Voces en el Fénix Nº 39 - MATRIX - Internet y nuevas tecnologías

 

Embed or link this publication

Description

Voces en el Fénix Nº 39 - MATRIX - Internet y nuevas tecnologías

Popular Pages


p. 1

LA REVISTA DEL PLAN FÉNIX AÑO 5 NÚMERO 39 OCTUBRE 2014 ISSN 1853-8819 MATRIX EL IMPACTO GENERADO POR INTERNET Y LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS ESTÁ LEJOS DE DETENERSE. AFECTA LAS RELACIONES PERSONALES Y SOCIALES, QUE YA NO VOLVERÁN A SER LAS QUE CONOCEMOS. DISTINTAS FACETAS DE UN FENÓMENO QUE MUTA DÍA A DÍA, MODIFICA LOS MODOS EN QUE NOS COMUNICAMOS, RELACIONAMOS, CONSUMIMOS Y NOS INFORMAMOS, AL MISMO TIEMPO QUE NOS AMENAZA CON PERDER NUESTRO DERECHO A LA PRIVACIDAD.

[close]

p. 2

sumario nº39 octubre 2014 editorial PARAR LA PELOTA, LEVANTAR LA CABEZA... para poder seguir WEBeando Fernando Ariel López aquí todo el tiempo: posiciones a favor y en contra de la irrupción de Internet en nuestras vidas 12 EBEN MOGLEN El manifiesto puntoComunista 20 GUADALUPE LÓPEZ Internet, redes sociales, movilidad y después. La reinvención de la comunicación 30 MARIA SOL TISCHIK ¿Gobierno Abierto o Estado Abierto? El desafío que plantea el nuevo paradigma digital 38 MARÍA CELESTE GIGLI BOX De hackers cívicos y datos. Y democracia 44 ELENA BRIZUELA El poder de los datos para fortalecer el periodismo 52 MARTINIANO NEMIROVSCI Un mundo vigilado: la (falta de) privacidad en la era digital 58 EDUARDO ESTÉVEZ Inteligencia a partir del uso de Internet y nuevas tecnologías 66 BITCOIN ARGENTINA Bitcoin: un sistema monetario a la altura de estos tiempos 72 CAROLINA BARADA y MARÍA JOSÉ GRELONI El potencial de la nube para fortalecer el compromiso social 76 GABRIELA SUED Software es cultura. Una mirada a la nueva escena de las humanidades digitales 84 ESTEBAN MAGNANI Mucha data 92 VALENTÍN MURO Mundo Maker 98 GIMENA PERRET Reflexiones antropológicas en la era digital. ¿La empatía amenazada? 6 GIANCARLO MORALES SANDOVAL Todos

[close]

p. 3

AUTORIDADES DE LA FACULTAD DE CIENCIAS ECONÓMICAS Decano José Luis Giusti Vicedecano José Luis Franza Secretario General Walter Guillermo Berardo Secretaria Académica María Teresa Casparri Secretario de Hacienda y Administración César Humberto Albornoz Secretario de Investigación y Doctorado Eduardo Rubén Scarano Secretario de Extensión Universitaria Carlos Eduardo Jara Secretario de Bienestar Estudiantil Federico Saravia Secretario de Graduados y Relaciones Institucionales Catalino Nuñez Secretario de Relaciones Académicas Internacionales Humberto Luis Pérez Van Morlegan Director Gral. de la Escuela de Estudios de Posgrado Catalino Nuñez Director Académico de la Escuela de Estudios de Posgrado Ricardo José María Pahlen Secretario de Innovación Tecnológica Juan Daniel Piorun Secretario de Transferencia de Gestión de Tecnologías Omar Quiroga Voces en el Fénix es una publicación del Plan Fénix ISSN 1853-8819 Registro de la propiedad intelectual en trámite. CONSEJO DIRECTIVO DE LA FACULTAD DE CIENCIAS ECONÓMICAS Claustro de Profesores TITULARES José Luis Franza Juan Carlos Valentín Briano Walter Fabián Carnota Gerardo Fernando Beltramo Luis Alberto Beccaria Héctor Chyrikins Andrés Ernesto Di Pelino Pablo Cristóbal Rota SUPLENTES Domingo Macrini Heriberto Horacio Fernández Juan Carlos Aldo Propatto Javier Ignacio García Fronti Roberto Emilio Pasqualino Sandra Alicia Barrios Claustro de Graduados TITULARES Luis Alberto Cowes Rubén Arena Fernando Franchi Álvaro Javier Iriarte SUPLENTES Daniel Roberto González Juan Carlos Jaite Claustro de Alumnos TITULARES Mariela Coletta Juan Gabriel Leone María Laura Fernández Schwanek Florencia Hadida SUPLENTES Jonathan Barros Belén Cutulle César Agüero Guido Lapajufker Los artículos firmados expresan las opiniones de los autores y no reflejan necesariamente la opinión del Plan Fénix ni de la Universidad de Buenos Aires. staff DIRECTOR Abraham L. Gak COMITE EDITORIAL Eduardo Basualdo Aldo Ferrer Oscar Oszlak Fernando Porta Alejandro Rofman Federico Schuster COORDINACIÓN TEMÁTICA Fernando Ariel López SECRETARIO DE REDACCIÓN Martín Fernández Nandín PRODUCCIÓN Paola Severino Erica Sermukslis Tomás Villar CORRECCIÓN Claudio M. Díaz FOTOGRAFÍA Sub [Cooperativa de Fotógrafos] DISEÑO EDITORIAL Mariana Martínez DESARROLLO Y DISEÑO DEL SITIO Leandro M. Rossotti Carlos Pissaco Córdoba 2122, Facultad de Ciencias Económicas, Universidad de Buenos Aires. Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Teléfono 4370-6135. www.vocesenelfenix.com / voces@vocesenelfenix.com

[close]

p. 4

PARAR LA PELOTA, LEVANTAR LA CABEZA... para poder seguir WEBeando 1969: Arpanet [21 años Antes de la Web (A.W.)] El 29 de octubre de 1969, a las 22.30 horas, el primer mensaje de Arpanet cruzó los 500 kilómetros que separaban la UCLA del Stanford Research Institute. Entre ambas instituciones académicas estadounidenses había nacido Arpanet. ARPA (Advanced Research Project Agency), unidad de investigaciones del Departamento de Defensa estadounidense, desempeñó un papel importante al crear el antecesor directo de Internet, el Arpanet. 1983: Internet [7 años Antes de la Web (A.W.)] El 1º de enero de 1983 la madre de todas las redes (Arpanet) se apagaría para dar lugar a su sucesora, la red de redes: Internet. Internet no cuenta con una dirección central que guíe su desarrollo, sino que, más bien, su tecnología sigue siendo desarrollada por una comunidad abierta de hackers. Esta comunidad debate ideas, que se convierten en estándares sólo si una amplia comunidad de Internet piensa que son buenas y empieza a usarlas. Así surgen proyectos tales como Unix, BSD Unix, GNU, sobre los que se basa Linux (sistema operativo de código fuente abierto). Algunas ideas han llevado por rumbos totalmente imprevistos, por ejemplo Ray Tomlinson, en 1972, introdujo el correo electrónico. Fue él quien escogió el símbolo @ que aún hoy utilizamos en las direcciones de correo. 1990: Web [Día 1 - Año 0] El 6 de agosto de 1990, el Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN) tuvo el honor de contar con el primer sitio web de la historia, una iniciativa que desarrolló el físico británico Tim Berners-Lee con el objetivo de interconectar a los diferentes centros de investigación y universidades de todo el mundo. El 30 de abril de 1993 el CERN publicó un comunicado con su decisión de abrir la World Wide Web al dominio público. Decisión que hizo que la creación de Berners-Lee creciera en popularidad y se extendiera por todo el mundo. “La red es una creación individual más social que técnica. La diseñé para que tuviera un efecto social –ayudar a la gente a trabajar junta– y no como un juguete técnico. La meta última de la red de redes es apoyar y mejorar la interrelación de nuestra existencia en el mundo” (Tim Berners-Lee). 2001: Burbuja puntocom [9 años Después de la Web (D.W.)] El período 1997 a 2001 fue marcado por la fundación de un nuevo grupo de compañías basadas en la WWW designadas comúnmente como empresas puntocom. Una combinación de un veloz aumento de precios de las acciones, la especulación individual y la gran disponibilidad de capital de riesgo creó un ambiente exuberante. A partir del estallido de la burbuja.com (la caída en el NASDAQ), la mayoría 4 > www.vocesenelfenix.com

[close]

p. 5

EDITORIAL > 5 de las empresas .com comenzaron una serie de cierres, fusiones, adquisiciones y despidos. Se calcula que en el periodo comprendido entre el año 2001 y el 2003 desaparecieron 4.854 compañías de WWW, ya sea por haberse fusionado con otras o por quiebra. 2004: Web 2.0 o Web Social [14 años Después de la Web (D.W.)] El término Web 2.0 está asociado estrechamente a Tim O’Reilly (conferencia O’Reilly Media, 2004). Aunque el término sugiere una nueva versión de la World Wide Web, no se refiere a una actualización de las especificaciones técnicas de la Web, sino a cambios acumulativos y cualitativos respecto de la forma en la que desarrolladores de software y usuarios finales (todos nosotros) utilizamos la Web. La Web 2.0 facilita el compartir información, la interoperabilidad, el diseño centrado en el usuario y la colaboración en la World Wide Web. Un sitio web 2.0 permite a los usuarios interactuar y colaborar entre sí como creadores de contenido, a diferencia de sitios web estáticos (Web 1.0), donde los usuarios se limitan a la observación pasiva de los contenidos que se han creado. 2014: Actualidad [24 años Después de la Web (D.W.)] Estimad@ lector/a, tiene en sus manos/pantalla/ojos el primero de dos volúmenes de la revista “Voces en el Fénix” dedicado a Internet: pasado, presente y futuro. Internet, la World Wide Web o Web no son sinónimos, aunque muchas veces se los trate así. La Web vino a revolucionar muchos ámbitos de nuestras vidas: la forma de comunicarnos y relacionarnos con otros, la investigación, el trabajo, los negocios, la educación, el consumo cultural, medios digitales, política, gobierno, entre otros. Hay opiniones tan diversas como personas existen. Extremando las posturas encontramos a: * Much@s que tienen una visión optimista o positiva de la Web. Consumen y producen contenidos propios nuevos o remixados, estimulan la creatividad e innovación, y cultivan el trabajo colaborativo para lograr un aprovechamiento de la inteligencia colectiva. * Otr@s tiene una visión pesimista, completamente negativa y desconfiada de la Web. Argumentando que estamos perdiendo habilidades sociales (aislamiento social), viviendo un incipiente narcisismo digital (self-broadcasting) y pérdida de la privacidad. * Vari@s que tienen una relación recíproca de indiferencia. La brecha digital tiene a muchos excluidos sin acceso a computadoras, sin conectividad o sin formación para apropiarse. Hay muchos programas gubernamentales (OLPC, “una computador portátil por niño”, en la Argentina es implementado por Conectar Igualdad) y de la sociedad civil que intentan saldar esta deuda tecnológica social. Convocamos a diferentes académic@s, profesionales, funcionari@s, empresari@s y usuari@s para que desde sus diversas experiencias, visiones y formaciones (antropología, bibliotecología, comunicación, derecho, economía, educación, informática, política, sociología) relaten la evolución y cambios que produjo en nuestras vidas esta tecnología social, pensándola críticamente y dejando algunas preguntas para continuar reflexionando al respecto. Fernando Ariel López

[close]

p. 6

REFLEXIONES ANTROPOLÓGICAS EN LA ERA DIGITAL. ¿LA EMPATÍA AMENAZADA? HOY EN DÍA SE TIENDE A AFIANZAR LA IDEA DE QUE LA TECNOLOGÍA ES EN SÍ MISMA BUENA, BELLA Y VERDADERA, OLVIDANDO EL CONTEXTO SOCIAL MÁS GENERAL EN EL CUAL ESTÁ INMERSA, Y LOS CAMBIOS QUE GENERA EN DISTINTOS ÁMBITOS DE LA VIDA DE LAS PERSONAS. ES NECESARIO GENERAR UN PENSAMIENTO CRÍTICO QUE PERMITA REPENSAR LA RELACIÓN CIENCIATECNOLOGÍA-SOCIEDAD. 6 > www.vocesenelfenix.com

[close]

p. 7

> 7 por GIMENA PERRET. Doctora en Ciencias Antropológicas (UBA). Becaria Posdoctoral del CONICET/IIGG/UBA. Docente en el Ciclo Básico Común (UBA) y en la Universidad Nacional de General Sarmiento

[close]

p. 8

Acabamos por amar lo lejano y por odiar lo cercano porque este último está presente, porque huele, porque hace ruido, porque molesta, a diferencia de lo lejano que se puede hacer desaparecer con el zapping… Estar más cerca de quien está lejos que de quien está a nuestro lado es un fenómeno de disolución política de la especie humana. Paul Virilo, 1997 S Algunos de los lineamientos generales de este trabajo fueron planteados en “Barajar y dar de nuevo, la urgencia de un nuevo humanismo”, en La crisis global como crisis del pensamiento económico, V Jornadas de Economía Crítica, Buenos Aires, agosto, FCE, UBA, 2012, en coautoría con Patricia Monsalve, y “En la historia ¿un nuevo cambio dirigido?”, en coautoría con Enrique Armoza, en Carlos Enrique Berbeglia (coordinador), Propuestas para una antropología argentina, Tomo IX, Buenos Aires, Editorial Biblos, 2013. abemos que el sentimiento de radicalidad del cambio es algo corriente en cualquier momento histórico. Esto lo podemos ver claramente con el cambio que supuso en el campo de las comunicaciones el surgimiento y desarrollo de las nuevas tecnologías de la información –en particular de Internet– ya que trajo consigo un fuerte optimismo en cuanto a sus posibilidades, efectos y usos. Cada vez más se escucha decir que Internet ha modificado nuestro modo de estar en el mundo, de habitarlo y experimentarlo. No somos tan necios como para negar que las cosas no son las mismas a partir de la presencia y difusión de una tecnología como Internet (y de sus múltiples y variadas aplicaciones), pero nos permitimos hacer algunos llamados de atención, en especial, frente aquellos planteos que tienden a pensar que Internet y la comunicación que habilita podrán hacer del mundo uno más justo y democrático. Resulta de interés destacar sobre qué presupuestos se ha sustentado (y sustenta) esta idea. Se destaca, por ejemplo, a diferencia de los medios de comunicación tradicionales, la ventaja que supone la horizontalidad del recorrido de la información y la velocidad en la transmisión de la misma (comunicación inmediata e instantánea). También, que seríamos testigos del surgimiento de un nuevo tipo de relación social, no jerárquica, ya que en teoría todos podríamos dialogar con todos sin importar los condicionamientos de clase, género o etnia. Y, por último, que debido a la arquitectura y naturaleza interactiva de la red se anularía la existencia de un centro desde el cual emanan los mensajes a 8 > por GIMENA PERRET

[close]

p. 9

REFLEXIONES ANTROPOLÓGICAS EN LA ERA DIGITAL. ¿LA EMPATÍA AMENAZADA? > 9 Se tiende a afianzar la idea de que la tecnología es en sí misma buena, bella y verdadera (parafraseando las máximas platónicas). Esto no sería un problema si no fuera por el hecho de que nos hace caer en un análisis fetichista de la tecnología, haciéndonos olvidar el contexto social más general en el cual está inmersa. un receptor pasivo (como sucede con la radio o la televisión), eliminando, de esta manera, la unidireccionalidad que supone la existencia de un centro y de una periferia en la circulación de la información, ya que en principio todos seríamos potenciales productores. Desde estos presupuestos se tiende a afianzar la idea de que la tecnología es en sí misma buena, bella y verdadera (parafraseando las máximas platónicas). Esto no sería un problema si no fuera por el hecho de que nos hace caer en un análisis fetichista de la tecnología, haciéndonos olvidar el contexto social más general en el cual está inmersa. De este modo, se suele alimentar una imagen artefactual de la tecnología que subyace a la tradicional ideología del progreso aún vigente a pesar de las críticas que se vienen haciendo al determinismo tecnológico y a la “razón instrumental” como un modo de entender la relación tecnología-sociedad. En este breve texto no pretendemos hacer un análisis exhaustivo de una tecnología como Internet, sino simplemente plantear algunas líneas de reflexión en torno a un tema esquivo para la antropología, que ha tendido la mayor de las veces a simplificar la complejidad de los vínculos posibles entre un determinado desarrollo tecnológico con lo social. Por lo demás, se ha preocupado más –como decía André Leroi Gourham– por los intercambios de prestigio que por los intercambios cotidianos, por las prestaciones rituales que por los servicios banales, por la circulación de las monedas dotales que por la de las legumbres, mucho más por el pensamiento de las sociedades que por sus cuerpos. En el contexto actual de flexibilidad y precariedad laboral producto de las reestructuraciones económicas de los ’90, asistimos a lo que algunos autores denominan crisis del proyecto humanista de la modernidad. Crisis en la que sus efectos son fácilmente distinguibles a nivel del colapso no sólo de los sistemas ecológicos a escala global, sino también de los deseos, de las sensibilidades, de los procesos cognitivos, en fin, de las subjetividades en un contexto en el que la socialización está signada cada vez más por la presencia de las tecnologías digitales. La aceleración del ciclo de consumo para la realización y la valorización del capital produce en la actualidad un aumento de la información y los signos que requieren ser interpretados (y/o consumidos). Autores como Bifo plantean que ante esta aceleración en la transmisión de información nuestra mente-cuerpo se muestra incapaz de adecuarse, motivo por el cual estaríamos frente a una suerte de desfasaje entre formatos. Por un lado, el “formato de los emisores” (las tecnologías de la información y comunicación) ha multiplicado su potencia y ha logrado una difusión cada vez mayor, sobre todo a partir de los años ’70. Por el otro, el “formato de los receptores” que no ha podido evolucionar al mismo ritmo, por la sencilla razón de que se apoya en un soporte orgánico –el cuerpo humano– que tiene otros tiempos de desarrollo. Esta falta de adecuación máquina-cuerpo produce un efecto patológico en la mente humana individual y colectiva. Aunque no estemos en condiciones de elaborar la creciente masa de información recibida, aun así, parece ser indispensable hacerlo si no queremos dejar de ser competitivos, eficientes y ganadores.

[close]

p. 10

Las generaciones que, como plantea Bifo (tal vez de forma un tanto radical), han recibido (y reciben) más estímulos de una máquina que de un “otro” (ausencia del cuerpo de la madre) pierden progresivamente la capacidad de sintonizar con el mundo, de encontrarse con un otro, con el cuerpo del otro y con el cuerpo propio. En este sentido, la realización simultánea de más de una tarea (lo que se conoce como multitasking) tiende a deformar el sentido o capacidad de la atención, es decir, la posibilidad de mantener la atención en un mismo objeto por mucho tiempo. Autores como Davenport y Beck hablan de “economía de la atención” y podemos pensar, como plantea Bifo, que cuando una facultad cognitiva pasa a formar parte del discurso económico quiere decir que se ha convertido en un recurso escaso. Nuestra atención está cada vez más asediada, no tenemos ya tiempo para el amor, la ternura, la compasión, el placer, sino que centramos nuestra atención en la profesión, la competencia, la decisión económica. Lo que trae consigo la presencia cada vez mayor (en términos estadísticos) de sujetos ansiosos, depresivos, infelices. No es casual la proliferación del consumo de psicofármacos (ansiolíticos y antidepresivos), que puede ser entendida como una respuesta del capital ante la necesidad de regular el malestar social. Y esto porque poco le importaba el sufrimiento psíquico del trabajador mientras este pudiera seguir apretando tuercas y tornillos, la tristeza del obrero poco resentía la productividad del capital. Sin embargo, hoy el capital necesita de las energías mentales, de las energías psíquicas y, al ser estas las que se están resintiendo, se deben encontrar mecanismos para contrarrestar el proceso de degradación psíquica de la fuerza de trabajo. La frase de Paul Virilo que incorporamos al comenzar el artículo nos conecta con la crisis de lo afectivo y de la sensibilidad que nos interesa, al menos, plantear brevemente. La desatención o la incapacidad para atender un objeto por un determinado lapso forman parte de los efectos de la explotación competitiva del posfordismo o de la sociedad posindustrial. Y aquí, la sensibilidad es el punto decisivo. Parece que nos resulta cada vez más difícil comprender algo del otro. La pérdida progresiva de la sensibilidad absorbida por la verbalización y la codificación digital es central. Las generaciones que, como plantea Bifo (tal vez de forma un tanto radical), han recibido (y reciben) más estímulos de una máquina que de un “otro” (ausencia del cuerpo de la madre) pierden progresivamente la capacidad de sintonizar con el mundo, de encontrarse con un otro, con el cuerpo del otro y con el cuerpo propio. Incapacidad de cualquier tipo de empatía que hace de los vínculos encuentros mudos, que no comunican. El cuerpo del otro es tocado sin la conciencia del hecho de que el cuerpo que estamos tocando no sólo es objeto de nuestro toque sino también “sujeto de una percepción del toque”. Y este es el sentido de la empatía que queremos destacar, sin el cual la relación social se vuelve un infierno y, con ello, toda posibilidad de convivencia y comunidad. Se trata, siguiendo al mismo autor, de abordar el estudio de lo social desde un suelo movedizo y fluido, en que la conciencia es más un producto del “imaginario social” moldeado en la virtualidad de las tecnologías digitales y en el tránsito fragmentado y precario del trabajo, antes que “producto del ser social” construido en la fijeza de la sociedad industrial. Es por ello que nos preguntamos acerca de qué tipos de procesos de subjetivación se construyen en medio de una socialización signada cada vez más por la presencia de las tecnologías digitales. Teniendo en cuenta lo dicho hasta aquí, nos preguntamos igualmente si esta suerte de llamado de atención sobre los efectos que sobre los sujetos están teniendo los usos de las nuevas tec- 1 0 > por GIMENA PERRET

[close]

p. 11

REFLEXIONES ANTROPOLÓGICAS EN LA ERA DIGITAL. ¿LA EMPATÍA AMENAZADA? > 1 1 nologías de la información no nos hace caer en una mera declaración de principios, al limitarse a oponer los valores del pasado a la evolución en curso. Nos preguntamos acerca de los límites de un posicionamiento que se centra sobre las consecuencias –buenas o malas– de los desarrollos científico-tecnológicos en función de cómo se los utilice. ¿Se trataría entonces de reorientar el uso de la tecnología en función de lograr grados de independencia y de minimización de sus efectos no deseados? Esta y otras preguntas que podamos hacernos acerca de los cambios que una tecnología como Internet produce y genera en distintos ámbitos de nuestra vida, colaboran en un pensamiento crítico que nos permita identificar los supuestos teóricos, epistemológicos y políticos desde los cuales pensar la relación ciencia, tecnología y sociedad.

[close]

p. 12

TODOS AQUÍ TODO EL TIEMPO: POSICIONES A FAVOR Y EN CONTRA DE LA IRRUPCIÓN DE INTERNET EN NUESTRAS VIDAS LA INTERNET PUEDE SER VISTA COMO FUENTE DE OPORTUNIDADES O COMO UNA FORMA DE MANIPULAR LA VIDA DE LAS PERSONAS. SEA CUAL FUERE LA POSICIÓN QUE ADOPTEMOS, ES FUNDAMENTAL MEDITAR ACERCA DE CUÁNTA IMPORTANCIA LE QUEREMOS ASIGNAR. A CONTINUACIÓN, LOS PRINCIPALES ARGUMENTOS A FAVOR Y EN CONTRA DE LA RED DE REDES. 1 2 > www.vocesenelfenix.com

[close]

p. 13

> 13 por GIANCARLO MORALES SANDOVAL. Redactor de Wazzabi y Asistente de Investigación en IDIC: Instituto de Investigación Científica de la Universidad de Lima.

[close]

p. 14

“Este revolucionario digital aún cree en la mayoría de los profundos y lindos ideales que energizaron nuestro trabajo hace ya muchos años. En el núcleo estaba una dulce fe en la naturaleza humana. Si le dábamos poder al individuo, creíamos, el resultado serían más cosas buenas que malas. La manera en que Internet ha decaído desde ese momento es verdaderamente perversa. La fe central en el temprano diseño de la web ha sido superada por una fe diferente en la centralidad de entidades imaginarias epitomizadas por la idea de que Internet en su totalidad se está volviendo un ser vivo y se está convirtiendo en una criatura superhumana. Los diseños guiados por esta nueva y perversa fe ponen a la gente de nuevo en las sombras. La moda de la anonimidad ha deshecho la gran apertura de las ventanas de todos de los ’90. Mientras que esa reversión ha empoderado a los sádicos hasta cierto punto, el peor efecto es la degradación de la gente común”. Jaron Lanier, You are not a Gadget L a irrupción de Internet en la vida de las personas plantea tanto problemas serios como banales entre las personas. Sin embargo, es difícil no remitirnos a las cabezas de opinión sobre el tema y tratar de entender sus puntos de vista con la seriedad merecida. Para muchas personas, Internet no presenta ninguna clase de irrupción en sus vidas. Es algo común que, como el periódico o la televisión previamente, presenta una novedad que tiene muchas oportunidades para ser explotada. Dejada sola, esta idea no-crítica de la tecnología naturaliza a Internet y la hace suya. Es sólo natural que Internet esté aquí. Para otro conjunto de personas, Internet presenta una serie de complejos problemas que deben ser resueltos antes de que pensemos en Internet como una clase de herramienta venida de los cielos. Bajo este enfoque no sólo Internet y la tecnología en sí son sospechosos número uno. Cada una de estas cosas puede ser manipulada. La primera posición esbozada aquí puede ser definida como tolerante, pero tendremos en cuenta una variante exagerada de esta posición. Hablaremos de la posición tecno-utópica, la que sólo ve a Internet como fuente de oportunidades y cosas dignas de ser explotadas. La segunda posición, por otra parte, puede ser denominada como crítica y tiene antecedentes de mucha vigencia en la academia. Podemos encasillar a la Escuela de Frankfurt por aquí. Las teorías críticas siempre han estado atentas a cualquier clase de ideología subyacente. Ambas posiciones tienen representantes que vale la pena resca- tar. Sin embargo, elegiremos sólo dos teóricos que esgriman una posición representativa de ambos bandos. Por el lado tecno-utópico, tolerante o simplemente optimista, tenemos a Steven Johnson. Por el lado crítico tenemos a Evgevy Morozov. Por supuesto, estamos dejando atrás a una larga lista de teóricos de los nuevos (viejos) medios. Polemistas y optimistas como Jaron Lanier, Nicholas Carr, Jeff Jarvis, entre otros. Pero rescatamos a las figuras de Johnson y Morozov porque ambos presentan dos tendencias que creemos son dignas de salvar en cualquier confrontación de posiciones. La activa y la reactiva. Por su parte, en la lectura de Futuro Perfecto se logra discernir algunas de las características que hacen de Johnson una fuerza activa, tales como la creación de una clase política interconectada que él llama el progresismo de pares (peer-progressivism). Por otra parte, vemos en Morozov algunas de las tendencias críticas que tienden a diagnosticar en vez de proponer. En su The Net Delusion es Morozov el que propone el término para designar a los optimistas de Internet: ciberutopianismo (cyberutopianism) fue el nombre que les obsequió. Las posiciones descritas aquí son fuertes debido a que constituyen tanto un ataque como una defensa de Internet como un nuevo medio. Aunque el mismo Morozov le pondría comillas a este último para denotar su capacidad de significar todo y nada al mismo tiempo, Internet debe ser aprehendida mediante ambas posiciones para obtener una visión que abarque tanto los aspectos negativos como positivos de la red. En muchas instancias, los teóricos aquí presentados proponen, más que un plan, maneras de pensar sobre la tecnología que ahora está en nuestras vidas. 1 4 > por GIANCARLO MORALES SANDOVAL

[close]

p. 15

POSICIONES A FAVOR Y EN CONTRA DE LA IRRUPCIÓN DE INTERNET EN NUESTRAS VIDAS > 1 5 En cuanto a discursos sobre Internet, nos encontramos con que, frecuentemente, estamos frente a un exceso de entusiasmo que inevitablemente lleva a cierta ingenuidad por parte de los que han adoptado lo nuevo.

[close]

Comments

no comments yet