Sobre la recuparacion de la Zaragoza parte Nº1

 

Embed or link this publication

Description

Sobre la recuparacion de la Zaragoza

Popular Pages


p. 1

Segunda parte. Y se llego al momento más crítico. El de comprobar la calidad del trabajo. Se precisaba comprobar la resistencia de los materiales. El barco se colgó del pequeño puente para verificar que el mismo no tenia deformaciones encontrándose incluso sin los bancos de asientos que constituyen elementos de cierre y armadura de la estructura de vital importancia. Con todas las roturas reparadas aguanto las sobrecargas en los extremos.

[close]

p. 2

Las pruebas realizadas no dieron deformaciones ni en quebranto, ni en torsión. Tres días permaneció “colgado” con trescientos kilos de arena en sacos colocados en los extremos, midiéndose la distancia de proa y popa al suelo sin que sufriese deformación alguna.

[close]

p. 3

Después se invirtieron los puntos de apoyo para verificar la resistencia, se colocaron puntales en los extremos y se destenso el soporte central. Con desplazamiento de la sobrecarga a la zona central del barco.

[close]

p. 4

De nuevo, tres días con sobrecarga en el centro del barco verificando que no se producían variaciones en las medidas resultantes de la quilla al suelo. PASADA LA PRUEBA CON SOBRESALIENTE, SE PODÍA PASAR A LA SIGUIENTE FASE.

[close]

p. 5

Ajustar la “cabeza” de la proa. Aplicar “cirugías” a las cicatrices por su parte exterior.

[close]

p. 6

El inestimable Roberto colaboro cuanto pudo, en la labor más desagradable y tediosa, el lijado. Revisamos las cicatrices viejas, la proa fue liberada de las numerosas reparaciones.

[close]

p. 7

Se procedió a descubrir y sanear roturas viejas. Hurgar en el interior de la quilla en proa y ….

[close]

p. 8

…en popa. La carena presentaba esta imagen antes de la restauración de las cicatrices, …. …y después de restaurarlas.

[close]

p. 9

Toda la quilla fue revisada,… …lo que ocasiono kilos y kilos de polvo de fibra de vidrio, que se clava en las vías respiratorias ocasionando perpetuos enfriados, que te duran todo un año

[close]

p. 10

Después vino el pintado por su parte exterior,… …desapareciendo cualquier señal de los daños sufridos y su proceso de reparación. Después se colocaron las tapas de regala sobre las dos bordas, en la imagen vemos el ensayo de construcción de un toldo que proteja al barco de las lluvias.

[close]

p. 11

Y COMENZO A CRECER LA TRANSFORMACION EN FALUA REAL. LA VISTA GENERAL. El dibujo de los detalles sobre la madera. El afoste de las chumaceras. Los “balaustres” de la popa.

[close]

p. 12

Primero el vaciado de la madera. Luego el gratificante trabajo de tallar la pobre madera de Pino que poco a poco se transforma en madera noble. Y poco a poco crecieron sobre las bordas.

[close]

p. 13

Y no faltaron amigos de los barcos que quisieron colaborar en la recuperación. Comenzaron a crecer los adornos de la proa. Mostrando una imagen de transformación y de fuerza al dotarse de los bancos interiores.

[close]

p. 14

La construcción de las cerchas de la toldilla recurrió el trazado y recorte esmerado de la madera. Las varillas de la tolda conformaron la dimensión estructural mostrándose liviana pero resistente. Crecieron los adornos de la toldilla y de la altanera proa presentando el volumen, de las piezas sin desbastar, tal y como salieron del recorte de la sierra.

[close]

p. 15

Para después de no poco trabajo,… presentase esta imagen. Y llego el momento de incorporar a la corta historia de la Falúa, dos elementos que atesoran arte, e historia de muchos años de cultura y pasado, real de la ciudad. Dos columnas de madera tallada procedentes de la Universidad Pedro Cerbuna de Zaragoza, sita en la Plaza de la Magdalena. Estas columnas fueron rescatadas después del derrumbe y posterior incendio del edificio. La flecha señala el lugar donde se encontraban las columnas después del derrumbe y antes del incendio, todo aquel montón de madera ardió en un intento de borrar la vergüenza de dejar que aquel templo de cultura no fuese cuidado y defendido.

[close]

Comments

no comments yet