ML 258

 

Embed or link this publication

Description

Edición 258

Popular Pages


p. 1



[close]

p. 2



[close]

p. 3



[close]

p. 4



[close]

p. 5

5

[close]

p. 6

Editorial Junio 2015 ¿Cómo seguir? Si alguien esperaba que a esta altura del año, a pocos meses de las elecciones, el sector agropecuario tendría señales claras de cómo será la política agropecuaria de los dos o tres equipos con chances de ganar las elecciones, se equivocó. Nada de eso se escucha. La situación del campo en general es grave, ya no quedan actividades que generen ganancias y el interior del país se encuentra tapizado de problemas. El prolongado paro de los trabajadores del aceite no hizo más que poner al descubierto el pequeño hilo que sostiene las cadenas de pago. Las fábricas de maquinaria agrícola, salvo honrosas excepciones, están registrando ventas por debajo de sus peores récords históricos durante los primeros seis meses del año. El segundo semestre debería convertirse en uno de los mejores de la historia como para compensar la caída y cerrar el período con resultados razonables. Nadie espera que eso vaya a pasar. Lo mismo pasa con muchos rubros ligados de forma directa o indirecta a la producción primaria. Cada vez que los candidatos pueden repiten muletillas aprendidas de memoria que no hacen más que confirmar las sospechas que todos los productores tenemos: gane quien gane la política agropecuaria se va a improvisar nuevamente. Nadie ha presentado a sus equipos técnicos, solo algunas figuras más o menos conocidas que insinúan tímidamente lo que podrían ser las primeras medidas de emergencia que unos y otros prometen tomar apenas asuman. Nadie habla de planes estratégicos de largo plazo, ni de acuerdos multisectoriales dirigidos a generar políticas permanentes de estímulo a la producción, solo promesas vanas. Hace 25 años que editamos Marca Líquida Agropecuaria, hace 25 años que hablamos de los mismos problemas. Causa gracia leer revistas viejas y encontrar comentarios editoriales que podrían cortarse y pegarse sin prácticamente hacer cambios, y todos creerían que fueron escritos ayer. Veamos algunos ítems: El tipo de cambio es siempre un factor crítico para el sector primario. En las tres últimas décadas ha oscilado a extremos que generaron excelentes tasas de crecimiento para el sector y gravísimos quebrantos. Su estabilidad es algo que todos pretenden y su nivel lo que siempre se discute. Queda claro que el retraso cambiario es uno de los más graves flagelos que hoy soporta la AÑO­XXV­-­Nº­258 Junio­de­2015 MAR­ CA­LÍQUI­ DA­AGRO­ PE­ CUA­ RIA ISSN­1668-9224 Pri­ me­ ra­pu­ bli­ ca­ ción­agro­ pe­ cua­ ria men­ sual­gra­ tui­ ta­pa­ ra­pro­ duc­ to­ res del­Cen­ tro­del­País. N Certificado 9000-5900 O producción primaria y un tópico sobre el que ningún candidato se define. Hablar de devaluación en épocas pre-electorales es “una peste” a la cual nadie se expone. El control de las exportaciones es otro de los factores que afecta cíclicamente al sector. Las actuales restricciones, si bien no son una novedad, son uno de los misterios que nos dejará por resolver la “década ganada”. Las actuales trabas son tan irracionales que nadie consigue explicarlas de manera creíble, a pesar de lo cual es de esperarse que si gana un candidato K siguen, ya sea Scioli o Randazzo. El resto promete eliminarlas, pero nadie habla de generar un paquete de leyes que regule a futuro la aplicación de este tipo de políticas que tanto daño le hacen a la producción primaria. La carga tributaria no ha pasado por oscilaciones, siempre fue creciente. Cada nuevo gobierno ha subido sistemáticamente los impuestos, pero el último período se ha caracterizado por llevarlos a niveles confiscatorios y por hacerlo en un contexto de gran complejidad, en el que se han sumado retenciones exageradas que tienen enormes retrasos en su devolución. El Estado se queda con una importante proporción del capital de trabajo de las empresas, que en algunos casos es imposible recuperar -ingresos brutos de distintas provincias- y en otros solo se consigue mediante amparos judiciales. Ningún candidato habla de este tema, nadie dice como devolverán los casi cincuenta mil millones de pesos del IVA retenido a los agricultores y como será el sistema en el futuro. Nadie habla de reformar leyes tributarias. Finalmente, acotando los temas solo a los más críticos, las retenciones a las exportaciones siguen en carpeta de varios de los potenciales equipos. Como era de esperar, si ganan los K nada cambiará, el resto promete apenas cambios graduales. De una u otra forma las expectativas para los productores son muy malas. La superficie proyectada para trigo refleja a las claras que nadie espera cambios positivos en el corto plazo. Que Mauricio Macri invite a sembrar trigo en cada oportunidad que tiene de dirigirse a los productores no cambió la tendencia. O nadie cree que pueda ganar, o nadie cree lo que promete. Lo cierto es que el área dedicada a trigo esta campaña será seguramente menor a la que sembramos en 1920, ¡todo un logro para el país! Más allá de la política y las elecciones la vida sigue, los meses pasan, los ciclos agrícola-ganaderos continúan y los productores deben tomar decisiones. Es indispensable saber qué va a pasar con nuestras empresas y cuáles serán las nuevas reglas de juego. Es imperioso que alguien nos diga ¿cómo seguir? Ti­ ra­ da:­15.000­ejem­ pla­ res Registro­DNDA­en­trámite Propietario:­Marca­Líquida­S.A. Los­ar­ tí­ cu­ los­fir­ ma­ dos­no­re­ fle­ jan­ne­ ce­ sa­ ria­ men­ te­la­opi­ nión­edi­ to­ rial, y­son­co­ la­ bo­ ra­ cio­ nes­ad-ho­ no­ rem.­La­fir­ ma­edi­ to­ ra­no­se­res­ pon­ sa­ bi­ li­ za­por­las­opi­ nio­ nes­ver­ ti­ das­en­los­ar­ tí­ cu­ los­fir­ ma­ dos,­co­ mo­así tam­ po­ co­del­con­ te­ ni­ do­de­los­avi­ sos­pu­ bli­ ci­ ta­ rios.­Se­au­ to­ ri­ za­la­ re­ pro­ duc­ ción­to­ tal­o­par­ cial,­siem­ pre­que­se­ci­ te­la­fuen­ te. 6

[close]

p. 7

Autor: Ruben J. Ullúa - Analista técnico de Mercados Financieros Fuente: www.rubenjullua.com Mercados Agricultura ¿El precio de la soja será el próximo cisne negro? Hoy parece ser muy evidente y fácilmente justificable que el precio de la soja continúe acentuando su caída hacia los próximos meses. Sin embargo, desde nuestra perspectiva no estamos tan seguros que así vaya a ocurrir y por eso nos preguntamos: un avance del precio de la soja ¿será el próximo cisne negro? En efecto, la soja mantiene debilidad en su comportamiento y los precios en el mercado de Chicago han regresado a niveles muy cercanos a los mínimos que se alcanzaron hacia el mes de octubre del pasado año, momento en que Estados Unidos confirmaba una super cosecha de 108 millones de toneladas para la campaña 2015/2016. En dicha oportunidad, la baja de los precios había alcanzado como punto más deprimido niveles de 332330 dólares por tonelada, área que incluso está representada por mínimos de importancia que fueran vistos en el año 2010; ello fue previo a que se habilite el rally de precios hacia máximos históricos dos años más tarde. El contrato de soja más operado actualmente en Chicago es el que tiene vencimiento el mes de julio de 2015 y tiene un precio de 340-345 dólares por tonelada, con lo cual mantiene los precios por encima de los mínimos del año 2014. Sin embargo, cuando observamos los próximos contratos de futuro con vencimiento septiembre y noviembre, veremos que el precio de la oleaginosa no solo ha regresado a los mínimos de octubre de 2014 sino que incluso ha testeado mínimos inferiores a esa zona, con lo cual ello no es para nada alentador si tenemos en cuenta que en un curso correcto del 7

[close]

p. 8

Agricultura Mercados cultivo hacia los próximos meses, Estados Unidos espera tener otra campaña de cosecha superior a los 100 millones de tonelada. Incluso el USDA (Departamento de Agricultura de Estados Unidos) proyecta una cosecha de 104 millones de toneladas. Con super cosecha de commodities en Estados Unidos y en Sudamérica para la campaña 2014/2015 y con expectativas de una nueva super cosecha de Estados Unidos para la campaña 2015/2016, desde el punto de vista fundamental resulta realmente difícil pensar en recuperaciones del precio de la oleaginosa en vista a los próximos meses y eso es lo que expresa el mercado al observar los contratos de vencimiento más largo. A partir de esta lectura es que algunos analistas ya auguran “un fin de ciclo para precios altos de la soja”, sin embargo, qué se observa desde lo técnico... No vamos a dejar de reconocer que la acentuación bajista del precio en las últimas semanas nos coloca desde el punto de vista técnico en una situación bastante incómoda, sin embargo también es cierto que existen indicadores de saturación bajista que mantienen en vigencia las chances de que estemos en zona de contención y a la espera de nuevas reacciones en los precios. En efecto, desde octubre del pasado año 2014, cuando se logra el piso de soja e incluso de maíz, hubo muchos detonantes bajistas que podrían haber acentuado aún más la debilidad del precio de la oleaginosa, como para perforar de manera consistente los mínimos de 332-330 dólares por tonelada. Entre los detonantes bajistas destacamos el fuerte avance del dólar contra las principales monedas del mundo, también la fuerte baja del precio del petróleo a niveles internacionales y la misma confirmación de super cosecha mundial en Estados Unidos y en Sudamérica. Sin embargo, a pesar de ello la fuerza vendedora del mercado se ha mostrado debilitada en el mercado de Chicago, y si bien los precios no lograron sostener la recuperación practicada entre octubre y noviembre, pasando de niveles de 332330 dólares a niveles de 399 dólares, también es cierto que aún los precios se mantienen por encima de esas instancias de mínimos y con un alto nivel de saturación bajista en los indicadores técnicos que nos estarán señalando la cercanía de un punto de inflexión algo más importante a los vistos en dicha oportunidad. Hoy quien se encuentra con posiciones netas compradoras en el mercado de soja es el comercial, mientras que quien se encuentra con posiciones netas vendidas son los fondos especulativos. Sin embargo, al repasar el comportamiento histórico de estos participantes a lo largo de los últimos diez años, veremos que siempre que las condiciones de posicionamiento fueron similares a las actuales, hemos visto pisos históricos para el precio de la soja y no acentuación de la caída. Es verdad que con las bajas de las últimas semanas, la posición neta vendedora de los fondos especulativos se ha incrementado de manera importante, como así también en contraposición los comerciales han ampliado su exposición compradora neta, sin embargo en todo este proceso bajista de las últimas semanas el interés abierto solo mostró ánimo de incremento en la última semana cuando el precio de la soja intentó recuperarse. Esto es la cantidad de contratos futuros abiertos en el mercado, que de algún modo nos indican el nivel de responsabilidades futuras de los participantes y el ingreso de flujo a dicho mercado. El hecho de que el interés abierto se haya mantenido estable en momentos de debilidad del precio pero que se incremente cuando el precio intenta recuperar terreno, indica que el ingreso de flujo al mercado se logra cuando el precio muestra señales de recuperación y no cuando el precio se muestra débil. Es decir que hay mayor apetito por parte de los especuladores de ingresar comprados, cuando el mercado muestre señales de recuperación, que por ingresar vendidos si la debilidad de las últimas semanas se sostiene. En resumen, más allá del negativismo que muestran para con respecto al precio de la oleaginosa hacia los próximos meses, desde lo técnico se observa una importante sobreventa y saturación de la baja. Los comerciales en Chicago ya no están dispuestos a salir de sus posiciones en estas instancias, por lo cual no hay fuerza vendedora de este segmento e incluso hoy muestran una posición neta compradora. En tanto que por el lado del especulativo, se observa una fuerza vendedora limitada cuando el mercado se muestra débil, pero rápidamente salen a cubrir sus ventas cuando muestra señales de recuperación. Por otra parte, los precios se mantienen por encima de los mínimos de octubre y posados sobre el soporte histórico del año 2010 en torno a los 330-310 dólares. Bajo este contexto, creemos que la sobreoferta mundial del grano ya está en los precios y por lo tanto el mercado actualmente se mostrará mucho más sensible por factores asociados a la demanda. Por ello, creemos que hoy por hoy en el mercado impactarán menos las novedades que puedan llegar del estado del cultivo por parte del USDA, que eventualmente lo que pueda pasar con el dólar en el mundo, con las tasas y con el petróleo. En cualquier caso, quizás contra las expectativas generales del mercado, creemos que el precio de la soja en Chicago podría tímidamente comenzar a recuperar posiciones hacia el segundo semestre de este año, en una ola generalizada para el precio de los commodities, y en tal caso es de esperar que en el plano local, potenciado por el solo efecto de la contraestación, veamos valores mucho más atractivos a los actuales; por qué no regresando hacia la zona de 250-260 dólares hacia finales del presente año. ¿Será así? Veremos… 8

[close]

p. 9

Autor: Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA) Fuente: www.fundacionfada.org Análisis Impuestos La participación del Estado en la renta agrícola es del 88,6% El paro del campo puede ser interpretado de diferentes formas, pero sin duda que el malestar y movilización de los productores agropecuarios tiene entre sus principales motivaciones la preocupación por la posibilidad de seguir produciendo. La razón principal es que gran parte de las producciones agrícolas están dejando de ser sustentables desde el punto de vista económico. Para resumir lo sucedido: derechos de exportación, intervención de mercados y en el último año caída de los precios de los principales commodities agrícolas que produce Argentina en torno a un 25% en dólares. Esto en el contexto de una pérdida sistemática de competitividad a lo largo de los últimos 10 años por una inflación que va por encima de la devaluación. Por caso, en el último año hubo una devaluación del 12% contra costos que han crecido entre el 25% y el 30%. Esta problemática, sin embargo, no es exclusiva del sector agrícola pampeano, sino que afecta a todo el sector de bienes transables del país, con las economías regionales como las principales afectadas. La participación del Estado en la renta agrícola también refleja la pérdida de rentabilidad. Para el mes de marzo esta alcanza el 88,6%, por conceptos de derechos de exportación, impuestos nacionales, impuestos provinciales y costos de intervención. Es decir, de cada $100 de renta que genera una hectárea promedio en Argentina, ponderando la participación de los cultivos de soja, maíz, trigo y girasol, $88,60 se los lleva el Estado o los reasigna con sus políticas. Esta participación es superior al 83,4% correspondiente a la última medición de diciembre de 2014, y sustancialmente superior al 75% de marzo de 2014 o al promedio de los últimos 8 años. Cifras similares solo fueron alcanzadas con la importante sequía de 2008/09. Uno de los ítems que genera mayores movimientos en el índice son los “costos de intervención”. Estos son medidos por FADA como la diferencia entre el precio teórico que deberían tener los granos en el mercado interno (FAS teórico) y el precio al cual realmente se están comercializando (disponible). Una diferencia entre estos dos precios puede responder a una simple cuestión de oferta y demanda en el mercado, pero históricamente esta diferencia ha estado por debajo del 10%. En 2008 se introducen los ROE, que básicamente son restricciones o cuotas para exportar que el gobierno otorga a diferentes empresas. El fundamento de esta medida radica en evitar un desabastecimiento del mercado interno con el consiguiente aumento de precios, para lo cual es efectivo en el corto plazo. Sin embargo, en el mediano plazo provoca la caída crónica de los precios internos de los productos y termina por desincentivar la producción. El caso del trigo es el ejemplo perfecto de cómo una política como esta termina generando efectos contrarios a los buscados. Este tipo de medidas, además de desincentivar la producción y afectar la sustentabilidad de la producción agrícola, son fuente de incentivos a la corrupción al generar ganancias extraordinarias derivadas de permisos discrecionales otorgados por un puñado de funcionarios. El razonamiento es el siguiente: a una diferencia 9

[close]

p. 10

Impuestos Análisis de 14 dólares por tonelada en maíz y 66 en trigo (entre lo que se paga a los productores y el precio que queda de la exportación luego de retenciones y otros gastos) y a 20 millones de toneladas de maíz exportadas y 6 millones de trigo, genera hoy una ganancia potencial para los exportadores de $5.500 millones solo en esta campaña. Por la existencia del sistema de ROEs, para poder exportar y hacerse de esta ganancia las empresas dependen de una serie de funcionarios que discrecionalmente y sin ninguna regla clara entrega los permisos. Las implicancias de estos niveles de participación del Estado en la renta y sus implicancias en la rentabilidad de la producción se centran en dos aspectos: uso de tecnología y sustentabilidad. En cuanto a la primera, como en cualquier otra actividad productiva, cuando los márgenes son menores, se reducen la inversión y la aplicación de tecnología. Esto impacta de manera negativa en la productividad al utilizar semillas y fitosanitarios de menor calidad, y al aplicar menos fertilizantes. A su tiempo, la reducción de la productividad se traduce en menos exportaciones, menos dólares y menos empleo. Con la sustentabilidad sucede algo similar, el suelo requiere que se roten los cultivos de una campa- ña a otra, es decir, que se siembren cosas diferentes, ya que cada uno extrae y repone nutrientes distintos. Esto es bueno para la calidad del suelo y el combate de las malezas. El problema, es que al ser negativa la rentabilidad de cultivos como el trigo y el maíz, se obliga a los productores a sembrar los cultivos más rentables, como la soja, con consecuencias negativas sobre la sustentabilidad del sistema productivo. Eliminar los ROE y los derechos de exportación al menos a todos los productos agropecuarios a excepción de la soja, son medidas imperantes para poder seguir siendo líderes en producción agropecuaria, traer dólares a Argentina, y lo más importante, generar empleo genuino en todo el país. 10

[close]

p. 11

Autor: Ing. Agr. Néstor Roulet Fuente: www.agroblog.com.ar Trigo Agricultura Trigo: los números no dan ni en campo propio ¿Cuál­ es­ el­ rendimiento­ de­ trigo­ en Argentina? La primera pregunta la podemos responder a través de los datos del Ministerio de Agricultura (Cuadro 1), donde el promedio en los últimos 8 años fue de 2,89 toneladas de trigo por hectárea, con un máximo de 3,503 toneladas por hectárea para la campaña 2010/11 y un mínimo de 2,531 toneladas por hectárea en la campaña 2009/10. Resultado­ final­ del cultivo­del­trigo Para esto vamos a tomar el rendimiento por hectárea máximo promedio de los últimos 8 años –3,503 tn/ha en la campaña 2010/11- para obtener el resultado final del productor agropecuario en campo propio –con una valuación de 3.000 U$S/ha para calcular ganancia presunta y bienes personales- de 300 has, con un empleado y sin nin- 11

[close]

p. 12

Agricultura Trigo gún retiro empresario (Cuadro 2). Al mismo tiempo vamos evaluar cuanto se lleva el Estado– nacional y provincialde impuestos. Conclusiones: 1) Con el rendimiento promedio más alto de los últimos 8 años, el resultado final para el productor es negativo. 2) Mientras el productor pierde dinero, el Estado en el caso del trigo de exportación se queda con 257 U$S/ha. 3) Teniendo en cuenta el costo de 653,96 U$S/ha del productor que siembra trigo en campo propio, el rinde de indiferencia -rinde necesario para no perder dinero- es 4,38 tn/ha (Cuadro 3) 4) Si a este análisis lo hacemos en campo alquilado -alquiler de 10 qq de soja por hectárea- teniendo en cuenta un rinde de 3,503 tn/ha -el mejor rinde promedio del país en los últimos 8 años- el productor pierde 250 U$S/ha (Cuadro 4). 5) Esto nos indicaría que en campo alquilado el rinde de indiferencia -rinde necesario para cubrir los costos- es de 5,058 tn/ha (Cuadro 5). 6) ¿Qué pasaría si se sacan las retenciones? En el caso que se saquen las retenciones del trigo pasaríamos de un rinde de indiferencia en campo propio 43,8 qq/ha a tan solo 33,7 qq/ha. Este rendimiento es menor al mejor rendimiento promedio anual de los últimos 8 años, lo que nos indicaría que con las condiciones de humedad actual de los suelos, sin retenciones el productor puede llegar a tener beneficios de su inversión (Cuadro 6). 12

[close]

p. 13

13

[close]

p. 14

14

[close]

p. 15

Autor: José Miguel Mulet* Fuente: www.jmmulet.naukas.com Agroquímicos Ambientalistas Glifosato, mentiras y blogs ecologistas Parece que la última noticia del cambio de categoría del glifosato según la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC) a 2A ha abierto la temporada de los expertos en glifosato. Aquí parece que todo el mundo conoce mucho del tema. Me han llamado especialmente la atención varios artículos. El de Joaquín Araujo en el diario El Mundo del que no voy a comentar demasiado porque con la primera frase he tenido bastante. "Algunos llevamos casi cuarenta años dando y dándonos de comer sin usar un solo gramo de producto alguno producido por la industria química". Solo le recomendaría que se repasara la lista de pesticidas autorizados en la agricultura ecológica y quien ha producido las gafas que lleva en la foto. Otro artículo que he conseguido leer es este que habla del millón de firmas contra el glifosato. Parece ser que ahora los temas científicos se debaten por iniciativa popular; bien, veremos que pasa si recogen  un millón de firmas contra la ley de la gravedad, y así volaremos todos. Yo tenía la esperanza de que dentro del mundo del ecologismo quedara algún ser racional, alguien que se preocupara de argumentar sus afirmaciones y de no soltar lo primero que se le ocurriera sin documentarse. Debo estar equivocado y el rigor periodístico del ecologismo debe ser como el de sálvame, pero en verde, de forma que vale todo. Comentemos el artículo. "La decisión de la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer de la OMS de considerar al herbicida más popular y globalmente utilizado en el mundo, el glifosato, como una substancia ´probablemente cancerígena para humanos´ (grupo de substancias 2A de la IARC), ha encendido todas las alarmas, sobre todo la de los ciudadanos asustados que han empezado a recoger firmas solicitando la retirada del producto". En esta categoría se encuentra trabajar en una peluquería, en una freiduría, utilizar un solarium o la hierba mate, producto que en Sudamérica se consume por millones de litros. ¿Dónde hay que firmar para que prohíban estas actividades y productos que llevan más años en esta categoría? ¿Salimos a la calle a cerrar peluquerías? "Pero también las de la famosa multinacional Monsanto, propietaria de la patente, que ve peligrar su negocio más rentable y niega la existencia de razones científicas convincentes para llegar a tales conclusiones". Mentira. La patente caducó en el año 2000. Pasate por cualquier todo a 100 y verás garrafas de glifosato de marca china. "Los primeros llevan recogidas en unos pocos días casi un millón de firmas. Evidentemente tenemos miedo, y por pura precaución debería ser una prioridad mundial realizar con urgencia estudios serios, rigurosos y determinantes con la finalidad de garantizar la salubridad del planeta y, mientras tanto, restringir al máximo la utilización de este polémico producto". Los estudios serios, rigurosos y determinantes llevan décadas hechos. Tómate el tiempo de leerlos, en mi 15

[close]

Comments

no comments yet