Primeras Palabras Diciembre 2014

 

Embed or link this publication

Description

¿Qué piensa y dice el judaísmo sobre la Palabra de Dios, Palabra que en el Primer Testamento es común a la tradición judeo-cristiana?

Popular Pages


p. 1

Centro Bíblico Nuestra Señora de Sión Av. Directorio 440 – C.A.BA. www.sion.org.ar Una reflexión desde el judaísmo sobre las lecturas del Primer Testamento de la Liturgia Cristiana Dominical. Frecuentemente leemos y meditamos la primera lectura de la liturgia dominical desde el Evangelio o del Nuevo Testamento. Pero podemos dar un paso nuevo, diferente, y que sea acorde al carisma de Nuestra Señora de Sión: recibir el pensamiento judío sobre estas lecturas. ¿Qué piensa y dice el judaísmo sobre la Palabra de Dios, Palabra que en el Primer Testamento es común a la tradición judeo-cristiana? Para compartir esta Palabra, la rabina de la comunidad Bet-El, Silvina Chemen (silvina.chemen@gmail.com), nos ayudará a leer las lecturas del Primer Testamento que corresponden al mes de Diciembre de 2013. Esperamos brindar un aporte y un import ante servicio a todos los hermanos con esta iniciativa. (NOTA: Los judíos no pronuncian ni escriben el nombre de Dios, por eso verá en el escrito la palabra D''s en lugar de Dios; los textos son tomados de la Biblia Latinoamericana). Domingo 07 de Diciembre de 2014 Domingo 2º de Adviento Isaías 40,1-5.9-11 "Consolad, consolad a mi pueblo, -dice vuestro Dios-; hablad al corazón de Jerusalén, gritadle, que se ha cumplido su servicio, y está pagado su crimen, pues de la mano del Señor ha recibido doble paga por su pecados." Una voz grita: "En el desierto preparadle un camino al Señor; allanad en la estepa una calzada para nuestro Dios; que los valles se levanten, que montes y colinas se abajen, que lo torcido se enderece y lo escraboso se iguale. Se revelará la gloria del Señor, y la verán todos los hombres juntos -ha hablado la boca del Señor-." Súbete a un monte elevado, heraldo de Sión; alza fuerte la voz, heraldo de Jerusalén; álzala, no temas, di a las ciudades de Judá: "Aquí está vuestro Dios. Mirad, el Señor Dios llega con poder, y su brazo manda. Mirad, viene con él su salario, y su recompensa lo precede. Como un pastor que apacienta el rebaño, su brazo lo reúne, toma en brazos los corderos y hace recostar a las madres." Este texto es parte de la lectura de los profetas en el Shabat posterior al día más sombrío del calendario hebreo: Tishá beAv, el 9 del mes de Av en el que se conmemora la destrucción de los Templos de Jerusalén y el posterior exilio del pueblo judío. Ese Shabat se lo denomina el Shabat del consuelo, por las palabras del profeta: Consolad, consolad a mi pueblo. El consuelo no puede suceder en un instante. Se trata de un proceso, un viaje. ¿Cómo es que se da el consuelo? Hay tres versículos del texto profético (que por algún motivo se han quitado del texto… ya que los versículos seleccionados van del 1 al 5 y del 9 al 11) que se destacan como ofreciendo una gran comprensión de la dinámica de consuelo: Centro Bíblico Nuestra Señora de Sión – www.centrobiblicosion.org - Primeras Palabras Diciembre 2014- 1

[close]

p. 2

Una voz dice: "¡Clama!" Y pregunta: "¿Qué he de clamar?" "Toda carne es hierba, Toda su bondad como flor del campo: La hierba se seca, las flores se desvanecen porque el espíritu del Señor sopló en ella y así como la hierba es el pueblo. Sécase la hierba, marchítase la flor; más la palabra de nuestro Dios permanece para siempre. (Isaías 40: 6-8). Estos versículos intentan definir el consuelo. Una voz dice: "Clama!" La palabra "clamar", “proclamar” da a entender que alguien tiene algo que decir, una verdad que contar. ¿Cuál es la novedad, lo que tiene para decir? "Toda carne es hierba, Toda su bondad como flor del campo: La hierba se seca, las flores se desvanecen. Sécase la hierba, marchítase la flor; más la palabra de nuestro Dios permanece para siempre.” De aquí podríamos pensar que el consuelo que figura en la comprensión de que somos la hierba que se marchita, pero la palabra de Dios es para siempre. ¿Cómo consolarnos con esa supuesta verdad? Este tipo de consuelo tiene que ver con la aceptación. El reconocimiento de que no somos más que hierba, que la vida es efímera, y esto remite la experiencia de pérdidas para muchos de nosotros. El consuelo no trata de convencer a nadie a que todo está bien al sabernos efímeros. No ofrece las teorías de la justa recompensa y el castigo. No atribuye culpas ni pide comprensión. Simplemente captura la naturaleza del ser vivo. Nos dice: no busques la permanencia donde no existe. Mirá la realidad de este mundo y sabé de la finitud que nos toca a todos. Pero por otro lado, ésta no es una voz que dice que nada tiene sentido. Anteponiéndose a la finitud de la materia, nuestro ser también se basa en la realidad de Dios, que es Eterno. Al yuxtaponer la brevedad de la existencia de la hierba que se marchita con la siempre-existencia de Dios, nos puede consolar en el entendimiento de las contradicciones de lo que supone ser humanos. Intentamos vivir realidades unívocas, de un solo significado, con una sola posibilidad. La realidad puede ser mirada desde distintos puntos de vista y por ello mismo puede dar lugar a diferentes apropiaciones. Domingo 14 de Diciembre de 2014 - Domingo 3º de Adviento Isaías 61,1-2a.10-11 El Espíritu del Señor está sobre mí, porque el Señor me ha ungido. Me ha enviado para dar la buena noticia a los que sufren, para vendar los corazones desgarrados, para proclamar la amnistía a los cautivos, y a los prisioneros la libertad, para proclamar el año de gracia del Señor. Desbordo de gozo con el Señor, y me alegro con mi Dios: porque me ha vestido un traje de gala y me ha envuelto en un manto de triunfo, como novio que se pone la corona, o novia que se adorna con sus joyas. Como el suelo echa sus brotes, como un jardín hace brotar sus semillas, así el Señor hará brotar la justicia y los himnos ante todos los pueblos. Centro Bíblico Nuestra Señora de Sión – www.centrobiblicosion.org - Primeras Palabras Diciembre 2014- 2

[close]

p. 3

Esta profecía de Isaías completa las lecturas proféticas de consuelo que comenzaron con el capítulo 40, que comentáramos la semana pasada. Este texto se lee en la sinagoga, el Shabat anterior a Rosh Hashaná, el comienzo del año judío. "Alegrar, me alegraré con Dios, se regocijará mi alma con mi Dios, pues me ha vestido con ropas de salvación, con un manto de justicia me ha recubierto, como un novio que viste ropajes dignos, y como una novia que luce sus joyas "(61:10). Acorde con la opinión de algunos exégetas, Isaías profetiza que en el momento de la redención, la ciudad de Jerusalén, dirá estas palabras. Sin embargo, de acuerdo con otros comentaristas, quienes dirán estas palabras serán los mismos hijos de Israel que retornarán después de muchos años de largo exilio, a la tierra que Dios les había prometido a sus antepasados. "Pues así como la tierra saca su fruto, y como un huerto hace florecer sus cultivos, así también Dios hará florecer justicia y gloria, delante de todos los pueblos". (61:11) Aquí el profeta compara a la salvación con el fruto de la tierra, pues así como de una sola semilla depositada en la tierra que se comienza a pudrir, luego surge un brote que finalmente dará gran cantidad de frutos, así también ocurrirá con el pueblo de Israel, que a pesar de que estuvieron muchos años abandonados en el exilio habiendo sido ultrajados por todas las naciones, cuando llegue el momento de la redención, ellos germinarán y crecerán mucho en cantidad y en calidad, mucho más de lo que eran antes. Así como para que la tierra dé frutos, primero necesita del trabajo del hombre y luego el Santo - bendito es Él - ayuda a la persona enviándole el rocío y las lluvias que provocarán que finalmente la tierra dé sus frutos, lo mismo ocurre con nosotros, porque para que desde “arriba” Dios haga florecer la flor de la justicia y la gloria, necesitamos primero trabajar nosotros, y procurar un despertar espiritual desde “aquí abajo”. Domingo 21 de Diciembre de 2014 - Domingo 4º de Adviento 2Samuel 7,1-5.8b-12.14a.16 Cuando el rey David se estableció en su palacio, y el Señor le dio la paz con todos los enemigos que le rodeaban, el rey dijo al profeta Natán: "Mira, yo estoy viviendo en casa de cedro, mientras el arca del Señor vive en una tienda." Natán respondió al rey: "Ve y haz cuanto piensas, pues el Señor está contigo." Pero aquella noche recibió Natán la siguiente palabra del Señor: "Ve y dile a mi siervo David: "Así dice el Señor: ¿Eres tú quien me va a construir una casa para que habite en ella? Yo te saqué de los apriscos, de andar tras las ovejas, para que fueras jefe de mi pueblo Israel. Yo estaré contigo en todas tus empresas, acabaré con tus enemigos, te haré famoso como a los más famosos de la tierra. Daré un puesto a Israel, mi pueblo: lo plantaré para que viva en él sin sobresaltos, y en adelante no permitiré que los malvados lo aflijan como antes, cuando nombré jueces para gobernar a mi pueblo Israel. Te pondré en paz con todos tus enemigos, y, además, el Señor te comunica que te dará una dinastía. Y, cuando tus días se hayan cumplido y te acuestes con tus padres, afirmaré después de ti la descendencia que saldrá de tus entrañas, y consolidaré su realeza. Yo seré para él padre, y él será para mí hijo. Tu casa y tu reino durarán por siempre en mi presencia; tu trono permanecerá por siempre."" Centro Bíblico Nuestra Señora de Sión – www.centrobiblicosion.org - Primeras Palabras Diciembre 2014- 3

[close]

p. 4

Por supuesto que lo que se espera que comente es acerca de la interpretación del final de este texto: Yo seré para él padre y él será para mí hijo… intentaré explicarlo desde mi perspectiva judía dejando en claro que respeto la sensibilidad y la comprensión diferente de este texto que tienen los lectores cristianos. La idea del hijo de Dios, tiene que ver con la relación filial que el pueblo judío como colectivo y cada uno de sus miembros tiene con Dios. Por ejemplo: "Yo declararé el decreto: hoy."(Salmos 2:7) Dios me ha dicho: ''Tú eres mi hijo; Yo te engendré "Él Me dirá: 'Tú eres mi padre; eres mi Dios y la roca de mi salvación.'Yo también le pondré por primogénito, más alto que los reyes de la tierra."(Salmos 89:27,28) "Yo seré para él, padre; y él será para Mí, hijo. Cuando haga mal, Yo le corregiré con vara de hombres y con azotes de hijos de hombre."(II Samuel 7:14) "Él edificará una casa a Mi Nombre. Él será para Mí, hijo; y Yo seré para él, padre. Y afirmaré el trono de su reino sobre Israel para siempre.'"(I Crónicas 22:10) David y Salomón, son llamados hijos de Dios, simbólicamente, dado que David fue hijo de Isaí y Salomón hijo de David. La relación padre e hijo con el Eterno marca la fuerte dependencia y devoción de los hombres para con Dios. Los reyes eran personas elegidas por designio divino. El profeta recibía esta inspiración del cielo y ungía al candidato. El rey, en definitiva era un mero representante del Uno que era el que gobernaba realmente... Para la lectura judía del texto no hay conflicto en considerar al monarca judío legítimo, proclamado por el profeta verdadero y el senado de 71 legisladores sabios consagrados por el Pueblo, como una especie de "Hijo de Dios", porque se comprende que es un dignatario, prominente y poderoso representante de Dios. Otro modo judío de considerarse (cada uno de los judíos, incluso el rey) hijo de Dios, es comportándose con Él como en una relación hijo-Padre, y reconociendo Su Amor y Rigor educativo por nosotros... no en vano está dicho: "Vosotros sois hijos del Señor vuestro Dios...(Deuteronomio 14:1) "Entonces dirás al faraón: ''Así ha dicho el Señor: 'Israel es Mi hijo, primogénito."(Éxodo 4:22) Mi Basados en estos versículos, el rey por ser el primero de su pueblo, obviamente puede ser considerado como el hijo de Dios, en nombre de SU pueblo, no por mérito propio. Centro Bíblico Nuestra Señora de Sión – www.centrobiblicosion.org - Primeras Palabras Diciembre 2014- 4

[close]

p. 5

Domingo 28 de Diciembre de 2014 - La Sagrada Familia Salmo responsorial: 127 Dichoso el que teme al Señor / y sigue sus caminos. / Comerás del fruto de tu trabajo, / serás dichoso, te irá bien. R. Tu mujer, como parra fecunda, / en medio de tu casa; / tus hijos, como renuevos de olivo, / alrededor de tu mesa. R. Ésta es la bendición del hombre / que teme al Señor. / Que el Señor te bendiga desde Sión, / que veas la prosperidad de Jerusalén / todos los días de tu vida. R. Traigo a modo de comentario de este salmo precioso, un texto rabínico, de la Mishnáprimer compendio interpretativo de la Biblia Hebrea del sigo II, aproximadamente. El Tratado que menciona parte de este salmo es el Tratado de Avot- un libro dedicado a la ética, los principios de nuestros padres: Ben Zoma dice: “¿Quién es sabio? El que aprende de todas las personas, según está escrito: Me hice más inteligente que todos mis maestros (Salmos 119:99). ¿Quién es fuerte? El que domina su inclinación, según está escrito: mejor es el paciente que el fuerte, y quien domina su espíritu (es mejor que: quien conquista una ciudad (Proverbios 16:32) ¿Quién es rico? Aquel que se regocija con su parte, según está escrito: (lo obtenido con) el trabajo de tus manos, comerás; serás feliz y bienaventurado, serás feliz en este mundo y bienaventurado en el mundo venidero (Salmos 128:2). ¿Quién es respetado? Quien respeta a las criaturas, según está escrito: porque a quienes me honran, honro; y quienes me desprecian serán despreciados (1Samuel-2:30).” Con este texto me despido de Uds. queridos lectores, deseándoles que tengan una hermosa y profunda Navidad y que el año que comienza nos encuentre unidos, leyéndonos, comprendiéndonos y comprometiéndonos cada vez más con el amor a nuestros prójimos que es el mejor modo de amar a Dios. Un especial reconocimiento y afecto a José Luis D’amico por su generosidad y apertura y por poder permitir que la voz judía esté presente en el estudio de los textos litúrgicos de la vida cristiana. Con toda mi unidad, y hasta el año que viene, si Dios quiere. Silvina Chemen Centro Bíblico Nuestra Señora de Sión – www.centrobiblicosion.org - Primeras Palabras Diciembre 2014- 5

[close]

Comments

no comments yet