ML 259

 

Embed or link this publication

Description

Edición 259

Popular Pages


p. 1



[close]

p. 2



[close]

p. 3



[close]

p. 4



[close]

p. 5

5

[close]

p. 6

Editorial Julio 2015 Para hacer una tortilla… ¡Más vale tarde que nunca! Hace varios años que a través de estas páginas venimos reclamando a la dirigencia agropecuaria una postura más firme frente a un gobierno que se tomó venganza con el sector agropecuario de la peor manera. Hace años que venimos cuestionando la pírrica victoria que el campo obtuvo en la puja por la Resolución 125. Todo lo que vino después fue retroceder, perder terreno, perder derechos y ver cómo la actividad más dinámica de la economía argentina se transformaba en la más ruinosa. No hay un solo sector productivo ligado a la tierra que en este momento funcione con normalidad, que tenga un mínimo de rentabilidad que le permita sobrevivir de manera razonable. ¡Ni hablar de realizar inversiones! Los problemas acumulados son tantos que ahora resulta muy difícil llegar a la opinión pública con un mensaje que se entienda. Para quien no está involucrado en la producción resulta muy difícil entender los problemas de rentabilidad del campo, con mayor razón si en el supermercado paga el pan, la carne y la leche cada día más caro. Si pretendemos que alguien nos escuche sin cortar rutas tenemos que aceptar que hemos errado el camino. Si durante años no te quejaste ¿cómo puede ser que de repente todo esté mal? La pregunta está correctamente formulada, la respuesta debería incluir una profunda autocrítica por lo que no se hizo en comunicación o se hizo a medias. Los productores sabemos bien a dónde nos aprieta el zapato, tenemos claro qué políticas nos pusieron en las actuales condiciones. Sabemos bien que producir cereales a más de 300 km. de Rosario es imposible. Que producir frutas para exportar da quebranto antes de podar la primera rama. Sabemos que no se vende una sola máquina, que nadie está haciendo compras de precampaña y que muchos de los insumos que se deben de la campaña anterior deberán refinanciarse. Pero la gente común no lo sabe, no lo entiende y mayoritariamente no les interesa, y por eso no podemos culpar a nadie más que a nosotros mismos. Ahora, con el agua a la altura del cuello hemos vuelto a las rutas y no conseguimos ni un titular en los granAÑO­XXV­-­Nº­259 Julio­de­2015 MAR­ CA­LÍQUI­ DA­AGRO­ PE­ CUA­ RIA ISSN­1668-9224 Pri­ me­ ra­pu­ bli­ ca­ ción­agro­ pe­ cua­ ria men­ sual­gra­ tui­ ta­pa­ ra­pro­ duc­ to­ res del­Cen­ tro­del­País. NO Certificado 9000-5900 des diarios del país, ni una respuesta directa, más allá de las traicioneras negociaciones entre el camporista ministro de economía de la Nación y el seudopresidente de FAA al que ya pocos productores federados responden. Negociaciones que, por qué no decirlo, figuraron en las tapas a donde las protestas estuvieron ausentes. En las rutas volvimos a hacer discursos para nosotros mismos, le volvimos a decir a nuestra gente lo que ya sabe, en pocas palabras nos juntamos para hacer catarsis. El objetivo de generar cambios en las políticas que nos afectan una vez más no se cumplió, ni se cumplirá haciendo siempre lo mismo. Quienes vivimos en la provincia de Córdoba sabemos claramente el poder que tiene el gremio de los conductores de ómnibus. Frente a la falta de pago de una hora extra del sector lavaderos o el atraso de un día del pago de los refrigerios, la respuesta es un masivo paro que deja a pie a cientos de miles de cordobeses. Inmediatamente todos hablan del tema y cientos de diligentes funcionarios intentan resolver rápidamente el conflicto, incluso utilizando dinero público cuando ha sido necesario. Si el campo se queja, la respuesta más normal que recibe el sector es: “Los gringos son todos unos llorones” y todo sigue igual. A buen entendedor… Lamentablemente en nuestro país hay regiones en donde no se pueden sostener las actividades productivas, para el NOA y el NEA la agricultura tradicional ya no es viable. La nueva frontera agropecuaria cordobesa, al norte de la ruta 19, es el límite a partir de donde los costos de transporte se quedan con la escasa renta que puede generar la actividad. Y esto no es exclusivo de la agricultura, el constante crecimiento de los costos internos acompañado por un tipo de cambio artificialmente bajo, dejó en los campos enormes cantidades de frutas que no pudo cosecharse, por poner solo un ejemplo. Nadie escuchará nuestros reclamos si no siente en carne propia la importancia que tiene la producción de alimentos, nadie prestará atención si las góndolas siguen llenas y la vida de todos los días no cambia porque unos “gringos locos” se junten a repartir panfletos en los cruces de las rutas. Los actuales funcionarios y los que potencialmente nos gobernarán a partir de diciembre seguirán mirando para otro lado, si las medidas de fuerza del sector no incomodan a los habitantes de las grandes ciudades. Así de simple. Para hacer una tortilla… Ti­ ra­ da:­15.000­ejem­ pla­ res Registro­DNDA­en­trámite Propietario:­Marca­Líquida­S.A. Los­ar­ tí­ cu­ los­fir­ ma­ dos­no­re­ fle­ jan­ne­ ce­ sa­ ria­ men­ te­la­opi­ nión­edi­ to­ rial, y­son­co­ la­ bo­ ra­ cio­ nes­ad-ho­ no­ rem.­La­fir­ ma­edi­ to­ ra­no­se­res­ pon­ sa­ bi­ li­ za­por­las­opi­ nio­ nes­ver­ ti­ das­en­los­ar­ tí­ cu­ los­fir­ ma­ dos,­co­ mo­así tam­ po­ co­del­con­ te­ ni­ do­de­los­avi­ sos­pu­ bli­ ci­ ta­ rios.­Se­au­ to­ ri­ za­la­ re­ pro­ duc­ ción­to­ tal­o­par­ cial,­siem­ pre­que­se­ci­ te­la­fuen­ te. 6

[close]

p. 7

Fuente: Comunicado de prensa Nº 9 de CREA - www.crea.org.ar Trigo Agricultura Siembra de trigo en picada Diez años atrás, la cosecha nacional de trigo fue de 16,9 millones de toneladas y la producción mundial de 626,7 millones. En el último ciclo, la Argentina produjo 12,5 millones de toneladas (26% menos), mientras que el mundo alcanzó los 726,4 millones (16% más). Para la siembra de este año, en nuestro país, se pronostican caídas adicionales importantes. Esta reducción de la producción que se registra con altibajos en los últimos años en nuestro país, es consecuencia de la respuesta de los productores a las malas condiciones de rentabilidad y a medidas restrictivas del comercio del cereal, que determinaron que en la actualidad cerca del 35% de la última cosecha continúe sin venderse por no encontrar compradores. Ante esa realidad, muchos productores han optado por no sembrar trigo en 2015, lo que perjudica la vida económica de las comunidades pampeanas y disminuye el ingreso de divisas para el país. En un estudio realizado por los Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (CREA) se observó que, desde el ciclo comercial 2007/08 al 2013/14, se comercializaron 86,2 millones de toneladas de trigo, de las cuales, por las restricciones comerciales impuestas, el 56% se negoció por debajo del valor que correspondería haber pagado mensualmente en el mercado argentino. Dentro de ese volumen (48,2 millones de toneladas), el 23,4% se vendió a valores menores al 70% del precio de paridad, en tanto que el resto se comercializó con precios que representaron entre el 70% y el 90% del valor teórico correspondiente. Se refleja así el alto impacto en los ingresos de los productores y las restricciones cuantitativas a la actividad comercial triguera. Escenarios­posibles La campaña de trigo que está en marcha encierra Desde el ciclo comercial 2007/08 al 2013/14, se comercializaron 86,2 millones de toneladas de trigo de las cuales el 56% se negoció por debajo del valor que correspondía pagar mensualmente en el mercado argentino. 7

[close]

p. 8

Agricultura Trigo En el segundo escenario, se deben producir 3.100 kilos por hectárea para cubrir los costos, 9% más que lo que el cultivo rinde normalmente. En síntesis: las distintas situaciones que se plantean para la producción de trigo no generan resultados alentadores para los agricultores, lo que explica la importante reducción esperada de la siembra en 2015. Esto también repercute negativamente sobre quienes han hecho fuertes inversiones en el NOA, tendientes a satisfacer las demandas de harina y fideos de la región, y exportar a países vecinos. Para recuperar la competitividad de la actividad triguera, se requieren cambios que exceden a las variables macroeconómicas, siendo imprescindibles medidas puntuales sobre la actividad, como la eliminación de los derechos de exportación y los permisos de embarque (ROE). Aunque varíen las condiciones macro, las regulaciones que rigen el mercado triguero deberían ser reconsideradas. Los precios FOB Golfo para diciembre de 2015 –del orden de 245 dólares por tonelada- están disponibles para los exportadores. Sin embargo, las cotizaciones internas del cereal para esa época del orden de 130 dólares por tonelada- se encuentran alejadas de Para recuperar la competitividad de la actividad triguera se requieren medidas puntuales como la eliminación de los derechos de exportación y los permisos de embarque (ROE). aquellos. Esto significa que el mermuchas incertidumbres para los productores y para el cado no recibe señales contundentes de que la próxima país. Hay gran reticencia a sembrar trigo por los proble- cosecha de trigo se venderá sin retenciones ni ROE, y mas sufridos. Sin embargo, habría una posibilidad de eso arrastra hacia abajo a toda la cadena comercial. Los productores consideran los precios que se le ofrecen a cambio en el tratamiento que recibiría el cereal. Para tratar de dilucidar la evolución que puede tener cosecha en diciembre y enero, y no se sienten estimulala actividad, técnicos de CREA desarrollaron dos esce- dos a sembrar. Con 130 dólares por tonelada y rindes narios macroeconómicos para los meses venideros. El normales no alcanzan a cubrir los costos y por eso no primero, con una tasa de inflación por encima de la evo- compran semilla, fertilizante, ni otros insumos para lución del tipo de cambio, similar a la situación actual; trigo. Habría un cambio drástico en la campaña trigueel segundo, con una evolución del tipo de cambio por ra si el mercado percibiera que habrá modificaciones encima de la inflación. Se mantuvieron las retenciones y importantes en el tratamiento comercial del cereal. Si se modifican sustancialmente esas variables que las restricciones a las exportaciones. En el primer escenario, un campo promedio del sudo- condicionan el negocio triguero, se generaría la posibieste bonaerense debería producir 3.500 kilos de trigo lidad de recuperar la posición histórica que nuestro país por hectárea para cubrir los costos, incluido el alquiler. ocupó durante muchas décadas entre los principales Este rendimiento se encuentra 22% por encima de lo países productores del cereal. que se produce en esa zona. 8

[close]

p. 9

Autor: Ing. Agr. Andrés Halle - E-mail: consultoria@econoagro.com Fuente: www.econoagro.com Rentabilidad Agricultura La agricultura 2015/2016 Para el análisis se han tenido en cuenta modelos productivos de siembra directa, representativos de la zona núcleo. Los precios son los que existían al momento de hacer el informe y representan los valores al momento de cosecha de cada cultivo, mientras que los rindes considerados son los que se suponen posibles. El trigo se consideró en todos los casos como cultivo único, cargándole al mismo todos los gastos de estructura anuales. No se ha contemplado la alternativa del doble cultivo. El isomargen representa 2 o más situaciones distintas, que tienen en común márgenes iguales. El margen es función de la producción obtenida por unidad de superficie, los gastos totales generados por la implantación y cuidado del cultivo y los precios de venta del producto. Una vez definidos los modelos productivos, es posible obtener el mismo resultado económico con distintas combinaciones de costos y/o ingresos.  Los isomargenes son herramientas muy útiles cuando el insumo limitante resulta ser la tierra. Campo­propio El rinde de isomargen es aquel que se debe obtener para lograr un mismo resultado en todos los cultivos bajo estudio. Por ejemplo, para obtener un margen de 130 U$S/ha con un cultivo de maíz en campo propio, éste debería rendir 132,27 qq/ha, mientras que una soja que rinda 42,80 qq/ha arrojaría el mismo resultado (ver tabla 1). A través de esta herramienta es posible tener una respuesta acerca de la factibilidad de introducción de distintos cultivos (o variedades), ya que si los rindes necesarios para obtener dicho margen son muy altos se la estaría descalificando, caso contrario sería conveniente la introducción de la alternativa. La tabla 1 representa los rendimientos que deberían alcanzar cinco de los cultivos tradicionales para lograr un resultado de 130 U$S/ha antes de impuestos, en campo propio y sembrados por administración. En la primera columna se establecen los ítems a los que se hará referencia en cada cultivo. Para este primer caso el Tabla 1 9

[close]

p. 10

Agricultura Tabla 2 Rentabilidad costo total del maíz arroja una suma de 691 U$S/ha. Este valor incluye además de los costos de implantación y cuidado, la suma de 252 U$S/ha de gastos de estructura. Los precios de los cultivos son los que se esperan al momento de sus respectivas cosechas. A diferencia del rinde de isomargen, ahora se calculará cual debería ser el precio de cada grano para obtener un resultado igual en todos los cultivos. Para ello, se han contemplado los mismos modelos productivos que en los casos anteriores. La diferencia consiste en fijar un rinde y ver en cuánto debería modificarse el precio para obtener un resultado determinado. Para obtener un margen de 130 U$S/ha, un maíz en campo propio de 90 qq/ha, debería venderse a un precio bruto de 15,64 U$S/qq (ver tabla 2), lo que representa un aumento del orden del 28% respecto de los 12,4 que cotiza el cereal a abril del 2016. Para que con los modelos y rindes propuestos se obtenga un resultado antes de impuestos de 130 U$S/ha, deberían sufrir incrementos en sus cotizaciones casi todos los otros granos también. Los incrementos deberían ser de: 31% para el sorgo, un 68% el trigo, el girasol un 40% y un 16% la soja. Para obtener un resultado igual a cero con los respectivos rindes, los precios del maíz debería ser un 13% mayor, el sorgo un 14%, el trigo un 43% y un 17% el girasol. La soja tiene un precio que permite un resultado positivo, pero si éste cae un 2% pasa a ser negativo. Comparación­de­los­resultados­obtenidos El gráfico 1 indica cuál debería ser la variación porcentual de los precios y de los rindes respecto del presupuesto, para alcanzar un hipotético resultado. Con un rinde de maíz 24% superior a los 90 qq/ha presupuestados se obtendría un resultado igual a cero, para obtener ese mismo resultado el precio solo debe aumentar un 13%. Para lograr 100 U$S/ha el rinde debería ser un 42% o el precio incrementarse en un 23%. Para obtener un resultado de 200 U$S/ha el rinde del maíz debe incrementarse un 59% respecto de los 90 qq o el precio debería aumentar un 33%. La curva de variación porcentual del rinde del maíz tiene una mayor pendiente que la del precio, lo que indica que el resultado es más sensible a las variaciones del rinde que a las del precio. Esto es así debido a que no todo el incremento de rinde impacta en el resultado, ya que parte del mismo va a pagar flete y gastos de comercialización. Esta relación es válida en la situación analizada, para otras puede modificarse sustancialmente. Las curvas que representan al cultivo de soja se encuentran prácticamente en todos los casos por encima del valor 0%. Para obtener un resultado igual a cero el rinde debería caer un 3% o el precio disminuir un 2%, respecto de los 35 qq/ha o los 22,60 U$S/qq, mientras que para obtener 100 U$S/ha el rinde debe crecer 17% y 12% el precio. Los resultados calculados de la misma manera para campos arrendados y en aparcería arrojan resultados mucho más negativos y los riesgos de realizar agricultura con estas modalidades es mucho mayor. Del análisis de los rindes y de los precios de isomargen, con la estructura de costos actuales, podemos concluir que en la presente campaña, son los precios los que están comprometiendo seriamente a la actividad agrícola. 10

[close]

p. 11

Autor: Arturo Navarro - En Twitter: @arturojnavarro Fuente: www.arturonavarro.com.ar Cambio climático Clima Desafíos de la agricultura ante el cambio climático El Foro Internacional "El clima está cambiando" medio anual, destruyendo poblaciones, rutas, puentes y organizado por el Minagri en el Teatro Gran Rex en grandes cultivos, provocando sustanciales pérdidas. Buenos Aires el 30 de junio y 1° de julio, nos dejó el A este fenómeno actual debemos sumarle las sequías mensaje de que cada uno de los sectores e individuos e inundaciones ocurridas en el 2014 en el centro del tienen mucho para aportar en sus actividades diarias país, como la sequía desde hace más de un año que para detener el crecimiento del calentamiento global viene soportando la Patagonia norte y sur, situación que por la emanación de dióxido de carbono. dejó predispuestos a los diferentes lugares para que Estamos emitiendo aproximadamente el doble del ocurrieran los grandes incendios de este verano. dióxido de carbono que puede absorber la naturaleza a Por lo tanto, los desafíos del sector agropecuario son través de sus bosques y océanos. muchos para poder mejorar el aporte que vienen El calentamiento global es la elevación de las tempe- haciendo los productores en los últimos 20 años, como raturas debido a las emisiones de gases de efectos fue la siembra directa, menor uso y mejoras en los agroinvernadero. Aumento de lluvias en el centro y norte del químicos, menor uso de agua y la utilización de mejores país, incremento de la duración y frecuencia de sequías en toda la Argentina, multiplicación de eventos climáticos extremos, más enfermedades de los cultivos de granos. Éstos son algunos de los efectos que ya se están haciendo sentir en nuestro país y que podrían repetirse con intensidad creciente en los próximos años o décadas. Las grandes lluvias del mes de febrero y marzo confirma la veracidad de dicho diagnóstico. En todas las provincias del centronorte y del NEA y NOA, las grandes tormentas, tornados y lluvias torrenciales provocaron en algunos lugares lluvias que han superado en un mes el pro- El incremento de las precipitaciones durante el mes de febrero y marzo confirman los efectos del cambio climático. 11

[close]

p. 12

Clima Cambio climático bajar el costo del seguro. De esa forma se ampliaría la cobertura de una mayor zona extra pampeana y a una mayor cantidad de productores más chicos. Cuanto mayor sea lo zona cubierta con seguro privado se achica la responsabilidad del Estado. 2. Política para crear un Fondo Nacional Permanente para atender todos los daños de los bienes que no son asegurables. A dicho fondo tendrían acceso exclusivamente los productores que tengan asegurados todos sus bienes "asegurables". La idea es premiar a quienes tienen vocación aseguradora, para ir generalizando un sistema solidario administrado en conjunto por los protagonistas público-privado del sistema. Los países con producciones agrícolas importantes -desarrollados y no desarrollados- aplican este tipo de políticas activas. En EE.UU. ya tienen coberturas que aseguran los ingresos proyectados del productor. La nueva ley agrícola, sancionada recientemente, eliminó todos los otros incentivos al sector agropecuario y dispuso exclusivamente mayores subsidios a la prima de los diferentes seguros que tienen por estados, zonas productivas y por productores. Mientras que en España se vienen aplicando estas políticas desde el año 1978 por el Pacto de la Moncloa y después de haber recorrido tantos años tienen un sistema consolidado que cubre con subsidio en promedio el 50% de la prima al productor independiente y el 80% para los grupos de productores chicos. En China también han implementado políticas activas con la prima del seguro haciéndose cargo de un porcentaje cada parte. Un 33% lo paga el Estado Nacional, otro 33% las provincias y el 33% restante el productor. Según la información, éste último tiene un subsidio del 66%. Por su parte, Brasil todos los años va asignando un mayor presupuesto para el subsidio de prima que va del 40% al 60% según los productores. La idea central de esta iniciativa que vengo difundiendo hace mucho tiempo y que no practicamos, es que los productores tengan una cobertura integral por diferentes riesgos agropecuarios como tienen los países que planifican y diagraman pensando en el largo Durante el último tiempo el calentamiento global ha incrementado la duración y la frecuencia de las sequías en el centro y norte plazo. del país. semillas genéticamente modificadas para su mejor adaptación en cada región. Está pendiente, cuando cambien las políticas del gobierno, mejorar las rotaciones de los cultivos reemplazando muchas áreas de soja con siembra de maíz y trigo para aumentar el aporte del sector a la sostenibilidad de los suelos y a una mejor producción por hectárea, como recomendó el Foro sobre el calentamiento global. Ante este hecho indiscutible de la realidad que está viviendo el agro por el calentamiento global, se necesita urgentemente concretar la institucionalidad de mesas de diálogo para un trabajo público-privado que mejore lo que se está haciendo y la instrumentación de las políticas de Estado faltantes, para ayudar a aumentar y mejorar las producciones, sin agravar el calentamiento global. Entre las mesas, puedo mencionar para discutir el desarrollo de toda la biotecnología, el mejor uso y aumento del agua para el riego en general en el país y cómo mejorar los seguros agrícolas para atenuar los riesgos que sufre el agro por los eventos climáticos, tanto sean previsibles como no. Sobre este último punto, una política que proteja al productor y a la agroindustria debería diseñarse a través de dos instrumentos principales que ya se usan en todo el mundo. No necesitamos inventar el agujero al mate: 1. Política para incentivar un mayor uso de los seguros agropecuarios por medio del subsidio a la primas, para aumentar la cobertura de las áreas sembrada al 12

[close]

p. 13



[close]

p. 14

14

[close]

p. 15

Autor: José Miguel Mulet* Fuente: www.jmmulet.naukas.com Biodiversidad Ambientalistas Mitos: los transgénicos acaban con la biodiversidad El mito de que los O.G.M., específicamente las plantas transgénicas, acaban con la biodiversidad, se repite por muchas organizaciones ecologistas y muchos antitransgénicos. Tan convencidos están que hasta lo pintan en las paredes de alguna facultad de ciencias. Ya se sabe: “El que no sabe escribir en el cuaderno, escribe en la pared”, debe ser porque si lo escriben en un cuaderno no le interesa a nadie. Estos poetas urbanos entenderán de sprays, pero de agronomía más bien justito. Para empezar, ¿a qué transgénico te refieres? ¿A un jabón con enzimas? ¿A un fármaco? En estos casos la contribución o el perjuicio a la biodiversidad es absolutamente irrelevante. Ni quita ni pone, ya que todo se hace  in vitro, lejos del campo. Vamos al caso particular de la biotecnología agraria: ¿los transgénicos matan la biodiversidad?. Pues estamos otra vez en lo mismo: ¿qué transgénico?. Empecemos­por­el­principio Si te preocupa la biodiversidad, lo primero que tienes que hacer es no sembrar. Una azada es un arma artesanal de destrucción masiva de biodiversidad. ¿Qué hace un agricultor para sembrar un campo?: desmalezar y desterronar, es decir, quitar todos los endemismos (también llamados malas hierbas) y alterar las propiedades físicas del suelo. Y lo que era un trozo de suelo donde existía una riqueza biológica se rompe para cultivar una o varias especies, como papas, tomates o lechugas, que además son especies foráneas. Por lo tanto  la agricultura siempre ataca a la biodiversidad. Vayamos al caso de los OGM. Por principio, siembres El cultivo de Maíz Bt tiene menos impacto ambiental, la planta transgénica solo elimina selectivamente a los bichos perjudiciales y no afecta al resto. 15

[close]

Comments

no comments yet