motivo de la próxima coronación canónica de Nuestra Señora la Virgen de la Paz, esta iniciativa ya se está llevando a cabo, al menos de forma parecida, en nuestra hermandad. 3.- Delincuencia y corrupción Esta parte es tan breve como concreta, y en ella el Papa se dirige a aquellas personas que, por su conducta de vida, se encuentran alejados de la gracia de Dios. A estos grupos delictivos va también esta petición: deben cambiar su estilo de vida, basta con que acojan la llama da y se sometan a la justicia mientras la Iglesia les ofrece misericordia. En este grupo de delitos el Papa incluye especialmente la corrupción. El Papa aclara que la misericordia y la justicia son perfectamente compatibles; el pecador ha de arrepentirse, convertirse y creer para experimentar el perdón. 4.- María Concluye la bula dedicándole el último punto a María Madre de la Misericordia. María es testigo directo de las palabras de perdón que salen de la boca de Jesús, de que la misericordia del Hijo de Dios no conoce límites. A Ella le pedimos que nunca se canse de volver a nosotros sus ojos misericordiosos y nos haga dignos de contemplar el rostro de la misericordia, su Hijo Jesús. Si el Papa comenzaba la Bula comunicándonos que Jesucristo es el rostro de la misericordia del Padre, acaba diciéndonos que repitamos continuamente y con confianza: “Acuérdate, Señor, de tu misericordia y de tu amor, que son eternos”. SOF SEPTIEMBRE, 2015 13 La Paz

[close]

p. 14

HISTORIA, ARTE Y LITERATURA Jardinero de la Paz Carlos Gómez Lagares n este año puente, entre dos acontecimientos históricos para nuestra Hermandad, los recuerdos se agolpan en mi memoria. Entre las no muy lejanas celebraciones del 75 Aniversario y la ilusionante proximidad de la Coronación Canónica de María Santísima de la Paz, brotan en mi mente recuerdos de mi barrio, de mi infancia, de mis amigos, de mi Virgen de la Paz... Muchas tardes al salir del colegio camino de casa, me paraba junto a la iglesia, colocaba la cartera en el suelo, me subía en ella para elevarme mejor y me asomaba empinándome junto a la reja, cerca de la alberca, para poder así mirar y admirar cómo faenaba mi abuelo; me encantaba verle trabajar, podando las plantas, quitando rastrojos, sembrando esquejes… y regándolos para darle vida a las flores que desde siempre han embellecido los jardines de nuestra Parroquia. Ya por entonces recuerdo que al abuelo José la vida empezaba a encorvarlo, siempre con su boina, el cigarrillo entre los labios y andando con sus manos entrelazadas a la espalda, como si le sirviera de contrapeso para guardar mejor el equilibrio y caminar con más facilidad desde su casa del Patronato a la Parroquia. Siempre me decía que no, pero al final terminaba convenciéndolo para que me abriera la puerta, me encantaba entrar en la Iglesia como si fuera E mi propia casa, pero me daba mucho respeto adentrarme solo con tanto silencio y con tan poquita luz, así que me agarraba fuerte de su mano y tiraba de él llevándolo, casi a la carrera, hasta la altura del altar de la Hermandad, que entonces estaba justo en el otro extremo de la misma nave del Evangelio, mucho más sencillo y humilde que el actual. Nunca olvidaré aquella tarde que delante de la Virgen mi abuelo me dijo “mira su cara, fija tu mirada en sus ojos y Ella te llenará de Paz, porque Ella es la Paz”- y así fue, desde aquel día, cuando miro a los ojos a la Señora, mi alma se siente reconfortada, y aprovecho para descargar mis problemas y compartir con Ella también mis alegrías, las cosas grandes y las más pequeñas de la vida pidiendo su aliento, su ayuda… nunca me ha fallado. En aquella cuaresma, en tiempos de vísperas, cuando ya habían trasladado los pasos del almacén, me gustaba ir a la iglesia por las tardes, después de merendar para limpiar enseres y echar una mano a los priostes; cómo disfrutaba, que privilegiado me sentía estando con el Señor de la Victoria junto al Sumo Sacerdote, el romano y los sayones encima del paso, raspando la cera en los cristales de aquellos cuatro faroles, que años más tarde serían sustituidos por los actuales candelabros de guardabrisas. En mi recuerdo sigo aún oyendo, el tintineo de las bambalinas 14 La Paz SEPTIEMBRE, 2015

[close]

p. 15

HISTORIA, ARTE Y LITERATURA “Un Domingo de Ramos de la segunda mitad de la década de los cincuenta, en el jardín de la Iglesia. El nazarenito que aparece en primer término es el autor de este relato. Detrás, en el centro, su hermano Juan José, con dos amigos, vecinos de la calle Filipinas: Pepe Robles y Juani”. del palio al chocar con los varales que, en el silencio de la iglesia, cobra un sonido tan especial, tampoco se me irá nunca el olor a la cera derretida para fijar la candelería. Después de algunos empujones al tiempo por mi impaciencia, llegó por fin la mañana del Domingo de Ramos; en mi casa de la calle Filipinas colgaban las cuatro túnicas blancas y relucientes de la familia, la mía era la más pequeña; tenía mi varita y mi papeleta de sitio listas, pero esa mañana me desperté vomitando y con un terrible dolor de cabeza. Cuando llegó la hora, mis hermanos se marcharon para la iglesia y yo me quedé en la cama con más pena que dolor, oyendo los tambores que retumbaban con fuerza en mi cabeza sin parar de llorar. Avanzó la tarde de ese esplendido Domingo de Ramos y cuando mi madre terminó de preparar los bocadillos, avisó a mi abuelo para que se quedara conmigo, mientras ella se marchaba para el avituallamiento de mis hermanos a la salida de la Catedral. Al anochecer, la luz del sol se llevó mi dolor de cabeza, y mi abuelo, al verme recuperado me dio la gran alegría “¡ponte la túnica blanca y coge la vara que te llevo ahora mismo al parque!, la Virgen debe estar cerca de la Plaza de España”-. Cuando llegamos a la altura del palio, que ya estaba saliendo de la Plaza, mi abuelo, previa autorización del di- «Nunca olvidaré aquella tarde que delante de la Virgen mi abuelo me dijo “mira su cara, fija tu mirada en sus ojos y Ella te llenará de Paz, porque Ella es la Paz”» putado de tramo, me colocó delante de la presidencia, sin perderme de vista. Cuando mi madre volvió se llevó un buen susto al no encontrarnos en casa; salió a buscarnos, y en la calle Porvenir, a la altura de Casa Palacios, por fin encontró a mi abuelo “¿Y el niño? ¿Dónde está el niño? ¿se ha perdido el niño?”- y él contestó “¿Perderse?, ¡pero cómo va a perderse si está con su Virgen de la Paz! SEPTIEMBRE, 2015 15 La Paz

[close]

Comments

no comments yet