KIRIO1

 

Embed or link this publication

Description

POEMA DE RENE BOGGIO AMAT Y LEON

Popular Pages


p. 1

Rene Boggio Amat y Leon kirio

[close]

p. 2

kyrio Entre los hombres que he conocido, cuatro hay a los que me siento ligado por una honda y mutua comprensión; ellos saben cuanto hemos meditado juntos; a ellos los llamo mis amigos y a ellos dedico este libro. Ellos se llaman: Jerónimo Alvarado Sán chez, Gerardo Alarco Larrabure, Augusto Morelli Pando y Ernesto Vásquez Lapeyre. Dedicatoria Dedico a Emilio Castañón Pasquel "Tres Maestros". A él debo especial agradecimiento por el cariño con que ilustró esta obra. Y TU .. . la de los ojos azules, si algo llegas a leer, si algo comprendes, sábelo que tú lo inspiraste ¿qué te importa?, ¿no es verdad?

[close]

p. 3

vulgo desalmado! La Reina enloquecida porque perdió a su amor; Guardando en las pupilas el horror del instante, Sobre el tálamo regio, ha puesto a su Señor ¡Que imagina dormido en un sueño elegante! Con que suave ternura besa la frente yerta Y musita: - Adorado; soy tu esposa ¡despierta! Y espera largamente en ansioso suspenso, Mas como sigue inmóvil, se dice resignada ¿Para que despertarle? le dejaré en silencio ¡La misión de un monarca es tan ardua y pesada! Y así pasa sus días, sus noches, en espera De que el sueño interrumpa el hermoso indolente Y la mire magnético. . . y a su lado se siente ¡Como en días de pompa de gloria y primavera! La egregia Soberana, entretiene sus ansias Cultivando violetas de inefables fragancias Y arrancando armonías a su suave laúd; Y no deja que nadie interrumpa el sosiego La Amorosa No ¡No me lo quiteis! grita la Reina loca, con las manos crispadas, mirando a su adorado; No ha muerto ¡Está dormido! ¿Cómo morir podría Cuando mi amor de llama lo habría reanimado...? No ha muerto ¿Quién ha dicho que está frío y sin vida? ¿Que es un cadáver yerto tan sólo embalsamado? Que la Reina está loca, van diciendo las gentes con su voz atrevida ¡Ay, si mi Rey hermoso supiera los rumores del

[close]

p. 4

Una Débil Voz ¡No me lo diga nadie! Ya sé que llego tarde. Ya sé que entre otros cantos Mi canto será nada. Ya sé que otros primero Que yo te bendijeron Y que otros más poetas Dijeron lo que nunca Podré decirte yo. A ti que te han mirado Radiantes de potencia Pletóricos de vida Los ojos de los genios. A ti que te han pintado Pinceles de belleza De mágicos artistas. A ti que te han cantado Los dulces y los tiernos Poetas que tuvieron La santa inspiración. A ti también yo llego Con esta audacia loca. . . Con mi canción humilde Y casi no me atrevo Decírtela ¡mi Dios! ¿Qué puedo yo decirte Que dicho no estará? ¿Y qué podrá entonar Al que le falta tanto Para poder cantar? Pero no importa: he dicho. También yo quiero ir A donde todos van. ¡También yo soy su hijo! Y un padre como tú Al hijo más pequeño Más triste, pobre y solo Lo llevas de la mano Lo pones a tu diestra Lo miras con piedad ¡Por pobre! ¡Por pequeño! ¡Señor! Busqué la frase Que no se hubiera dicho Una palabra nueva Ambicioné inventar ¡Pero mi pobre mente no la pudo crear! Pero no importa dije Iré con mi pobreza Y le diré muy suave: ¡Señor te quiero tanto! Y sé que dibujando Su boca una sonrisa Me dirá: ¡Yo también! Y como sé que solo

[close]

p. 5

El Cariño te basta ¡Me he atrevido a rozarte Con mis labios tus plantas! El Sueño del Poeta Bosques encantados que murmuran Canciones dulces que a mi oído llegan Como el suave aletear de una paloma o la respiración de una doncella. Estrellas que en el cielo parpadean Violines, Mandolinas y Laúdes Pulsados sabiamente por artistas Que no sé dónde están ni cómo tocan Tal vez están en mi alma Olas que mueren apaciblemente Envueltas en mortajas espumosas. Blancas nubes del cielo suspendidas Por arte de divina brujería. Pensamientos, Ideas y Poemas, Versos, cantares, madrigales tiernos. Soñando estoy el sueño de un poeta ¡Y qué bonito sueñan los poetas Cuando sienten que están enamorados! A mi Carpeta Silenciosa confidente de mis primeras inquietudes. Adiós Carpeta por un año fuiste La compañera en mis estudios quieta Y algo de mi alma creo que absorbiste Porque algo noto que yo dejo en ti. Y hoy que mis libros saco con tristeza Lloro en silencio, inclino la cabeza Y pienso que va a ser de ti y de mí: Repetirás el curso resignada Más yo en la vida donde no hay carpetas ¿Qué haré donde no hay nada? Donde viviendo están las almas muertas. ¡Cuántos secretos tienen una carpeta Que tan solo arrancar puede un poeta!

[close]

p. 6

Mi Canción Mi canción enferma De romanticismo A través del viento Llegará a tu lado. Mi canción bohemia Mi canción errante Tiene la armonía De dulces arpegios. Tiene el salvajismo De la plenitud Tiene los ideales De los caballeros Y los centelleos De mi pensamiento Con los arrebatos De mi juventud. Mi canción sonora Toda algarabía Toda movimiento De mi fantasía. ¡Toda inspiración! Mi canción ardiente Mi canción de fuego ¡Todo corazón! Llegará a tu lado Besará tu frente Y mi canción triste Entre tus cabellos Quedará dormida Palpitante y loca. Como un eco vago De mi sinfonía Como un grito tierno Vestido de flores Y como un preludio Lleno de emoción: Entre tus cabellos Quedará dormido Mi canción errante Como el sacrificio De mis sentimientos A su diosa bella Y como la ofrenda ¡De mi corazón! Uno Mis versos los haces tú Yo tan solo los escribo Tú eres pues suprema dueña De los versos que hago yo: No fuera sin ti poeta Tú sin mí -no harías versos Ves. . . nacimos para amarnos

[close]

p. 7

Somos mitad cada uno Y juntos somos un ser Un alma y un solo cuerpo ¡Formamos hombre y mujer! Esta Mañana Esta mañana clara Que la tristeza ha muerto En que el Sol ha encendido El rojo de tus labios. . . Esta maña na límpida Que desperté 'cantando Me sentí todo lleno ¡Todo lleno de amor! Y salté de mi lecho Hundido y tibio (Sonámbulo de dicha). Y me fui hacia los campos Donde sé que entretienes Tus ocios matinales. Cerca a la fuente estabas Desnuda, Fresca y Alba Para lanzarte en ella Donde el Sol se miraba. Y saltaste en el aire Eurítmica y fugaz. Y al entrar en el agua Sentí que la cabeza Perdía y que temblaba: ¡Me pareció que entrabas dentro del alma mía! Me pareció que yo era Una fuente alegría Y mientras más nadabas Entre rayos de luz Más y más te cubría. Mientras el Sol ponía Una nube en sus ojos Más y más eras mía Y tus labios más rojos. Estrellita Labios rojos Dientes blancos Las mejillas Sonrosadas Son tus ojos Azulinos Muy azules Cristalinos. Purpurinos Tus cabellos Y en conjunto Eres tan bella Que pareces Una estrella Refulgente Que en las noches Parpadeas tristemente Y me alumbras

[close]

p. 8

En la senda De la vida En que perdida Vaga mi alma Soñadora Y es que sueña Por ti bella Blanca estrella Matutina Luz m uy pura Diamantina La que irradia De tu ser Lu z que tiene Poesía Y dulcísima Armonía De cariño De mujer. Azul en mis sueños Y tú también tienes Los ojos dormidos Teñidos de azul. ¡Azul nombre santo De Rubén Da río! ¡Azul eres canto Del cariño mío! La noche bañada Por pálidas luces, La noche callada Que pintó la Luna Con pincel de seda La pintó de azul. ¡Cómo esos colores Que tiene la Luna los pinta en la noche, Los pone en tus ojos, Los pone en el alma! Y entonces tú tienes Los ojos azules, Tenemos los sueños Pintados de azul. ¡Tenemos el alma Bañada de luz! Sonatina Sobre un tema de Beethoven La Luna ha pintado De azul los tejados. La Luna ha teñido Los montes, los prados De azul. Azul en los valles, Azul en los cielos Canción de Primavera Pon tus manos mi niña sobre el teclado ¡Rompe el silencio y canta! ¡Rompe el silencio del viejo piano!

[close]

p. 9

Canta mi niña, canta que estoy enfermo Agita los pajaritos de tu garganta ¡Canta mi niña! ¡Canta! Y que tus manos tiernas que me tocaron Sean hoy mariposas sobre el teclado Lo recorren veloces, suban y bajen Salten, y arranquen notas al viejo piano ¡Y arranquen dulces suspiros al alma Arpada! ¡Canta; Mi Niña canta! Y alegra el día Mira el Sol en el cielo sin una nube Mira el jardín entero hecho una flor Mira los prados verdes y las colinas Llenas de luz. Mira cómo si desparrama Cómo canta la vida. Cómo el arrullo casto tiene lujuria Como las flores blancas tienen deseos En los ojos azules ha y llamaradas Hay temblor de pasión en la voz que canta Y en el íntimo fondo de sus entrañas Siente la virgen blanca de ojos de cielo Que florece potente la primavera ¡La Virgen llora! Canta mi niña ¡Canta! Cierro los ojos Toquen tus lindas manos el viejo piano ¡Suban y bajen! ¡Salten! ¡Y en la canción ardiente de primavera! ¡Pon tus dolores! ¡Pon tus amores! ¡Y el alma entera! ¡Canta! ¡Mi niña Canta! Que yo te escucho ¡Hasta el Sol en el medio de su carrera Se detiene a escuchar la canción de la primavera!

[close]

p. 10

Edo Me miré en sus ojos: me asomé al abismo Me acerqué a sus labios: me acerqué a la gloria Respiré su aliento: me quedé dormido, Dormido en sus brazos: me sentí m uy niño Tan niño que miedo la vida me dio. Cerrando los ojos respiré su aliento: me quedé dormido. Variación sobre el mismo Tema Siempre los mismos pretextos Y las mismas inquietud es Las mismas vacilaciones. ¡Siempre iguales las mujeres! Queriendo están y no quieren Lo que niegan lo desean Y en aparente disgusto Dan lo que gusto les da. Prefieren a una palabra De franco y sincero amor Mil palabras, mil rodeos, Porque les suena mejor. ¡Oh mujeres sois artista! ¡Sois reinas para fingir! De cerca nos dan la muerte De lejos hacen morir. Sois la mezcla más absurda Que se puede imaginar Mezcla de ángel y demonio Conjunto del bien y del mal Sois causa de poesía Y también de odio profundo Desde que estáis en el mundo Huyó del pecho del hombre Toda la felicidad Os temo, pero os adoro Y aunque me hagáis mucho mal ¡Os amo! ¡Mujeres sí! ¡Porque de mujer nací!

[close]

p. 11

Es espíritu y es carne Es deseo y continencia Materia y alma fundidas. Es nieve y es Sol ardiente Es pura y es insinuante Es infierno y cielo juntos ! Es demonio y es mujer! Un Sueño Canción en diminutivo Despeinada y cansadita Entre triste y juguetona Pasa la Colegialista. Mujercita en formación No lo sabe todavía Si es niñita o señorita. Sólo sabe que en sus juegos Con muñecas sonrosadas Aparece de repente La cabeza de u n muñeco Que sonríe, que conversa Y que vio por esas calles Con sus libros bajo el brazo. Despeinado y cansadito Con sus libros bajo el brazo Entre triste y juguetón. Y se queda pensativa Mira un rato al infinito. (En sus ojos tiembla su alma) Y presiente que en su pecho Como un eco muy lejano Va naciendo, ¿va naciendo? Pero toma sus muñecas Luego estudia una lección Y se duerme mientras sueña Con muñecas sonrosa das Y también con el muñeco Un intruso entre sus sueños Que conversa y que sonríe..... Y despierta media triste Y en la fría mañanita Entre alegre y juguetona Va al Colegio de las madres Cariñosas y benditas Y pensando en el muñeco La infantil colegialita.

[close]

p. 12

Nirvana No sé si tú te acuerdas Que aquella noche clara Salimos al jardín, Y me acerqué hasta ti. Y vi en esos estanques Tranquilos de tus ojos Mi imagen retratada Y tanto te miraba Y tanto me mirabas Que de repente tuve Dulcísima emoción: Sentí que me perdía En un océano inmenso Que "Yo" ya no era "yo" Que sólo habías "Tu” Y me sentí m uy breve Y siendo muy pequeño Sentí que me perdía Entrando en tus pupilas Dejé de "ser". Tan solo recuerdo que te amaba Y sin sentirlo cas Me hundía en tu mirada. Pasa el Poeta Pasó el poeta triste Muy triste y soñador Con paso cadencioso Callado, silencioso Pasó sin decir nada Muy vaga la mirada Los ojos apagados La frente preocupada Los párpados cansados Los labios desdeñados Caídos de implorar - Y vi sus años mozos Caer todos a trozos En un profundo mar. Pasó el poeta triste Pasó sin decir nada ¡Más nada ha de decir! Que lleva bien pintadas Sus ansias de morir. Espera Cuánto tiempo a que sueño con u na vida Que no tenga pasiones , odios ni celos Que no sea por el ansia ni amor movida Por una vida sin lágrimas ni desvelos Por una vida blanca , tranquila y dulce Como los cantos de los

[close]

Comments

no comments yet