Resultados y Propuestas del I Encuentro de Educación Comunitaria

 

Embed or link this publication

Description

Este documento recoge los principales resultados del I Encuentro de Educación Comunitaria. Un evento que, por primera vez en el Perú, reunió a más de 120 educadorxs para reflexionar sobre su labor con los NNAJ y construir juntos propuestas de mejora.

Popular Pages


p. 1



[close]

p. 2



[close]

p. 3



[close]

p. 4

Este documento se ha realizado con el financiamiento de la Fundación Autónoma Solidaria de la Universidad Autónoma de Barcelona COMITÉ ORGANIZADOR DEL I ENCUENTRO DE EDUCACIÓN COMUNITARIA EN EL ÁMBITO DE LA INFANCIA ADOLESCENCIA Y JUVENTUD Asociación Civil Pasa la Voz Universidad Nacional San Antonio Abad del Cusco Fundación Autónoma Solidaria Red Semilla Nueva Comité de Educación Comunitaria – Red Educativa Regional Dirección Regional de Educación Sociedad de la Beneficencia Pública del Cusco CAR Mantay Asociación Qosqo Maki Latin American Foundation for the Future CAR Jesús Mi Luz – INABIF Centro Sipas Wayna – Asociación Pukllasunchis Ministerio Público Misioneros Siervos de los Pobres Asociación Civil Inti Runakunaq Wasin Aldeas Infantiles SOS Auspiciado por: Minicipalidad Provincial del Cusco CAR San José

[close]

p. 5

AGRADECIMIENTOS Por una parte, queremos expresar nuestro más sincero agradecimiento a todas las personas que asistieron y participaron en el I Encuentro. A los educadores, directores, adolescentes, jóvenes, ponentes y autoridades que se implicaron y trabajaron intensamente durante las dos jornadas. Sin su disposición y su entrega este evento no hubiera dado tantos frutos ni tan valiosos. Queremos agradecer también, por otra parte, a todas aquellas personas e instituciones que, desde un primer momento y sin dudarlo, se comprometieron con la causa de la Educación Comunitaria y de sus profesionales, y apostaron por dedicar su tiempo, sus esfuerzos y sus recursos a la organización y la realización del I Encuentro. Entre ellas nos gustaría destacar especialmente a: los miembros de la Red Semilla Nueva (especialmente a la Asociación Civil Pasa la Voz, el CAR Jesús mi Luz, la Casa de Acogida Mantay, los Misioneros Siervos de los Pobres, la Sociedad de Beneficencia Pública, Aldeas Infantiles S.O.S, la Asociación Qosqo Maki y el CAR San José) y al Comité de Educación Comunitaria de la Red Educativa Regional. Al Centro Sipas Wayna, a Latin American Foundation for the Future (LAFF) y a la Asociación Inti Runakunaq Wasin. A la Dirección Regional de Educación, a la Municipalidad de Cusco, a la Fiscalía de Familia y al Ministerio Público. A las Facultades de Educación y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional San Antonio Abad del Cusco y a la Fundación Autónoma Solidaria de la Universidad Autónoma de Barcelona. Y también agradecemos a la ilustradora Míriam Sugranyes por su dedicación y su apoyo en el diseño de la imagen del I Encuentro de Educación Comunitaria. A todos ellos: ¡Muchas gracias por haber hecho posible este Encuentro!

[close]

p. 6

ÍNDICE 1. Presentación del documento ......................................................................................................................... 7 2. Antecedentes ............................................................................................................................................... . 8 3. Organización del I Encuentro ........................................................................................................................ 9 4. El I Encuentro y sus resultados ..................................................................................................................... 12 4.1. Funciones y objetivos de los educadores .............................................................................................. 12 4.2. Dificultades ............................................................................................................................................ 14 4.2.1. Dificultades contextuales .................................................................................................. 14 4.2.2. Dificultades organizacionales ............................................................................................ 15 4.2.3. Dificultades personales .................................................................................................... 17 4.3. Propuestas de mejora ........................................................................................................................... 18 4.4. Compromisos de las autoridades .......................................................................................................... 24 5. Evaluación del I Encuentro ........................................................................................................................... 25 5.1. Identidad profesional ............................................................................................................................. 26 5.2. Necesidades y dificultades profesionales .............................................................................................. 26 5.3. Propuestas para fortalecer la profesión ................................................................................................. 27 6. Conclusiones .................................................................................................................................... 29

[close]

p. 7

I Encuentro de Educación Comunitaria Resultados y Propuestas 1.- Presentación del documento A lo largo de estas páginas presentamos brevemente la descripción, el análisis y la valoración de la experiencia y los resultados del I Encuentro de Educación Comunitaria en el ámbito de la Infancia, la Adolescencia y la Juventud. Un evento que, celebrado en la ciudad del Cusco los días 1 y 2 de octubre de 2014, logró reunir, por primera vez en el Perú, a un total de 200 personas para hablar de la Educación Comunitaria con niños, adolescentes y jóvenes1, y de la situación que atraviesan sus profesionales. El documento que tienen entre las manos consta de cinco partes: • En la primera parte, contamos detalladamente cómo nació la iniciativa del I Encuentro de Educación Comunitaria, considerando como sus antecedentes los avances y los hallazgos fruto del trabajo realizado por la Asociación Civil “Pasa la Voz” en los últimos años. En la segunda parte, describimos la forma en la que se organizó este evento contando con el apoyo incondicional y el compromiso constante de distintos aliados de las organizaciones de la Sociedad Civil, de las instancias del Estado y de las instituciones de formación superior. En la tercera parte, recogemos los resultados más significativos del trabajo en grupos llevado a cabo el segundo día del Encuentro con los educadores, los directores, los adolescentes y los jóvenes asistentes. En la cuarta parte, presentamos las ideas principales extraídas de la evaluación que se realizó al final del Encuentro con los organizadores del evento y algunos de los especialistas invitados. En la quinta parte, exponemos las conclusiones, es decir, las constataciones más importantes que se desprenden de lo que sucedió esos dos días entre las personas que fueron cómplices y partícipes de todo esto. • • • • Así, lo que presentamos a continuación no es sino una Memoria. Un texto que, queriendo recoger información sobre la organización, el desarrollo y los resultados de este evento, tiene dos claros objetivos, a saber: 1) sistematizar los frutos del I Encuentro de Educación Comunitaria a través de la recopilación, el análisis, la descripción y la valoración de los conocimientos y aprendizajes construidos en el trayecto, y 2) difundir estos datos entre los educadores, las organizaciones, las autoridades del Estado, las instituciones de formación, y la sociedad para contribuir al reconocimiento de este colectivo profesional que quiere reivindicar el valor y la relevancia de su trabajo en la vida de los niños, adolescentes y jóvenes a los que acompañan. 1 En el presente documento se ha optado por evitar la constante duplicidad de género para favorecer una lectura menos compleja y reiterativa, entendiendo que, en todo caso, nos referimos en igualdad de condiciones tanto a hombres como a mujeres. 7

[close]

p. 8

I Encuentro de Educación Comunitaria Resultados y Propuestas 2.- Antecedentes Fundada en el 2005, la Asociación Civil “Pasa la Voz” se creó con el propósito de dar a conocer y de hacer escuchar la voz de un colectivo a menudo invisible y olvidado, el de la infancia y la adolescencia en situaciones de riesgo social. Con el tiempo, esta propuesta inicial se fue concretando y consolidando hasta convertirse en lo que es hoy: un proyecto pionero orientado a dar respuesta a las necesidades socioeducativas de niños y adolescentes albergados en Centros de Atención Residencial a través del trabajo paralelo en dos líneas: 1) la intervención directa con los chicos y 2) el desarrollo personal y profesional de sus referentes adultos. Desde el 2007, “Pasa la Voz” realiza talleres semanales en los que, aprovechando los recursos que ponen a su alcance distintas disciplinas (el teatro, el video, la fotografía y el periodismo), los niños y adolescentes pueden adquirir y fortalecer sus habilidades para la vida; habilidades personales y sociales –el autoconocimiento, el manejo de emociones, la comunicación y la escucha, la gestión de conflictos, la toma de decisiones, el trabajo en equipo, el pensamiento crítico, la participación…– que no solo les han de servir para construir su forma de ser, de hacer, de sentir, de vivir y de convivir, sino que, además, les han de ayudar a dotarse de recursos para desenvolverse en el mundo como ciudadanos capaces de ejercer sus derechos y sus deberes con responsabilidad. En el 2008, el equipo de la asociación se dio cuenta de que, para que los chicos transfirieran realmente esas habilidades a sus vidas, debía incidir de alguna forma en las instituciones que los acogían y, más concretamente, en las personas encargadas de su atención y su cuidado. Y es que solo de esta manera se podría lograr una intervención integral y, con ello, garantizar que los niños y adolescentes incorporaran de verdad las habilidades trabajadas. Esta fue la razón por la cual “Pasa la Voz” empezó a diseñar y a implementar una propuesta dirigida al fortalecimiento de las capacidades de los referentes adultos de los chicos, es decir, de: los tutores, los promotores, los facilitadores, los operadores de niñez, las madres o los padres sustitutos, las tías o los tíos sustitutos, los educadores integrales, etc. Actualmente, esta segunda línea de trabajo está compuesta por dos áreas estrechamente vinculadas: 1) la de formación y 2) la de incidencia. Por una parte, en lo relativo a la formación, la organización dispone de un programa que incluye cinco cursos cortos y eminentemente prácticos. Se trata de cursos que pretenden favorecer el desarrollo personal y profesional de las personas adultas que tienen un papel clave en el desarrollo de los niños y adolescentes, incitándoles a pensar sobre el carácter socioeducativo de su labor y facilitándoles herramientas para la intervención. Y, por otra parte, en lo relativo a la incidencia, en el 2012 “Pasa la Voz” emprendió un proceso de investigación con el fin de recoger información sobre la labor y la situación de estos profesionales, tanto a nivel local como a nivel internacional. De este modo descubrió: • • que, por las funciones que cumplen y los objetivos que persiguen, el trabajo que realizan estos adultos con los niños y adolescentes se inscribe en el marco de la denominada Educación Comunitaria; que la Educación Comunitaria es una forma de educación que generan los actores y las organizaciones de la sociedad para responder a las problemáticas sociales a través de la protección y la promoción de los Derechos fundamentales, del desarrollo integral y del empoderamiento de las personas y de los colectivos; que, como profesionales de la Educación Comunitaria, los adultos que acompañan a niños y adolescentes fuera de las instituciones educativas regulares (es decir, en Centros de Atención Residencial, asociaciones educativas y culturales, clubs deportivos, y bibliotecas, entre otros) pueden considerarse educadores comunitarios; que el Estado peruano reconoce la Educación Comunitaria, y la contempla en los artículos 46, 47 y 48 de Ley General de Educación (Nº 28044) del 2003, en los artículos del 111 al 115 del Decreto Supremo Nro. 011-2012-ED del Reglamento de la Ley General de Educación, en el artículo 54 del Decreto Supremo Nro. 006-2012-ED del Reglamento de Organización y Funciones del Ministerio de Educación, en el objetivo estratégico 6 del Plan Nacional de Educación y en el eje estratégico 1 del Proyecto Educativo Regional; • • 8

[close]

p. 9

I Encuentro de Educación Comunitaria • Resultados y Propuestas que, durante las últimas décadas, numerosos países del mundo se han organizado y se han movilizado para formalizar, profesionalizar y dignificar el trabajo que realizan los educadores comunitarios en diferentes ámbitos; y que, a pesar de todo esto, los educadores comunitarios en el Perú constituyen un colectivo profesional invisible que, por no gozar del reconocimiento y la valoración que merece, se ve obligado a lidiar diariamente con una serie de dificultades que interfieren en su desempeño y limitan el auténtico potencial de su labor. • Teniendo conocimiento de los datos anteriormente mencionados, en el 2013 el equipo de “Pasa la Voz” comenzó a participar en distintos espacios para introducir el tema de la Educación Comunitaria y de sus profesionales en la agenda política y en el imaginario social. Fue así como dio inicio a distintas acciones orientadas a sensibilizar a las autoridades del Estado, a las organizaciones de la Sociedad Civil, a la población en general y a los mismos educadores comunitarios sobre la urgencia de: a) Valorar el potencial de la Educación Comunitaria, como una forma de educación esencial para el desarrollo integral de las personas; y b) Visibilizar y reconocer la importancia del trabajo que hacen los educadores comunitarios, las personas que se dedican laboralmente a acompañar a los niños y adolescentes en la formación de su personalidad y en la construcción de su propio camino. De ahí nació la iniciativa del I Encuentro de Educación Comunitaria en el ámbito de la Infancia, la Adolescencia y la Juventud, un evento histórico que se ha ido gestando en el transcurso del periodo 2013 - 2014 y cuyos frutos recogemos detalladamente en el documento que tienen entre las manos. 3.- Organización del I Encuentro Por primera vez en el Perú, los días 1 y 2 de octubre de 2014 tuvo lugar en la Municipalidad del Cusco un evento que logró reunir a los profesionales de la Educación Comunitaria para escuchar su voz: el I Encuentro de Educación Comunitaria en el ámbito de la Infancia, la Adolescencia y la Juventud. Concebido como un espacio de reflexión y de diálogo para reivindicar el rol fundamental que los educadores comunitarios ocupan en la atención, la protección y la educación de los niños, adolescentes y jóvenes más vulnerables, este I Encuentro se celebró con tres objetivos, a saber: 1) Consolidar la identidad profesional de los educadores comunitarios por medio de la construcción conjunta de una visión y una compresión compartidas de su papel en el ámbito de la infancia, la adolescencia y la juventud. 2) Detectar las necesidades profesionales y las dificultades (contextuales, institucionales y personales) que impiden, limitan u obstaculizan de alguna forma el desempeño de la labor socioeducativa de los educadores comunitarios. 3) Formular propuestas dirigidas a satisfacer las necesidades de los profesionales de la Educación Comunitaria, y a fortalecer y a dignificar su profesión en aras a mejorar la calidad de las intervenciones que realizan con niños, adolescentes y jóvenes. Con estos objetivos claros, en febrero de 2014 el equipo de “Pasa la Voz” empezó a trabajar en la organización del evento. Para hacerlo, en un primer momento convocó la formación del Comité Organizador2, un grupo de trabajo coordinado por “Pasa la Voz” y constituido por 15 personas, representantes de otras organizaciones de la Miembros del Comité Organizador: Estefanía Crespo, Anahí Aráoz, Hibeth Castilla, Eduardo Flores, Loreto Santé (Asociación Civil Pasa la Voz), Teresa Campos (Comité de Educación Comunitaria - Red Educativa Regional), Raquel García (C.A.R Mantay y Red Semilla Nueva), Sarah Warry (Latin American Foundation for the Future), Mirtha Allende (Sociedad de la Beneficencia Pública), Elita Pizarro (C.A.R Jesús mi Luz y Red Semilla Nueva), Jorge Roldán (Asociación Qosqo Maki), Miguel Arévalo (Aldeas SOS y Red Semilla Nueva), Vilma Pacheco y Luz Mª Cahuana (Universidad Nacional San Antonio Abad del Cusco), Sara Rivera (Ministerio Público), Giannina Loayza (Asociación Inti Runakunaq Wasin), Justo Cano (Centro Sipas Wayna) y José Luis Barazorda (Misioneros Siervos de los Pobres). 2 9

[close]

p. 10

I Encuentro de Educación Comunitaria Resultados y Propuestas Sociedad Civil (en su mayoría directores) e instituciones del Estado, que se reunió periódicamente, de febrero a septiembre, con el fin de tomar decisiones funcionales y logísticas sobre el I Encuentro. Foto 1. Miembros del Comité Organziador del I Encuentro de Educación Comunitaria en el ámbito de la Infancia, la Adolescencia y la Juventud. Sin duda, el principal resultado del compromiso, la disposición y el esfuerzo constante de este Comité fue la realización del evento en sí. No obstante, para llegar a él, antes tuvo que dar varios pasos, entre los cuales cabe destacar: a) El diseño del programa. Una de las primeras tareas del Comité Organizador fue pensar en los contenidos que un evento de las características de este debía abordar. Considerando los objetivos previamente establecidos, y teniendo en cuenta la situación actual de la Educación Comunitaria y de sus profesionales en el Perú, el Comité apostó por la idea de tratar temas introductorios, temas que pudieran aportar a los participantes una visión panorámica de la realidad de esta profesión tanto a nivel local como a nivel global. Temas como: 1) el papel de la Sociedad Civil en el despliegue de la Educación Comunitaria, 2) la responsabilidad legal del Estado para con la Educación Comunitaria y sus profesionales, 3) el valor de la Educación Comunitaria y de la labor de los educadores para los niños, adolescentes y jóvenes que han vivido este tipo de experiencias socioeducativas, 4) los antecedentes internacionales en la formalización y la profesionalización de la Educación Comunitaria a través de los testimonios de Uruguay, Chile, Brasil y España, 5) las posibilidades de formación existentes en Cusco y Perú para los educadores comunitarios, y 6) la labor socioeducativa de los educadores comunitarios y su actual situación laboral/profesional en el Perú. El siguiente paso para el Comité fue identificar y contactar a las personas que, por sus conocimientos y su trayectoria en el ámbito, pudieran presentar los contenidos seleccionados; expertos nacionales e internacionales que, desde diferentes espacios y visiones, hubieran trabajado en profundidad alguno de los temas planteados. Y, finalmente, el Comité tuvo que decidir la forma en que se distribuirían y se trabajarían todos esos contenidos en el tiempo disponible, 2 días. Así, propuso una metodología distinta para cada día: el primero se desarrollaría en torno a las ponencias de los especialistas invitados y el segundo se desarrollaría en torno al trabajo en grupos (de educadores, directores, adolescentes y jóvenes); un trabajo que permitiría a los participantes reflexionar conjuntamente sobre la labor socioeducativa de los educadores y sobre las dificultades que les afectan para formular, al término de la jornada, una serie de propuestas con perspectivas de mejora. b) La identificación y la convocatoria de los participantes. Paralelamente al diseño del programa, el Comité empezó a pensar en las personas que podrían aprovechar la oportunidad de participar en un evento como el I Encuentro de Educación Comunitaria. Teniendo en cuenta que, por cuestiones operativas, no se podía atender a una concurrencia superior a las 160 personas, el Comité optó porque el I Encuentro, en vez de ser un evento público –es decir, un evento al cual pudiera asistir cualquier persona interesada en la temática–, fuera un evento al que los participantes fueran expresa y explícitamente convocados en base tres criterios: 1) pertenecer a organizaciones (públicas o privadas) dedicadas al trabajo con la infancia, la 10

[close]

p. 11

I Encuentro de Educación Comunitaria Resultados y Propuestas adolescencia y la juventud; 2) ejercer funciones relacionadas con la intervención directa y permanente con los niños, adolescentes y jóvenes; y 3) identificarse con denominaciones como tutor, facilitador, educador integral, promotor, mami o papi sustituto, tía o tío sustituto, etc. c) La generación de recursos para la realización del evento. Otra de las funciones asignadas al Comité fue la detección y la captación de los recursos (humanos, materiales, funcionales y económicos) necesarios para la celebración del I Encuentro. Para garantizar la disponibilidad de dichos recursos, los miembros del Comité emplearon dos estrategias: la una fue buscar auspicios en instituciones y empresas de diversa índole ajenas a la organización del evento, y, la otra, fue hacer, según sus posibilidades, aportaciones desde sus propias instituciones en forma de recursos humanos, materiales y económicos. De esto se deduce que los miembros del Comité no solo organizaron el I Encuentro sino que, además, auspiciaron buena parte de los gastos que ocasionó. En el mes de marzo, considerando los requerimientos del programa elaborado por el Comité, “Pasa la Voz” formó otro grupo de trabajo, el Grupo de Facilitadores3. Constituido por 9 estudiantes de psicología de la Universidad Nacional San Antonio Abad del Cusco (UNSAAC) y 9 educadores jóvenes de distintas organizaciones de la Sociedad Civil o independientes, dicho grupo se creó con un doble objetivo: por una parte, el de elaborar la metodología que guiaría el trabajo previsto para el segundo día del Encuentro y, por otra parte, el de fortalecer las habilidades de los facilitadores para dinamizar las reflexiones y las aportaciones grupales. Así pues, a lo largo de siete meses, los integrantes de este grupo se reunieron quincenalmente para llevar a cabo dos tareas concretas: 1) Diseñar la metodología para el trabajo en grupos, esto es, las dinámicas que ayudarían a los participantes a responder a las tres preguntas que se les plantearían durante la segunda jornada del Encuentro. 2) Aplicar la metodología diseñada para cada pregunta con un grupo de prueba (formado por los miembros del Comité Organizador) con la intención de que los facilitadores pudieran validar la adecuación y el funcionamiento de las dinámicas elaboradas, y de que pudieran poner en práctica sus propias habilidades para la facilitación, siendo a la vez actores (facilitadores) y espectadores (observadores) de estas sesiones de entrenamiento. Con todo, el Grupo de Facilitadores se fue consolidando, a la vez, como un espacio de construcción conjunta y de formación. Un escenario donde los estudiantes y los educadores pudieron crear conjuntamente una metodología de trabajo coherente con los objetivos establecidos, poner en juego sus herramientas y sus recursos personales para la facilitación, y aprender los unos de los otros a través de la observación y de la retroalimentación. Foto 2. Miembros del Grupo de facilitadores del I Encuentro de Educación Comunitaria en el ámbito de la Infancia, la Adolescencia y la Juventud 3 Miembros del Grupo de Facilitadores: Estefanía Crespo, Juvenal Zamalloa, Sandra Ascencio, Anahí Aráoz, Marta Pomer, Ares del Huerto, Txema Martínez (Asociación Civil Pasa la Voz), Marta Rincón y Helga Marugán (C.A.R Mantay), Laura López y Mireia Villanueva (educadoras sociales independientes), Jorge Roldán (Asocación Qosqo Maki), Andy J. Alvarado, Miriam Valencia, Erminia F. Turpo, Héctor Nina, Elizabeth M. Huamán, Mishel Paiva, Estrella M. Yapo, Pamela Irco, Sindy R. León (UNSAAC). 11

[close]

p. 12

I Encuentro de Educación Comunitaria Resultados y Propuestas 4.- El I Encuentro y sus resultados El I Encuentro de Educación Comunitaria reunió a un total de 198 personas de las cuales: 120 eran educadores de 45 organizaciones dedicadas al trabajo con niños, adolescentes y jóvenes, 15 eran los directores o coordinadores de dichas organizaciones, 22 eran adolescentes y jóvenes participantes de intervenciones en el marco de la Educación Comunitaria, 23 eran facilitadores de los grupos de trabajo, y 18 eran especialistas invitados como ponentes (14 nacionales: expertos en Educación Comunitaria, autoridades y representantes del Estado y de la Universidad Nacional San Antonio Abad del Cusco y 5 jóvenes dando testimonio de la experiencia de la Educación Comunitaria; y 4 internacionales: 1 de Chile por la Universidad Católica Silva Henríquez, 1 de España por la Universidad Autónoma de Barcelona, 1 de Uruguay por el Instituto del Niño y el Adolescente del Uruguay, y 1 de Brasil por la Asociación Internacional de Educadores Sociales - AIEJI y la Asociación de Educadores Sociales del Estado de Sao Paulo - AEESSP). Durante la segunda jornada, con toda la información compartida el primer día y todo el saber acumulado por estos profesionales durante su trayectoria, los educadores, los directores, adolescentes y los jóvenes dispusieron de un espacio para trabajar y reflexionar sobre el valor y la importancia de la labor socioeducativa de los educadores comunitarios; para analizar las funciones que desempeñan estos profesionales y los objetivos que persiguen con los chicos; para identificar las dificultades que entorpecen el desarrollo de su trabajo; para formular propuestas orientadas a mejorar la realidad de los educadores y, con ello, la calidad de sus intervenciones. Lo que se presenta a continuación es una síntesis de los principales resultados obtenidos del trabajo grupal realizado por los educadores, los directores, los adolescentes y los jóvenes el segundo día del Encuentro. Para hacerlo, hemos dividido este punto en cuatro partes: 1) En la primera, abordamos las funciones y los objetivos de los educadores, es decir, aquellos aspectos que definen su intervención y la dotan de un carácter claramente socioeducativo; 2) En la segunda, describimos las dificultades (contextuales, organizacionales y personales) que estos profesionales deben afrontar para poder desempeñar adecuadamente su labor; 3) En la tercera, recogemos las propuestas que elaboraron los participantes con el fin de dar una respuesta a las necesidades profesionales de los educadores; y 4) En la cuarta, exponemos las posibilidades de actuación que las autoridades presentes en el Encuentro plantearon para contribuir, desde sus puestos, a fortalecer y a profesionalizar a los educadores comunitarios. 4.1.- Funciones y objetivos de los educadores Al hablar de las funciones que desempeñan y los objetivos que persiguen los educadores a la hora de realizar sus intervenciones, nos referimos, por una parte, al conjunto de actividades que llevan a cabo cotidiana o periódicamente para garantizar una atención adecuada a los niños, adolescentes y jóvenes, y, por otra parte, a los cambios que pretenden conseguir en la realidad de los chicos a través de todas esas acciones. En este caso, para recoger las aportaciones de los educadores hemos elaborado un gráfico: en la parte superior se definen los objetivos del trabajo de los educadores y en la parte inferior se especifican las funciones que, desarrolladas de forma sostenida, deben permitir su consecución. Como vemos en el gráfico, la finalidad última de la labor de los educadores tiene que ver, principalmente, con formar a personas capaces de vincularse positivamente en su entorno familiar, de ejercer activa y responsablemente su ciudadanía, y de incidir en la realidad para transformarla y mejorarla. Para alcanzar esta finalidad a largo plazo, se plantean dos grandes objetivos: 1) Garantizar a los niños, adolescentes y jóvenes (en el gráfico: NAJ) el acceso y el ejercicio de sus derechos básicos como un medio para desarrollarse plenamente en todas sus dimensiones (identidad, salud, educación, espiritualidad, trabajo, etc.); y 12

[close]

p. 13

I Encuentro de Educación Comunitaria Resultados y Propuestas 2) Favorecer la adquisición y el fortalecimiento de habilidades que les sirvan para enfrentarse a la vida y desenvolverse en el mundo satisfactoriamente (la comunicación, el autoconocimiento, el manejo de sus emociones, la gestión de sus conflictos, el pensamiento crítico y creativo, la toma de decisiones, etc.). Para lograr dichos objetivos, los educadores, adoptando siempre un papel de referentes positivos y coherentes, realizan una serie de actividades con los chicos y para los chicos que, como podemos apreciar en el gráfico, se engloban en funciones como: • • • • La aportación de su visión profesional en el diseño interdisciplinario de las intervenciones socioeducativas orientadas al desarrollo integral de los niños, adolescentes y jóvenes. El acompañamiento y el apoyo a los niños, adolescentes y jóvenes mediante la orientación y la consejería. El seguimiento de la evolución de los niños, adolescentes y jóvenes mediante el monitoreo de sus aprendizajes. La promoción de los derechos de los niños, adolescentes y jóvenes mediante la participación en distintos espacios y redes. Figura 1. Objetivos y funciones de la intervención socioeducativa de los educadores comunitarios identificados por los participantes de los grupos de trabajo. 13

[close]

p. 14

I Encuentro de Educación Comunitaria Resultados y Propuestas De estas funciones y estos objetivos, ya se deduce que los educadores tienen un papel decisivo en la vida de los chicos con los que trabajan y en su pleno desarrollo como ciudadanos y como personas responsables consigo mismas, con los otros y con el entorno. Ahora bien, ¿quién mejor que esos chicos para hablar de la relevancia del trabajo de los educadores y de la huella que esta figura ha dejado en ellos? Los adolescentes y jóvenes que participaron en los grupos de trabajo del Encuentro opinan que la labor de los educadores es importante porque les ha ayudado, y les ayuda, a: • • • • • • • • Conocer sus derechos pero también las responsabilidades asociadas a estos mismos. Discriminar las cosas que les sirven, de las que no les sirven para crecer como personas. Expresar lo que sienten y lo que piensan para poder comunicarse y relacionarse mejor con los demás. Ganar confianza en sí mismos, confiar en que pueden lograr todo lo que se propongan. Descubrir que el estudio es primordial para poder progresar en la vida. Diferenciar que hay un momento para cada cosa: para jugar, para estudiar, para cuidar de otros, para cumplir con sus responsabilidades, etc. Ser honestos, amables y solidarios con las personas que les rodean. Aprender de la vida a través de las experiencias que los educadores les comparten. Fotos 3. Jóvenes prestando testimonio sobre la relevancia de los educadores comunitarios en sus vidas. Foto 4. Adolescente exponiendo su visión del educador comunitario. 4.2.- Dificultades Entendiendo por “dificultades” todas aquellas circunstancias y/o condiciones que impiden, limitan u obstaculizan el correcto desempeño de las funciones que se les atribuyen a los educadores y el logro de los objetivos socioeducativos que se plantean en sus intervenciones con los niños, adolescentes y jóvenes, a continuación presentamos la dificultades identificadas por los participantes de los grupos de trabajo a tres niveles: contextual, organizacional y personal. 4.2.1.- Dificultades contextuales En lo que se refiere al contexto social, político y legal, los educadores identificaron las siguientes dificultades: • El desconocimiento de su labor. En la actualidad, la mayor parte de la población no valora a los educadores ni comprende la importancia de su trabajo. Esto se explica porque, en general, desconocen la labor de los educadores comunitarios: no saben en qué consiste su trabajo ni para qué sirve, tampoco saben en dónde se desempeña ni a qué colectivos atiende, y no saben qué resultados se pueden derivar de sus intervenciones ni qué beneficios puede tener esto para la sociedad. La invisibilidad de la figura del educador comunitario como profesional. Si bien la legislación existente incluye la Educación Comunitaria como una forma de educación válida e imprescindible para el desarrollo integral de las personas, esta normativa en ningún momento contempla a los educadores comunitarios como sus profesionales. Esta es la razón por la cual dicho colectivo no dispone de un perfil ocupacional • 14

[close]

p. 15

I Encuentro de Educación Comunitaria Resultados y Propuestas que pueda ser reconocido y para el cual se pueda diseñar una formación especializada adecuada a sus necesidades profesionales y a las exigencias de su labor. • La falta de visibilidad por parte del Estado. La figura del educador comunitario no está claramente definida ni identificada por los Ministerios de Educación (MINEDU) y de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP), a pesar de que ambos cuentan con ellos para desarrollar su labor. Esto se hace evidente, por una parte, en el hecho de que el MINEDU no identifica formalmente a los educadores como profesionales de la educación aunque sí reconoce legalmente la Educación Comunitaria. Y, por otra parte, en el hecho de que el MIMP, si bien considera a los educadores como profesionales de la atención y la protección (“personal de atención permanente”), no los identifica como profesionales de la educación ni los vincula a la Educación Comunitaria. Esta falta de consenso entre los Ministerios en lo referente a la figura del educador comunitario hace que exista una cierta confusión en cuanto a las funciones que deben desempeñar, los objetivos que deben perseguir e incluso la denominación que deben recibir. Las escasez de recursos públicos destinados a la Educación Comunitaria. Ciertamente, resulta difícil ver los resultados y los beneficios de la Educación Comunitaria a corto o medio plazo. Por eso, a menudo el Estado parece mostrarse reticente a destinar más recursos a esta forma de educación y a los profesionales que la desarrollan. El hecho de que el Estado no invierta recursos suficientes en esta materia repercute directamente en las condiciones laborales en las que los educadores deben llevar a cabo su trabajo: baja remuneración, alta rotación laboral, infraestructura limitada e inadecuada, escasas prestaciones, etc. • Foto 5. Grupos de trabajo de educadores comunitarios analizando su labor durante el segundo día del Encuentro. 4.2.2.- Dificultades organizacionales En lo que respecta al ámbito organizacional, y a los efectos del funcionamiento, las dinámicas y la cultura institucional sobre el trabajo de los educadores, tanto ellos como los directores destacaron las siguientes dificultades: • La extensión y la exigencia de las jornadas laborales. Para los educadores, especialmente para los de los Centros de Atención Residencial, las jornadas laborales son muy largas, rígidas y/o discontinuas en lo que a los horarios se refiere. Además, su día a día está sobrecargado de funciones y demandas; responsabilidades que, en algunos casos, no deberían ser de su competencia. Por otra parte, a esta situación se suma el hecho de que, por lo general, los educadores deben atender a un número de niños, adolescentes y/o jóvenes que supera las ratios recomendables y que, en ocasiones, sobrepasa toda posibilidad de garantizar a los chicos una atención y una intervención de calidad. El limitado acceso a posibilidades de formación. Para las organizaciones, la capacitación de sus educadores no es, muchas veces, una prioridad. Por ello, ante una oportunidad de formación, los directores no suelen dar a los educadores las facilidades para que asistan. No obstante, hay que añadir que la oferta formativa disponible es poco diversa y no siempre responde efectivamente a las necesidades de los educadores. • 15

[close]

Comments

no comments yet