ML 256

 

Embed or link this publication

Description

Edición 256

Popular Pages


p. 1



[close]

p. 2



[close]

p. 3



[close]

p. 4



[close]

p. 5

5

[close]

p. 6

Editorial Abril 2015 Políticamente incorrecto Nadie consigue entender la gravedad de la crisis que atraviesa nuestro sector en la actualidad. Solo algunos precandidatos a presidente comentan tímidamente que en caso de ganar las elecciones promoverán cambios como la eliminación de los permisos de exportación -ROEs- y bajas en las retenciones. El único que le puso números por ahora es el candidato del PRO Mauricio Macri, quien prometió eliminar las retenciones al trigo y al maíz y reducir 5% por año las de la soja. Tanto se discutió y tanto se mal trató el tema de las retenciones en estos últimos diez años, que para mucha gente es normal decir: “Si se eliminan las retenciones el Estado se desfinancia y desaparecerán automáticamente los subsidios”. No solo lo dicen maliciosamente muchos políticos K en campaña, también lo dice convencido el quiosquero de la esquina y el empleado de la mueblería de la vuelta. Vistas las cosas así, los agricultores que consigan sobrevivir esta campaña agrícola a fuerza de rendimientos muy superiores a lo normal, enfrentarán otros cuatro años de vacas flacas. Es insostenible la producción con los precios actuales de los commodities y un nivel de retenciones exagerado -aún quitándole un 5% por año a la soja-. Resulta indispensable hacer conocer a la población en general que en la distribución de la recaudación actual los derechos de exportación -retenciones- han dejado de tener el peso que en las épocas de la Resolución 125 justificaron prácticamente una guerra. Dichos derechos aportan apenas algo más del 7% al total de impuestos que recauda el Estado Nacional fuente IARAF, Reporte mensual de recaudación tributaria nacional, febrero de 2014; en base MECON-. Si bien la cifra sigue siendo importante -unos 6.650 millones de dólares por año- no resulta determinante si se la compara con la recaudación total a la hora de asignar subsidios que protejan a la población más pobre del país, y mucho menos que sea la razón para eliminar dichas políticas por completo. Visto desde el punto de vista del estímulo a la producción, la cifra parece menos importante comparada con la caída de los volúmenes de cereales y oleaginosas que se produjo durante los últimos años. Aquí debe incluirse también a la producción ganadera, las econoAÑO­XXV­-­Nº­256 Abril­de­2015 MAR­ CA­LÍQUI­ DA­AGRO­ PE­ CUA­ RIA ISSN­1668-9224 Pri­ me­ ra­pu­ bli­ ca­ ción­agro­ pe­ cua­ ria men­ sual­gra­ tui­ ta­pa­ ra­pro­ duc­ to­ res del­Cen­ tro­del­País. NO Certificado 9000-5900 mías regionales y las deprimidas actividades agroindustriales como la fabricación y venta de maquinaria agrícola. La nefasta combinación de permisos de exportación, retenciones y retraso cambiario generó una enorme transferencia de recursos desde el sector productivo hacia otros sectores de la economía, un brutal freno al crecimiento y el desarrollo del interior del país y prácticamente ningún beneficio para los consumidores, los cuales, inflación mediante, se vieron privados de los supuestos cuidados de “la mesa de los argentinos” que prometían estas políticas. Parece lógico que los candidatos oficialistas no reconozcan estas deficiencias y propongan cambios, lo que no parece razonable es que los opositores no se expresen claramente respecto a lo que piensan hacer para desarmar la trama de regulaciones e impuestos que montó el kirchnerismo, generando la acuciante crisis que afecta al campo argentino. No alcanzan las tibias declaraciones de unos pocos, se necesitan precisiones y compromiso. Los productores agropecuarios debemos exigir a los candidatos que sean claros y digan que piensan hacer con el IVA que el Estado Nacional le debe al campo, que van a hacer con los ROEs y las retenciones, con el impuesto al cheque y con el engorroso sistema de control que armó Echegaray primero en la ONCCA y después en la AFIP. Se requiere conocer qué políticas de estímulo piensan aplicar, cómo es la visión de la cadena agroindustrial que cada uno de ellos tiene y de qué manera se trabajará para recuperar los mercados perdidos en el exterior. Actualmente Brasil, Chile y Bolivia han dejado de ser nuestros principales clientes para productos que tradicionalmente les proveíamos, como trigo, maíz, frutas y lácteos. No hay un solo eslabón de la cadena agroindustrial que no requiera de urgentes cambios para sobrevivir apenas. Vemos a diario como los productores de fruta tiran a la calle lo que tanto sacrificio les costó, los tamberos reclaman por unos pocos centavos que les permitan esperar mejores épocas sin deshacerse de sus vacas, productores trigueros que reducen al mínimo su área de siembra y la lista sigue casi interminablemente… Es tiempo de que los políticos argentinos se pongan los pantalones largos y hablen claro. Es tiempo de que aclaren de que lado del alambrado están y muestren sus planes de gobierno, aunque para algunos ese mensaje suene políticamente incorrecto. Ti­ ra­ da:­15.000­ejem­ pla­ res Registro­DNDA­en­trámite Propietario:­Marca­Líquida­S.A. Los­ar­ tí­ cu­ los­fir­ ma­ dos­no­re­ fle­ jan­ne­ ce­ sa­ ria­ men­ te­la­opi­ nión­edi­ to­ rial, y­son­co­ la­ bo­ ra­ cio­ nes­ad-ho­ no­ rem.­La­fir­ ma­edi­ to­ ra­no­se­res­ pon­ sa­ bi­ li­ za­por­las­opi­ nio­ nes­ver­ ti­ das­en­los­ar­ tí­ cu­ los­fir­ ma­ dos,­co­ mo­así tam­ po­ co­del­con­ te­ ni­ do­de­los­avi­ sos­pu­ bli­ ci­ ta­ rios.­Se­au­ to­ ri­ za­la­ re­ pro­ duc­ ción­to­ tal­o­par­ cial,­siem­ pre­que­se­ci­ te­la­fuen­ te. 6

[close]

p. 7

Autor: Arturo Navarro - En Twitter: @arturojnavarro Fuente: www.arturonavarro.com.ar Retenciones Opinión Segmentar retenciones es institucionalizar la confiscación Debería asumir definitivamente la dirigencia en general, que no se puede construir un país federal confiscando la renta del productor y del interior, dándole más poder económico y político al gobierno central. El reclamo de todos los productores fue en rechazo a la alta carga de costos e impuestos distorsivos como los derechos de exportación que se pagan sobre el volumen bruto, aunque se esté perdiendo plata como ocurre actualmente con todas las producciones. Por ahora es un reclamo en soledad del agro, pero próximamente será acompañado por industrias, comercios y servicios con un lockout empresario sindical, si no hay cambio en las políticas. Algún día se asumirá que todos los sectores directa o indirectamente dependen del agro en el país. No es sostenible en defensa del federalismo fiscal, que del total de la recaudación el Estado Nacional se quede con el 76% sin incluir en este cálculo los ingresos del impuesto inflacionario. En esta contradicción antifederal están los fundamentos de la actual crisis económica, social y política que padece el interior, con la actual recesión y pérdida de trabajo, por el atraso estructural de toda la infraestructura mientras se pagan impuestos y servicios públicos más altos que en el área bonaerense, que hacen inviable trabajar y producir competitivamente para poder colocar los productos en el mercado interno y externo. El sistema actualmente vigente con impuestos a la exportación demostró que no permitió crecer las producciones, no aumentó el agregado de valor, no mejoró la distribución del ingreso, no promovió alimentos más baratos, distorsionó geopolíticamente todo el interior y creó una fuerte dependencia de los intendentes y gobernadores del gobierno central. Hoy el problema no solamente es económico -a pesar de los grandes ingre- sos que tuvo el Estado después de la década ganadasino que también es muy grave en lo social y político. Después de tantos años de gestión con los Kirchner hay que tener en cuenta el siguiente diagnóstico: - Este no es un reclamo de chicos contra grandes productores. - Las retenciones son un impuesto al productor innovador y eficiente, como lo demuestra la caída del uso de una mayor tecnología para aumentar la productividad. - Existen nuevas formas de trabajo y de comercialización agrícola, que han formado una novedosa red de participantes que ellos mismos quieren defender y que es fundamental promover en otros productores. - Ha despertado la conciencia política a una clase media del interior, muchos de ellos como auto convocados, porque se dieron cuenta que las retenciones sobre la producción bruta terminaban con la razonable previsibilidad que tiene una inversión a cielo abierto. - Hoy no son competitivas la mayoría de las producciones. Todo el rinde de indiferencia es muy alto, superando el rinde promedio del país de cada cultivo. De cada tres camiones que se cosecha, uno es del Estado que hay que entregar arriba del buque, corriendo todos los gastos de implantación, cosecha y flete por cuenta del productor, que los atiende con los dos camiones restantes. - El ejemplo más patético de la actual política lo tenemos con el trigo. El país por estas políticas dejó de producir en los últimos 10 años 27 millones de toneladas que a un valor FOB representaron 8 mil millones de dólares. Por retenciones el productor pagó al Estado 4550 millones y si agregamos los costos de la intervención del gobierno con el manejo de ROEs, suman un total de 14.885 millones de dólares que extrajeron al productor. 7

[close]

p. 8

Opinión Retenciones lugar. Es necesario crear algún mecanismo transitorio que evite dejar sin financiamiento al Estado. Por ejemplo, que una retención de 10% para identificar la operación sean a cuenta de ganancias u otros impuestos nacionales y provinciales por cierto tiempo, hasta implementar una nueva estructura impositiva y nueva ley de coparticipación federal. Lo­que­viene Segmentar el nivel de productores para pagar retenLa dirigencia agropecuaria y política tiene ahora la ciones diferenciales debe ser rechazado por todos los obligación de terminar con esta barrera mental y econó- sectores. Es imposible su aplicación, es un grave retromica que discrimina al campo para fomentar una indus- ceso para el sector y el país y una nueva mentira de la tria ineficiente en el país y de esa forma poder concre- burocracia estatal, propuesta y apoyada por dirigentes tar un desarrollo equitativo y sostenido, rechazando del agro sin proyección de futuro. No existe mecanismo definitivamente estas políticas de confiscación, propo- ecuánime para poder diferenciar a los productores chiniendo una serie de medidas para salir de la coyuntura. cos o grandes en el momento de la venta en forma perLos derechos de exportación deben ser eliminados. manente, porque se vende todos los meses y no es igual Este debe ser el pedido de todo el complejo agroindus- todos los años. trial ante la posibilidad de que implementen la segmenHay que asumir que quienes promueven la segmentación de las mismas. Los pequeños, medianos y gran- tación para los chicos, está apoyando formalmente esta des productores deben pagar sus impuestos con un confiscación a todos los otros productores y a los puerégimen impositivo igual que los otros sectores, basado blos del interior por menor coparticipación. en el impuesto a las ganancias que es progresivo. La presión impositiva tiene que tener siempre relaLas retenciones, como porcentaje de la recaudación ción con la capacidad de pago de la actividad privada tributaria total en 2014, representaron apenas 0,1% en para un determinado gasto público. Hoy la actividad el caso del trigo; 0,5% en maíz, y 0,3% en las econo- privada no está en condiciones de sostener el nivel mías regionales, mientras las del complejo sojero suma- actual de gasto público que llega bien medido a un ron 4,5%. Así, el ingreso por retenciones en éstos y 50% de PBI y no cuenta ni con los servicios indelegaotros rubros agrícolas ascendió al equivalente de bles del Estado como es la seguridad, la educación y la 10.350 millones de dólares (7,2% de la recaudación salud. total). Poco tiene que ver con el sacrificio fiscal de otras Si realmente pretendemos que el país aumente las épocas producciones y las exportaciones de alimentos al En la grilla por importancia de los impuestos está el mundo, la opción más concreta, efectiva y rápida es IVA, Seguridad Social, Ganancia, Débito y Crédito y terminar ahora mismo con los impuestos por exportar, recién vienen los derechos de exportación en quinto para poder duplicar las exportaciones con valor agregado por intermedio de la industria más eficiente como es la Agroindustria, ingresando de esa forma una mayor cantidad de dólares genuinos en el 2016. Los países similares al nuestro, que crecieron y se desarrollaron, lo hicieron en base a una Agroindustria que exportaba en forma competitiva a todos los mercados del mundo en forma permanente. Nosotros tenemos todas las condiciones naturales y humanas para poder hacerlo. Necesitamos por lo tanto políticas de Estado modernas que transciendan gobiernos y dirigentes, propuesta apoyada principalmente por toda la dirigencia agropecuaria, si tienen capacidad de cambio para poder trabajar unidos institucionalmente, en defensa de los intereses de todos los productores y el El actual sistema de impuestos a la exportación no permitió el crecimiento de las producciones, ni el aumento país. del valor agregado. - En 10 años -2004/2014- el trigo subió 335% (Bahía Blanca), el pan subió 1.100% pasando de $2 a $24 el kg en la actualidad, y la inflación fue de un 800% promedio según quien la mida. Conclusión: el pan subió por la inflación y no por el costo del trigo que representa solamente el 9% en la estructura de costo del pan. 8

[close]

p. 9



[close]

p. 10



[close]

p. 11

Autor: Prensa Marca Líquida Agropecuaria Retenciones Política Retenciones segmentadas o la traición de la FAA El gobierno nacional dispuso  segmentar las retenciones a las exportaciones de cereales y oleaginosas mediante una medida que  beneficiará a 46 mil pequeños y medianos productores de soja,  maíz, girasol y trigo, los cuales formarán parte de un programa de estímulo que contará con un fondo de reintegro de $2.500 millones. “Se trata de una política de segmentación de los pequeños productores de 100 a 700 toneladas anuales“, aseguró CFK, quien calificó al anuncio como un “acuerdo histórico” con la nueva conducción de Federación Agraria Argentina (FAA), entidad con la que se articulará este programa. El anuncio fue realizado durante un acto realizado en el Salón del Bicentenario, en la Casa de Gobierno, con la presencia del jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y los ministros de Agricultura, Ganadería y Pesca, Carlos Casamiquela; de Economía y Finanzas Públicas, Axel Kicillof; y de Planificación Federal e Inversión Pública y Servicios, Julio de Vido. La segmentación de las retenciones apunta a establecer una escala de reducción de las alícuotas para aquellos ruralistas que produzcan hasta 700 toneladas. La devolución se hará directamente en la cuenta bancaria de los productores que cumplan con los requisitos los días 15 de cada mes, a partir de abril 2015. La medida supuestamente permitirá fortalecer a los pro- ductores de menor escala generando un ingreso de fondos que dependiendo de la cantidad de toneladas producidas, será mayor para los que menos produzcan. Por su parte,  Kicillof explicó: “El que produce 100 toneladas recibirá, en el año, $45.000 y esto abarca a 13.680 productores”. El jefe del Palacio de Hacienda subrayó: “Los productores podrán acceder a este beneficio  inscribiéndose en un registro en la Secretaria de Comercio, a partir del 15 abril, y se va a pagar según se vayan cobrando las retenciones, a medida que se vaya exportando”. La­medida De acuerdo con la información oficial, los productores de hasta 100 toneladas cobrarán $450 por tonelada por año; entre 100 y 200 tn, $383; entre 200 y 300 tn, $293; entre 300 y 400 tn, $180; entre 400 y 500 tn, $90; entre 500 y 600 tn, $69, y entre 600 y 700 toneladas, $45. Para la distribución se tomará en cuenta la producción de 2014, y los agricultores  deberán inscribirse en la página web de la Secretaría de Comercio con número de CUIT y CBU. 11

[close]

p. 12

Política Retenciones Se pagará los días 15 de cada mes, pero  dependiendo de la recaudación por retenciones a las exportaciones de grano. Además que en abril se realizará un pago retroactivo por los meses de enero, febrero y marzo, que representará el 20% del total del fondo, o sea unos $500 millones. La mandataria destacó: “Es una decisión del Gobierno, pero es una política acordada con la Federación Agraria”, cuyo presidente estaba presente en el acto. Fuerte­rechazo­ Desde los distintos sectores del campo los productores manifestaron que la medida que la presidenta Cristina Fernández presentó como beneficios son puro maquillaje, otra mentira, parches transitorios y un “engaña pichanga”. Cada una de las entidades ruralistas, incluidas muchas filiales de la propia FAA, se manifestaron en contra del acuerdo y dudaron respecto a la cantidad de productores que efectivamente cobrarán las devoluciones. Las trabas burocráticas y las permanentes postergaciones a las que la gente de campo ya se acostumbró genera más dudas que certezas. Finalmente, son muy pocos los chacareros que manifestaron satisfacción por un acuerdo que aleja definitivamente a la dirigencia de la Federación Agraria Argentina de la Mesa de Enlace Agropecuario. “Príncipe acaba de pasar a la historia como el mayor traidor del campo argentino” gritaban desde la tribuna un grupo de productores cordobeses en pleno discurso presidencial. Mesa de enlace agropecuario: Las retenciones se deben eliminar Una vez más escuchamos un anuncio sobre reducción de retenciones, como otros que propuso el kirchnerismo (Trigo Plus y Maíz Plus) y solo quedaron en la promesa. Si van a devolver las retenciones mediante mecanismos engorrosos y de difícil cumplimiento, ¿para qué las cobran? Más aún si se subordina la supuesta rebaja a la voluntad de los exportadores. Lamentamos que las economías regionales, cuya pérdida de competitividad pone en riesgo el empleo de 1,5 millones de personas, hayan estado ausentes en el discurso oficial. Las medidas anunciadas son de difícil cumplimiento. El gobierno nacional debería promover a las producciones para que las mismas vuelvan a tener competitividad y rentabilidad en un mercado transparente y equitativo. CARBAP:­retenciones­o­estímulo El programa de estímulos a pequeños productores de granos anunciado por el Gobierno Nacional el pasado día lunes 16 de marzo nada tiene que ver con una segmentación o una devolución de retenciones. Este programa tiene como función entregarle al productor un monto fijo de dinero de acuerdo a su produc- ción de 2014. Entonces las únicas condiciones para recibirlo es ser productor agropecuario y haber producido entre 100 y 700 tn en el 2014. Y este monto se recibe aun, sin que el productor vuelva a producir en el 2015. Queda demostrado que lo que se ha creado es una asignación anual que nada tiene que ver con el monto de retenciones que aportó el productor durante el 2014. Entonces manifestar que se han segmentado o que se van a devolver retenciones es totalmente incorrecto. Desde CARBAP manifestamos que este programa no tiene la característica de estímulo a la producción, ya que quien produzca mayor cantidad de tn puede recibir una menor asignación o quedar fuera de la misma. Cabe señalar, además, que durante el 2015 todos los productores pequeños, medianos o grandes van a tributar el mismo porcentaje de retenciones. No es con estos sistemas la manera que los productores puedan tener una rentabilidad distinta. Desde CARBAP insistimos en que la solución global pasa por la libertad en la comercialización, la eliminación de los ROEs, la eliminación de retenciones en las economías regionales, en el trigo, en el maíz, en el girasol y en la soja y la posibilidad de generar políticas tributarias que le permitan al campo tener un tratamiento igualitario respecto al resto de la sociedad. 12

[close]

p. 13

Autor: Ing. Agr. Andrés G. Halle - E-mail: consultoria@econoagro.com Fuente: www.econoagro.com Invernada Ganadería La invernada y los factores que definen su resultado Los ítems que determinan el resultado de la actividad invernada, son los precios y pesos de compra y venta, y el costo del kilo producido. Es obvio que a menor costo y, a igualdad de otros factores el resultado será mayor. De la misma manera podemos asegurar que a menor precio de compra y mejor precio de venta el resultado será mayor; y tanto mayor, cuanto más barato se compre y más caro se venda. Pero, lo cierto es que el valor de la reposición siempre guarda una relación con el precio actual y/o futuro del gordo. También influye, aunque en mucho menor medida, los costos de producción. Esto es así, dado que quien define el valor del ternero es el conjunto de los invernadores. Los mismos generan una puja por el ternero, que es un bien con muy poca elasticidad. La pugna será más fuerte cuanto mejores sean las condiciones del negocio de engorde. El ternero es la variable de ajuste del invernador, cuando el precio suba demasiado habrá productores dispuestos a comprar menos o dar un paso al costado, estableciendo así el techo en el valor de compra. Aumentos en el precio del gordo generan incrementos en la ganancia por kilo producido, y permite pagar más por el ternero. Si existiera una expectativa a que aumente el precio del gordo, dicha posibilidad hará que se pague por la invernada más de lo que los números del momento avalen. De manera inversa actuaría un aumento importante en los costos de producción, si los granos forrajeros tuvieran una suba, el productor no puede trasladar ese aumento a su producto final (el gordo) y termina transfiriéndolo a su única variable de ajuste, el ternero. Lo dicho sucede de manera empírica en cada remate al que uno puede acceder, cuando la reposición es cara en términos relativos, la mayor puja se produce sobre animales livianos. El engordador sabe que para descal- zarse de la mala relación compra/venta debe cargar más kilos sobre el animal comprado. La variación en la relación compra/venta es consecuencia y no la causa de la realidad que atraviesa el negocio de invernada. Generalmente cuando el margen es alto la relación resulta ser mala y viceversa. Por lo que no es aconsejable su utilización como indicador de la renta del negocio de engorde. De no existir insumos de la producción que sean subutilizados, quienes definen el resultado son: Valor del kilo producido que a su vez está definido por: a) El valor neto de compra y el valor neto de venta. b) Los kilos producidos por animal en su ciclo de engorde siendo: Valor del kilo producido= [(Peso vta x Precio neto vta)-(Peso compra x Precio neto compra)] (Peso vta - Peso compra) Costo del kilo producido total: es la suma de la alimentación, mano de obra, sanidad y amortizaciones, más los gastos de estructura correspondientes. O sea el costo total, que será dividido por el total de carne producida. Se tiene la idea de que una de las patas más importantes en donde se apoya el negocio de la invernada es la relación compra/venta. Esta se define como el cociente entre el valor del kilo neto de compra y el valor del kilo neto de venta. Dicha relación, da una idea relativa de si se compró barato o caro en función del precio de venta. Pero con dicha herramienta, no es fácil saber cuánto dinero se está ganando. Las mejores (más bajas) relaciones compra/venta se dan cuando el ternero vale menos que el 13

[close]

p. 14

Ganadería Invernada novillo. Se vio que ésta situación se presenta cuando el novillo vale poco, y por lo tanto el negocio se hace menos rentable. Esto ocurre por lo general cuando no hay una gran demanda de gordo y al bajar, la demanda del novillo también lo hace, y de manera más que proporcional la demanda del ternero. Ello trae aparejado una baja en el precio del ternero de mayor magnitud que la sufrida por el novillo (ver Ganadería: correlaciones entre categorías). Al subir el precio del novillo, el ternero lo hace en una proporción mayor. Por lo tanto, la relación compra/venta resulta más desfavorable, aunque el negocio en dicho contexto pueda ser más redituable. Esto se debe fundamentalmente al buen margen que darán los kilos producidos. A través de un ejemplo se entenderá mejor: Supongamos que se ha comprado un ternero de 200 kilos y vendido el novillo gordo con 400 kilos, cuya relación compra/venta es de 111%. Dicho resultado se puede dar comprando a U$S 1 y vendiendo a U$S 0,9, ó comprando a U$S 0,5 y vendiendo a u$s 0,45. Sin embargo, con la misma relación, y suponiendo que el costo de producción sea el mismo para los dos casos, el que vendió a U$S 0,9 tendrá un mejor resultado. Si con los datos anteriores se estima el valor del kilo producido, obtendremos para la venta a U$S 0,9 un valor de 0,8 y para el segundo será de 0,4. Para saber la ganancia obtenida por kilo, basta con restarle al valor del kilo producido, el del costo del kilo producido. Con un costo de 30 centavos, se tendría un resultado de 0,5 U$S/kg y 0,1 U$S/kg respectivamente. Si a estos últimos valores se los multiplica por la carne producida por hectárea, se obtiene el margen bruto por superficie. Mientras que si se lo hace por la carne producida por animal, se obtendrá el margen por cabeza. Factores que históricamente definieron el margen: Con el propósito de poder definir los factores que tienen mayor peso en el resultado del margen de invernada, se consideró la serie histórica 1992 al 2014 de uno de los modelos de invernada de la revista Márgenes Agropecuarios. A partir de dicha serie, se graficó la evolución de: a) el margen bruto; b) el valor del kilo producido; c) el costo del kilo producido; d) relación compra/venta; e) el precio neto de venta. Posteriormente, se correlacionó el margen con los otros cuatro indicadores. 14

[close]

p. 15

Invernada Ganadería Los gráficos 1 y 2 ilustran la correlación que existe entre el resultado del margen y el valor del kilo producido. A medida que aumenta el V del Kg producido, también lo hace el valor del margen. El resultado del margen está explicado en un 85,9% por el valor del kilo producido, según el modelo analizado. Según se desprende de los gráficos 3 y 4, la relación compra/venta, tiene muy poco que ver con el resultado. De hecho, casi no existe correlación entre ambos ítems. El costo del kilo producido aumenta cuando el resultado de la invernada mejora. Esto es un resultad directo que sucede como consecuencia de una mayor demanda de insumos, y que suele ocurrir en aquellas situaciones en las que la ganadería es más rentable. Es por ello, que aunque parezca contradictorio los buenos márgenes ganaderos tienen costos más altos. El valor de venta es un factor determinante del resultado, altos valores del gordo implican mejores márgenes, a pesar de que en dichas situaciones el costo del kilo producido aumente. Por otra parte los gráficos 6 y 8 avalarían que dentro de los factores que afectan el resultado, el precio de venta es quien mayor peso relativo tiene, seguido por el peso de compra y por último figura el costo total de producción. La evolución comparativa del margen y del costo del kilo producido se ve en el gráfico 5. Cuando estas dos variables se correlacionan (gráfico 6), se puede observar un r2, menor al 51%. Por último, en el gráfico 7 se muestra el comportamiento histórico que tuvieron margen y precio de venta. Al observar el gráfico 8, vemos que el margen es explicado en casi un 67% por el precio de venta. Este valor, es muy superior al obtenido en la relación compra/venta. Todos los factores impactan en el resultado, pero no todos tienen el mismo peso. Los que afectan al ingreso, impactan más que los que afectan al costo. El orden de importancia de los factores analizados es: 1° Valor del kilo producido: promedio de la serie 1992-2014 = 0,81 U$S/kg; r2 = 85,9% 2° Precio de venta: promedio de la serie 1992-2014 = 0,98 U$S/kg; r2 = 67,1% 3° Costo del kilo producido: promedio serie 19922014 = 0,34 U$S/kg ; r2 = 50,31% 4° Relación compra/venta: promedio serie 19922014 = 1,30 kg/kg ; r2 = 0,44% Los valores indicados, tanto promedios como correlaciones, solamente son válidos para la serie y el modelo considerado. 15

[close]

Comments

no comments yet