Primeras Palabras Agosto 2015

 

Embed or link this publication

Description

¿Qué piensa y dice el judaísmo sobre la Palabra de Dios, Palabra que en el Primer Testamento es común a la tradición judeo-cristiana?

Popular Pages


p. 1

Centro Bíblico Nuestra Señora de Sion Av. Directorio 440 – C.A.BA. www.centrobiblicosion.org Una reflexión desde el judaísmo sobre las lecturas del Primer Testamento de la Liturgia Cristiana Dominical. Frecuentemente leemos y meditamos la primera lectura de la liturgia dominical desde el Evangelio o del Nuevo Testamento. Pero podemos dar un paso nuevo, diferente, y que sea acorde al carisma de Nuestra Señora de Sión: recibir el pensamiento judío sobre estas lecturas. ¿Qué piensa y dice el judaísmo sobre la Palabra de Dios, Palabra que en el Primer Testamento es común a la tradición judeo-cristiana? Para compartir esta Palabra, el rabino Arieh Sztokman (rabinoarieh@fibertel.com.ar), profesor muy querido nuestro, nos ayudará a leer las lecturas del Primer Testamento que corresponden al mes de Agosto de 2015. Esperamos brindar un aporte y un importante servicio a todos los hermanos con esta iniciativa. (NOTA: Los judíos no pronuncian ni escriben el nombre de Dios, por eso en algunos casos, a veces verá en el escrito la palabra D''s en lugar de Dios). Domingo 02 de Agosto de 2015 18º domingo de tiempo ordinario Éxodo 16,2-4.12-15 En aquellos días, la comunidad de los israelitas protestó contra Moisés y Aarón en el desierto, diciendo: "¡Ojalá hubiéramos muerto a manos del Señor en Egipto, cuando nos sentábamos junto a la olla de carne y comíamos pan hasta hartarnos! Nos habéis sacado a este desierto para matar de hambre a toda esta comunidad." El Señor dijo a Moisés: "Yo haré llover pan del cielo: que el pueblo salga a recoger la ración de cada día; lo pondré a prueba a ver si guarda mi ley o no. He oído las murmuraciones de los israelitas. Diles: "Hacía el crepúsculo comeréis carne, por la mañana os saciaréis de pan; para que sepáis que yo soy el Señor, vuestro Dios."" Por la tarde, una banda de codornices cubrió todo el campamento; por la mañana, había una capa de rocío alrededor de campamento. Cuando se evaporó la capa de rocío, apareció en la superficie del desierto un polvo fino, parecido a la escarcha. Al verlo, los israelitas dijeron: "¿Qué es esto?" Pues no sabían lo que era. Moisés les dijo: "Es el pan que el Señor os da de comer." ¡Que desagradecido el ser humano! Dios nos regala la vida y el ser humano la quiere tirar a la basura pidiendo su propia muerte. ¿Es verdad o son solo palabras sin sentido? ¡Cuanta mentira! ¿acaso no eran esclavos? ¿los esclavos comen carne y pan hasta hartarse?, además acusan a Moisés y Aharon quienes cumplieron los designios de Dios para llevarlos a libertad. No hicieron nada en ningún momento solo obedecieron y aceptaron las ordenes que recibían de Moisés, intermediario de Dios. Dijeron todo esto en lugar de dirigirse con respeto a Moisés y hacerle un pedido diciendo "POR FAVOR..." Este texto nos enseña que debemos dirigirnos a la otra persona con respeto sin hacer afirmaciones que son falsas y al mismo tiempo nos enseña que debemos salir del ámbito de comodidad y hacer un acto de sacrificio (sacro+oficio) es decir hacer algo sagrado, como por ejemplo trabajar, para conseguir nuestro propio alimento en lugar que nos den. Hacer para conseguir nuestro alimento es un acto de dignidad humana. Dios, nuestro Padre bueno, vuelve a dar. Hasta el día de hoy sigue dándonos, nos da la vida, precioso tesoro que es importante valorar, cuidar y disfrutar sabiendo que es nuestro Dios en lugar de adorar a los muchos dioses que el ser humano ha creado. Centro Bíblico Nuestra Señora de Sion – www.centrobiblicosion.org - Primeras Palabras / Agosto 2015 1

[close]

p. 2

Aprendamos, ¿quien hace que la sangre corra por nuestras venas?, ¿quien hace que nuestro corazon palpite sin cesar?, mi respuesta es: Dios, nuestro Padre bueno, por ende reconozcamoslo y digamosle MUCHAS GRACIAS. Domingo 09 de Agosto de 2015 19º domingo de tiempo ordinario 1Reyes 19,4-8 En aquellos días, Elías continuó por el desierto una jornada de camino, y, al final, se sentó bajo una retama y se deseó la muerte: "¡Basta, Señor! ¡Quítame la vida, que yo no valgo más que mis padres!" Se echó bajo la remata y se durmió. De pronto un ángel lo tocó y le dijo: "¡Levántate, come!" Miró Elías, y vio a su cabecera un pan cocido sobre piedras y un jarro de agua. Comió, bebió y se volvió a echar. Pero el ángel del Señor le volvió a tocar y le dijo: "¡Levántate, come!, que el camino es superior a tus fuerzas." Elías se levantó, comió y bebió, y, con la fuerza de aquel alimento, caminó cuarenta días y cuarenta noches hasta el Horeb, el monte de Dios. La realidad que le tocaba vivir a Elias era desfavorable, complicada, es por ello que le pide a Dios que le quite la vida. Se sentía totalmente desvalorizado y en estado depresivo a tal punto que se negaba comer. Dios nos alimenta el cuerpo y el alma. Este pasaje nos sugiere que ante las dificultades que se nos pueden presentar en la vida de todos los días no desfallecer, al contrario depositar nuestra fe en el Creador y seguir haciendo, dado que contamos con Su ayuda. Podemos recurrir al texto del Salmo 23 que nos ayudara a fortalecernos. La metáfora de que caminó 40 días con sus noches y aparentemente durante dicho tiempo no se alimentó, nos enseña que con la fuerza que cada uno tenemos mas la ayuda de Dios podemos hacer mucho y a veces hasta lo inimaginable. Necesitamos desarrollar nuestra fe y hacer. El resultado vendrá. Domingo 16 de Agosto de 2015 20º domingo de tiempo ordinario Proverbios 9,1-6 La sabiduría se ha construido su casa plantando siete columnas, ha preparado el banquete, mezclado el vino y puesto la mesa; ha despachado a sus criados para que lo anuncien en los puntos que dominan la ciudad: "Los inexpertos que vengan aquí, quiero hablar a los faltos de juicio: "Venid a comer de mi pan y a beber el vino que he mezclado; dejad la inexperiencia y viviréis, seguid el camino de la prudencia." ¿Quienes son los inexpertos y faltos de juicio? Tal vez sean los niños que todavía no han hecho su experiencia, o tal vez las personas que todavía siguen creyendo que pueden vivir por sus propios medios sin la ayuda de Dios. Si fuesen los niños, debemos educarlos a aprender a vivir en el compartir en lugar del competir. Viviendo en el compartir todo lo que hagan será absolutamente satisfactorio para todos. ¿Como es vivir la experiencia de Dios? Es hacer lo que sabemos sin esperar resultado alguno, dado que el placer está en el hacer, sabiendo que Dios nos acompaña todo el tiempo y nos brindará lo que nos hace bien. Caminar sin prisa, pero sin pausa, dando y así recibiremos la recompensa del estar bien o bienestar. Centro Bíblico Nuestra Señora de Sion – www.centrobiblicosion.org - Primeras Palabras / Agosto 2015 2

[close]

p. 3

Domingo 23 de Agosto de 2015 21º domingo de tiempo ordinario Josué 24, 1-2a. 15-17.18b En aquellos días, Josué reunió a las tribus de Israel en Siquién. Convocó a los ancianos de Israel, a los cabezas de familia, jueces y alguaciles, y se presentaron ante el Señor. Josué habló al pueblo: "Si no os parece bien servir al Señor, escoged hoy a quién queréis servir: a los dioses que sirvieron vuestros antepasados al este del Éufrates o a los dioses de los amorreos en cuyo país habitáis; yo y mi casa serviremos al Señor." El pueblo respondió: "¡Lejos de nosotros abandonar al Señor para servir a dioses extranjeros! El Señor es nuestro Dios; él nos sacó a nosotros y a nuestros padres de la esclavitud de Egipto; él hizo a nuestra vista grandes signos, nos protegió en el camino que recorrimos y entre todos los pueblos por donde cruzamos. También nosotros serviremos al Señor: ¡es nuestro Dios!" Que interesante el texto cuando habla de otros dioses, con minúscula, creados por el ser humano, como dice el Salmo 115:4/7, que no es Dios el Creador, el Liberador. Debiéramos poner de manifiesto las mismas palabras que dijo el pueblo y no solo ello, sino que también llevarlo a la practica. En mi opinión servir a Dios es practicar lo que fue escrito en el libro de Levítico 19:18 y en el Evangelio de Marcos 12:29 "Amaras a tu prójimo como a ti mismo". Nosotros en el siglo XXI no vimos los milagros que Dios hizo, que fueron vistos por nuestros antepasados, pero vemos, si queremos, los milagros que Dios hace todos los días, como por ejemplo darnos la vida a cada uno de nosotros, hacer que el sol salga del este y se ponga en el oeste, todos los días y mucho mas. Por ello digamos MUCHAS GRACIAS, también es servirlo. Domingo 30 de Agosto de 2015 22º domingo de tiempo ordinario Deuteronomio 4, 1-2. 6-8 Moisés habló al pueblo, diciendo: - "Ahora, Israel, escucha los mandatos y decretos que yo os mando cumplir. Así viviréis y entraréis a tomar posesión de la tierra que el Señor, Dios de vuestros padres, os va a dar. No añadáis nada a lo que os mando ni suprimáis nada; así cumpliréis los preceptos del Señor, vuestro Dios, que yo os mando hoy. Ponedlos por obra, que ellos son vuestra sabiduría y vuestra inteligencia a los ojos de los pueblos que, cuando tengan noticia de todos ellos, dirán:"Cierto que esta gran nación es un pueblo sabio e inteligente."Y, en efecto, ¿hay alguna nación tan grande que tenga los dioses tan cerca como lo está el Señor Dios de nosotros, siempre que lo invocamos? Y, ¿cuál es la gran nación, cuyos mandatos y decretos sean tan justos como toda esta ley que hoy os doy?" Moisés está hablándole a la generación que nació en el desierto, sus antepasados ya no están. Está educándolos de como comportarse en el nuevo lugar en el cual vivirán. Cumplan con las leyes, no supriman ni agreguen, al contrario llévenlas a la practica. No las acomoden a vuestra conveniencia individual. Este texto nos está diciendo, si quieren vivir en armonía utilicen las normas que les fueron enseñadas hace tiempo atrás como por ejemplo: Por Favor, Muchas Gracias, Permiso, Disculpe. Dios nos dio leyes que al cumplirlas generarán la cultura del encuentro, encuentro entre los seres humanos y con todo lo creado. Hoy es el Papa Francisco, quien a través de la Carta encíclica LAUDATO SI quien llama a la humanidad a cumplir con la leyes que Dios nos dio para que cuidemos la casa común, es decir que aprendamos a convivir. Al cumplir con las leyes seremos todos nosotros los sabios e inteligentes y no necesitaremos que nadie lo diga, sino que por el contrario seremos los beneficiados. VOLVAMOS A DIOS POR MEDIO DE LA ACCIÓN. En un texto post-biblico llamado Tratado de Principios dice: "No es el estudio lo esencial, sino la practica..." Centro Bíblico Nuestra Señora de Sion – www.centrobiblicosion.org - Primeras Palabras / Agosto 2015 3

[close]

Comments

no comments yet