Show da Fé - Diciembre 2014

 

Embed or link this publication

Description

Diciembre 2014

Popular Pages


p. 1

Periódico Show de la Fe El engaño que viene de Satanás PÁGINA 22 AÑO 1 - Nº 11 - EE. UU. - DICIEMBRE DE 2014 SHOWde la FE EL PERIÓDICO DE LA PALABRA DE DIOS Palabras de fe del Dr. Soares PÁGINA 24 MARCOS AC PROYECTO DE VIDA Las dificultades financieras de Fabiano Henrique Andrade aplazaban sus proyectos de ser padre y comprar un auto. Hasta que él tomó una decisión: hacer el Proyecto de Vida. Hoy, con el bebé en sus brazos, él celebra la compra de un auto nuevo. Fabiano es apenas uno de los miles que han aprendido a poner la fe en acción y realizar sus sueños. ¿Usted también Páginas 18 a 21 quiere ser victorioso en el 2015? El momento es ahora. 2015 40 años de unción Nueva vida, nuevos ojos MARCOS AC MARCOS AC Sufriendo de miopía desde la infancia, Elisangela Melo lloró al constatar, durante la reunión de fe del Dr. Soares, que estaba viendo sin necesidad de usar lentes. “Ahora, puedo leer sin ningún problema y no siento más dolor de cabeza”. Página B9 Después de ocho años, Eduardo Magalhães volvió a caminar sin ayuda “El ACV paralizó mi vida, pero Jesús me devolvió la alegría” Página B1

[close]

p. 2

2 SHOWde la FE AÑO 1 - Nº 11 - EE. UU. - Diciembre de 2014 Periódico Expediente Periódico Show de la Fe Editorial Palabras de fe del Dr. Soares PÁGINA 24 MARCOS AC Nada impide el poder en el Nombre de Jesús PÁGINA 22 AÑO 1 - Nº 10 - EE. UU. - NOVIEMBRE DE 2014 SHOWde la FE EL PERIÓDICO DE LA PALABRA DE DIOS “Pensaba que solo la muerte terminaría con mi sufrimiento” Después de la fractura de la columna en un accidente doméstico, la vida de Maria do Carmo dos Anjos nunca más fue la misma. Debido al dolor, tuvo que usar una silla de ruedas y muletas. Además, dejó de trabajar y se preguntaba si valía la pena vivir de esa manera. En una de las reuniones del Dr. Soares, llegó con un bastón y salió sin él. “Determiné, y recibí el milagro”. Página B1 MARCOS AC El poder de Dios en acción Dr. Soares Pablo, uno de los mayores apóstoles de todos los tiempos, afirmaba que no se avergonzaba del Evangelio, pues es el poder de Dios (Romanos 1:16). La gran tragedia de la humanidad se produjo cuando los religiosos tomaron el comando de la Iglesia de Cristo y comenzaron a enseñar filosofía, en vez de hacer la obra de Dios como la hizo Jesús; con esto, las acciones milagrosas del Todopoderoso cesaron. Sin embargo, cuando una persona que cree en el Señor Jesús predica la verdad a la gente, los maravillosos milagros del Altísimo se manifiestan instantáneamente. Lo que usted ve en este periódico está documentado y puede ser probado. Dios, de hecho, es bueno y poderoso. Venga usted también a recibir su bendición, porque un milagro espera por usted. Bendecimos a todos de todas las religiones y no cobramos nada por nuestros servicios. FELIZ COMO TODO NIÑO DEBE SER Con malformación genéticas, Yasmim Ketlen sentía un dolor constante y por lo tanto no podía jugar como los demás niños. Ella sufría incluso para caminar. Después del clamor hecho en la reunión de fe, el mal desapareció, y la niña ganó nueva vida. “Ahora, puedo participar de todos los juegos con mis amigas y jugar a la pelota en la clase de educación física”. Página B5 MARCOS AC MARCOS AC MARCELO NEJM “Era un in erno lo que vivía” Un fuerte dolor de cabeza atormentó a Lúcia da Conceição durante un año. Después de haber sido sanada, ella no podía contener la emoción. Por amor a Dios y a los animales Madre rescata hija de las tinieblas Valdenir Oliveira y su familia tenían un sueño: Adicta a libros de misticismo, Júlia fue dominada prosperar haciendo lo que aman. Obediente al por un espíritu de locura. Su madre, Isabel Gonçalves, Señor, él abrió un hotel para perros y, hoy es exitoso. luchó y rescató a su hija para Jesús Página B7 Página 21 Página B13 Director-Ejecutivo Dr. Soares Consejero editorial Eber Cocareli Editora Elaine Monteiro Periodistas Amanda Pieranti Claudia Santos Mônica Ferreira Periodistas colaboradores Isabel Querino Y Marcos Couto Fotografía Marcos AC Luiz Fernando Marcelo Nejm Traducción Diana Cartagena Maritza Mansilla R evisión Luciana Rodrigues Dirección de arte Kleber Ribeiro Diagramación y arte final Bruno Moraes (Coordinación), Renan Marcolino, Rodrigo Magno y Tatyanne Rangel Página web www.ongrace.com/ jornalshowdafe E-mail jornalshowdafe@ongrace. com R edacción Estrada dos Bandeirantes, 1.000 Taquara - Rio de Janeiro - RJ - CEP 22.710-113 Teléfono: (55 21) 3077-5168 Queda expresamente prohibida la reproducción total o parcial de reportajes, entrevistas, artículos, fotos y/o ilustraciones, sin previa autorización de los titulares de los derechos de autor. El Periódico Show de la Fe es una publicación de Graça Artes Gráficas e Editora LTDA. Jehová, Dios mío, a ti clamé y me sanaste. (Salmo 30:2) El gran milagro Claudia Santos claudia.jornalshowdafe@gmail.com MARCOS AC L a inflamación y el dolor de garganta ya estaban molestando a Charles Augusto da Rosa hacía algunos días. Sin embargo, él solo se asustó cuando apareció un bulto cerca de la oreja, que fue diagnosticado como cáncer en las glándulas parótidas. “A pesar de la radioterapia y la quimioterapia, la salud de mi esposo solo empeoraba, porque además de sentir mucho dolor, ni siquiera podía pasar la saliva”, recuerda Roseli Poggere. Para agravar el problema, Charles adquirió la neumonía, necesitando de equipos para res- pirar, y presentó cinco nódulos alrededor del corazón. Su cuadro de salud a cada día que pasaba empeoraba. En el auge de ese sufrimiento, Roseli, que es miembro de la Iglesia Internacional de la Gracia de Dios, clamó a Dios con el fin de que Él tomase la delantera de esa situación porque ya no podía soportar ver a su esposo tan débil. “Permanecí en oración y, poco a poco, vi la sanidad de mi esposo. Su salud fue restaurada”. Con los pulmones limpios y sin ningún signo de tumor, Charles y Roseli, hoy testifican el gran milagro. Amanda Pieranti Sanado de una enfermedad rara en el estómago que tendría que someterse a un tratamiento para el resto de la vida sin posibilidad de sanidad y con restricciones a los alimentos grasos y los productos lácteos. “El gastroenterólogo se sorprendió porque, con tantos años en la profesión, solo había visto dos casos diagnosticados de la enfermedad: la mía y la de una persona en los Estados Unidos”. Lejos del Evangelio, Allan sintió la necesidad de volver a la casa del Señor, cuando salió del consultorio. “Con todo eso quedé muy conmovió, porque Dios me estaba llamando a sus caminos había un par de años, tiempo en el cual me enfermé”. Un día después de la consulta médica, él fue a la iglesia. Allí, escuchó la palabra que lo acogió: “El pasaje ministrado fue el de Isaías 53, del cual tomé posesión del versículo: Ciertamente llevó él nuestras enfermedades”. Desde entonces, Allan nunca más se enfermó. “Fui sanado para la gloria de Dios. No podía comer casi nada, y hoy, como con normalidad”. La reconciliación de Allan con el Todopoderoso fue tan fuerte, que hoy él es pastor y, actualmente, ayuda en la Iglesia Internacional de la Gracia de Dios. amanda.jornalshowdafe@gmail.com Dolor de estómago, acidez estomacal y reflujo, además de falta de aire hasta el punto de no poder más respirar. Esa fue la agonía que sentía Allan Rafael Barbosa, que en varias ocasiones, fue llevado al hospital. Diagnosticado con una enfermedad rara llamada esófago en cascanueces, que cierra el canal del esófago, Allan supo

[close]

p. 3

SHOWde la FE AÑO 1 - Nº 11 - EE. UU. - Diciembre de 2014 Periódico 3 Milagros por la TV “EL DIABLO DECÍA A MI MENTE QUE ESTABA ENFERMO” Bebida, fiestas, mujeres y parrandas nocturnas. Esa fue la rutina de Roberto Mourão por muchos años. Pero, un día, ocurrió algo inesperado. “Empecé a sentirme cansado, caminaba desequilibrándome, tuve pérdida de cabello y peso. Debido a este cuadro, fue necesario alejarme del trabajo. El diablo me decía en mi mente que estaba enfermo y que moriría. Aquello me perturbaba. Me convertí en un ermitaño, me alejé de las fiestas y fui empeorando cada día más. El tiempo pasaba, y no tenía ganas de hacer nada o recibir ayuda médica”. En una ocasión, sin querer, Roberto sintonizó el programa Show de la fe , en el cual el Dr. Soares ministró una palabra que tenía que ver con lo que él estaba viviendo. Roberto aun trató de cambiar el canal, pero el control se paralizó. “Fue interesante, porque Dios quería hablar conmigo. Vi la programación hasta el final, y, después de la oración, tuve la sensación de que el Todopoderoso quitaba de mis hombros toda esa carga. No estaba enfermo, sino pasando por un momento de tribulación. Eso movía mi psicológico, por lo que sentía esos síntomas”. “Al día siguiente, decidí visitar la IIGD. Allí acepté a Jesús, y toda opresión desapareció”. Hoy en día, Roberto dice sentir alegría y paz las cuales nunca había pensado que existían. “El programa fue el canal de victorias”, afirma. PROGRAMA SHOW DA LA FE – CANAL DE TRANSFORMACIÓN En busca de Jesús, Marilene Felisberto Boff participó de varias religiones. La primera fue a los 14 años cuando empezó a vivir en un hogar religioso. Permaneció allí durante 19 años, pero decidió dejar todo y volver a su casa después de sentirse frustrada por darse cuenta de que no había encontrado lo que estaba buscando. A los 33 años, comenzó a sufrir presión por parte de la familia, que, según ella, la criticaba por estar con edad avanzada y no estaba casada. Esa situación la dejó aturdida. Sin respuestas, Marilene entró en depresión y comenzó a frecuentar lugares de brujería. “Necesitaba de paz y tenía el deseo de casarme. Sin embargo, solo alcancé todas las bendiciones cuando me invitaron a participar de una reunión en la Iglesia Internacional de la Gracia de Dios, donde mi futuro esposo estaba buscando los mismos ideales”. En los caminos del Todopoderoso, Marilene fue liberada de la depresión, encontró la felicidad y la paz que anhelaba desde hacía tanto tiempo y se casó. “En la casa de Dios, en primer lugar nos enamoramos de Jesús y, posteriormente, uno por el otro y nos casamos”. Hoy en día, son los padres de Renata Luiza. MARCELO NEJM ANTES Y DESPUÉS DE “NOSSA TV” Así que Nossa TV (cable de televisión de la Iglesia de la Gracia) fue lanzada en 2007, Maria Amélia de Almeida Leite Fernandes hizo su contrato, lo que ha sido un hito en la historia de nuestra hermana. “La programación de otros canales no me edificaba, consolaba, sanaba ni me ayudaba en mi fe. No teníamos alternativa. Ahora tenemos. Hasta la programación que no es del Canal de las iglesias, es seleccionada, como las películas que vemos”. Para Maria Amélia, Nossa TV no fue solo una opción, sino una bendición: “Recibí este regalo de Dios para tener la opción de no ver solo lo que nos ofrecen en el mundo. Veo una programación que tiene la dirección espiritual y que cuida de nuestro bienestar moral”. Hoy, ella está feliz por tener más contacto con la Palabra de Dios. “Soy exhortada y edificada. Antes, solo podía ver la programación evangélica en un determinado horario. Ahora, veo todo el tiempo: en vivo, lo que ha pasado, e incluso predicaciones de otros estados. ¡Esa programación es espectacular!”. MARCELO NEJM RC MA ON EL M EJ SERVÍA AL DIABLO Y SOLO SUFRÍA Sufría mucho porque servía al diablo y estaba involucrada con la brujería, la bebida, las drogas y la prostitución. Hace seis meses, cuando pensé que no había más solución para mi situación, prendí la televisión en el momento en que el Dr. Soares oraba con el Pr. Jayme de Amorim. Desde ese día, siempre trataba de ver las reuniones por la televisión, y la Palabra fue entrando en mi corazón. Acepté a Jesús y entregué mi vida a Él por completo. Dios ha hecho grandes cosas en mi vida, como liberarme de todas las prácticas equivocadas del pasado. También fui sanada, incluso a través del programa, de un dedo que no se movía, había casi dos años, debido a un corte profundo. O Show da Fé, programa de TV que alcança diariamente milhões de brasileiros, está levando os sofredores a receberem as mais fantásticas bênçãos em suas casas.

[close]

p. 4

MILAGROS ENCOMIENDA A JEHOVÁ TU CAMINO, CONFÍA EN ÉL Y ÉL HARÁ (SALMO 37.5). SHOWde la FE Periódico DICIEMBRE DE 2014 B1 Editorial El Dios de amor quiere cambiar su vida por completo D Dr. Soares Obras mayores Quien nunca vio el Evangelio en acción queda impactado al descubrir que los enfermos son sanados, los oprimidos, liberados, y todo tipo de maravillas sucede hoy en día. Es comprensible el asombro, porque los religiosos hacen de la Palabra de Dios lo que no es; con esto, Dios no puede hacer milagros. Así que cuando aparece alguien que cree, de hecho, en las palabras de Cristo, muchos lo confunden con algún místico, que siempre engaña al pueblo. Mire, el Señor Jesús aseguró que todo aquel que cree en Él haría las mismas obras realizadas por Él y aún las haría mayores. Venga a ver lo que el Señor puede y quiere hacer por usted y por los demás. Su vida cambiará cuando compruebe que el Reino de Dios es real y poderoso para poner fin a sus problemas. ¡Hay un milagro esperando por usted! ios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad (Filipenses 2:13). Este texto bíblico fue la base para una de las predicaciones del Dr. Soares en una de las reuniones de fe que realizó en Brasil. “El Señor es amor y tiene buena voluntad. Por lo tanto, él no tiene ninguna razón para dejar de bendecirlo, liberarlo de la enfermedad o sacarlo de las drogas, del alcoholismo, de la prostitución y la miseria en la que usted pasó toda su vida”. De acuerdo con el líder de la Iglesia Internacional de la Gracia de Dios, la voluntad del Todopoderoso es que todos tengamos conocimiento de la verdad y de lo que Él quiere realizar. FOTOS: MARCOS AC “Cuando entendemos esto, el Todopoderoso realiza el milagro. En el momento en que creemos, la mano de Dios pasa a hacer lo que sea necesario por nosotros, con el fin de bendecir y cambiar nuestra vida por completo”. “Un ACV había paralizado mi vida” Eduardo Magalhães es un ejemplo de lo que dice el Dr. Soares. Él entendió que Jesús podía sanarlo de las secuelas de un Accidente Cerebrovascular (ACV), determinó el milagro, creyó y fue bendecido. “Quedé con el lado derecho del cuerpo paralizado desde hace ocho años. Necesitaba de mi esposa para levantarme, ducharme, cambiarme, alimentarme, salir; en fin, para todo”. Después del ACV, él necesitó usar una silla de ruedas para desplazarse. “Hace unos meses, empecé a caminar con la ayuda de un bastón, pero con mucha inseguridad y miedo a caerme”. Sin embargo, la fe de Eduardo llevó al Señor Jesús a escribir una nueva historia en su vida durante la reunión de fe especial realizada por el Dr. Soares en la Iglesia de la Gra- “Dependía de mi familia para todo” Un accidente de autobús dejó a Josiene Sá entre la vida y la muerte. Después de casi un mes en cuidados intensivos, los médicos advirtieron a la familia que, si ella sobreviviese, quedaría con consecuencias graves, e incluso hasta llegaría a tener problemas mentales, ya que había sufrido un fuerte golpe en la cabeza. “No quedé loca, pero el lado derecho de mi cuerpo se paralizó, y tuve que usar una silla de ruedas. Dependía de mi familia para todo”. Josiene también no podía mover la boca correctamente. “Solo consumía alimentos líquidos a través de una pajita”. Últimamente, ella comenzó a caminar, pero con dificultad y con la ayuda de otras personas, porque no tenía firmeza en las piernas. Debido a esto, llegó a la reunión de fe del Dr. Soares cia, el 22 de septiembre. Él llegó al templo con dificultad, ayudado por su esposa, pero con la certeza de la victoria. “Hice como el Dr. Soares enseñó. Luché contra el mal en oración y fui sanado al instante. Después de la oración, pude moverme y caminar con normalidad sin el bastón”. Con la salud recuperada, él afirma que volvió a ser feliz. “El ACV había paralizado mi vida; fueron años de dolor y limitaciones. Sin embargo, Jesús me devolvió la alegría de vivir. Ahora, me alimento, me baño y salgo solo, sin la ayuda de mi esposa. Incluso, ya fui hasta a la peluquería”. en la Iglesia de la Gracia, el 22 de septiembre, con el apoyo de su hija. “Cuando el Dr. Soares invitó a las personas con enfermedades en la columna a que pasasen adelante para recibir la oración de sanidad, fui con mucho sacrificio, pero segura de mi victoria. Y Jesús oyó mi clamor. Recuperé el movimiento de la mano, que no abría ni cerraba, y volví a caminar con firmeza y sin ayuda. Incluso, estoy tomando el autobús y saliendo sola”. Josiene también cuenta que está alimentándose mejor. “Puedo abrir la boca, que estaba cerrada parcialmente. Este Dios hace maravillas”.

[close]

p. 5

B2 SHOWde la FE AÑO 1 - Nº 11 - EE. UU. - Diciembre de 2014 FOTOS: MARCOS AC Periódico Ahora ya puede jugar con su hijo Dolor de espalda intenso, con el cual convivió durante siete años, no dejaba a Carlos Fernandes jugar con su hijo. “A veces, era difícil incluso soportar estar de pie”. La enfermedad también lo dejó fuera de los ejercicios diarios y del trabajo. “Ningún tratamiento resolvía el problema, lo que me dejaba frustrado”. El sufrimiento de Carlos solo terminó cuando el Señor lo sanó en la cruzada de fe la Vuelta de la Victoria. “Mi columna dejó de dolerme, y ahora puedo jugar con mi hijo”. “Volví a cuidar de mi casa” Limpiar la ventana, limpiar la casa y arreglar el armario. Era lo que Marinalva de Freitas trataba de hacer en su casa, pero el dolor de espalda y la osteoartritis en la pierna derecha le impedían terminar el trabajo. “Dejaba todo y mi esposo terminaba el resto de la limpieza”. La medicina no resolvió el caso, pero la determinación y la fe de Marinalva en Jesús la sanaron durante una de las reuniones de fe del Dr. Soares. “Al final de la oración, pude moverme sin limitación. Ya volví a cuidar de mi hogar”. Puede arreglar el camión A Marcos Antônio da Silva le gustaba cuidar de sus autos, pero un problema en la columna y en la pierna derecha, secuelas de una cirugía, hacían imposible esa actividad. “Sentí mucho dolor durante ocho años, el cual desapareció en el momento de la oración de fe. Estoy sano y feliz. Ahora puedo lubricar, reparar y pintar la carrocería de mi camión”. No abandonará más su puesto de trabajo A pesar de necesitar mucho del empleo, la empleada doméstica Rosimere Rosa dos Santos ya estaba pensando en dejarlo, aunque trabajaba por jornadas, ya que sus piernas le dolían terriblemente. “Era un sacrificio hacer todo el trabajo porque no podía mover o doblar la pierna derecha”. Rosimere cuenta que fue a la cruzada de fe llamada La Vuelta de la Victoria porque necesitaba con urgencia de un milagro, y lo alcanzó. “Jesús restauró mi salud. Ahora, trabajo en paz”. “Caminar era un sacrificio” Claudia Santos “Camino sin cojear” Esther Tavares Walberto tuvo artrosis en las piernas cuando tenía ocho años, y, a partir de entonces, comenzó a cojear. “El problema resultó con una diferencia de 3 cm de una pierna a otra”. Los médicos querían ponerme una prótesis para corregir el problema, pero era innecesario, dado que Esther determinó la victoria sobre el mal en el momento de la oración de fe y fue sanada. “El dolor desapareció. Ni parece que tengo algunos centímetros a menos en una pierna, pues camino sin cojear”. L claudia.jornalshowdafe@gmail.com a osteoartritis en las rodillas y una hernia de disco cambiaron la rutina de Libertidi Cardoso de Sá, que tuvo que usar un bastón para desplazarse debido al dolor fuerte que sentía. “Fueron diez años de sufrimiento y agonía. No podía levantar peso y tenía dificultades para salir a tomar sol ya que caminar era un sacrificio”. La incapacidad de cuidar de su inmueble de dos pisos era una de las grandes tristezas de Libertidi. “La casa fue un sueño realizado, pero no conseguía disfrutar de ella porque era muy difícil subir la escalera”. Al aceptar la invitación para participar de una reunión realizada por el Dr. Soares en la Iglesia de la Gracia, el 23 de septiembre, vio su vida cambiar. “Jesús me sanó. Los dolores desaparecieron y dejé el bastón. Es un milagro”. Libertidi ya puede cuidar de la casa y salir a tomar sol en la mañana. “También cargó bolsas pesadas”, añade. Volví a usar tacones altos Con la escoliosis, Vanessa da Silva Oliveira no podía hacer movimientos bruscos o estar de pie por mucho tiempo. Ella vivió así durante diez años. Sin embargo, una invitación para participar de una de las reuniones de fe del Dr. Soares cambió su historia. “Fui sanada durante el clamor. Me estoy moviendo muy bien y usando mis zapatos de tacón alto”.

[close]

p. 6

SHOWde la FE Periódico “Solo quería poder tomar un autobús y pasear sola” AÑO 1 - Nº 11 - EE. UU. - Diciembre de 2014 B3 FOTOS: MARCOS AC “C uando usted piense en Dios, piense en el fuego consumidor capaz de quemar cualquier tipo de enfermedad, vicio, problema familiar y financiero. A partir de hoy, arrepiéntase de sus pecados y coloque todo lo que no sirve en el altar del Señor para ser quemado. Así, el Altísimo le dará una nueva vida, pues para Él nada es imposible”. Esa declaración hace parte de una predicación hecha por el Dr. Soares en una de las reuniones que realizó en septiembre por Brasil. En todas las reuniones que hizo, él ministró la oración de la fe, y muchas personas recibieron la bendición que fueron a buscar, como Maria Aparecida do Nascimento Santos. Hacía tres años que ella sufría de artritis y artrosis en la rodilla, lo que dificultaba su desplazamiento. “Andaba de muletas, y mis hijos no me dejaban salir sola con miedo de que algo me sucediese. Siempre que necesitaba ir al médico o a cualquier otro lugar, ellos me llevaban de automóvil”. Maria se entristecía con la falta de libertad impuesta por la enfermedad. “Solo quería poder tomar un autobús y pasear sola, sin necesitar ser amparada o ayudada por las personas”. Como los tratamientos no daban resultado, ella comenzó a clamar a Jesús por su sanidad, conquistada en la reunión realizada por el Dr. Soares, el 22 de septiembre. “Mi rodilla dejó de dolerme. Estoy feliz por recuperar mi independencia y dar un descanso a mis hijos. Ya ando de autobús, subo y bajo escaleras y voy a cualquier lugar sola”. “Tendría que tomar remedio por el resto de mi vida” Para alguien que tiene como medio de transporte un caballo, tener que montarlo con dolores en los miembros inferiores y en la cadera no era nada fácil. Durante un año, aproximadamente, Maria Helena Paiva Nascimento enfrentó esa dificultad. “No doblaba la pierna, y la rodilla derecha, la cual tenía artrosis, vivía hinchada y me dolía intensamente. Para sentarme y levantarme, también era complicado. Andaba apoyando la lateral del pie, arrastrándome. Las piernas estaban hasta torciéndose”. Muy triste con esa situación, Maria Helena ya no se alimentaba bien. El especialista decía que el mal era crónico. “Él me informó que, por la ciencia, aquella enfermedad no tenía solución, y yo tendría que tomar remedio por el resto de mi vida”. Sin embargo, en la reunión realizada por el Dr. Soares en el interior de Brasil, el día 16 de setiembre, ella encontró la solución para “Corría el riesgo de no poder andar más” Una caída, hace casi siete años, dejó a Elizabete Xavier Sousa Pereira con dificultades para andar, pues su rodilla derecha le dolía bastante. El médico, inclusive, dijo que ella tendría que usar una prótesis. Sin embargo, el sufrimiento aumentó cuando, hace tres años, ella se rompió el brazo izquierdo, quedando con los movimientos limitados. “El especialista dijo que, con el avance de la edad, la situación se agravaría, y yo corría el riesgo de no poder más andar”. Pero, durante una de las ministraciones del Dr. Soares, su angustia llegó a su fin. “Fui con mi hermana a pie; pero, a la mitad del camino, pensé en desistir, porque mi rodilla me estaba doliendo mucho. Entonces, ella dijo: ‘Vamos a disminuir el paso’. Así, conseguimos llegar a la Iglesia. Valió la pena persistir, pues fui bendecida en el momento de la intercesión”. Con la salud restablecida, Elizabete volvió a hacer lo que antes no podía. “Camino y hago actividades que no podía, como subir en una silla, por ejemplo”. Llegó amparada por las hijas Un fuerte dolor en la espalda que descendía hasta los pies y limitaba los movimientos perjudicó a Maria José da Conceição Cruz. Según ella, los médicos no encontraban la causa, ni los remedios resolvían el problema, que comenzó hace tres años. “Fui a la reunión del Dr. Soares amparada por mis hijas y con la certeza de que sería sanada. En el momento de la oración de sanidad, Dios oyó mi clamor y me liberó de aquel mal. Ahora, puedo desplazar- su caso. “Fue difícil llegar a la Iglesia. Recorrí un largo trecho a caballo y otro más a pie, para llegar al asfalto y tomar un camión hasta el templo”. Sin embargo, su retorno a casa fue maravilloso, pues Jesús la sanó durante el clamor. “El dolor se detuvo en el momento. Mi rodilla se deshinchó, y mis piernas volvieron a la normalidad. Ahora, logro alimentarme bien, galopar como antes y cuidar de mi hacienda. No tomo más remedio”. me sin problema. Volví a agacharme, algo que antes era imposible”.

[close]

p. 7

B4 SHOWde la FE AÑO 1 - Nº 11 - EE. UU. - Diciembre de 2014 FOTOS: MARCOS AC Periódico Sufría de trombosis y caminaba de puntillas Fue usando una faja elástica en el tobillo izquierdo, debido a una torcedura, que Isaura Maria da Conceição Martins llegó a la reunión del Dr. Soares. Para agravar el cuadro, hace seis meses, ella sufrió de una trombosis, lo que hacía que su pierna se hinchase. “Como caminaba de puntillas, me cansaba; tenía que sentarme en todo momento. Sin embargo, creía en el milagro. Delante de esa situación limitadora, necesité que mi esposo me llevase a la Iglesia de automóvil”. Según ella, todo el sacrificio para llegar al encuentro de fe valió la pena. “Cuando el Dr. Soares oró, mi salud fue restaurada. Salí caminando y sin faja, gracias a Dios. Estoy muy feliz. Al día siguiente, mi pie amaneció normal”. Debilidad en la piernas y falta de aire son síntomas del pasado Por casi cinco años, Maria Luiza Silva padeció de debilidad en las piernas. “Sentía una especie de calambre, lo que me perjudicaba”. Otra enfermedad que afectaba a Maria era la bronquiectasia (dilatación o distorsión de los bronquios). “Me quedaba con la respiración jadeante y hablaba con dificultad”. Incluso con los trastornos para llegar a la Iglesia de la Gracia, ella participó de la reunión. “Fui con mi hija andando despacio. Pero cuando terminó el clamor, anduve y hablé con el Dr. Soares sin ninguna limitación. ¡Jesús es muy bueno! Basta que confiemos en Él”. Fueron 37 años sin afirmar el pie en el suelo A una semana de la reunión del Dr. Soares en la Iglesia de la Gracia, el día 16 de septiembre, el pie izquierdo de Deldamira do Nascimento Silva estaba hinchado y con dolor. Por causa de eso, quedaba imposibilitada de apoyarlo en el suelo. Hoy, ella tiene 56 años, pero, desde que se lastimó, a los 19 años, pasa por ese sufrimiento. “Estaba andando en la calle cuando tuve una torcedura al introducir el pie en un agujero. Sin embargo, durante la recuperación, cuando el médico me preguntaba si estaba doliendo, yo decía que no, pues temía tener que usar yeso nuevamente y, así, afectar mis estudios y mi trabajo. Por eso, a cada instante aquellos síntomas retornaban”. Ella vivió con ese disturbio por 37 años, pues recelaba ir al médico y tener que someterse a la cirugía. Deldamira llegó a la reunión sintiendo dolor, pero, al clamar, fue atendida por Jesús. “Estoy sana, pudiendo calzar el zapato que yo quiera y andando sin ninguna dificultad”. Dormía con los zapatos por no sentir las piernas Normalmente, nos quitamos los zapatos antes de echarnos a dormir. Con Margot Caraciolo, esa práctica era inaplicable. “Mis piernas se adormecían, por eso me echaba en la cama con los zapatos sin percibir. A veces, también no notaba que las sandalias se salían de mis pies mientras caminaba”. El problema comenzó hace cinco años, después de que su nervio ciático se lesionó. “Andaba muy poco y cojeaba. Me preguntaba cuándo sentiría mis piernas de nuevo”. El día 16 de septiembre, en la campaña La Vuelta de la Victoria, en la Iglesia de la Gracia, el Señor respondió a su indagación, liberándola de aquel mal. “Jesús me sanó. Nunca más perdí mis zapatos ni dormí con ellos”.

[close]

p. 8

SHOWde la FE AÑO 1 - Nº 11 - EE. UU. - Diciembre de 2014 Periódico B5 Pasea sin muletas y sostiene bolsas pesadas Mônica Ferreira Claudia Santos monica.jornalshowdafe@gmail.com claudia.jornalshowdafe@gmail.com FOTOS: MARCOS AC “F ueron 20 años de sufrimiento”. Es así como el conductor José Roberto Silva define el periodo de su vida luego de un accidente cerebro vascular (ACV). “Tuve que alejarme del trabajo, pues quedé con secuelas. Sentía mucho dolor, y mi brazo y mi pierna quedaron paralizados. Para desplazarme, necesitaba muletas”. Su sufrimiento aumentó cuando hubo un desgaste en la rótula de la rodilla. “Pasé 20 días en cama, necesitando la ayuda de mi familia hasta para bañarme”. Sin embargo, en la mañana del día 22 de septiembre, el estado de salud de José Roberto fue transformado por el poder de Dios durante la reunión realizada por el Dr. Soares en la Iglesia de la Gracia. “Fui sanado por Jesús. Estoy andando sin utilizar apoyo alguno y moviendo el brazo. Ya pasé por el centro de la ciudad y fui al supermercado a hacer compras, logrando inclusive sostener bolsas pesadas”. Convivió 27 años con espolón en los pies Con los pies afectados por el espolón, Dilcenea Ferreira dos Santos quedó impedida de andar bien por 27 años. “El médico dijo que yo necesitaba pasar por una cirugía, pero temí cuando supe que tendría que permanecer en la silla de ruedas hasta cicatrizar la operación”. La vida de Dilcenea era limitada. “Mis pies se ponían pesados, y yo no podía usar cualquier zapato ni pisar firme”. Pero, ella nunca perdió la esperanza de verse libre de ese mal. Por eso, durante una de las reuniones del líder de la Iglesia de la Gracia, ella determinó la victoria, y la bendición se produjo. “Mis pies quedaron bien”. Ella relata que, en el primer día luego de la sanidad, pudo pisar con firmeza. “La hinchazón en los pies también desaparecieron”. Dejó de depender del esposo y de la hija A causa de la artritis en su rodilla derecha, Neisa pasó a depender de la familia para todo. No podía dormir bien, y no podía salir a la calle sola. Sin embargo, Dios cambió su historia de vida, durante una reunión de fe Ni la fisioterapia ni los remedios trajeron alivio a Neisa de Oliveira Gomes de Paula, que necesitó dejar de trabajar por causa de la artrosis en la rodilla derecha. Dentro de casa, tuvo que contar con la fuerza de trabajo de su esposo y de su hija. “Ellos me ayudaban mucho, pues no podía hacer esfuerzo”. Salir a la calle sola y dormir también eran actividades arduas. “Me volví dependiente. El camino hasta mi casa era de difícil acceso para mí. Dentro de otros problemas, andaba despacio”. Ese sufrimiento duró cinco largos años. Hoy, la historia de Neisa es diferente. Ella es una más de las personas que fueron bendecidas en los encuentros de fe realizados por el Dr. Soares en todo Brasil. “Jesús atendió mi clamor, y mi rodilla quedó perfecta. Ando bien y rápido. La sanidad fue completa”. Un día inolvidable Debido a un accidente cerebro vascular (ACV) sufrido hace 16 años, Marly Antônia da Silva perdió los movimientos del lado derecho del cuerpo. Incluso habiéndose recuperado, la rodilla derecha permaneció con dolor; ya la izquierda acabó comprometiéndose, en razón del esfuerzo excesivo. “Ambas rótulas le dolían bastante, principalmente por la mañana”. Como vive en un lugar con rampa y escaleras, Marly generalmente tenía dificultad para salir de casa. Por eso, el día 17 de septiembre quedará marcado para siempre en su historia. “Fue en esa fecha que Jesús, el médico de los médicos, me sanó”, enfatiza ella, que participó de la reunión realizada por el Dr. Soares en la Iglesia de la Gracia. “Hoy, hago todo lo que no podía hacer antes. Dios es maravilloso”.

[close]

p. 9

B6 SHOWde la FE AÑO 1 - Nº 11 - EE. UU. - Diciembre de 2014 FOTOS: MARCOS AC Periódico Dejó de cojear Antes de ser sanada en una de las reuniones de fe, Rozália Borges dos Santos cojeaba debido al problema que tenía en la rodilla derecha. Fue así por tres meses. “Llegué a la reunión confiada, determinando la victoria, y alcancé el milagro. Luego de la sanidad, salí corriendo por la Iglesia”. Con la rodilla restablecida, la mujer de avanzada edad cuenta que volvió a hacer las tareas domésticas. “No tomo más remedio y voy al mercado sola”. “Sentía un dolor tan insoportable, que tenía ganas de morir” No arrastra más la pierna Después de haber permanecido por horas de tacón alto viendo un show, Mônica Jaqueline Manhães sufrió un desvío en la columna. “Andaba cojeando, lanzando el pie hacia adelante, el cual me dolía mucho”. Fueron dos años viviendo así. Hasta que ella supo, por la televisión, de la reunión especial en la Iglesia de la Gracia, el día 17 de septiembre, y resolvió participar en la certeza de que el Señor operaría un milagro. Y fue lo que sucedió. “No estoy más arrastrando la pierna”. J osé Luiz Fonseca dos Santos, aún niño, comenzó a trabajar cargando peso. A los diez años, transportaba cestos de leña y galones de agua mineral de, aproximadamente, 20 litros cada uno. Con salud, las tareas eran ejecutadas a contento. Solo que, hace 30 años, cuando tenía 23, su cuerpo comenzó a dar señales de agotamiento. “Me dolía desde la cabeza hasta los pies. Al investigar, descubrí que tenía dos hernias de disco y desvío en la columna. Llegué a andar tres meses con bastón”. En tiempos de frío, la dificultad para dormir y levantarse aumentaba. “No podía moverme. Sentía un dolor tan insoportable, que tenía ganas de morir. Fui a varios médicos, tomé diversos medicamentos, pero nada surtió efecto”. Trabajar era un sacrificio para él. Al saber que el Dr. Soares realizaría las reuniones tituladas La Vuelta de la Victoria, el día 20 de septiembre, José pidió permiso en el trabajo para llegar temprano al lugar. “Durante la oración, sentí un estremecimiento y un calor en mi cuerpo, y quedé libre de mi aflicción. Comencé a dar saltos y a agacharme, pues era imposible hacer eso antes”. Actualmente ejerciendo la actividad profesional de albañil, él ejecuta las tareas que exigen fuerza sin quejarse. “Gracias a Dios, dejé de tomar remedios, duermo bien, e incluso sostengo ladrillos y bolsas de cemento de 50kg. Es maravilloso ser sanado por Jesús”. Venga a recibir su bendición IIGD POMPANO BEACH - 1261 East Sample Road Pompano Beach, FL 33064 - Iglesia: (954) 785-3699 Pr. Willian Sodré - pompano@iigdusa.com ENTRADA GRATIS Reuniones: Jueves, 7:30 pm Dr. Soares

[close]

p. 10

SHOWde la FE Periódico DICIEMBRE DE DE 2014 NOVIEMBRE 2014 B7 CAMPAÑAS DE FE NO TEMAS, CREE SOLAMENTE (MARCOS 5:36). Editorial FOTOS: MARCOS AC Dr. Soares Reciba las bendiciones de Dios En todas partes donde Jesús estaba presente, Él realizaba maravillas, milagros y señales. En una fiesta de bodas en Caná de Galilea, al ver que había acabado el vino, el Maestro transformó el agua en esta bebida (Juan 2:6-9). Del mismo modo, Él actuaba en los encuentros de fe y pasaba horas enseñando a las personas cómo podían ser bendecidas. Cristo usaba las Escrituras para mostrar cómo deberían proceder, diciendo que deberían tener fe para recibir los dones del Señor. Hoy en día, hacemos lo mismo y vemos a muchos siendo bendecidos por Dios. En las reuniones de fe, cuyas direcciones y horarios están en este periódico, enseñamos la verdad y oramos por todos, así que somos testigos de las maravillas del Señor. ¡Venga también a recibir su bendición, porque un milagro espera por usted! Sin arritmia cardiaca, no siente más dolor en el pecho Claudia Santos claudia.jornalshowdafe@gmail.com D icen que el hombre no debe llorar. Sin embargo, en momentos de extrema tristeza y angustia, ni ellos consiguen contener las lágrimas. Fue lo que sucedió a Stanley Nogueira Lima. A los 43 años, descubrió que sufría de arritmia cardiaca, debido a ese problema tuvo que abandonar el empleo de electricista, porque su salud era muy grave. “Al oír la noticia de los médicos, lloré mucho y me entristecí”, revela él, que fue consolado por amigos. El problema comenzó hace dos años cuando Stanley pasó a sentir un fuerte dolor en el pecho al hacer caminatas cortas. Cuando descubrió la enfermedad, tuvo que someterse a un cateterismo para destapar las arterias y pasó a tomar cuatro medicamentos diarios, con el fin de perfeccionar y eliminar la grasa en la sangre, controlar la presión arterial y aliviar la frecuencia cardíaca. Su narina izquierda también estaba siempre congestionada, lo que le causaba falta de aire y fatiga. “No podía trabajar o jugar con mis hijas. Era una tristeza no tomar en los brazos a la más pequeña, de un año y dos meses. Si hiciese cualquier esfuerzo, quedaba muy cansado. Incluso hasta para ir a la panadería, que era al lado de mi casa, usaba la motocicleta”. A pesar del reposo absoluto, la arritmia persistía. Fue entonces que Stanley, hoy con 45 años, se dio cuenta de que solo un milagro podría salvarlo. “Sabía que mi aliento de vida estaba en las manos del Señor, y era Él quien daría la última palabra, restaurando mi salud”. Y fue con la certeza de la victoria, que el electricista aceptó la invitación para participar de la reunión especial realizada por el Dr. Soares en la Iglesia de la Gracia, el primero de octubre. “Fui de motocicleta para no cansarme. En el momento de la oración, clamé con fe, y mi narina se descongestionó al instante. A partir de ese momento, fui sanado. Camino sin sentir fatiga o dolor en el pecho. Hasta vendí la motocicleta. Estoy trabajando como autónomo y voy a la iglesia a pie y llevando en los brazos a mi hija menor. Solo tengo a agradecer a Jesús”. “Era imposible utilizar la máquina de coser” Especialista en la fabricación de trajes, pantalones y vestidos, la sastra Cenira da Silva Santos, quien ejerce el oficio desde los 12 años, tuvo que dejar de trabajar a causa de la artrosis en la columna. “Era imposible utilizar la máquina de coser debido al dolor que sentía cuando me movía”. Además de ser un placer, el trabajo era una fuente de ingresos. “Complementaba mi jubilación. Sin el dinero de las costuras, era difícil pagar las cuentas y los medicamentos para la columna”. Sin embargo, al participar en una de las reuniones de fe del Dr. Soares, Cenira determinó la victoria sobre la enfermedad y recibió la respuesta de inmediato. “El Señor me sanó. Mi columna no me duele más y ya estoy trabajando y ganando mi dinero”.

[close]

p. 11

B8 SHOWde la FE AÑO 1 - Nº 11 - EE. UU. - Diciembre de 2014 Periódico “No deje de buscar a ese Dios maravilloso” En una de sus predicaciones, el Dr. Soares enseñó que las personas que buscan al Señor reciben la respuesta para cualquier situación. “La dirección del Todopoderoso es la que realmente resuelve el problema”, dice. “H FOTOS: MARCOS AC oy puede ser el primer día de una historia de éxito. Eso ocurrirá si usted abre su corazón para el Señor y deja que Su Palabra ilumine su vida. Así, sin duda, la bendición lo alcanzará”. Esa enseñanza del Dr. Soares hizo parte de una de sus predicaciones, el día 3 de octubre. De acuerdo con él, la persona que busca al Señor para cualquier situación recibe respuesta. “A veces, antes incluso de abrir la boca para hablar con Dios, Él habla con usted. La dirección del Todopoderoso es la mejor. Es la única que realmente resuelve el problema”. El Dr. Soares afirmó incluso que el Altísimo está con la mano extendida para sacarnos del cautiverio y de la angustia y darnos felicidad. “Usted solo tiene este tiempo para vivir aquí. Lejos de Dios, la persona, además de vegetar, es atacada. El Padre ya Se mostró a usted, ahora es solo persistir, permanecer firme en la Palabra, comenzar a frecuentar la Iglesia, entregar su camino al Señor y confiar en Él que hará todo lo que sea necesario para cambiar su vida completamente. La mano del Altísimo fue extendida y nunca será retirada. Continúe buscando a ese Dios maravilloso, que está diciendo: mi mano está extendida, o sea, mi poder de sanar, perdonar, prosperar y santificar está disponible a fin de operar en su vida”. “Tenía que convivir con el sufrimiento” Por cuatro años, el brazo y el codo de Lindaura Gonçalves de Abreu le dolieron intensamente, pero ni los remedios ni los tratamientos resolvían el problema. “Tenía que convivir con el sufrimiento y la tristeza de no poder dejar mi casa en orden. Aquel cuadro me impedía lavar ropa y hacer limpieza”. En el día en que decidió participar de una de las reuniones del Dr. Soares, Lindaura llegó a la Iglesia con sacrificio. “Después de oír el mensaje del Dr. Soares, tomé valor de ir al frente del altar a fin de recibir la oración de sanidad. Clamé con fe, y mi salud fue restituida en el mismo instante. Estoy muy bien, y volví a hacer todo en casa” “Había días en que no conseguía ni levantarme de la cama” Por tener que hacerse hemodiálisis durante siete años, Heloisa Flor Ribeiro movía los brazos de modo limitado. Mover las manos también era un desafío por causa de los dolores que sentía en las articulaciones. “Había días en que no conseguía ni levantarme de la cama debido a ese mal”. La enfermedad le quitó la libertad de hacer lo que deseaba sola. “Dependía de mi hija para ayudarme, principalmente, con la limpieza de la casa. Esa falta de independencia me entristecía”. Sin embargo, la sanidad que ella recibió al participar de la campaña La Vuelta de la Victoria, con el líder de la Iglesia de la Gracia, cambió su vida. “Cuando oré, la poderosa mano del Señor vino sobre mí, y fui totalmente sanada. Puedo volver a ordenar mi hogar. Estoy muy feliz con lo que Jesús hizo”. “Pedaleo sin ningún sacrificio” A Maria Germano da Silva siempre le agradó ir al mercado, al supermercado y pasear en bicicleta. “Ese era mi ejercicio matinal”. Pero, una artrosis en su hombro y un problema en la columna le impedían pedalear. “Fueron ocho años sufriendo de esos males, los cuales limitaban mis movimientos”. Maria solo recuperó la alegría y el placer de pedalear después de participar de la reunión de La Vuelta de la Victoria. “Mi salud fue restaurada por el Señor. Estoy moviendo mis brazos y agachándome sin dificultad. Pedaleo sin ningún sacrificio”.

[close]

p. 12

SHOWde la FE Periódico “Estoy viendo nítidamente” FOTOS: MARCOS AC AÑO 1 - Nº 11 - EE. UU. - Diciembre de 2014 B9 Elisangela Melo de Andrade es una alegre joven de 17 años. Pero, existía algo que le quitaba el humor y la molestada mucho: la miopía en el ojo izquierdo, la cual la acompañaba desde niña. “Incluso usando lentes, veía con dificultad. Siempre tuve que sentarme en los primeros asientos en el salón de clases para lograr copiar de la pizarra. Si estuviese distante, forzaba mucho la vista y tenía fuertes dolores de cabeza”. Ella ya estaba usando lentes con grado altísimo, pero, aun así, no conseguía leer bien sus libros. En algunos momentos, el problema la dejaba más angustiada. “Tomar fotos era una aflicción, pues casi siempre yo salía con el ojo torcido, porque pestañeaba lentamente”. Con miedo de ser blanco de bromas desagradables, ella escondía de sus colegas el hecho de ser miope. En el día 25 de septiembre, Elisangela fue a la Iglesia de la Gracia decidida a Nódulos desaparecieron milagrosamente Ercília Petrucci siempre hacía dieta, pues necesitaba mantener una alimentación que no empeorase los nódulos que tenía en los glúteos. “Usaba antibióticos y antitérmicos, pero ningún medicamento surtía efecto”. Las dificultades eran muchas. “Tuve que ir al hospital por varias veces para hacerme drenaje en el lugar de la enfermedad”. Dispuesta a poner fin a aquella agonía, ella llegó confiada a la reunión. “Determiné la victoria, y los nódulos desaparecieron milagrosamente. Me quedé muy alegre por estar libre de aquel mal. Puedo comer lo que quiera”. poner fin a aquella situación, que, según la ciencia, era irreversible. En la reunión especial, la joven tuvo la oportunidad de recibir de Dios una visión perfecta, como siempre soñó. “Oré, y el milagro se produjo. Estoy viendo nítidamente”. Emo- cionada, la joven lloró mucho al ser bendecida y, hoy, tiene nueva vida y nuevos ojos. “Leo mis libros sin problemas y puedo sentarme en cualquier lugar del salón de clases, pues no siento más dolor de cabeza. Ahora estoy ‘arrolladora’ en las fotos”. “Volví a casa restaurada y feliz” Trabajando con limpieza pesada en una clínica, Nilza Tavares comenzó a sentir intensos dolores por todo el cuerpo. “Apenas podía trabajar. Sin embargo, como necesitaba del salario, me sacrificaba todos los días con el objetivo de hacer bien mi trabajo y mantenerme en el empleo”. No soportando más vivir en aquel estado, ella buscó su sanidad. “Realicé el sueño de cuidar de mis hijos” “Lo que más quería era cuidar de mis hijos”. Pero, el brazo derecho de Maria Gomes Barreto, dañado después de una lesión en los nervios, le hacía imposible realizar ese deseo. “Comencé a depender de las personas. Lo que más me entristecía era no poder cocinar para mis hijos. Jugar con ellos también era imposible”. Maria llegó a someterse a una cirugía, pero en vano. Ella solo consiguió revertir aquella historia en uno de los encuentros de fe. “Fueron dos años de tormento, pero Jesús atendió mi oración y recuperé la salud. Las limitaciones acabaron. Ahora, soy independiente y realicé el sueño de cuidar de mis hijos”. “Llegué a la Iglesia de la Gracia enferma y triste. Sin embargo, durante la intercesión, Jesús me bendijo y volví a casa restaurada y feliz. Mi cuerpo dejó de dolerme, y hago mi trabajo muy bien y sin sufrimiento”. Con firmeza en el brazo En un accidente dentro de casa, Maria da Conceição Lessa Pimenta se rompió dos huesos del brazo izquierdo, teniendo que someterse a una cirugía para implantar una prótesis. “Incluso después de la operación, sentía mucho dolor, el cual permaneció a pesar de los tratamientos y remedios”. Cuidadosa con su casa, quedaba angustiada por tener que dejar la residencia en desorden. “La falta de firmeza en el brazo también me impedía realizar cualquier trabajo”. Al usar la fe durante la reunión de La Vuelta de la Victoria, Maria fue bendecida. “Recibí la gracia de Dios. Estoy cuidando de mi hogar y estoy muy contenta de poder limpiar mis ollas, que están brillando”.

[close]

p. 13

B10 SHOWde la FE Periódico “No encontraba más posición para dormir” FOTOS: MARCOS AC AÑO 1 - Nº 11 - EE. UU. - Diciembre de 2014 Fin al dolor Todo lo que Maria Marques anhelaba era tener una noche de sueño tranquila. Sin embargo, ese deseo se volvió irrealizable. “Un día, me desperté con el brazo dolorido y, desde entonces, no pude más sostener peso ni moverlo bien. Dormía solamente del lado izquierdo y con dificultad”. Ella contaba con el apoyo del esposo para mantener la casa en orden. “Solo conseguía hacer las cosas con él ayudándome”. Pe- ro, Maria puso fin a esta situación al apropiarse de la bendición en la reunión del Dr. Soares. “Mi brazo quedó bien, y mi vida volvió a la normalidad. Solo Jesús para concederme tal bendición”. Mônica Ferreira monica.jornalshowdafe@gmail.com C uando la bursitis atacaba, el brazo derecho de Severina Soares da Silva quedaba inmóvil. “Todo lo que hacía en mi casa era con mucho dolor, por eso necesitaba detenerme a todo momento. No conseguía peinarme el cabello y, cuando levantaba el brazo, sentía como si me apretase el corazón”. Severina también tenía problema en la rodilla derecha. “Arrastraba la pierna y, para subir la escalera, usaba bastón. Hacía fisioterapia, pero sin éxito. Debido a todo eso, no encontraba más posición para dormir”. El día 18 de septiembre, ella participó de la reunión ministrada por el Dr. Soares en la Iglesia de la Gracia. “Aquel sufrimiento, que ya duraba cuatro años, necesitaba tener fin. Recuperé mi salud al clamar a Dios”. Severina afirma que la primera actividad que realizó luego del milagro fue una limpieza en su casa. “Mi brazo y rodilla están bien. Además de eso, no necesito más usar bastón. Duermo de cualquier lado. La sanidad fue 100%. Dios es maravilloso”. Volvió a manejar y practicar ejercicios Con el brazo derecho comprometido, Antônio Alexandrino apenas conseguía manejar y sostener peso. “Quedé impedido de maniobrar en la calle y hacer ejercicios, como estiramientos y flexiones. Hasta me agachaba, pero levantarme era complicado”. Él solo encontró solución para el problema durante la oración de sanidad ministrada por el Dr. Soares. “Cuando él determinó el milagro para quien estaba con dolor en el brazo, yo creí de todo Tendones no están más inflamados El trabajo repetitivo provocó a Maria Lúcia Vieira Souza una tendinitis en el brazo izquierdo. A pesar del tratamiento que hizo por dos años, el malestar permanecía. “En mi trabajo, necesito cargar bolsas de compras y subir escaleras casi a diario, pues, en el edificio, no hay elevador. Como consecuencia de ese esfuerzo, mis tendones quedaron muy inflamados y perdí la fuerza en el brazo”. El cuadro de Maria solo empeoraba. “Cierto día, estaba en el tren y, al intentar el corazón y fui sanado”. Antônio quedó emocionado al mover el brazo sin limitación. Jesús me restauró. Puedo hacer mis actividades físicas y manejar hasta un tractor, que no siento más nada”. Ya puede llevar a los hijos para la escuela Después que su hombro izquierdo comenzó a doler fuertemente, Márcia Gonsalves Souza cambió su rutina. “Dejé de cargar bolsas de supermercados, limpiar mi casa y llevar a mis hijos a la escuela”. Sin embargo, esas dificultades dejaron de hacer parte de su vida. “Llegué al evento La Vuelta de la Victoria con mucha fe y recibí la sanidad. Puedo mover los hombros y sostenerme, quedé sin firmeza en el brazo y me caí encima de las personas. Mi médico quería que dejase de trabajar, pero eso era imposible”. Ella también enfrentaba limitaciones dentro de casa. “Dejé de hacer la limpieza como antes, peinarme el cabello y vestirme bien. Yo, que era rápida en todo, comencé a ser lenta”. Como necesitaba de un milagro urgente, Maria participó de una de las reuniones de La Vuelta de la Victoria y su salud fue restituida. “Ya consigo lavar y colgar la ropa, sin sacrificio, y estoy trabajando muy bien”. levantar las manos, lo que antes era imposible. También volví a hacer todas las actividades del pasado”. Venga a recibir su bendición IIGD BOSTON - 85 Washington Street Somerville, MA 02143 Iglesia: (617) 996 9194 Pr. Glauber Morare - somerville@iigdusa.com ENTRADA GRATIS Domingos - 1pm Dr. Soares

[close]

p. 14

SHOWde la FE Periódico DICIEMBRE DE 2014 B11 LIBERACIÓN SOMETEOS, PUES, A DIOS; RESISTID AL DIABLO, Y HUIRÁ DE VOSOTROS. SANTIAGO 4:7 Editorial Dr. Soares Dr. Soares Conozca la Verdad La razón por la que muchas personas son bendecidas se debe a dos factores: ellas están aprendiendo la verdad –y por lo tanto, son liberadas– y respetando el nombre triunfal del Señor Jesús. Dios nunca permitirá que su Nombre sea profanado, sino honrará a todos aquellos los Lo invoquen de todo corazón. Jesús de Nazaret lo hizo cuando estuvo aquí en la tierra. Sus discípulos aprendieron y continuaron realizando la misma obra; con esto, las mismas maravillas alcanzaron a aquellos que los buscaban. Creemos en la verdad y en el hecho de que el Todopoderoso nos dio el poder de usar Su Nombre contra todas las enfermedades, dolor y las fuerzas del mal; por eso, Él ha hecho maravillas en nuestro medio. ¡Venga a recibir su bendición, porque un milagro espera por usted! Su vida comenzó a los 22 años Amanda Pieranti ARCHIVO PERSONAL amanda.jornalshowdafe@gmail.com P or ver a sus padres fumar, José Valdeci Santos experimentó su primer cigarrillo a los diez años. Él fue reprendido, pero, en vano. “Me presentaron a otras drogas en la escuela: el alcohol, la marihuana, la cocaína y el crack , con el cual llegué a la decadencia. Me convertí en un zombi; no escuchaba a nadie. Vivía en terrenos vacíos para drogarme, huyendo de todo y de todos. Incluso, me quedaba hasta 15 días sin bañarme, aun teniendo cabellos largos, el cual estaba tan sucio, que llegaba a caer cuando me los jalaba”. Con el tiempo, la salud de José fue consumida. Media 1,80 m, pasó a pesar 52 kg: “Era piel y hueso. En las drogas, uno no tiene apeti- to, porque pierde el placer de la vida y vive de acuerdo con la dependencia química. Así que me drogaba todos los días”. José dice que robaba para sustentar el vicio. “Por desgracia, robé mucho para comprar drogas. Destruí todo lo que tenía en casa. Llegué a arrastrarme en la tierra, de modo que nadie me pudiese ver llevando los objetos que serían cambiados por drogas. Una cosa terrible”. Él buscó ayuda para salir de esa esclavitud, pero fue inútil. «Traté de liberarme de la adicción con medicamentos. Fui hospitalizado ocho veces en los hospitales psiquiátricos, donde había varias personas con trastornos neurológicos. Pero, conseguía escapar para drogarme. Era una compulsión». El basta Hasta que, viviendo como un mendigo y amenazado por los traficantes por no pagar sus deudas, se dio cuenta de que era hora de poner fin a esa práctica y aceptó la invitación para ir a la iglesia. “Una semilla fue plantada durante la reunión. Fue el comienzo del actuar del Señor, por lo tanto, cuando no tenía más otro lugar a donde ir, acepté el tratamiento en una clínica cristiana para adictos a las drogas, en la cual se predicaba la Palabra de Dios todos los días”. Liberado, José comenzó a escribir una nueva página en su historia en la Iglesia Internacional de la Gracia de Dios, donde está hace 15 años. “Por la misericordia del Padre celestial, me acerqué a Él y fui bendecido. Recuperé mi dignidad y volví a vivir. Muchas personas en el barrio donde vivía me dieron por muerto. Realmente, estoy muerto para el mundo y nací para Jesús. Descubrí lo que es la vida a los 22 años, después de que Cristo entró en mi corazón. Me bauticé, me casé y ahora, trabajo con los jóvenes en la Iglesia que dirijo. Solo quien pasó por una situación similar sabe lo difícil que es vivir bajo el yugo de Satanás. Demuestro que todo es posible cuando el corazón se abre para Jesús, y así cómo Él me salvó, puede salvar a todos los que están dispuestos”.

[close]

p. 15

B12 SHOWde la FE AÑO 1 - Nº 11 - EE. UU. - Diciembre de 2014 FOTOS: MARCELO NEJM Periódico Los espíritus malignos la derribaban al suelo Mônica Ferreira monica.jornalshowdafe@gmail.com D urante diez años, Maria Cleonice Couto da Gama caía inexplicablemente en la calle. Creyendo que se trataba de una debilidad en las piernas, ella buscó en los médicos una respuesta, pero los resultados de los análisis eran siempre negativos. Su familia creía entonces que la causa del problema era el peso que cargaba cuando venía del mercado, o incluso la sandalia inadecuada. Ella recuerda una de las peores caídas que tu- vo. “Estaba bajando del autobús y de la nada, me caí. Me golpeé la cabeza en el suelo, quedé con la cara morada, ensangrentada, pero no entendí el porqué de ello. Cuando no era en la calle, era dentro de casa. Quien me veía pensaba que había sido atropellada, porque mis heridas eran graves”. Como ya frecuentaba la Iglesia Internacional de la Gracia de Dios, decidió hacer una prueba. “Quería ver qué pasaba, así que fui al mercado y traje algunas verduras en la bolsa. En ese momento, sentí una fuerza maligna golpear mi cuello arrojándome al suelo”. Fue entonces cuando Maria Cleonice reprendió la acción del mal, diciendo: “Diablo, en el Nombre de Jesús, nunca más me derribarás”. “Desde ese día, nunca más me caí. Cuando me di cuenta de que estaba siendo empujada por un espíritu maligno, usaba mi autoridad en el Altísimo, y esa situación dejó de suceder. Eso hace tres años. Llevé mucho tiempo para descubrir que era una acción espiritual, pero, gracias a Dios, busqué mi liberación, y no sufro más de ese mal». Ella oró por la liberación de su esposo Amanda Pieranti amanda.jornalshowdafe@gmail.com Vivió en el mundo de las drogas durante 18 años Él tenía 18 años cuando tuvo su primera experiencia con las drogas y el alcohol. Marcos Alberto Pires de Souza gastaba todo su salario con el uso de la cocaína, lo que duró casi 20 años. “En una ocasión, haciendo uso de este narcótico, quedé alucinado. Pensaba que querían matarme. Tenía miedo de que pasase algo conmigo y fui directamente a casa a buscar refugio con mi madre”. “Traté de liberarme de este mal durante un tiempo, pero no conseguí. Mi madre luchaba en oración por mí y me invitaba a buscar a Dios, pero yo rechazaba su invitación. Solo vivía para las drogas. Todo el dinero que venía en mi mano era para el consumo de estupefacientes. Fui involucrándome de tal manera, que me convertí en adicto”. Sin embargo, el cambió sucedió, de hecho, cuando escuchó una predicación del Dr. Soares. “Aquellas palabras fueron entrando en mi interior y cambiando mi vida. Después de ese día, tomé la actitud de entregarme a Dios. Fui liberado, perdí el deseo de usar drogas y bebidas. El Señor actuó en mi vida, transformó todo mi ser”, reconoce. Fue gracias a la intercesión de su madre, que, hoy en día, él es un nuevo hombre. “Si mi madre desistiese de mí, ciertamente no estaría hoy aquí, contando mi testimonio”, concluye Marcos Alberto, quien es pastor asistente en la Iglesia de la Gracia. Después de librarse del alcoholismo en la Iglesia Internacional de la Gracia de Dios, Angélica Malaquias Gonçalves comenzó a luchar por la liberación de su esposo, André de Paula Rodrigues. “Cuando lo conocí, a los 22 años, ya era adicto a la cocaína desde los 12, pero no conseguía liberarse”. A causa de la adicción, la vida matrimonial era perturbada. “La adicción hace que la persona no quiera comprar nada para casa porque ella piensa solo en gastar el dinero en las drogas. El viernes, él recibía el pago y, el lunes, no tenía más dinero para pagar el pasaje de autobús para ir a trabajar. Esta situación provocaba muchas peleas. Incluso se endeudaba con los prestamistas. Nuestra vida era muy difícil”. Conociendo el poder de Dios que la liberó, hace dos años, de la adicción al alcohol, ella no dudó en participar de un propósito en la congregación. “Hice el propósito del agua presentada al Señor Jesús. Empecé a poner el agua en los alimentos, botellas, determi- nando que el poder de Dios hiciese por él lo que hizo por mí”. Después de ocho meses, su esposo decidió participar en una reunión de fe de la Iglesia de la Gracia, de donde no salió más. “Le agradó y regresó a la casa de Dios con el fin de participar de una vigilia. Allí, aceptó a Jesús como Salvador. Después de eso, André fue liberado, y nuestra vida empezó a mejorar. Recuperamos la paz en nuestro hogar y no falta más comida. Además, él nunca más utilizó drogas. ¡Gracias a Dios!”.

[close]

Comments

no comments yet